Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 15 de febrero de 2015

El chico del departamento 512 * Epílogo


Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo pa19ra jugar un poco con eLllos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó




EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * EPÍLOGO
by: AnaLau


Epílogo

Tres meses ya habían pasado y hoy era el día tan esperado para Edward, hoy su adorable Bella se convertiría en su amada esposa y llegar a este día era su más grande anhelo desde que le dio el sí.
 
Después de la cena al día siguiente se la pasaron entre planes para la boda y el hacer las maletas para poder regresar a sus departamentos, aunque hablaron del tema y decidieron que vivirían en el departamento de Edward por lo que Bella dejo el suyo, ya que no tenía sentido seguir pagándolo si muchas de sus cosas estaban en el Edward además de que casi no iba al suyo, por lo que Bella cedió.
 
Lo que Bella no sabía era que Edward le tenía una sorpresa como regalo de bodas y estaba muy emocionado, además de que el regalo seria para los dos y gracias a la ayuda de Esme es que era perfecto.
 
Bella estaba impaciente y nerviosa, estaba a pocas horas de que se casara, afortunadamente había convencido a Alice y a Esme principalmente para que fuera una boda sencilla e íntima en compañía de sus seres más cercanos ya que la boda se celebraría en la casa Cullen tanto la ceremonia como a recepción.
 
En esos momentos se encontraba en una de las recamaras de invitados en la que había pasado la noche ya que estaba separada de Edward claro está, ya que las chicas alegaban que tenía que ser de la manera convencional es decir nada de ver al novio hasta la boda y tuvieron una noche de chicas a modo de despedida de solteras.
 
Por su parte los chicos incluidos Carlisle, Charly y Jacob estaban en el departamento de Edward en su "noche de chicos", por lo que ahora estaba recostada en una de las sillas que estaba frente un hermoso tocador con una infinidad de accesorios.
 
Bella llevaba ahí sentada casi toda la mañana entre faciales, mascarillas, limpiezas y un sin más de cosas gracias a Alice y Rosalie principalmente, estaba tan aburrida que comenzó a adormilarse mientras recordaba lo sucedido cuando fueron a visitar a sus padres para darles a conocer sus intenciones de casarse.
 
Flash back
 
Al siguiente fin de semana después del compromiso de Edward y Bella, él dio la sorpresa de que irían a visitar a sus padres y Bella estaba sumamente feliz ante la noticia.
 
Bella sabía que sus padres se habían quedado un tanto preocupados por la manera en la que ella se fue para ir a ver a Edward.
 
Una vez que llegaron a su destino, tocaron a la puerta de la casa de los padres de Bella y una muy sorprendía Renne les abrió la puerta sin saber que su hija llegaba a casa.
 
- Bella cariño que sorpresa porque nunca nos avisas que vienes para te vayamos a buscar… pero ahora veo que no has venido sola – Dijo Renne después de abrazar a su hija y haciéndolos pasar a la sala.
 
- Hola mama, la verdad es que yo tampoco sabía que los vendría a ver, fue Edward que me dio la sorpresa deja que te lo presente, mira mama él es Edward mi… prometido – Dijo Bella nerviosa mientras Edward le tomaba de la mano para demostrarle que estaba con ella incondicionalmente.
 
- Mucho gusto señora Swan, es todo un placer conocerla, ahora sé de dónde Bella saco su belleza – Dijo Edward poniéndose de pie, tomando una mano de Renne depositando un beso en esta – Edward Cullen a sus pies.
 
- ¡Vaya! No sé qué decir, no me lo esperaba nunca me dijiste ni siquiera que tenías novio Bella – Dijo Renne que estaba alucinada.
 
- Bueno supongo que se me paso comentártelo la última vez que vine – Dijo Bella, ya que habían quedado con Edward que ellos no tenían que saber nada acerca del mal entendido con Tanya y de todo lo que había ocasionado.
 
Aunque Edward se mostró un tanto reacio en aceptar termino cediendo ante los deseos de Bella como en todo lo que ella quería.
 
- Me sorprende que se te haya pasado semejante detalle – Dijo Renne escaneando muy detenidamente a Edward con una mirada picara.
 
- Bueno, nos gustaría hablar con mi papa también, ¿sabes si se tardará en llegar? – Pregunto Bella sintiéndose nerviosa.
 
- Bueno espero que no, salió muy temprano con Billy a pescar – Comento Renne y en ese momento la puerta se abrió.
 
- Renne cariño ya llegue y te tengo una sorpresa – Dijo Charly mientras traspasaba el umbral de su hogar.
 
- Yo también te tengo una sorpresa – Dijo Renne poniéndose de pie y corriendo a recibir a su esposo.
 
- Renne estas preciosa como siempre, espero que no te importe que nos le hayamos pegado a Charly, pero es que tenía tiempo que no veníamos a saludarte, además que Jake tenía ganas de verte – Dijo Billy saludando a Renne tan amable como siempre.
 
- Renne estas cada día más hermosa, creo que ya somos muchos, pero tenía ganas de que conocieras oficialmente a mi prometida Leah que me hace inmensamente feliz – Dijo Jacob abrazando a Renne a quien quería como si fuera su madre y por eso le importaba mucho su opinión.
 
- Señora Swan es un placer conocerla, Jake me habado mucho de usted y sé que la quiere mucho – Dijo Leah estrechando la mano de Renne.
 
- El placer es todo mío cariño, yo también quiero mucho a Jake como si fuera un hijo – Dijo Renne a lo que Jacob sonrió feliz y la abrazo.
 
- Bueno cielo y ¿cuál es la sorpresa que me tienes? – Le pregunto Charly a su esposa.
 
- Bueno, pasemos a la sala y te darás cuenta de que yo también se dar gratas sorpresas – Contesto Renne estirando la mano indicándoles que avanzaran.
 
- Hola papá… ¡Sorpresa! – Dijo Bella al ver entrar a su padre a la sala que se quedó parado inmediatamente.
 
- Bells cariño, ¿cuándo llegaste?, ¿porque no me avisaste para que fuéramos por ti al aeropuerto? – Pregunto Charly sin percatarse aun de la presencia de Edward.
 
- Bueno es que queríamos darles una sorpresa y creo que se las dimos – Dijo Bella haciendo notar a Edward mientras tomaba su mano.
 
Bella estaba nerviosa al percatarse de la presencia de Jacob ya que no le había contado aun a Edward que había hecho las paces él.
 
- ¿Queríamos, quienes? – Pregunto extrañado Charly evaluando al joven que estaba al lado de Bella y tomaba cariñosamente su mano.
 
- Buenas tardes señor Swan, mi nombre es Edward Cullen el prometido de su hija – Dijo Edward cuadrando los hombros y estirando una mano para estrecharla con la de Charly.
 
- … me perdí – Dijo Charly despues de casi cinco minutos en los que parecía pez fuera del agua ya que solo podía abrir y cerrar la boca sin emitir sonido alguno.
 
- Si papa Edward es mi prometido y vengo a presentárselos – Dijo Bella tomando la mano de Edward nuevamente.
 
- Sé que primero debería de pedirle la mano de su hija a usted, pero la amo y cuando le pregunte y me dio el sí no lo puede evitar, así que venimos a pedirles que nos acompañen a nuestra boda y que nos den su bendición – Dijo Edward explicando apresuradamente el que llevara el termino de prometido y no de novio de su hija.
 
- Bueno… eso es algo que creo que un tenemos que hablar con más calma – Dijo Charly tratando de procesar toda la información.
 
- Bells, cariño que gusto de verte otra vez – Dijo Jacob tratando de romper un poco la tensión de la habitación al sentirse un poco fuera de lugar y a Charly confundido.
 
- Jake, a mí también me da gusto volver a verte, Leah que bueno que te veo, ahora puedo darte las gracias bueno a ambos por todo lo que hicieron por mí – Les dijo Bella regalándoles una enorme sonrisa llena de gratitud.
 
- No tienes nada que agradecer, Edward que bueno verte de nuevo te ves mejor que la última vez que te vi – Dijo Jacob acercándose un poco a Edward como tentando el terreno en el que se encontraba.
 
- Jacob, si estoy mejor que la última vez – Dijo Edward estrechando su mano en un gesto amigable, para sorpresa de todos incluida Bella – Mira te presento a Billy mi padre y Leah mi prometida.
 
- Un placer, Edward Cullen – Dijo Edward estrechando las manos de Billy y de Leah.
 
- Bueno Jake y ¿tú de donde conoces a Edward? – Pregunto Charly un tanto molesto porque él si supiera de su existencia y él no.
 
- Bueno creo que eso te lo puedo responder yo papa, recuerdas la vez que estuve aquí, me fui y Jake me acompaño… bueno – Suspiro Bella – Lo que pasa es que Alice una amiga me informo que 
Edward tuvo un accidente automovilístico y por eso es que me fui así tan de prisa y sin avisar – Dijo Bella una vez que todos se acomodaron en la pequeña sala.
 
- Él es la persona especial que Bella tenía en el hospital, recuerdas que te lo dije Charly – Le dijo Jacob a Charly invitándolo a que hiciera memoria.
 
- Creo que ahora entiendo un poco, solo un poco – Dijo Charly a lo que Edward y Bella, les contaron a grandes rasgos como se conocieron, como se hicieron novios y por ultimo su rehabilitación después del accidente y la propuesta de matrimonio.
 
- Bueno y eso es todo, por eso es que estamos aquí – Dijo Bella y se sorprendió de ver a su madre llorando de la emoción.
 
- Hay lo siento, pero es que es tan conmovedor, puedo ver tu anillo cariño – Dijo Renne y Leah se acercó curiosa también, a lo que Bella las dejo sorprendida por semejante joya.
 
- Dado que están decididos a casarse, tienen nuestra bendición – Dijo Charly mientras Renne asentía con la cabeza.
 
- Bueno y ¿para cuándo tienen planeado que sea la boda? – Pregunto Charly.
 
- Será en tres meses – Dijo Edward con calma.
 
- ¿Porque tienen tanta prisa en casarse?, ¿es que acaso tu…? – Pregunto Charly mirando el vientre plano de Bella y esta se ruborizo al entender lo que su padre insinuaba.
 
- ¡Claro que no estoy embarazada papa! – Dijo Bella, bueno casi gritando.
 
- Está bien eso me tranquiliza un poco – Dijo Charly.
 
- La verdad es que no le quiero dar oportunidad a Bella de que cambie de opinión, además de que los preparativos de la boda ya van muy adelantados – Dijo Edward tratando de relajar el ambiente.
 
- Bueno pero ¿no se supone que le pediste matrimonio apenas la semana pasada? – Pregunto Charly, parecía que estaba en medio de un interrogatorio.
 
- Y es verdad, pero es que mis intenciones de casarme con Bella ya las tenía desde hace ya algún tiempo y le hice saber mis intenciones a mis padres y mi madre se emocionó tanto que desde ese momento comenzó con los preparativos sin nuestro consentimiento debo aclarar, por lo que nos tomó por sorpresa de lo avanzada que ya estaba – Dijo Edward explicándose lo mejor que pudo.
 
- Además es que Esme esta tan emocionada con los planes que no pudimos decirle que no, lo hizo con buenas intenciones – Dijo Bella mirando principalmente a su madre para que la apoyara.
 
Después de eso platicaron un rato más sobre otras cosas, ya que el momento de tensión había pasado, para después comer a gusto todos en familia, quedando todos invitados a la boda incluidos Billy y Jacob con Leah.
 
En un momento en el que pudieron quedar a solas Edward se acercó a Jacob.
 
- Jacob, necesito hablar contigo un momento – Dijo Edward siguiendo de largo hacia el jardín.
 
- Si me di cuenta desde hace un rato, ¿qué paso? – Pregunto Jacob yendo al grano.
 
- Bueno como vez hice lo que me pediste, trate de ganarme a Charly y creo que lo estoy logrando, digo ya me dejo que le dijera Charly simplemente y traje a Bella a que los viera – Dijo Edward con una sonrisa tranquilizando a Jacob.
 
- Me alegro y sé que te lo has ganado, tiene un buen corazón y se ha dado cuenta de cuánto amas a su hija, sabes yo me hubiera preocupado si hubieran llegado a media semana cuando Charly regresa del trabajo, porque no habría dudado ni un momento en amenazarte con su arma si sospechaba que Bella está embarazada, hasta el color de la cara se le fue – Bromeo Jacob haciendo una imitación de un pistolero.
 
- Si creo que fue un gran alivio – Contesto Edward – Además tengo que darte las gracias por cuidar a 
Bella por mí, cuando se vio decidida a viajar a casusa de mi accidente, sé que estaba mal y yo no la podía cuidar, de verdad que si es un ángel muy sensual – Dijo Edward medio serio recordado las palabras de Jacob en el hospital.
 
- La verdad es que sí, pero es tuya y tienes que cuidarla, yo tengo a mi ángel personal también – Dijo Jacob con un toque de picardía.
 
Después de eso pasaron el fin de semana de manera agradable visitando la playa de la reserva en la que vivían los Black para después regresar a Nueva York felices de haber salido vivos de esa gran prueba.
 
Fin de Flash Back
 
- Bella… Bella responde ya terminamos, es hora de colocarte el vestido – Dijo Alice sacando a Bella de su ensoñación.
 
- ¿Cuando falta? – Pregunto Bella incorporándose de la silla.
 
Bella se sentía un tanto cansada a pesar de haber dormido muy bien, para los nervios que tenía y que no debieron de haberla dejado dormir en toda la noche.
 
- Falta poco menos de dos horas así es que ya es hora de colocarte el vestido – Volvió a repetir Alice que tenía entre sus manos el vestido que estaba protegido por una funda.
 
El vestido había sido diseñado personalmente por Alice diciéndole que ese era su regalo de bodas de su parte y Bella estaba muy emocionada.
 
Después de que entre Rose y Alice le ayudaran a colocarse el vestido vieron los resultados en el espejo y Bella sitio sus ojos escocer, pero no podía llorar o estropearía todo el trabajo aunque se le estaba haciendo muy difícil.
 
El vestido era simplemente perfecto, fantástico de un blanco deslumbrante entallado en las zonas precisas resaltando sus pechos con una fina pedrería esparcidas como pequeñas gotas de lluvia.
 
El vestido estaba sostenido por unos tirantes delgados, la falda de un vuelo encantador en diversas capas, siendo la última de una tela delgada y transparente que dejaba ver los bordados en pedrería de la tela de abajo, tenía el largo suficiente como para cubrir sus pies y arrastrar solo un poco, el velo se acomodaba en el hermoso tocado realizado por Rosalie.
 
Su maquillaje era tenue, haciendo resaltar sus ojos que brillaban de la emoción y sus mejillas sonrojadas dándole el toque de toda novia, su ramo de novia estaba conformado por rosas blancas, alcatraces y azucenas, embriagándola con su dulce aroma.
 
- ¿Bella cariño ya estas lista? – Pregunto Renne entrando a la habitación – ¡Oh cielo estas preciosa!, creo que voy a llorar.
 
- No mamá no llores porque si no me soltare a llorar yo también – Dijo Bella con un nudo en la garganta.
 
- Tratare de hacerlo, te traje un obsequio, le perteneció a la abuela Swan y ella me lo dio a mí y ahora me toca dártelo a ti – Dijo Renne ofreciéndole un hermoso dije en forma de gotita con un zafiro azul.
 
- Oh mama gracias es hermoso, ayúdame a colocarlo – Dijo Bella cada vez más cerca del llanto.
 
- ¿Están listas? – Pregunto Charly asomándose por la puerta.
 
- Pasa papa, ya estamos listas – Dijo Bella contemplando el dije por el espejo.
 
- Cariño estas hermosa y radiante – Dijo Charly abrazando a su hija – Es nuestro turno ya nos esperan abajo.
 
- Bueno es hora, recuerda que vas después de mi – Dijo Alice mientras Renne bajaba a acomodarse junto con Esme.
 
Se comenzó a escuchar la marcha nupcial, para aumentar los nervios de Bella.
 
– Bien Leah comienza a bajar – Dijo Alice y así lo hizo Leah – Ahora es tu turno Rose – Le dijo a Rose – Ahora voy yo y después tu ok – Dijo Alice antes de comenzar a descender.
 
Cuando Bella comenzó a descender las escales se aferró a su padre y cuando toco suelo firme levanto la mirada para buscar a Edward y en cuanto sus miradas entraron en contacto el mundo a su alrededor desapareció.
 
- Edward te entrego a mi tesoro más preciado así que confió en que sabrás cuidar de ella – Dijo Charly a Edward mientras depositaba la mano de Bella en la de Edward.
 
- La cuidare con mi vida te lo prometo Charly, también es mi tesoro más preciado – Contesto Edward, después comenzó la ceremonia sencilla y muy bonita, para cuando llegaron a la parte del sí acepto, Bella lloraba sordamente se sentía como en un sueño.
 
- ¿Señorita Isabella acepta a Edward como tu esposo? – Volvió a preguntar el sacerdote.
A Bella las palabras se le quedaron atoradas en la garganta para angustia de Edward.
 
- S-si – Logro decir Bella, lo que alivio enormemente a Edward.
 
- Por el poder que me otorga la iglesia yo los declaro marido y mujer, puede besar a la novia – Dijo el sacerdote con una enorme sonrisa.
 
- Te amo, mi dulce Bella – Dijo Edward tomando su rostro entre sus manos acercándose a ella depositando un dulce y tierno beso en los labios de Bella a lo que ella respondió enredando sus brazos en su cuello.
 
Se separaron al escuchar el estallido de aplausos y risas.
 
Una vez en la recepción comenzaron con su primer baile como marido y mujer.
 
– ¿Está usted disfrutando señora Cullen? – Pregunto Edward mientras se balanceaban al ritmo de la música.
 
- Me gusta cómo suena – Dijo Bella besando a Edward y todos aplaudieron.
 
Después de la partida del pastel con el que Bella ensuciara a Edward con un trozo que habían cortado procedieron al brindis y tomando sus copas brindaron por la felicidad de los dos.
 
Justo cuando Bella se llevaba la copa a los labios se desvaneció asustando a todos los presentes, terminando la recepción en la sala de urgencias del hospital dejando a un Edward desconcertado y caminando por todos lados como un león enjaulado.
 
- ¿Doctor que le pasa a mi mujer dígame como esta? – Exigió Edward cuando el médico se acercaba a todos ya que ahí también estaban Esme, Carlisle, Rose, Emmett, Alice, Jasper, Charly, Renne, Jacob y Leah.
 
- Tranquilo señor Cullen, su esposa está muy bien, no hay de qué preocuparse, es muy normal – Trato de tranquilizarlo el médico mientras en su rostro se dibujaba una sonrisa de indulgencia.
 
- ¿Y entonces porque se desvaneció? – Pregunto Edward molesto por la tranquilidad del médico.
 
- Muy sencillo, porque Bella está embarazada, felicidades van a ser papas – Dijo un sonriente doctor.
 
- ¿Papas?... ¿Voy a ser… papa? – Dijo Edward incrédulo – ¿Cuánto tiempo tiene?
 
- Si van a ser papas, tiene tres meses aproximadamente – Contesto el doctor.
 
- Tres meses – Dijo para sí mismo Edward recordando que la única vez que no se habían cuidado fue cuando le pidió matrimonio, era tanta la pasión contenida que se le olvido.
 
- Bueno permiso, puedes pasar a verla y en un momento más les traigo el alta – Dijo el médico saliendo de la habitación.
 
- Vamos a ser abuelos – Dijo Carlisle aproximándose a su hijo – ¿Que no recordaste nuestra platica acerca de cuidarse? – Pregunto muy feliz ante la noticia.
 
- Papa… yo lo siento – Dijo Edward avergonzado sintiendo como se ruborizaba.
 
- ¿Edward que no me dijeron que no estaba embarazada cuando nos fueron a ver? – Pregunto Charly sin poder enojarse por tanta la emoción que lo embargaba.
 
- Yo… no tenía idea de que pudiera estar embarazada, nosotros… perdón – Dijo Edward escapando nerviosamente de la mirada de su suegro.
 
- Bueno hijo y a qué esperas para ir a verla – Dijo Esme abrazando a su hijo.
 
- Tienes razón mamá ahora vuelvo – Dijo dirigiéndose a la habitación de Bella.
 
- Bella amor, ¿cómo estás? – Pregunto Edward al entrar.
 
- Edward, vamos a ser papas, ¿te lo puedes creer? – Pregunto Bella sonriente hasta lo imposible.
 
- Aun no me lo creo, por cierto creo que ahora ya no debemos de visitar al ginecólogo para cuidarnos, ahora tenemos que ir a verlo para que cheque la evolución del embarazo – Dijo pícaramente Edward.
 
- Si creo que le dimos largas al asunto verdad – Dijo Bella ruborizándose ante la situación.
 
- Creo que si cariño, aunque sabes que tu padre me acusa de haberle mentido cuando nos preguntó que si estabas embarazada cuando nos conocimos, porque cuando los fuimos a ver ya estabas embarazada – Dijo Edward recordando la acusación de Charly.
 
- Bueno pero no lo sabíamos, eso cuenta ¿no? – Dijo Bella sonriendo.
 
- No importa, ahora hay otra cosa por la que te tengo que dar las gracias, vamos a ser papas, gracias 
Bella te amo, te amo y créeme que tu regalo de bodas no se compara con el mío – Dijo mientras la besaba.
 
- ¿A sí? – Pregunto Bella con la respiración entre cortada.
 
- Ya lo veras, ya lo veras – Respondió Edward besando delicadamente los adictivos labios de su mujer.
 
Una vez que le dieron el alta, se fueron a su luna de miel para poder celebrar su doble festejo, Bella pensaba que la llevararía a algún hotel pero se sorprendió al ver que Edward se estacionaba frente una enorme casa blanca.
 
- ¿Que esto Edward? – pregunto Bella sin entender.
 
- Es nuestra casa amor, aquí crecerán nuestros hijos, mi madre me ayudo a decorarla espero que te guste – Dijo Edward entrando a la casa cargándola, después de recorrerla aun con Bella en brazos llegaron a la recamara principal – bueno y ¿qué opinas?
 
- Que es maravillosa aunque ya será hora de que acondicionemos una de las habitaciones – Contesto Bella antes de fundirse con Edward en un beso dando rienda suelta a la pasión y al deseo.
 
- Ya habrá tiempo, no te preocupes – Contesto Edward comenzando a buscar la manera de deshacerse del estorboso vestido blanco.
 
Habían pasado ya cinco años desde el día de su matrimonio y seguían siendo felices, con su pequeño Anthony de casi cinco años, tenía todos los rasgos de Edward y los gestos de Bella, además de que en camino venia la pequeña Nessie que era esperada con ansias.
 
- No puedo pedirle más a la vida, tengo una familia maravillosa, amo a nuestro hijo y a mi dulce esposa que espera un hijo más – Dijo Edward una tarde llegando de trabajar tomando a Bella entre sus brazos sentándose en el sofá a lado de su hijo.
 
- Yo también soy feliz, te amo Edward y lo hare para toda la eternidad – Contesto Bella entrelazando sus manos alrededor del cuello de su marido.
 
- Yo también los amo – Contesto Edward abrazando a sus tres amores, las joyas más importantes en su vida después de Anthony se sumara al abrazo que compartían sus padres.
 
- Yo también los amo – Dijo Anthony abrazando a sus padres y depositando un beso en la pancita de siete meses de Bella.






N/Mariia: Tengo que dar mil una gracias a AnaLau para querer compartir esta historia en este pequeño y humilde lugar. Ella es una persona maravillosa, y se merece toda la suerte del mundo. Muchas gracias a esas personas que han seguido este increible fic. Os Amo!




Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)