Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 16 de mayo de 2010

Amante de ensueño * capítulo 4/3

Grace se despertó con una extraña sensación de calidez y seguridad. Un sentimiento que no había experimentado desde hacía años.

De pronto, sintió un beso muy dulce sobre los párpados, como si alguien estuviese acariciándola con los labios. Unas manos fuertes y cálidas le tocaban el pelo.

¡Julián!

Se incorporó tan rápido que se golpeó con su cabeza. Hasta sus oídos llegó el gemido de dolor de Julián. Frotándose la frente, abrió los ojos y vio que él la observaba con el ceño fruncido y obviamente molesto.

— Lo siento —se disculpó mientras se sentaba—. Me sobresaltaste.

Julián abrió la boca y se tocó los dientes con el pulgar para comprobar si el golpe los había aflojado.

Aquello fue peor aún para Grace, puesto que no pudo evitar contemplar el roce de su lengua sobre los dientes. Y la visión de esos blanquísimos dientes, increíblemente rectos, que a ella le gustaría tener mordisqueándole…

— ¿Qué quieres para desayunar? —le preguntó para alejarse un poco de sus pensamientos.

La mirada de él descendió hasta el profundo escote en V de su camisola. Siguiendo la dirección de sus ojos, Grace se dio cuenta de que, desde donde él estaba sentado, podría ver todo su cuerpo hasta llegar a las embarazosas braguitas de Mickey Mouse.

Antes de que pudiera moverse, Julián tiró de ella, hasta sentarla sobre sus muslos y reclamó sus labios.

Grace gimió de placer bajo el asalto de su boca, mientras su lengua le hacía las cosas más escandalosas. La cabeza comenzó a girarle con la intensidad del beso y con el cálido aliento de
Julián mezclándose con el suyo.

Y pensar que nunca le había gustado besar…

¡Debía estar loca!

Los brazos de Julián intensificaron su abrazo. Miles de llamas lamían su cuerpo, encendiéndola e incitándola, mientras se agrupaban en la zona que más le dolía: entre los muslos, donde quería tenerle.

Sus labios la abandonaron para trazar con la lengua un rastro hasta su garganta, dibujando húmedos círculos sobre el mentón, el lóbulo de la oreja y finalmente el cuello.

¡El tipo parecía conocer todas las zonas erógenas del cuerpo de una mujer!

Mejor aún, sabía cómo usar las manos y la lengua para masajearlas hasta obtener el máximo placer.

Exhaló el aire suavemente sobre su oreja y, de inmediato, un escalofrío la recorrió de arriba a abajo; cuando pasó la lengua por el lóbulo, todo su cuerpo comenzó a temblar.

Un hormigueo le recorrió los pechos, que al instante se endurecieron, sobresaliendo como duros montículos que clamaban por ser besados.

— Julián —gimió, incapaz de reconocer su voz. Su mente le pedía que se detuviera, pero las palabras se quedaron atravesadas en la garganta.

Había mucho poder en sus caricias. Mucha magia. Le hacía ansiar, dolorosamente, mucho más.

Se dio la vuelta con ella en brazos y la aprisionó contra el colchón. Incluso a través del pijama,
Grace percibía su erección, su miembro duro y ardiente que presionaba sobre la cadera, mientras con las manos le aferraba las nalgas y respiraba entrecortadamente junto a su oreja.

— Tienes que parar —consiguió decirle al fin con voz débil.

— ¿Parar el qué? —le preguntó—. ¿Esto? —y trazó con la lengua el laberinto de su oreja. Grace siseó de placer. Los escalofríos se sucedían y, como si se tratase de ascuas al rojo vivo, abrasaban cada centímetro de su piel. Los pechos se hincharon aún más bajo el cuerpo de Julián—. ¿O esto? —e introdujo una mano bajo la cinturilla elástica de sus braguitas para tocarla donde más lo deseaba.

Grace se arqueó en respuesta a sus caricias y clavó los dedos en las sábanas ante la sensación de sus manos entre las piernas. ¡Dios, este hombre era increíble!

Julián comenzó a acariciar en círculos la trémula carne, utilizando un solo dedo, haciendo que se consumiera antes de introducirle dos dedos hasta el fondo.

Mientras rodeaba, acariciaba y atormentaba su interior, comenzó a masajearle muy suavemente el clítoris con el pulgar.

— ¡Ooooh! —gimió Grace, echando la cabeza hacia atrás por la intensidad del placer.

Se aferró a Julián, mientras él continuaba su implacable asalto utilizando sus manos y su lengua, dándole placer. Totalmente fuera de control, Grace se frotaba de forma desinhibida contra él, ansiando su pasión, sus caricias.

Julián cerró los ojos y saboreó el olor del cuerpo de Grace bajo el suyo; la sensación de sus brazos envolviéndolo. Era suya. Podía sentirla temblar y latir alrededor de su mano, mientras su cuerpo se retorcía bajo sus caricias.

En cualquier momento llegaría al clímax.

Con ese pensamiento ocupando su mente por completo, le quitó la camisola e inclinó la cabeza hasta atrapar un duro pezón y succionar suavemente toda la areola, deleitándose en la sensación de la rugosa piel bajo su lengua.

No recordaba que una mujer supiese tan bien como aquélla.

Su sabor se le quedaría grabado a fuego en la mente, jamás podría olvidarlo.

Y estaba completamente preparada para recibirlo: ardiente, húmeda y muy estrecha; exactamente como a él le gustaba una mujer.

Rasgó de un tirón la pequeña prenda que se ceñía a las caderas de Grace, y que le impedía un acceso total a aquel lugar que se moría por explorar completamente.

Y en toda su profundidad.

Ella escuchó cómo rompía las braguitas, pero no fue capaz de detenerlo. Su voluntad ya no le pertenecía; había sido engullida por unas sensaciones tan intensas, que lo único que quería era encontrar alivio.

¡Tenía que conseguirlo!

Alzando los brazos, enterró las manos en el pelo de Julián, incapaz de permitir que se alejara, aunque sólo fuese por un segundo.

Julián se quitó los pantalones a tirones y le separó los muslos.

Con el cuerpo envuelto en puro fuego, Grace aguantó la respiración mientras él colocaba su largo y duro cuerpo entre sus piernas.

La punta de su miembro presionaba justo sobre el centro de su feminidad. Arqueó las caderas acercándose aún más, aferrándose a sus amplios hombros. Deseaba sentirlo dentro con una desesperación tal, que desafiaba a todo entendimiento.

Y de repente, sonó el teléfono.

Grace dio un respingo al escucharlo, y su mente recobró repentinamente el control

— ¿Qué es ese ruido? —gruñó Julián.

Agradecida por la interrupción, Grace salió como pudo de debajo de Julián; le temblaban las piernas y le ardía todo el cuerpo.

— Es un teléfono —dijo, antes de inclinarse hacia la mesita de noche y coger el auricular.

La mano no dejaba de temblarle mientras se lo acercaba a la oreja.

Lanzando una maldición, Julián se puso de lado.

— Selena, gracias a Dios que eres tú —dijo Grace, tan pronto como escuchó su voz. ¡En ese momento agradecía muchísimo la habilidad que tenía Selena de saber el momento preciso en que llamar!

— ¿Qué pasa? —preguntó su amiga.

— Deja de hacer eso —le espetó a Julián que, en ese instante, se dedicaba a lamerle las nalgas en un movimiento descendente…

— Pero si no estoy haciendo nada —le dijo Selena.

— Tú no, Lanie.

El silencio cayó sobre el otro extremo de la línea.

— Escucha —le dijo Grace a Selena con una dura advertencia en la voz—. Necesito que busques entre la ropa de Bill y traigas unas cuantas cosas. Ahora.

— ¡Funcionó! —el agudo chillido estuvo a punto de perforarle el tímpano—. ¡Ay, Dios mío! ¡Funcionó!, ¡no puedo creerlo! ¡Voy para allá!

Grace colgó el teléfono justo cuando la lengua de Julián bajaba desde sus nalgas hacia…

— ¡Para ya!

Él se echó hacia atrás y la miró con el ceño fruncido, estupefacto.

— ¿No te gusta que te haga eso?

— Yo no he dicho eso —contestó antes de poder detenerse.

Julián se acercó de nuevo a ella.

Grace bajó de un salto de la cama.

— Tengo que irme a trabajar.

Julián se apoyó en un brazo, tendido sobre un costado, y la observó mientras recogía los pantalones del pijama y se los arrojaba. Los agarró con una mano mientras sus ojos se movían, perezosamente, sobre el cuerpo de Grace.

— ¿Por qué no llamas para decir que estás enferma?

— ¿Que estoy enferma? —repitió—. ¿Y tú cómo conoces ese truco?

Él se encogió de hombros.

— Ya te lo he dicho. Puedo escuchar mientras estoy encerrado en el libro. Por eso puedo aprender idiomas y entender los cambios en la sintaxis.

Con la misma elegancia de una pantera que se endereza tras estar agazapada, Julián apartó el edredón y salió lentamente de la cama. No llevaba los pantalones. Y su miembro estaba totalmente erecto.

Hipnotizada, Grace fue incapaz de moverse.

— No hemos acabado —dijo él con la voz ronca, mientras se acercaba a ella.

— ¡Pues claro que sí! —le contestó Grace, y huyó al cuarto de baño, encerrándose allí tras echar el pestillo a la puerta.

Con los dientes apretados, Julián tuvo la repentina necesidad de golpearse la cabeza contra la pared de tan frustrado como se sentía. ¿Por qué tenía que ser tan testaruda?

Se miró el miembro rígido y soltó un juramento.

— ¿Y tú no puedes comportarte durante cinco minutos al menos?

Grace se dio una larga ducha fría. ¿Qué tenía Julián que hacía que su sangre literalmente hirviera? Incluso ahora podía sentir el calor de su cuerpo sobre ella.

Sus labios sobre…

— ¡Para, para, para!

No era una ninfómana sin control sobre sí misma. Era una licenciada en Filosofía, con un cerebro; y sin hormonas.

Pero aun así, sería extremadamente fácil olvidarse de todo y pasar todo el mes en la cama con Julián.

— Muy bien —se dijo a sí misma—. Supongamos que te metes en la cama con él un mes. Y luego, ¿qué? —Se enjabonó el cuerpo mientras la irritación desvanecía los últimos rescoldos de su deseo—. Yo te diré qué pasará después. Él se irá y tú, colega, te quedarás sola otra vez.

» ¿Te acuerdas de lo que ocurrió cuando Paul se marchó? ¿Te acuerdas de cómo te sentías cuando te paseabas por la habitación, con el estómago revuelto porque habías permitido que te utilizara? ¿Te acuerdas de la humillación que sentías?

Pero aún peor que esos recuerdos, era la imagen de Paul mofándose de ella a carcajadas con sus amigos, mientras recogía el dinero de la apuesta. Cómo deseaba haber sido un hombre en ese momento, para poder abrir la puerta de su apartamento de una patada y golpearlo hasta hacerlo pedazos.

No, no dejaría que nadie más la utilizara.

Le había costado años superar la crueldad de Paul, y no tenía ningún deseo de arruinar lo que había conseguido por un capricho. ¡Aunque fuese un fabuloso capricho!

No, no y no. La próxima vez que se entregara a un hombre, sería con uno que estuviese unido a ella. Alguien que la cuidara.

Alguien que no dejase a un lado su dolor y continuase usando su cuerpo buscando su propio placer, como si ella no importara nada —pensaba, mientras los recuerdos reprimidos regresaban a la superficie. Paul se había comportado como si ella no hubiese estado presente. Como si no hubiese sido más que una muñeca sin emociones, diseñada sólo para proporcionarle placer.

Y no estaba dispuesta a dejar que la volviesen a tratar así, especialmente si se trataba de Julián.

Jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)