Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 26 de septiembre de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 17

Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.





EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 16
by: Ana Lau


Cap. 17 El Adiós

Bella se removía inquieta en su cama, rodó sobre ella con la esperanza de encontrarse con el firme pecho de Edward pero no lo encontró, se levantó de la cama y fue en su búsqueda paso a la cocina y lo que vio la dejo paralizada.

Ahí estaba Edward con ese porte tan imponente, pero no estaba solo estaba acompañado de Tanya y se disponían a sentarse en la mesa que estaba preparada claramente que era solo para dos, con velas y música romántica.

- Amor que bueno que por fin te cansaste de esa niña tonta, no sabes cuánto me alegra – Dijo Tanya mientras le daba una uva en su boca en un acto erótico.

- Si, lo siento tanto amor sé que te descuide pero ahora ya podemos estar juntos sin que nadie se interponga.

- No creerás que esa niña intente hacer algo – Dijo Tanya haciendo que la palabra “niña” sonara a insulto.

- ¿Quién?, ¿Isabella?, no te preocupes por ella no vale la pena es algo insignificante, mejor disfrutemos de que por fin estamos juntos – Dijo Edward con voz simple y aburrida.

- ¡¿Edward, porque Edward porque?! – Gritaba desesperadamente Bella.

Al darse vuelta para salir de la cocina sintió un golpe abriendo los ojos y ver que no se encontraba en su cocina sino que estaba en su habitación y se había caído de la cama.

Las lágrimas se acumulaban en sus ojos y el dolor en su pecho era inmenso fue el mismo sueño de la noche anterior, sentía en su pecho como crecía un agujero negro que consumía todo a su paso.

Se incorporó y se volvió a subir a la cama y se abrazó a sí misma para mitigar un poco el dolor que comenzaba a carcomerla en vida… ¿vida, cual vida? 

Ella ya no estaba completamente viva, era solo un despojo humano, una vez más se había convertido en nada, aunque pensándolo bien esta vez fue peor.

¤¤¤

Por su parte Edward dormía abrazado a una almohada que claramente olía a fresas… su olor, el mejor aroma que pudiera existir… olía a Bella.

- Hola amor, buenos días no sabes el terrible sueño que tuve, soñé que te había perdido pero estas aquí conmigo ami lado como debe de ser – Dijo Edward suavemente, espero a que se moviera o le dijera algo pero eso nunca paso – Bella, amor – Volvió a decir mientras apretaba lo que creía que era su cuerpo y ahí fue cuando se dio cuenta de que lo que tenía entre sus brazos era su almohada, era 
lo único que le quedaba de ella ahora.

- No, no fue un sueño Bella, mi amor vuelve a mí. Bella te necesito amor no me dejes – Decía una y otra vez Edward a la almohada que aún tenía entre sus brazos.

– Tengo que ir a verla si eso es la iré a ver cueste lo que cueste, ella me tiene que creer, no la voy a perder – Se dijo Edward para sí mismo poniéndose de inmediato de pie.

Se puso lo primero que tenía cerca y se pasó una de sus manos por su cabellera cobriza con la que no había nada que hacer, salió de su departamento vigilando la puerta de los Brandon.

Aún era un temprano para que ya estuvieran despiertos y con suerte no estarían con ella y no evitarían que le hablara. Llego a la puerta del departamento de Bella y toco el timbre una, dos, tres veces hasta que escucho pasos en dirección a la puerta y una pequeña maldición – Sí, mi dulce Bella 
viene a abrirme – Pensó para sí mismo Edward y una sonrisa adorno su rostro, los segundos que tardo en abrir la puerta se le hicieron eternos, estaba tan impaciente.

- Alice te… - Bella se quedó callada al ver que del otro lado de la puerta no estaba Alice como ella suponía.

- Bella, amor necesito hablar contigo – Dijo inmediatamente Edward, aprovechando el momento de 
duda de Bella para poder entrar y cerrar la puerta detrás de él.

- Ed…Edward que haces aquí – Dijo con un hilo de voz Bella.

- Mi amor necesitamos hablar – Suplico Edward tomándola de las manos.

- Suéltame – Grito de repente Bella, su contacto que tanto le agradaba ahora le quemaba.

– Pero… está bien, solo escúchame quieres, no me dejes te lo suplico, te amo no me dejes – Decía desesperado y Bella se llenó de ira al escuchar esas palabras de los labios de Edward, ahora ya no podía creer en el no, ya no.

- Y eso se lo dices a todas tus amantes para poder llevártelas a la cama o solo se lo dices a las ingenuas como yo para que después te burles de ellas con Tanya, no Edward tu no me vas a volver a lastimar, creíste que era muy divertido burlarte de mí, ¿que no te está esperando en tu departamento?, una vez me lo dijiste a ti te gustan las mujeres rubias ¿no?, ¿porque Edward? ¿Porque jugaste conmigo?, yo te creí me entregue a ti sin condiciones ni restricciones pero no más, vete no te quiero ver nunca mással de mi vida, ¡VETE, VETE! – Dijo desesperadamente Bella mientras le golpeaba el pecho y las lágrimas brotaban de sus ojos ya no las podía contener.

- Bella, por favor esto nunca fue un juego, yo te amo a ti, por favor no me dejes – Pidió Edward con la voz rota debido al llanto y tomándola de las manos – Tanya no es nadie en mi vida, tú eres lo más importante que tengo, eres mi vida, créeme por favor.

- Deja de mentirme yo te vi, de seguro a ella también le dices que yo no soy nada, vete de una buena vez, la misma Tanya me lo dijo y yo no lo creí hasta ayer que te vi con ella, por favor Edward vete ya no me lastimes más – Le suplico Bella mientras jalaba sus manos, no quería, no podía creerle, pero es que se veía tan sincero… no, no podía y no lo iba a hacer.

- Bella yo nunca he querido lastimarte, ¡por dios créeme yo te amo a ti! – Casi le grito con desesperación – Por favor si tú me lo pides me arrastraría a tus pies y haría todo lo que me pidieras para poder obtener tu perdón – Dijo Edward que comenzaba a ponerse de rodillas.

- Para Edward deja ya de fingir vete de una buena vez y no me vuelvas a buscar, yo no te quiero volver a ver, vete –Dijo Bella llorando incontrolablemente, haciendo que Edward se detuviera.

- ¿De verdad eso es lo que quieres?, ¿no me quieres tener a tu lado?, ¿ya no me amas?, dímelo y me iré de tu vida para siempre te dejare en paz, te lo dije una vez que solo me ira de tu lado si tú me lo pedias – Dijo Edward con el corazón destrozado.

- S-i Ed-wa-rd eso es lo que quiero, no te quiero ver más, en cuanto a que ya no te amé te aseguro que algún día dejare de hacerlo, y ahora vete quieres – Dijo abriendo la puerta de su departamento.

- Me iré y con eso solo te demuestro cuanto te amo, solo a ti Isabella Swan – Dijo Edward saliendo del departamento la mirada gacha.

- Adiós Edward – fue lo último que dijo Bella antes de cerrar su puerta y dejar a Edward destrozado dejando ahí los restos de su corazón.

Porque su corazón ya no era de él, todo le pertenecía a ella, así es que ahí lo dejo, dejo su corazón junto a su dueña.Vacío y sin nada porque vivir y luchar regreso a su departamento a dejar que el dolor y la agonía lo consumieran lentamente con la esperanza de que al pasar el tiempo le dejara de doler lo cual parecía imposible, su Bella, su ángel lo había dejado para siempre.

¤¤¤

Bella no pudo soportar más se dejó caer al piso junto a la puerta, aunque no le quisiera creer a Edward no podía dejar de amarlo como lo amaba, pero prometió que ya no la buscaría, ¿de verdad lo haría? 

¿De verdad es que ella quería que la dejara? Bella sabia la respuesta y era no, no quería perderlo pero era lo mejor para los dos, el sería feliz con Tanya y ella trataría de llevar una nueva vida si es que lo que le quedaba se llamaba vida.

Tenía que seguir adelante pero no podía seguir si seguíaviviendo en el mismo piso que él eso le haría mucho daño

Lo mejor sería irse alejarse como cuando paso lo de Jacob, pero también en esta ocasión no tenía a donde irse.

De repente una idea paso por su mente, aun le quedaba una posibilidad, la opción del curso que le ofreció su jefepero para eso aún faltaba una semana, ¿podría soportar una semana?

Tendría que hacerlo por su propio bien lo evitaría lo másque pudiera eso es lo que tenía que hacer, pero por el momento se dejaría llevar por el dolor y así tumbada en el suelo se abrazó a sí misma como si de ello dependiera el poder seguir completa.

Bella sentía como si se estuviera desarmando poco a poco, el llanto la ahogaba, pero nada le importaba solo tenía en su mente la imagen de Edward besando a Tanya y eso la atormentaría por mucho tiempo.

- Bella, abre soy yo Alice, por favor ábreme – Pidió Alice al otro lado de la puerta y no tuvo que tocar ya que se oía claramente su llanto lo que indicaba que estaba muy cerca de la puerta.

- Alice, estoy bien puedes seguir haciendo tus cosas, no te preocupes por mí – Dijo con gran esfuerzo Bella, tenía la garganta seca por tanto llorar y no tenía ni fuerzas ni ganas de abrir la puerta.

- Bella, abre la puerta o voy por Jasper y Emmett para que la tiren – Amenazo Alice.

Al poco tiempo la puerta se abrió dejando ver a una llorosa Bella, eso le partió el corazón a Alice y la abrazo uniéndose a su llanto.

- Alice de verdad estoy bien, no te preocupes simplemente necesito estar sola, solo hoy por favor – Suplico Bella mirando a Alice con los ojos cristalinos igual que los de ella.

- ¿Que paso Bella, anoche estabas un poco más tranquila, te vino a ver?

- Sí, me dijo que me amaba – Mas sollozos salieron de su pecho – Que no lo dejara – más sollozos – Y después le pedí que se fuera y me dijo que lo haría que saldría de mi vida – Bella no lo pudo soportar más y se puso a llorar como hace solo unos minutos.

- ¿Pero nunca negó lo que vimos ayer? – Pregunto una muy confundida Alice.

- No, nunca lo desmintió, no había nada que desmentir se estaban besando Alice tú también lo viste – Dijo Bella.

- Pero… ya no entendí estas así porque te dijo que ya no te iba a buscar, si no lo quieres perder ve por él – Dijo Alicedemasiado contrariada por lo que Bella le contaba, no estaba muy a favor de que lo perdonara, pero si se amaban lo podrían superar.

- No, Alice él no me ama solo soy un juego tú lo sabías, sabias como es y por eso te costó tanto creerle, no lo voy a buscar y así el podrá ser feliz con Tanya – Dijo Bella sintiendo como el hueco donde estaba su corazón se contraía.

- ¿Entonces qué vas a hacer? – Pregunto Alice… de momento se quedó como en blanco – No Bella no te vayas, el que huyas no significa que se solucionaran los problemas, no lo hagas.

- Alice como sabias que me quiero ir, además irme es lo mejor, por el momento no me puedo ir pero voy a tomar un curso que me ofrecieron en mi trabajo necesito alejarme pensar con claridad – Dijo Bella tratando de auto convencerse.

- Bueno el que te vayas a un curso me parece bien, ve respira aire limpio llena tu mente de otras cosas tomate tútiempo pero no te vayas, no nos puedes dejar a nosotros –Dijo Alice.

- Ya veremos qué pasa Alice lo decidiré cuando regrese, por el momento solo quiero estar sola Alice, no quiero que me lo tomes a mal te agradezco todo lo que han hecho por mí, pero mi dolor lo tengo de vivir sola.

- No tienes porque, nosotros estamos aquí para apoyarte pero respeto que en estos momentos tú quieras tener tu espacio y te lo voy a dar y me asegurare de que nadie te venga a molestar no te preocupes – Dijo Alice.

- Muchas gracias Alice no sé qué haría sin ti, has demostrado ser una muy buena amiga – Dijo Bella con la mano en el corazón.

- Yo sabía que seriamos buenas amigas y no te defraudare te lo aseguro – Dijo Alice para salir sin agregar nada más y se dirigió hacia su departamento a comunicarles la noticia a los chicos que esperaban saber que le había dicho Bella y porque no había regresado con ella como habían quedado.

- ¿Que paso como esta Bellita?, ¿porque no vino contigo? –Quiso saber Emmett que ataco a su hermana en cuanto cruzo la puerta.

- Calma Emmett, obviamente no está bien y quiere estar sola yo respeto su decisión, necesita pensar las cosas y no dejarse llevar – Dijo Alice con voz triste dejándose caer en el sofá.

- Pero no podemos dejarla sola – Insistía Emmett.

- Emmett, Alice tiene razón hay que darle su espacio, cuando esté lista ella vendrá a nosotros solo ten paciencia –Dijo Jasper.

Por otro lado Rosalie no dijo nada solo mostraba su enfado, al que nadie entendía solo Jasper que conocía muy bien a su hermana y sabia el motivo de su enfado pero no dijo nada.

- Bueno que les parece si desayunamos y después le llevamos algo a Bella – Dijo Alice y todos aceptaron.

¤¤¤

Edward por otra parte estaba a oscuras en un rincón de su habitación abrazado a la almohada de Bella con una botella de licor en la mano, llorando y queriendo olvidar, haciendo un gran esfuerzo por cumplir lo que le había dicho a Bella acerca de que no la buscaría.

Era tan difícil sabiendo que estaba a pocos metros de él, pero para llegar a ella tendría que pasar por los hermanos Brandon que la noche anterior le habían dejado muy en claro que no dejarían que se le volviera a acercar a su ángel.

Hasta cierto punto se los agradecía, ellos le ayudarían a mantener su promesa de no molestarla más.

¤¤¤

Mientras tanto en la mansión de los Cullen, Esme la madre de Edward estaba que no cabía de felicidad estaba tan feliz como hace mucho no lo estaba.

Era el gran día en que regresaba a casa su amado y único hijo y con una mujer que según palabras de su esposo Carlisle lo había cambiado por completo había regresado al antiguo Edward que tanto querían. Esme estaba tan feliz que no dejo que nadie le ayudara para preparar la comida que era la favorita de su hijo, se la pasó la semana completa limpiando toda la casa con una enorme sonrisa.

Carlisle hacía mucho tiempo que no veía así de feliz a su mujer, después de estar toda la mañana ayudándole con lo poco que le dejaba Esme decidieron pasar un tiempo a solas relajándose en el pequeño sofá que tenían en su habitación.

Platicaron de lo mucho que se amaban aun como si fuera el primer día, después de lo ansiosos que estaban de ver de nuevo a Edward y de por fin conocer a la chica con la que salía su hijo, la adorable Bella que Esme ya quería como una hija más.

Pasó el tiempo y ya eran poco más de tres de la tarde y Esme se comenzaba a inquietar.

- Carlisle no crees que ya es un poco tarde y los chicos aun no llegan – Dijo Esme un poco nerviosa.

- Calma amor, tal vez estén con los chicos Brandon, según me dijo Edward pasaron con ellos el fin de semana pasado– Dijo Carlisle tratando de tranquilizar a su esposa.

- ¿Crees que se les haya olvidado? – Pregunto Esme un poco angustiada.

- Como crees, Edward nunca te haría una grosería de ese tipo, a lo mejor se les fue el tiempo y no se han dado cuenta, ten un poco más de paciencia – Dijo Carlisle besando castamente a su amada.

- Es que estoy tan impaciente por conocer a Bella y volver a ver a Edward después de tanto tiempo – Contesto Esme llena de ánimos de nuevo.

- Lo sé amor yo estoy en las mismas, pero no ganamos nada si nos impacientamos – Dijo Carlisle sonriéndole.

- Está bien, dame un momento tengo que ir al sanitario –Dijo Esme poniéndose de pie, una vez dentro realizo una llamada estaba tan impaciente que necesitaba tener noticias de su hijo.

- Hola – Dijo la voz de una mujer al otro lado de la línea.

- Rose cielo, que bueno es escuchar tu voz necesito hacerte una pregunta – Dijo Esme tratando de moderar el volumen de su voz.

- ¿Que pasa tía? – Pregunto Rose tomando la misma actitud cómplice que Esme.

- Bueno ¿estás en tu departamento con Jasper? – Pregunto Esme dudando en cómo realizar la pregunta.

- No estamos en casa de Alice y Emmett, ¿porque? – Dijo Rose extrañada por la pregunta.

- Bueno lo que pasa es que Edward quedo en que hoyvendría a visitarnos, ¿sabes si es que está en su 
departamento o es que esta con ustedes? – Pregunto Esme volviendo a angustiarse.

- Con nosotros no está, me supongo que está en su departamento yo no lo he visto salir en todo el día – Dijo Rose con voz molesta, pero a Esme ya se le hacía normal que hablara de esa manera y más al tratarse de Edward.

- Bueno muchas gracias cielo, mándales saludos de mi parte a todos – Dijo Esme a modo de despedida.

- Gracias tía se los haré saber, nos vemos – Dijo Rose y se cortó la comunicación.

- Esme cielo, ¿a quién le hablaste? – Pregunto Carlisle en cuanto salió del sanitario.

- ¿Cómo sabes que hice una llamada? – Contesto Esme con otra pregunta.

- Porque te conozco amor, solo por eso – Dijo Carlisle como si fuera lo más obvio del mundo.

- Le hable a Rose, dice que Edward no ha salido de su departamento todo el día – Dijo Esme confesando.- Bueno son jóvenes, probablemente se les fue el tiempo volando aunque eso no es pretexto deja que le marque –Dijo Carlisle tomando el teléfono. Se oía el timbre de llamada pero nada.

Cuando Edward escucho su celular corrió hacia el pensando en que era Bella, pero cuando vio que no era ella regreso adonde estaba sin siquiera fijarse en quien era, simplemente se volvió a hundir en su dolor.

- ¿Que paso Carlisle? – Pregunto Esme.

- Nada, nadie contesta ya le marque unas tres veces y nadie contesta – Dijo Carlisle volviendo a guardarse el móvil.

- Bueno a lo mejor si se les olvido, tal vez estén durmiendo hay que dejarlos, que te parece si lo volvemos a intentar más tarde – Dijo Esme tratando de ocultar su desilusión.

- Él me lo prometió, pero está bien volveremos a marcarles más tarde – Contesto Carlisle que ocultaba muy bien su enojo.

Ya tendría unas cuantas palabras con su hijo, se le rompía el corazón de ver a Esme tan desilusionada.

El día prácticamente llegaba su fin y ni Carlisle ni Esme tenían noticias de su hijo, Carlisle estaba tan molesto con su hijo que no lo soporto más y volvió a marcar sin que lo viera Esme.

Sospechaba que había algo raro con la chica con la que salía, tenía miedo de que se repitiera otra vez la historia, no podría ser que Edward cayera dos veces y de la misma manera.

Marco el número de su hijo pero una grabación le indicaba que el número estaba apagado, no le podía decir la verdad a Esme eso la destrozaría.

- Edward ahora si me vas a escuchar – Se prometió así mismo Carlisle al darse cuenta de que nunca le contestaría.- ¿Ya hablaste con el cielo? – Pregunto Esme en cuento lo vio aparecer en la sala.

- Si amor, me dijo que te pidiera disculpas porque no pudieron venir, ya te conté que tenemos mucho trabajo en la oficina a tal grado que tuvo que llevarse trabajo a casa y es la hora que aún no termina, me prometió que vendría a verte a pedirte disculpas personalmente en cuanto fuera posible – Dijo Carlisle mintiéndole a la mujer que másamaba para evitar verla sufrir.

- Ya veo, ¿y Bella? – Pregunto Esme que no se creía del todo la excusa de su marido.

- Claro, ella nos manda saludos y también está muy apenada por no poder venir a conocernos, espera que nos conozcamos muy pronto – Dijo Carlisle dudando por un momento.

- Esta bien, bueno pues ya será para la próxima – Dijo Esme un poco más tranquila, pero igual de desilusionada.

- No te preocupes cielo, ellos vendrán tu tranquila, que te parece si salimos a cenar tú y yo como cuando éramos novios y damos una vuelta por el parque, para recordar nuestras primeras citas – Le ofreció Carlisle para aliviar un poco el sentimiento de culpa.

- No crees que es un poco tarde y mañana tienes que levantarte muy temprano para ir a la oficina – Dijo Esme mirando la hora.

- No importa cielo, solo quiero verte feliz – Dijo Carlisle acercándose a ella para acariciar una de sus mejillas.

- Está bien, pero solo salimos a cenar que te parece –Acepto Esme.

- Me encanta la idea, vámonos – Dijo Carlisle tomando la mano de su esposa.

¤¤¤

Por otro lado Bella apenas había podido terminar de llorar cuando sonó el timbre.

- Bella somos nosotros Alice y Emmy – Dijo Alice al otro lado de la puerta.

- Hola chicos pasen, siento el desorden – Dijo Bella una vez que les abrió.

- Bells estas bien, tú solo dime que sí y yo le rompo la cara a ese infeliz – Dijo Emmett envolviendo protectoramente a Bella entre sus brazos.

- Emmett no hagas nada si, todo está bien solo síguemeabrazando y está todo listo – Dijo Bella tratando de mantener a raya el llanto.

- Como tú quieras Bella, en cuanto cambies de opinión solo me dices y listo, sí – Contesto Emmett con un nudo en la garganta debido a la pena que le causaba ver a si a Bella, con los puños apretados porque no lo dejara romperle la cara a Edward.

- Claro Em, si yo cambio de opinión tú vas a ser el primero en enterarte, es un trato – Dijo Bella regalándole un intento de sonrisa que ni de lejos le llegaba a los ojos.

- Trato, bueno ahora a lo que venimos – Dijo Emmett mientras la mantenía prisionera entre sus brazos.

- ¿Que paso? – Pregunto Bella.

- Bueno venimos a invitarte a cenar con nosotros los gemelos ya se fueron porque mañana tienen que trabajar temprano, así es que tú vas a cenar con nosotros y no hay discusión estoy segura de que no has comido nada en todo el día – Dijo Alice.

- Pero no tengo hambre, muchas gracias chicos – Dijo Bella mirando en dirección a Alice.

- Anda toma tus cosas que nos vamos a cenar, dije que no había discusión – Dijo Alice con decisión.

- Está bien vamos, solo tomo mis llaves y listo – Dijo Bella rendida, soltándose del abrazo de Emmett.

- Así me gusta – Dijo Emmett – hoy voy a ser muy afortunado de compartir la cena con mis dos hermanitas que son dos de las mujeres más hermosas del mundo. 

Después de que terminaran de cenar y de que Bella apenas probara bocado, decidió que era hora de irse a dormir ya que al día siguiente tendría que levantarse temprano para ir a trabajar.




martes, 16 de septiembre de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 16


Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.



EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 16
by: AnaLau


Cap. 16 El inicio del fin

Una tortura si esto es una tortura eso era lo único que pensaba por la mente de Bella al verse arrastrada de tienda en tienda por Alice y Rosalie que ya las esperaba en la entrada del centro comercial.

- Mira Bella este está precioso, ¿no te gusta? – Pregunto Alice que arrastraba a Bella hacia un aparador donde un maniquí lucía un sencillo vestido del color del cielo.

El vestido en si era muy fresco, sin mangas, con cierto vuelo que le daba un toque de inocencia, pero a pesar de ser tan bonito a Bella no le terminaba de convencer de que le quedara bien a ella pero Rose se mostró demasiado entusiasta y sugirió que se lo probara y eso no le hacíademasiada gracia a Bella pero Alice se la llevó hasta el vestidor con vestido en mano.

- Anda póntelo y después sales para que le podamos dar el visto bueno – Dijo Alice dejándola en la puerta del vestidor.

- Sabes ese es el vestido adecuado – Dijo Rose una vez que Bella entro para ponerse el dichoso vestido.

- ¿Porque lo dices Rose?, sabes muy bien que a Esme no le va a importar lo que lleve puesto pero sé que Bella necesitaba de manera urgente una salida de chicas – Dijo Alice a modo de explicación y es que era verdad Bella podría llevar una bolsa de patatas como vestido y aun así la aprobarían si vieran que hacia feliz a su hijo.

- Mira lo digo porque para empezar el azul es el color favorito de Edward además el tipo de corte del vestido le daun toque de gracia a Bella y para ser honestas de todas las mujeres con las que ha salido Edward la mejor es ella, no es interesada, tiene buenos sentimientos y todo parece ser que esta perdidamente enamorada de él, aunque si me lo preguntas no sé qué fue lo que le vio – Dijo Rose riendo al último por su comentario.

- Ella lo ama con locura, ¿sabes? cuando la conocí supe que sería especial pero aun así en su mirada había rastros de tristeza de algún fantasma del pasado que aun la atormentaba y ahora en sus ojos solo se ve ese brillo especial de cuando estas enamorada yo me di cuenta el día de la fiesta se percibía que entre ellos había cierto interés por eso no puse objeción cuando Bella me dijo que se retiraba porque yo sé con qué clase de mujeres acostumbraba Edward a salir y no quería y no quiero que ella salga lastimada, pero Edward ha cambiado tanto, se ve como otra persona todas sus atenciones son solo para Bella se desvive por ella, es más con decirte que tenemos carta blanca para comprar todo lo que queramos en especial para Bella y que nos encarguemos de que se compre todo lo que a ella le guste y eso la verdad es algo que no se ve todos los días – Dijo Alice mientras sacaba una tarjeta dorada de
su bolso.

- ¿De verdad eso es lo que hizo? De verdad que si está enamorado – Dijo Rose muy sorprendida pero no pudieron seguir con su charla porque en ese momento salió Bella del vestidor con el vestido puesto el cual se justaba de manera perfecta a su cuerpo remarcando sus curvas y al mismo tiempo dándole un toque de inocencia.

- Mmm, ese podría ser el indicado – Dijo Alice dudosamenteponiéndose de pie mientras la examinaba de pies a cabeza.

- No lo sé, ¿estás segura? creo que es un poco corto – Dijo Bella mirando hacia sus piernas ligeramente expuestas.

- ¡Por dios Bella! Te llega apenas por encima de la rodillaasí es que no es muy corto lo que pasa es que tu exageras, anda vamos a pagar que aún no terminamos – Dijo Alice dirigiéndose hacia la caja.

- Yo no estoy segura del todo, además ¿ya viste el precio?– insistía Bella sorprendida por la gran cifra que aparecía en la etiqueta.

- El precio es lo de menos anda que se nos hace tarde y aún nos falta mucho por recorrer – Dijo Alice que las volvía a jalar fuera de la tienda después de que casi corriera con el vestido en mano con la finalidad de llegar pronto a la caja a pagar de manera inmediata el vestido tan pronto se lo había devuelto Bella.

- Mira falta poco para que el clima se vuelva frio creo que lo mejor es revisar un poco los abrigos tal vez encontremos algo que quede a la perfección con el vestido y de pasada podemos observar más ropa y encontremos la prenda indicada para tu salida del día de mañana – Dijo Alice pensando en cuál sería la siguiente tienda en la lista.

- Me parece bien la idea, pero también me gustaría que fuéramos a dar una vuelta por Victoria’s Secrets creo que es necesario que me haga de unas cuantas nuevas adquisiciones – Dijo Rose con una brillo particular en la mirada.

- Qué bueno que tocas ese punto, me imagino Bella que no tienes lencería que mostrarle a Edward ¿verdad? – Dijo pícaramente Alice a Bella haciendo que esta se sonrojara.

- Alice como puedes hablar de eso, para mí la ropa interior es solo eso ropa interior – Dijo Bella sumamente avergonzada.

Después de eso se la pasaron viendo ropa, zapatos, accesorios, maquillaje y un sin fin de cosas más y cuando era un poco más tarde Alice y Rose se habían encargado de comprar todo lo necesario para la salida de mañana de Bella.

También aprovecharon para que comprara un poco de ropa extra diciéndole que le servirá para su trabajo y esa fue la única razón por la que ella se las acepto.

Encontraron algunos accesorios que les llamaron la atención a Alice y a Rose y decidieron que era hora de comer algo antes de que siguieran con su recorrido.

Después de que comieron algo ligero decidieron que era hora de continuar, pero algo le llamo la atención a Rose yera una tienda de revistas en donde en la portada se encontraba Rose luciendo un hermoso vestido dorado de noche que resaltaba aun mas su larga y brillante cabellera rubia en juego con sus hermosos ojos azules

- Permítanme un momento la vanidad me llama – Dijo Rose a las chicas que continuaban sentadas.

- Qué te parece Bella si de aquí nos directamente a la tienda de lencería, me gustaría algo para Jasper, y creo que a ti también te gustaría algo para mostrarle a Edward –Dijo Alice mientras le daba un trago a su naranjada.

- Alice sigues con lo mismo y como veo que no hay poder humano que te haga cambiar de opinión anda pues vayamos, espero que después ya no tardemos demasiado estoy cansada de andar todo el día de arriba para abajo, además creo que ya tenemos demasiadas bolsas con las que cargar – Dijo Bella viendo de reojo la gran cantidad de bolsas que descansaban en las sillas vacías de la mesa.

- Ya está bien, te lo prometo que ya casi vamos a acabar –Dijo Alice para contentarla.

- He regresado, la verdad es que no había visto esta revista y no lo puedo creer es una de las revistas de moda más importantes del país y yo aparezco en la portada – Dijo muy emocionada Rose que llegaba con revista en mano –Además de que anuncian que dentro hay un pequeño artículo acerca de la última línea de ropa que se lanzó al mercado con una serie de fotos en las que se muestran
algunos de los modelos que se diseñaron para esta última colección y hacen un pequeño comentario acerca del evento el día del lanzamiento.

- Qué bueno Rose me alegro mucho por ti, pero Bella dice que ya se cansó y le decía que nos fuéramos de una vez a la tienda de lencería ¿qué te parece? – Pregunto Alice.

- Me encanta la idea, a que esperamos vayamos para allá –Contesto Rose con la misma alegría con la que había aparecido.

Después de eso las tres chicas se dirigieron a la tienda de lencería en la que cada una tomo las prendas que más les gustaron las de Rose eran las más provocativas que nada mas verlas Bella se ponía colorada al darse cuenta de que dejaban muy poco a la imaginación.Alice por su parte no escogió prendas tan provocativas pero aun así sexys y por ultimo Bella no encontraba nada que le
agradara sin que Alice y Rose se lo arrebataran alegando que lo que le gustaba era para niñas hasta que encontraron un par de prendas discretas de encaje en colores pasteles que fue lo único que aceptaron además de un par de batas de dormir de seda cortas que apenas y cubrían lo necesario.

Cuando Bella está terminando se probarse una de las batitas Rose y Alice veían muy entretenidas la revista que Rose acababa de adquirir en la que hacia un especial del evento de lanzamiento de la última colección en la que había participado Rose, pero también Tanya que también lucia despampanante.

Lo que dejo a las tres chicas paralizadas ya que Bella se fue a parar atrás de ellas sin que se dieran cuenta al parecerfue el ver unas cuantas fotos de Edward vestido con un traje de corte italiano hecho a medida y que iba muy bien acompañado por Tanya.

También había algunas fotos más fuera del evento en la cual ambos se estaban besando y decía en el pie de página:

“Tal parece ser que el súper cotizado y millonario Edward Cullen por fin a encontrado a la mujer de sus sueños y no es nadie más que la despampanante modelo Tanya Denalí mostrando con elegancia el bellísimo vestido. Dejaron ver esa relación que tienen desde hace ya bastante tiempo, sin duda alguna ambos son la pareja perfecta…”

Cuando las tres chicas terminaron de leer el pie de página y una parte del artículo en el que también hacía referencia a la relación de Edward con Tanya que por lo que podía captar Bella ya era relación de hace mucho tiempo y eso le genero un dolor en el pecho que de momento la dejo sin respiración, haciendo que creciera ese sentimiento que la había embargado por la mañana y por ese motivo fue que Alice y Rose se dieron cuenta de que Bella ya había salido de los vestidores y que ya había visto las fotos así que de inmediato cerraron la revista.

- El evento fue ya algunas semanas y según tengo entendido aun no salías con Edward así es que como dice el dicho lo que no fue en su año no hace daño o algo por el estilo – Dijo Rose tratando de restarle importancia.

- Es verdad Bella, esas fotos son de antes de que ustedes comenzaran a salir así que Rose tiene razón aunque sé que eso no justifica el que duela, pero ya paso y ahora él está contigo y te ama eso te lo puedo asegurar – Dijo Alice poniéndose de pie y tomando a Bella de las manos que estaba como en trance hasta que pareció que regreso en sí.

- Tienen razón el me ama a mí, además de que fue algo que paso antes de que él y yo saliéramos como pareja, pero no puedo evitar que me duela porque fue un par de días antes de que comenzara nuestra relación – Contesto Bella tranquilizándolas un poco que decidieron que lo mejor era que regresaran al departamento y que Bella hablara con Edward.

A ambas chicas les costó convencerla pero después de una intensa charla en la que Alice y Rose ganaron diciéndole a Bella que la confianza era la base en una relación y si ella le decía que sabía de la relación que Edward había tenido con Tanya se evitarían muchos problemas.


¤¤¤


Por otro lado después de que las chicas partieran rumbo al centro comercial los chicos se reunieron en el departamento de los Brandon para organizar lo que iban a hacer ya que tanto Emmett como Jasper sabían que cuando se trataban de compras entre Alice y Rose el asunto se alargaba por horas hasta que recorrían el centro comercial completo y se probaran la mitad de la tiendas por lo que tenían
prácticamente todo el día libre para ellos solos.

- Bueno y que es lo que se les ocurre que hagamos – Dijo Emmett después de que estuvieran los tres sentados en el sofá pensando en que es lo que podían hacer para pasar el día.

- La verdad no lo sé, simplemente quiero saber que Bella está bien, al parecer no le gustan las compras en la mañana me dijo que le avisara a Alice que se había torcido el tobillo o algo por el estilo con tal de que no fuera con las chicas nunca había conocido a ninguna mujer que no le
gustaran las compras – Dijo Edward jugando con el celular entre sus manos tratando de resistir la tentación de llamarla.

- La verdad que Bella es un poco extraña, pero aun así me cae muy bien – Contesto Jasper coincidiendo con lo que había dicho Edward.

- Bueno pero eso no contesto a mi pregunta que es lo que vamos a hacer para pasar el día – Volvió a preguntar Emmett.

- Hace mucho tiempo que no jugamos básquetbol que les parece si vamos a las canchas que están por aquí cerca y nos echamos un pequeño partido – Sugirió Jasper.

- Me parece una buena idea, pero de todos modos yo necesito regresar temprano, porque ahora que lo recuerdo yo le debo una cena a mi Bella y le prometí que cocinaría para ella – Dijo Edward entusiasmado ante la idea de pasar tiempo con los chicos – Así que necesito un poco de tiempo
para preparar la cena y no morir en el intento.

- ¡Tú en la cocina!, creo que eso sería digno ve – Contesto Emmett que comenzaba a no poder aguantar la risa.

- Ok, entonces que les parece si ya partimos lo bueno es que sin querer estamos listos para la ocasión – Volvió a decir Jasper dándose cuenta de que los tres llevaban puesta ropa deportiva.

- Entonces vámonos que es lo que esperamos – Dijo Emmett con el mismo entusiasmo de un niño pequeño.

- No cabe la menor duda en que Alice es tu hermana, se parecen demasiado en cuanto a su forma de ser, ella está loca por las compras y tú por lo juegos – Dijo Edward mientras salían del departamento de los Brandon y se dirigían al elevador para llegar al estacionamiento y de ahí partir hacia las canchas que se encontraban cerca del edificio en el que Vivian.

Después de un buen partido en el que se encontraron con un grupo de chicos que estaban ocupando la cancha decidieron que podrían jugar con ellos para que no hubiera problemas con el cómo se formaban los equipos, después de que el juego se terminara se fueron con dirección a un pequeño restaurante en el que comieron muy a gusto acompañando su comida con una buena cerveza para
mitigar un poco la sed después del ejercicio realizado.

- Bueno Edward haber cuéntanos como va tu relación con Bella, debe de tener algo para haberte cambiado así, antes no salías con nosotros porque siempre estabas muy ocupado con tus conquistas y ahora hasta resulta que cocinas si recuerdo muy bien que siempre le decías a mi tía Esme que no entrabas a cocina no porque te hiciera menos hombre si no porque tenías miedo de salir herido de ese
lugar – Dijo Jasper haciendo que Emmett casi se atragantara con la cerveza ya que el comentario de Jasper hizo que se riera.

- Y la verdad es que aun pienso lo mismo, pero no se me hace justo que ella cocine todo el tiempo, porque tampoco le gusta que salgamos mucho comer fuera y pues he tenido que aprender a perder un poco el miedo ya que vivo solo desde hace algunos años por si no te habías dado cuenta –Dijo Edward.

- Calma hermano eso lo sabemos, a lo que Jasper se refiere es que de verdad que has cambiado mucho y todo es gracias a Bella yo no sabía que pudieras llegar a ser tan entregado y estar tan a la disposición de alguien y mucho menos de una mujer – Dijo Emmett levantando las manos de manera defensiva.

- Bueno en eso si tienen razón, pero es que nunca había amado como la amo a ella, es como me supongo que se sienten ustedes con respecto a Alice y a Rose ¿o me equivoco?, porque no creo que tu Emmett pierdas todo ese aspecto de hombre rudo frente a Rose y hagas todo lo que ella te demande.
Y tu Jasper no es acaso que haces todo lo que la pequeña duende quiere y no creo que te aburras
cuando no tiene con quien ir de compras y tú la acompañas y estas a gusto con ella todo el día sin importar que se la pase de tienda en tienda o es que acaso me equivoco – Dijo Edward enarcando una ceja.

- Bueno la verdad es que si tienes toda la razón – Dijo Jasper aceptando que Edward había dado en el blanco con lo que había dicho.

- Viéndolo desde ese punto de vista la verdad es que si, Bella es como tu complemento como Rose lo es para mí y Alice para Jasper – Dijo Emmett dejándolos asombrados por lo maduras que sonaron esas palabras en boca de Emmett que demostraba que cuando la ocasión lo ameritaba podía tomarse las cosas con la seriedad que se requería.

- Bueno y ya que Edward le va a preparar algo especial a Bella que te parece si tú y yo también les preparamos algo especial a Rose y a Alice – Propuso Jasper sin saber que hacer exactamente.

- Me parece una buena idea, pero se me ocurre que también así como Edward va a querer estar a solas con Bella con ella no hay problema ya que pueden elegir cualquiera de sus departamentos, no creo que Rose se quiera venir al nuestro departamento ella me dijo que se iba a ir directo al de ustedes, ¿que parece si yo te presto nuestro departamento para que puedas estar con mi hermana y tu prestas el suyo para que pueda estar con Rose? – Pregunto Emmett comenzando a formarse una idea de lo que le esperaría más tarde.

- No es una mala idea, me supongo que las chicas van a llegar agotadas después de estar todo el día de arriba para abajo, porque yo no entiendo cómo es que lo hacen – Dijo Edward sabiendo que no encontraría la respuesta a esa interrogante.

- Me parece justo, aunque esa es una muy buena pregunta cuando salgo con Alice ella nunca se cansa y yo regreso agotado, alguna vez le hice esa pregunta y simplemente me dijo que eran cosas de mujeres y no me quiso decir más – Comento Jasper.

Después de salir del restaurant decidieron hacer una parada en el centro comercial aunque la verdad es que no sabían muy bien qué es lo que necesitaban comprar habían quedado en que cada uno le prepararía la cena a sus respectivos amores.

Quien tenía una buena idea era Edward que simplemente tenía que volver a comprar lo que habían comprado la ocasión pasada.

Jasper prepararía unos deliciosos macarrones con queso su especialidad y para ser honestos la única cosa que sabíahacer sin provocar un incendio.

El que era un caso perdido era Emmett que no sabía que preparar así es que después de darle la vuelta entera al centro comercial como por quinta vez termino comprando comida de microondas preguntándole a una señora que también tomaba unos cuanto paquetes el cómo es que se preparaban.

La señora amablemente le dijo que simplemente tenía que meter los paquetes sin la envoltura en el horno de microondas según el tiempo que señalara el empaque o hasta que observara que estaba listo y eso se le hizo demasiado complejo a Emmett.

Compraron unas cuantas velas aromáticas y algunas botellas de un buen vino para celebrar que las tenían a su lado y ya contentos cada uno se fue al departamento correspondiente a preparar las cosas, pasaron a dejar a Emmett en el departamento de los gemelos y Jasper le indico donde estaban todas las cosas que iba a necesitar.

Le desearon mucha suerte Jasper y Edward. Una vez que cada quien estuvo en su departamento Jasper se dedicó a poner a coser los macarrones mientras se arreglaba para la ocasión y arreglaba la mesa para la cena.

Por su lado Edward preparo la verdura que necesitaba y la puso a hervir, mientras que ponía a marinar un la carne con la que acompañaría su ensalada, mientras eso estaba listo decidió darse un baño rápido ya que el ejercicio que habían realizado por la mañana había hecho que sudara y no quería recibir en esas condiciones a su ángel.

El baño duro un poco más de lo normal al querer esmerarse y cuando recordó que tenía la verdura en la estufa rápidamente se colocó una toalla y se fue hacia la cocina donde observo que la verdura estaba lista y que casi no le quedaba agua.

Apago el fuego y puso a escurrir la verdura mientras sacaba un sartén y lo ponía a calentar con un poco de aceite para sazonar la carne.

Al percatarse del que el departamento estaba muy silencioso prendió el radio en el que tocaba por casualidad la canción de “Nada de Nada de Marco Di Mauro” y Edward se quedó concentrado en la letra de la canción que describía perfectamente los sentimientos de él hacia Bellapor lo que se sobresaltó el escuchar el timbre.

- ¡Demonios se me hizo tardísimo ya llego mi Bella! – Pensó para sí mismo Edward – ¡Voy amor dame un momento! –Grito Edward que de las prisas no se percató de que aún no se había cambiado y que únicamente tenía puesta una toalla, pero él estaba contento de saber que la cena estaba casi lista y la mesa preparada.

- Amor que bonito suena y me gusta que me recibas de esa manera – Dijo una mujer que nada tenía que ver con Bellaentrando cuando Edward le abrió la puerta y se colocódetrás de ella para evitar que alguien lo viera ya que hasta ese momento se dio cuenta de que únicamente tenía una toalla.

- ¡Tanya qué demonios haces aquí! – Casi grito Edward.

- Te vine a ver mi amor y por lo que veo que me estabas esperando – Contesto Tanya al ver la mesa lista para una cena romántica.

- ¡Lárgate de aquí de una buena vez, entiende que no quiero nada contigo tú fuiste un error, un muy grave error! – Dijo Edward tomándola del brazo para poder sacarla.

- Si crees que yo fui un error, entonces tienes que pagar las consecuencias – Dijo Tanya llena de ira al ver que Edward la rechazaba.

- Entiéndelo, vete de una buena vez y no me hagas que te tenga que acusar de acoso dándome motivos para despedirte de la empresa de mi padre – Amenazo Edward con ira contenida.

- Tú lo has dicho la empresa es de tu padre y el que me tiene que despedir es el no tú, además soy una de sus más valiosas adquisiciones así es que ni lo pienses, dime es que acaso no te das cuenta de lo que estas desperdiciando –Dijo Tanya desabrochándose el abrigo que la cubría dejando a la vista un muy corto vestido que se amoldaba a las curvas de su cuerpo y que apenas le cubría lo necesario y que era strapless.

- Ya terminaste de agotar mi poca paciencia, ¡lárgate de una buena vez y no quiero volver a verte nunca, me das asco! - Grito Edward sacándola de su departamentotomándola con brusquedad del brazo.

- Eso no es lo que me decías cuando estábamos en la cama y por eso te vas a arrepentir – Dijo Tanya que oyó el sonido del elevador del que venían descendiendo Bella y Alice que cargaban unas cuantas bolsas.

Ambas chicas se quedaron paradas al ver a Edward semidesnudo que tenía sujetada a Tanya quien en ese momento estampo sus labios en los de él haciendo que Edward se quedara estático primero en estado de shock ydespués para demostrarle que no le interesaba en lo más mínimo.

Edward no se percató de que todo lo estaba viendo Bella y Alice que logro sujetarla antes de que se desplomara de la impresión ya que para las espectadoras parecía que ambos estaban colaborando en aquel beso que destrozo la vida de Bella.

En esos momentos iba saliendo Ángela una de las vecinas de Bella que era la que más cerca vivía de los elevadores y de inmediato ayudo a Alice a meter a Bella antes de que se callera y no pudieran levantarla después.

Por otra parte al ver que Tanya no lo dejaba la apretó fuertemente de los brazos y la aparto bruscamente de su lado.

- ¡Lárgate inmediatamente y no quiero volver a tener cerca! – Dijo Edward con asco tratando de eliminar el rastro de los labios de Tanya de su boca tallándola enérgicamente con su mano.

- ¿Que mi beso no te recordó buenos momentos en los que ambos nos devorábamos? – Pregunto Tanya con intención de volver a besarlo aunque sabía que no lo lograría pero Bella ya no estaba así que no tenía importancia.

Tanya estaba segura de que cualquiera que los hubiera visto pensaría que se estaban besando además estaba el hecho de que Edward estaba semidesnudo y ese era un punto a su favor.

Edward al ver las intenciones de Tanya la jalo del brazoliteralmente la aventó en el elevador pasando a presionar el botón a la planta baja.

- Tus labios lo único que me dan son asco, desaparece de una buena vez – Escupió Edward con odio.

- Espero que disfrutes de tu dolor – Fue lo único que le contesto Tanya pero Edward no entendió a lo que se refería y la verdad es que no le importaba en lo más mínimo.

Regreso a su departamento para ver que la carne que se cocía en la estufa se estaba quemando, de inmediato hizo hasta lo imposible por recuperarla pero fue imposible pero no se preocupó demasiado ya que aún le quedaba carne marinada lista para cocinar.

Mientras la carne se cocía Edward corría hacia su habitación para cambiarse ya que su dulce Bella ya no debería de tardar en regresar… Una hora después… dos horas… tres horas y comenzaba a oscurecer… tres horas y media y Edward parecía león enjaulado ya se habían tardado demasiado.

Al ser tanta su desesperación Edward tomo el móvil y marco el primer número que aparecía en su agenda… Emmett.

- Emmett, oye disculpa pero es que tengo una pregunta ¿ya está contigo Rose? – Pregunto Edward angustiado y se le notaba en la voz porque ya había marcado el número de Bella pero nadie contestaba y la última vez que le marco una grabación le decía que el número estaba apagado o
fuera del área de servicio.

- Calma hermano ¿estás bien?, Rose llego hace poco más de tres horas y me dijo que las chicas se habían ido directamente al departamento – Dijo Emmett pensando en donde estaban las chicas – Ya le marcaste a Bella o a Alice?

- Le he marcado a Bella pero no contesta, es más creo que apagaron el teléfono y yo ya estoy desesperado – Dijo Edward.

- Deja que le marque a Alice y yo te aviso cualquier novedad, cálmate ve a ver a Jasper a lo mejor están ahí con él – Dijo Emmett que no podía hacer nada más desde donde estaba.

- Tienes razón probablemente estén ahí – Dijo Edward queriendo creerlo con todas sus fuerzas.

Después de que colgó tomo sus llaves para ir al departamento de los Brandon en donde toco, pero nadie respondió, toco una, dos, tres, cuatro veces pero nada de verdad se estaba empezando a asustar y regreso a su departamento por su celular.


¤¤¤


- ¿Alice que pasa dónde están? – Pregunto Emmett a Alice por teléfono después de la llamada de Edward quien le había contagiado la inquietud.

- Estamos bien Emmett, estoy aquí con Bella y Jazz en el departamento de Ángela – Contesto Alice pero había algo que le ocultaba.

- ¡Qué demonios pasa Alice! y ¿qué hacen el departamento de Ángela?, Edward me acaba de hablar y está desesperado porque no sabe dónde esta Bella, ¿está bien que paso y no quiero que me mientas? – Dijo muy seriamente Emmett dejando sin más opción a Alice que decirle la verdad.

- Ahora ya está desesperado porque no la encuentra después de lo que le hizo, que sin vergüenza es – Dijo Alicecon furia contenida.

- Me quieres decir que fue lo que paso que no entiendo nada, deja de hablar de manera criptica quieres – ContestoEmmett un tanto enojado por no entender nada.

- Lo que pasa es que Edward engaño a Bella y la pobre está destrozada, Jasper me ayudo a calmarla y ahora por fin se quedó dormida – Dijo Alice ya que les había costado mucho trabajo tranquilizar a Bella y convencerla de que durmiera un poco.

- Como que la engaño a que te refieres ya no entendí nada– Dijo Emmett comenzando a dar vueltas por la salita por la impotencia que se comenzaba a apoderar de él.

- Pues así, Bella dice que la tipa se llama Tanya o algo así, nosotras íbamos llegando de nuestras compras cuando vimos a Edward fuera de su departamento semidesnudo con la tal Tanya colgada de su cuello besándose – Dijo Alice volviendo a rememorar tan desagradable momento.

- ¿Y cómo es que Bella sabe el nombre de esa Tanya? –Pregunto Emmett un poco molesto de que Edward haya lastimado a Bella.

- Por lo que nos contó la misma Tanya la fue a ver precisamente ayer a su trabajo y le dijo que era la mujer de Edward y que ella solo era un pasatiempo, Bella no le quiso creer porque dice que con anterioridad Bella escucho una plática de Edward donde le decía a Tanya que no le importaba que no lo buscara pero verlo le rompió el corazón y para rematar esta misma mañana ahora que lo
recuerdo vimos en una revista que Rose compro unas fotos de Edward donde besaba a Tanya y según Bella solo fue un par de días antes de que comenzaran su relación como pareja así que ya te imaginaras que Bella no quiere ver a Edward – Termino su relato Alice con voz cansada y triste.

- Ese maldito me las va a pagar él me prometió que nunca la lastimaría en este momento salgo para allá – Dijo Emmett que ya estaba poniendo en pie rumbo hacia la salida hecho una fiera.

- Cálmate Emmett, Bella no quiere que hagamos nada –Dijo Alice parando en seco los movimientos de su hermano.

- Y encima de todo todavía lo defiende, él no se merece una mujer como ella – Contesto Emmett que egresaba al sofá.

- No podemos hacer nada y lamento que se haya arruinado tu noche, mi Jazz me dijo que ustedes habían preparado una cena especial para nosotras – Dijo Alice apenada.

- Si, de hecho la idea fue de Edward que de seguro lo que quería era tiempo para ver a su amante ¿cómo fuimos tan ciegos para creerle? – Pregunto más para sí mismo Emmett.

- De eso ya no hay vuelta atrás, bueno te dejo no quiero dejar mucho tiempo sola a Bella si pasa algo yo te lo hago saber y no hagas ninguna estupidez entendiste – Dijo con mucha severidad Alice que bien que lo conocía.

- Está bien y si por estupidez entiendes el ir a cortarle la cabeza y los huevos no te preocupes que no creo que Rose me lo permita al fin de cuentas en su primo – Dijo Emmett a Alice mientras que Rose le daba una mirada de confusión y molestia al mismo tiempo, después de eso la comunicación se cortó.

- Ahora si me vas a decir que paso y ¿qué es eso de que quieres cortarle la cabeza y castrar a Edward? – Pregunto Rose.

- Rose, mi cielo lo que pasa es que Edward engaño a Bella y ahora está destrozada, ella esta con Alice y Jasper en el departamento de Ángela Weber una vecina – Dijo Emmett a grandes rasgos.

- Así que Edward volvió a hacer de las suyas ahora sí que me decepciono, pensé que volvería a ser el mismo de cuando era joven por eso me caía bien Bella porque nos regresó al antiguo Edward, pero por lo que me dices sigue siendo el mismo patán y no entiendo como es que la que no le arranca la cabeza es Bella en lugar de deprimirse, tiene que ser fuerte y salir adelante, no vale la pena desperdiciar lagrimas por personas como Edward – Dijo Rose con furia y dolor al mismo tiempo ya que por una lado era mujer y el saberse engañada no era nada agradable y ella lo sabía muy bien, pero por otro lado Edward era su familia y lo quería.

- Desgraciadamente en el amor no se manda y nosotros nopodemos hacer nada… espera es él – Dijo Emmett mientras observaba que su teléfono prendía y comenzaba a vibrar.

- Emmett que paso te comunicaste con Alice o con Bella dime que si o me voy a volver loco – Dijo un ya muy desesperado Edward.

- Ya hable con Alice, “están bien y no te preocupes" – Dijo Emmett con voz irónica.

- ¡¿Como que no me preocupe que pasa Em?! Hay algo que no me quieres decir ¿dónde están?, yo voy por ellas – Dijo Edward sin captar la ironía en la voz de Emmett.

- Que quieren que las dejes en paz y yo también no vuelvas a llamar – Y sin más colgó un muy enojado Emmett.

- ¿Qué demonios paso? – Se preguntaba Edward que ya no entendía nada, estaba sumamente desesperado necesitaba hablar con Bella.

Sin pensarlo dos veces marco el número de Alice, pero el teléfono sonó y sonó y nadie contesto, volvió a marcar un par de veces más y ocurrió exactamente lo mismo Edward ya no sabía qué hacer parecía que se quería arrancar la cabellera de tan duro que la jalaba en un intento por entender.


¤¤¤


- Bella, cálmate estas bien, tranquila aquí estoy – Dijo Alice mientras sostenía a Bella que de repente comenzó a gritar y era un grito cargado de dolor que le rompía el corazón a cualquiera.

- Alice dime que no fue real, que solo fue un sueño –Rogaba Bella bañada en lágrimas.

- No sabes cuánto me gustaría decirte que solo fue una pesadilla pero no lo fue, lo siento tato – Dijo Alice compartiendo el dolor de su amiga.

- ¿Porque, porque Alice? ¿Porque lo hizo? le entregue mi corazón el sabia, el sabia por lo que había pasado me juro que él no jugaría conmigo y yo le creí, me entregue como una estúpida – Decía Bella mientras las lágrimas se juntaban en sus ojos.

- Tranquilízate Bella, yo no puedo decir porque eso solamente te lo puede contestar él – Contesto Alice sin decir su nombre.

- No Alice, no lo quiero ver me quiero ir es más ¿dónde estamos? – Pregunto Bella al darse cuenta de que no sabía en dónde estaba.

- Estamos con Ángela y Jessica salió no te preocupes – La tranquilizo Alice que bien sabia lo cotilla que podría ser Jessica.

- Con Ángela, lo siento me quiero ir por favor Alice vámonos – Suplico Bella poniéndose de pie.

- Está bien vámonos ponte los zapatos, voy a ver a Ángela y a Jazz que están en la sala – Dijo Alice para después salir a darle las gracias a Ángela que se había portado muy bien con ellas.Bella que se despido con un asentimiento de cabeza ya que no se sentía capaz de hablar por el momento sin ponerse a llorar. Al salir de ahí Alice conducía a Bella hacia su departamento pero Bella insistía en querer ir al suyo.

Una vez dentro Alice que fue la última en entrar no podíacerrar, algo no la dejo.

Al levantar la vista se topó con la mirada penetrante de Edward que sostenía la puerta con una mano.

- ¿Donde esta Bella?, ¿qué fue lo que paso? ¡Habla Alice!, ¿porque no contestan el teléfono? ¿Dónde estaban? –Pregunto de manera atropellada Edward.

- ¡Lárgate ella no te quiere ver! – Dijo Alice entre dientes con ira contenida.

- No me voy a ir hasta hablar con ella, dime qué fue lo quepaso – Dijo Edward que definitivamente no entendía nada.Pensaba que los Brandon estaban medio locos, ambos le habían dicho casi lo mismo.

De repente se escuchó un fuerte ¡CLAP!

- ¿Y eso porque fue? – Dijo muy sorprendido Edward con una mano en la mejilla que se le estaba poniendo extremadamente roja y le comenzaba a quemar.

La pequeña Alice le soltó tremenda cachetada que incluso le volteo la cara a Edward que para nada se lo esperaba.

- ¡Por mentiroso y ahora lárgate de una buena vez! – Dijo ya muy molesta Alice cosa que asusto a Edward nunca la había visto así, con las fosas nasales dilatadas y con los puños apretados dispuesta a soltar otro golpe.

- Por lo que más quieras déjame ver a Bella no sé qué fue lo que paso, pero necesito verla te lo suplico – Dijo Edward al borde del llanto por la desesperación.

- Encima de todo hipócrita, ya te lo dije ella no te quiere ver – Lo encaro Alice logrando que se echara hacia atrás intimidado por el pequeño cuerpo que le impedía el paso.

- Alice amor cálmate Bella te necesita anda ve – Dijo Jasper que la tomaba de los brazos y la metía al departamentoantes de que cometiera una locura – Edward por favor haz el favor de retirarte, ahora no es momento de hablar con Bella, ella va a estar bien, solo dale tiempo – Dijo calmadamente Jasper.

- Pero Jasper, necesito verla no entiendo que es lo que pasa, estoy hecho un lio, en la mañana estábamos bien, ¿está molesta porque le dije que saliera con Alice?, dime qué fue lo que paso te lo suplico, yo me quede en que la esperaba para cenar por fin le había preparado algo de cenar a mi Bella, ¿dime que paso, porque no llego? –Pregunto desesperado Edward mientras las lágrimas que
brotaban surcaban su rostro.

- Entiende Edward que en estos momentos Bella no te quiere ver, está muy dolida entiéndela – Insistió Jasper sintiendo en todo su esplendor el dolor de Edward.

- Pero es que no sé qué es lo que tengo que entender, que hice ¡DIME POR DIOS QUE HICE! – Pidió saber Edward elevando la voz en último momento.

- Eso es algo que tu deberías de saber qué fue lo que hiciste, para que ella no te quiera ver, por favor respeta su decisión mañana será otro día y tal vez ya esté más calmada y podrás hablar con ella – Dijo Jasper sosteniendo la puerta con clara intención de cerrarla.

- Pero… - Edward se vio interrumpido por Jasper.

- Pero nada Edward dale tiempo al tiempo, anda ve a descansar que los dos lo necesitan – Y sin más Jasper le cerró la puerta.

- ¿Qué demonios le hice, yo no recuerdo haberle hecho nada, que paso? – Se decía una y otra vez Edward rompiéndose la cabeza para encontrar el detalle que se le escapaba – Tanya, ella debió de haberle hecho algo eso debe de ser.

Al llegar a su departamento tomo el móvil y le llamo inmediatamente.

- Eddy amor tan rápido recapacitaste – Dijo Tanya al otro lado de la línea telefónica con una sonrisa sádica en el rostro al ver quien la llamaba.

- ¿Qué demonios le hiciste a Bella?, dime ahora mismo –Dijo o mejor dicho grito Edward.

- Dime quien es Bella y por favor no grites – Contesto muy divertida Tanya al tiempo que soltaba una risita.

- No te hagas la tonta dime qué fue lo que le hiciste, que le dijiste, habla de una maldita vez – Dijo Edward tratando de contener de ir a buscarla y estrangularla hasta que hablara.

- Yo no le dije, ni le hice nada a tu noviecita, mejor piensa en que fue lo que vio y no me llames a menos que me quieras ver para que te consuele, besos amor – Dijo Tanya y después colgó divertida por la situación.

- Que vio, que vio… el elevador era ella, maldita Tanya ella lo sabía, pero que más vio… maldición estábamos en el pasillo y yo solo tenía una toalla, no esto no me puede estar pasando Bella, mi Bella piensa que la engañe que voy a hacer no la puedo perder, no mi Bella no dios no me la quites – Hablaba en voz alta Edward desesperado en su departamento sin que pudiera hacer nada.

Edward tomo la botella de vino que había comprado para su cena y brindar por su felicidad que ahora solo era dolor y no la dejo hasta que no estuvo vacía, después el cansancio lo venció quedándose adormilado en el sofá.

Hizo un esfuerzo y tambaleándose se dirigió hacia su recamara, donde una vez llegar a la cama se desplomo en ella y se durmió abrazada a la almohada de su Bella.

Por otro lado Bella lloraba desconsolada en su habitación después de haber convencido a Alice y a Jasper de que se fueran a descansar a su departamento no sin antes hacer jurar a Bella de que no haría ninguna locura y que si le pasaba o necesitaba algo iría inmediatamente a verlos a lo que Bella acepto con tal de quedarse sola para poder dejar salir todo su dolor sin que la vieran, después de muchas horas de llanto el cansancio la venció quedando rendida sobre las cobijas de la cama.






lunes, 8 de septiembre de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 15


Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.





EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 15
by: AnaLau


Cap.15 La Amenaza (parte 2)

Los días de la semana comenzaban a correr realizando las actividades propias de su nueva rutina en la cual ambos se levantaban se arreglaban y desayunaban dándose los buenos días con un dulce beso, 
Edward llevaba a Bella y a su trabajo para después partir al suyo; a la salida ir por ella y regresar a su departamento a compartir de su tiempo y sus actividades del día a día.

Lo que ningún sabían es que Tanya se encargaba de seguirlos en las mañanas para ver como Edward dejaba a Bella en el mismo edificio en el que la pasaba a recoger todas las tardes y ella se quedaba viendo el Volvo de Edward hasta que este desaparecía de su vista con rumbo a la agencia de modelaje.

Parecía que el trabajo quería consumir a Edward ya quedefinitivamente estaba siendo una semana demasiado pesada que lo dejaba sumamente agotado.

Al mismo tiempo él se sentía feliz de poder regresar a su departamento acompañada de la más linda de los ángeles que la amaba con todo su ser y eso es lo que le daba la fuerza suficiente para seguir con su día a día en compañía de ella, pensaba que su vida ahora si estaba completa, que por fin había alcanzado el equilibrio que su vida necesitaba, que tenía a alguien a quien cuidar y ofrecer su amor 
incondicionalmente como ella no hacía con él. 

Prácticamente se había llegado por fin el tan anhelado fin de semana que tanto relajaba a Edward y que ponía de los nervios a Bella era el momento de conocer a los padres de Edward, faltaban solo dos días para dicho acontecimiento, por fin era viernes y como todos los demás días de la semana Edward fue a dejar a Bella a su trabajo para poder dirigirse al suyo.

En esa ocasión no tenía tiempo de quedarse un poco más de tiempo a su lado porque tenía una reunión importante con unos inversionistas y estaba sobre el tiempo y no se dio cuenta de que un carro de lujo se quedaba parado en el lugar que momentos antes él ocupaba.

El auto quedo parado delante de Bella, que aun observaba de lejos la marcha del Volvo plateado del que momentos antes acaba de descender.

Cuando se percató de la presencia de otro vehículo se dispuso a entrar al edificio donde trabajaba, pero una hermosa y voluptuosa mujer rubia se lo impidieron.

- ¿Así es que tú eres la fulana con la que ahora tengo que compartir a mi Eddy? – Dijo despectivamente la rubiamujer que descendía del vehículo.

- Disculpe señorita pero no tengo ni la más mínima idea de que es de lo que está hablando y si no le molesta tengo cosas que hacer, así que con su permiso – Dijo Bella sin entender a qué se refería la mujer.

- No te hagas la mosquita muerta que conozco a las tipas de tu clase – Dijo la rubia ya molesta y jalándola por el brazo al ver que Bella emprendía la partida.- ¡Oye! yo no la conozco así que déjeme en paz – Dijo también molesta Bella que no entendía que es lo que quería la rubia, no conocía al tal Eddy.

- No te hagas la inocente o me vas a negar que conoces a Edward Cullen – Dijo la rubia escupiendo veneno.

- Si, él es mi novio – Dijo Bella confundida ya no entendía nada.

- Pues él es mi Eddy y quiero que te alejes de él, y no me digas que es tu novio porque no te lo voy a creer o esa es la manera en la que te enredo, porque si es así de verdad que eres muy inocente e ingenua o es que acaso no te has dado cuenta de que últimamente ha llegado muy cansado y no creerás que ha sido por el trabajo verdad ¿o eso es lo que él te ha dicho? – Dijo mofándose de ella con una mueca de superioridad una sonrisa falsa y fría.

- Mire yo no la conozco y confió en Edward así es que si no le importa tengo muchas cosas más importantes que hacer – Dijo ya muy molesta Bella.

- Hay lo siento mi nombre es Tanya y soy la mujer de Edward mucho gusto, tú debes de ser su nuevo juguetitodel cual me imagino que ya se cansó porque me volvió a buscar y no te preocupes de que llegue cansado de nuevo lo que pasa es que estuvo conmigo – Dijo Tanya tratando de sonar inocente y dulce fallando monumentalmente. 

El nombre de Tanya le trajo un recuerdo a Bella de una llamada de Edward en el cual hablaba con una mujer llamada así… “Que quieres Tanya, no tengo tiempo para hablar… Para empezar odio que me digas Eddy y después no me interesa, Tanya no quiero que me vuelvas a marcar entendiste… Mira Tanya no quiero seguir contigo oíste, no me vuelvas a llamar ni a buscar entendiste…”

Sonaba tan frio y distante, además el jamás la engañaría él la amaba como ella a él aunque nunca llegaría a compararse con la mujer despampanante que tenía delante de ella, una rubia con una belleza sin igual, un súper cuerpo era tan hermosa y despampanante como la propia Rosalie. Tal vez ella también era modelo y por lo que le había contado Edward así eran las mujeres con las que 
acostumbraba salir. ¿De verdad ya había vuelto con ella?… no eso no puede ser posible el me ama a mí. Pensaba desesperadamente Bella.

- Mire señorita yo no tengo nada mas de que hablar con usted así es que le pido de la manera más amable que me deje en paz y que no difame a mi novio y yo no soy el juguete de nadie, él está conmigo porque así lo quiere –Dijo Bella con la intención de que se fuera.

Bella se aferraba a la idea de que Edward nunca la lastimaría él se lo prometió y ella tenía que confiar en él.

- Mira niña haz lo que quieras, pero después no te andes quejando cuando te des cuenta de que él está conmigo y que tu simplemente eres un pasatiempo y te lo voy a demostrar – Dijo Tanya dándose la vuelta lista para irse, dejando a Bella con rabia contenida.

- Maldita rubia, ella no va a lograr que deje de confiar en Edward el me ama a mi tanto como yo lo amo a él y eso me lo ha demostrado y se merece toda mi confianza – Se decía Bella llegando a la conclusión de que le haría muy bien olvidarse del incidente con Tanya, ya que el mismo Edward le dijo que no le interesaba en lo más mínimo. 

Después de ese encuentro para nada agradable Bella entro por fin a su pequeña oficina en la que se concentró al máximo para no pensar en lo que le acababan de decir.

Por su parte Edward se la pasó toda la mañana metido en una reunión que le consumía el tiempo como si fuera aire, cuando por fin se acabó ya era casi mediodía lo que significaba que se había atrasado en algunas cosas que aúntenía pendientes.

Trataba de hacer su máximo esfuerzo para adelantar un poco del trabajo que tendría al día siguiente y como no pensaba volver a regresar el sábado porque tendría su salida de chicos y quería pasar tiempo con su Bella. Se propuso a si mismo terminar el trabajo pendiente así que se dedicó en cuerpo y alma a terminar sus pendientes que al final del día lo dejaron más agotado de lo normal y eso no era más que la consecuencia de haber tenido una semana sumamente pesada, así que cuando paso a recoger 
a Bella a su trabajo llegaba un poco tarde y sumamente cansado.

- Hola amor te extrañe todo el día, no sabes lo mucho que me hiciste falta y lo siento no fue mi intención salir tan tarde pero el trabajo me consumió todo el día – Dijo Edward dándole un dulce beso a Bella.

- Hola Edward yo también te extrañe mucho, pero que es lo que pasa porque es que has tenido demasiado trabajo estos días –Dijo Bella sin poder evitar el que le viniera a la mente la pequeña charla que tuvo con la rubia en la mañana.

- Tienes razón sí que he tenido demasiado trabajo, pensé que sería por el reacomodo de mi agenda y eso fue en un principio, pero el resto de la semana comenzó a salir demasiado trabajo, nuevas contrataciones, proyectos, muchos pedidos, en fin muchas cosas que la verdad que a la empresa le vienen muy bien, pero a mí me dejan sumamente agotado, la última vez que habíamos tenido 
tanto trabajo fue hace unos meses antes de que se lanzara la última colección todo era un verdadero caos, pero eso termino así como espero que esto termine también pronto, al menos hoy ya es viernes y por fin podremos tener un poco de tiempo solo para nosotros – Dijo Edward con voz cansada, pero con mucho amor.

- Pero Edward parece que te caes de cansancio, no crees que lo mejor es que descanses no me gusta verte tan cansado – Dijo Bella sumamente preocupada – Es más si quieres puedo intentar manejar hasta el departamento me supongo que será igual que manejar mi antigua camioneta solo que sin todo el ruido que eso conllevaba.

- Eso no será necesario mi amor, de verdad si pude llegar hasta aquí podre llegar al departamento no te preocupes –Dijo Edward dedicándoles una sonrisa amable pero cansada.

- No seas necio Edward, no quiero que te quedes dormido al volante y tengamos algún accidente, por favor – PidióBella en voz de súplica.

- Está bien a ti no te puedo negar nada, por eso te amo mi dulce Bella – Dijo Edward entregándole las llaves de su Volvo, despejando todas las dudas que aún le rondaban en la cabeza a Bella – Y mira que a nadie le he dejado que maneje mi coche a menos que sea con la finalidad de estacionarlo.

- Gracias, y yo también te amo con todo mi ser nunca lo olvides – Dijo Bella en forma de súplica no quería volver a ser lastimada.

- Eso es algo que yo nunca voy a olvidad mi niña, pero ahora vayamos a casa o ¿quieres que paremos a cenar en algún lugar? – Pregunto Edward pensando como siempre primero en Bella.

- La verdad es que creo que aún hay cena para los dos, además estoy casi segura de que caerás rendido en cuanto toques almohada – Dijo Bella mirándolo con ternura.

- Bueno en eso puede que tengas razón, tu siempre eres tan sabia y linda eso si es sacarse la lotería contigo –Dijo Edward observando cómo Bella se las arreglaba para maniobrar su amado Volvo.

Se veía tan linda cuando estaba sumamente concentrada en la carretera que Edward no podía apartar la vista de ella. 

Una vez que llegaron al departamento de Edward cenaron en la cama como en aquella ocasión en la que pidieron una pizza y Edward aun le debía una cena a Bella, pero en esta ocasión ella fue la que se encargó de darle de cenar antes de que callera rendido, cuando por fin se acomodaban para dormir, 
Edward jalo de la cintura a Bella tumbándola encima de él y comenzó a besarla la deseaba mucho.- Edward detente, tienes que descansar – Dijo Bella consciente de que en cualquier momento él se dormiría y dejaría inconcluso lo que acaba de comenzar.

- No, te deseo mucho ahora – Dijo Edward haciendo un puchero como un niño de cinco años, a lo que Bella no se pudo resistir y se entregó a los besos y a las caricias que le regalaba Edward – Mmm, no sabes cuánto me encanta el sabor de tu piel, tu aroma, tu suavidad, tu calidez, me vuelves loco.

- Pero no se supone que estabas sumamente cansando –Dijo Bella esforzándose para hablar con coherencia.

- Para estar contigo nunca voy a estar cansado, siempre voy a querer más de ti, lo quiero todo – Dijo Edward mientras le mordía levente la piel que se encontraba a su paso haciendo que Bella soltara un gemido de placer al cobrar vida todas sus terminaciones nerviosas – Como me gusta que sea yo el que provoque esas reacciones en tu cuerpo, el cual conozco como si fuera el mío propio o incluso mejor.

- Sabes que soy toda tuya – Dijo Bella acomodándose mejor para darle más acceso a la piel del cuello en donde Edward trabajaba afanosamente cosa que sin duda dejaría marca y era precisamente lo que quería Edward marcarla como suya para que nadie se atreviera nunca a tocarla ni siquiera a mirarla.

De inmediato las hormonas tomaron el mando de la situación y mandaron a volar al cansancio, lo único que les importaba a los dos era compenetrarse y volverse uno solo, llegar de la mano al paraíso que juntos habían conocido y del cual no les gustaba salir.

Hicieron el amor, mas con el alma que con el cuerpo llegando a la comunión espiritual que los embargaba de una paz infinita, dejando de lado el aspecto físico. 

Se entregaron el alma y el corazón en esa simple unión que para ellos significaba la vida entera, quedando exhaustos y una vez que terminaron cayeron rendidos en los brazos del otro abrazados a lo que más amaban en la vida y sin lo que ninguno de los dos podía vivir… el otro.

Ya era bastante tarde cuando la luz del sol penetro en la habitación en donde descansaban las dos partes de un todo, despertando primero a Edward que después de una semana agotadora por fin había recuperado fuerzas y podía contemplar de nuevo al hermoso ángel que descansaba entre sus brazos.

La veía tan hermosa con la sabana que le cubría solo lo necesario dejando que la imaginación de Edward corriera libremente recordando cómo la noche anterior había recorrido con sus manos cada parte del cuerpo que descansaba junto a él.

Se veía tan irreal que por un momento se preguntó si no estaría soñando y fuera así no quería despertar del que sería el sueño más hermoso que hubiera tenido a lo largo de toda su existencia. 

Bella despertó con una extraña sensación de vacío, se sentía como si muy pronto algo pasaría que marcaría su vida para siempre, como si fuera a perder a Edward y la simple idea la aterraba por lo que respondiendo a su instinto se aferró al pecho denudo de Edward depositando un beso desesperado y ansioso en sus labios.

- Hola mi amor buenos días, ¿qué es lo que te pasa?,parece que me quieres desayunar, aunque si así lo quieres tu solo tienes que pedírmelo – Dijo Edward que estaba de un humor excelente.

- Buenos días Edward – Dijo dándole otro beso.

- ¿Qué es lo que te pasa Bella?, estas muy rara – Dijo Edward observándola mejor y se notaba la desesperación en su mirada que no sabía cómo explicar.

- No lo sé, solo sé que necesito que me abraces, me beses y me digas que me amas – Dijo Bella al borde de las lágrimas.- Calma amor, estoy aquí contigo y para ti, te amo tanto mi hermosa Bella no hay mujer más bella que tú, de hecho creo que tu nombre no te hace justicia eres algo más que bella, eres la perfección hecha mujer, te amo y doy gracias a dios o a esa fuerza suprema que te puso en mi camino y si piensas que te vas a librar muy fácilmente de mi estas muy equivocada, te amo y nunca te voy a dejar a menos que tú me lo pidas claro está, pero no quiero hablar se esos temas, quiero que me digas que es lo que te pasa – Dijo Edward comenzando a verse invadido por la misma desesperación de Bella.

- Es como si sintiera que… olvídalo, deben de ser los nervios de conocer a tus padres y de pasar todo el día con Alice – Dijo Bella sin ánimos de contarle el porqué es que se sentía así de extraña.

- Amor, ya te dije que no tienes nada de qué preocuparte con respecto al hecho de conocer a mis padres ellos están más que ansiosos de conocerte, en cuanto a lo de pasar todo el día en compañía de la pequeña duende podría ser algo de qué preocuparse ya que cuando le da por comprar no hay poder humano que la detenga hasta que consigue lo que quiere, lo que me duele es saber que no voy a estar 
contigo en un muy buen rato, pero tú siempre vives en mi mente – Dijo Edward con palabras de amor para tratar de tranquilizar a su amada.

- ¿Y qué pasaría si no les agrado a tus padres y te pidenque me dejes, lo harías? – Pregunto Bella pensando que tal vez eso era el porqué es que se sentía así.

- Bella, mírame a los ojos y dime que es lo que ves – Dijo Edward con determinación tomándola de la barbilla para que levantara la cara y lo viera a los ojos.

- No lo sé, tengo mucho miedo – Dijo Bella rehuyéndole la mirada que parecía que le desnudara el alma para ver dentro de ella.

- Entiéndelo de una buena vez, nunca te voy a dejar a menos que seas tú la que me lo pida entendiste, nada me puede separar de ti, te amo más que a mi propia vida, eres mi mundo, mi todo, no podría vivir sin ti, es que eso no te es suficiente, mis padres saben eso y no se atreverán a tratar de sepárame de ti y si lo intentaran no lo lograrían, pero están sumamente felices de verme feliz, relájate y 
disfruta de tu salida de chicas amor – Dijo Edward sujetando a Bella entre sus brazos y dándole un beso cargado de amor, pasión, lujuria, deseo, y un sin fin más de sentimientos que lograron calmar un poco a Bella, al menos haciendo que ya no se preocupara tanto de la desesperación que crecía en su pecho, ese beso le dejaba bien en claro que la amaba como nunca la habían amado y ese amor era correspondido de la misma manera.

- Lo siento sé que me comporto como una estúpida yo no dudo que me ames, simplemente es algo que no puedo evitar, no te preocupes, bueno pensándolo bien si, espero poder regresar viva de la salida con Alice, ¿no será mejor que nos escapemos o que le digamos que me caí y me lastime el tobillo?, cualquier cosa con tal de que no me obligue a pasarme todo el día de tienda en tienda anda dile cualquier cosa y te prometo hacer lo que me pidas – Dijo Bella poniéndose de puntitas para poder darle un pequeño beso en los labios.

- Amor creo que es mejor que vayas y te diviertas con las chicas, además sabes que si no le damos gusto a Alice es capaz de venir por ti llevarte a rastras con ellas y si le decimos que te lastimaste el tobillo es capaz de conseguir una silla de ruedas para que puedas ir con ellas así que te sugiero que trates de relajarte y de disfrutar yo qué más quisiera complacerte pero es que no puedo – Dijo Edward tratando con todas sus fuerzas de no caer a la petición de su amada.

- Está bien que te parece si dejamos el tema por la paz y te preparo el desayuno, si gustas puedes pasar más tiempo en la cama si es que aun sigues cansado – Ofreció Bella emprendiendo el camino a la cocina.

- Me parece muy bien, pero no quiero regresar a la cama a menos de que tu regreses conmigo, ya te lo he dicho nunca tengo suficiente de ti – Susurro Edward al oído al tiempo que la tomaba de la cintura.

- Mejor nos apuramos, entre más rápido me vaya más pronto regresare o al menos eso es lo que quiero creer –Contesto Bella siguiendo hacia la cocina.

Después de desayunar Bella se fue hacia su departamento para arreglarse y tomar un poco del dinero que teníaahorrado para los gastos, ya que no iba a permitir que Alice le pagara su ropa y muchísimo menos Edward que ya le había hecho la propuesta de darle una de sus tarjetas de crédito para que pudiera comprar lo que quisiera.

Edward se sorprendió de sobre manera el ver que Bella se la rechazaba y comenzaba a enojarse después de que le insistiera en que la tomara cosa que jamás en la vida hubiera hecho con ninguna de las mujeres con las que salía.

A nadie le ofreció jamás ninguna de sus tarjera ni siquiera se le paso esa idea por su cabeza ya que ninguna de ellas se hubieran hecho del rogar y hubieran querido comprar las tiendas enteras y eso hacía que admirara aún más a Bella, después de que se alistara para partir el timbre sonó y fue 
directo a abrir pensando que tal vez fuera Edward.

- ¡Hola Bells!, buenos días ¿estas lista para que partamos?, sabes que entre más rápido lleguemos al centro comercialmás tiempo tendremos para elegir con calma lo que queramos – Dijo una muy radiante Alice que se encontraba del otro lado de la puerta.

- Alice, ¿pero es que no quedamos de vernos más tarde? –Dijo Bella con la esperanza de que aún le diera un poco más de tiempo.

- Si, pero decidimos cambiar de opinión uno nunca sabe cuánto tiempo te puede llevar el buscar las prendas adecuadas para la visita de mañana así es que andando que se nos hace tarde y Rose quedo en que nos alcanzaba en el centro comercial así es que no hay tiempo que perder, ¡andando! – Dijo Alice que parecía que daba saltitos de felicidad.- Está bien qué más da, deja que recoja mi bolso para que 
ya nos marchemos – Dijo de manera resignada Bella.

- Creo que podrías poner un poco más de entusiasmo ¿no lo crees Bella?, una sonrisa no te vendría nada mal que no vas al matadero – Dijo Alice haciendo que Bella le lanzara una mirada asesina.

Bella volvió a entrar para buscar su bolso que dejo sobre la cama y una vez que salió ambas se dirigieron hacia el estacionamiento en el que se subieron en un pequeño pero hermoso Porche amarillo camino al matadero para Bella.




Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)