Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 16 de mayo de 2010

Amante de ensueño * capítulo 4/4

Julián bajó las escaleras, maravillado por la brillante luz del sol que entraba por las ventanas. Le resultaba divertido el hecho de que la gente diese por sentado esos pequeños detalles. Recordaba la época en la que no se fijaba en algo tan simple como una mañana soleada.

Y ahora, cada una de ellas era un verdadero regalo de los dioses. Un regalo que tenía toda la intención de degustar durante el mes que tenía por delante, hasta que estuviese obligado a regresar a la oscuridad.

Con el corazón agobiado, se dirigió a la cocina, hacia el armario donde Grace guardaba la comida.
Al abrir la puerta le sorprendió la frialdad. Alargó la mano y dejó que el aire frío le acariciara la piel. Increíble.

Sacó varios recipientes, pero no pudo leer las etiquetas.

— No comas nada que no puedas identificar —se recordó a sí mismo, mientras pensaba en algunas de las asquerosidades que había visto a la gente comer a lo largo de los siglos.

Se inclinó hacia delante y rebuscó hasta encontrar un melón en uno de los cajones inferiores. Lo llevó a la encimera del centro de la cocina, cogió un cuchillo largo del soporte, donde Grace tenía al menos una docena de ellos, y lo partió por la mitad.

Cortó un trozo y se lo introdujo en la boca.

Cuando el delicioso jugo inundó sus papilas gustativas, gruñó de satisfacción. La dulce pulpa hizo que su estómago rugiera con una feroz exigencia. La garganta le pedía, con una sensación cercana al dolor, que le proporcionara un poco más de aquel relajante dulzor.

Era tan estupendo volver a tener comida… Tener algo con lo que apagar la sed y el hambre.

Antes de poder detenerse, dejó el cuchillo a un lado y comenzó a partir el melón con las manos, llevándose los trozos a la boca tan rápido como podía.

¡Por los dioses!, estaba tan hambriento… Tenía tanta sed…

No fue consciente de lo que hacía hasta que se descubrió desgarrando la cáscara.

Se quedó paralizado al ver sus manos cubiertas con el jugo del melón, y los dedos curvados como las garras de cualquier animal.

«Date la vuelta, Julián y mírame. Ahora sé un buen chico y haz lo que te ordeno. Tócame aquí. Mmm… sí, eso es. Buen chico, buen chico. Házmelo bien y te traeré de comer en un momento.»

Julián se encogió de temor ante la repentina invasión de los recuerdos de su última invocación.
No era de extrañar que se comportara como un animal; le habían tratado como tal durante tanto tiempo que apenas recordaba cómo ser un hombre.

Al menos, Grace no le había encadenado a la cama.

Todavía.

Asqueado, echó un vistazo alrededor de la cocina, mientras daba gracias mentalmente por el hecho de que Grace no hubiese presenciado su pérdida momentánea de control.

Con la respiración entrecortada, cogió la mitad del melón y lo echó al recipiente donde había visto a Grace tirar la basura la noche anterior. Después, abrió el grifo del fregadero y se lavó para desprenderse de la pegajosa pulpa.

Tan pronto como el agua fresca le rozó la piel, suspiró de placer. Agua. Fría y pura. Era lo que más echaba de menos durante su confinamiento. Lo que más anhelaba, hora tras hora, mientras su reseca garganta ardía de dolor.

Dejó que el agua se deslizara por su piel antes de capturarla con las manos ahuecadas y beber directamente de ellas. Se chupó los dedos. Era maravillosamente relajante la sensación de sentir el frescor en la boca y después notar cómo bajaba por la garganta, calmando su sed. Lo único que deseaba en ese momento era meterse en el fregadero y dejar que el agua se deslizara por todo su cuerpo.

Dejar que…

Escuchó que alguien golpeaba suavemente la puerta y, al instante, un ruido de pasos que descendían por la escalera. Cerró el grifo y cogió el trapo seco que había junto al fregadero para secarse las manos y la cara.

Cuando volvió a la encimera para recoger los restos del melón, reconoció la voz de Selena.

— ¿Dónde está?

Julián agitó la cabeza ante el entusiasmo de la amiga de Grace. Eso era lo que había esperado de Grace.

Las dos mujeres entraron a la cocina. Julián alzó la mirada y se encontró con unos ojos marrones tan grandes como dos escudos espartanos.

— ¡Jesús, María y José! —balbució Selena.

Grace cruzó los brazos sobre el pecho, en sus ojos brillaba una mezcla de ira y diversión.

— Julián, ésta es Selena.

— ¡Jesús, María y José! —repitió su amiga.

— ¿Selena? —preguntó Grace, moviendo la mano ante los ojos de su boquiabierta amiga, que ni siquiera parpadeó.

— ¡Jesús, Ma…!

— ¿Vas a dejarlo ya? —la reprendió Grace.

Selena dejó que la ropa que llevaba en las manos cayera directa al suelo y dio una vuelta completa alrededor de Julián para poder ver su cuerpo desde todos los ángulos. Sus ojos comenzaron por la cabeza y descendieron hasta los dedos de los pies.

Julián apenas pudo suprimir la ira ante semejante escrutinio.

— ¿Te gustaría mirarme los dientes tal vez, o prefieres que me baje los pantalones para que puedas inspeccionarme más a gusto? —le preguntó con más malicia de la que había pretendido en un principio. Después de todo, ella estaba, técnicamente, de su parte.

Si cerrase la boca y dejara de mirarlo de aquel modo… Nunca había soportado ser el centro de esas desmedidas muestras de atención.

Selena alargó la mano, insegura, para tocarle el brazo.

— ¡Uuuh! —se burló él, consiguiendo que Selena diera un respingo.

Grace soltó una carcajada.

Selena frunció el ceño y les dedicó a ambos una furiosa mirada.

— Muy bien, ¿estáis intentando reíros de mí?

— Te lo mereces —le dijo Grace mientras cogía un trozo de melón recién cortado por Julián y se lo llevaba a la boca—. Por no mencionar que tú vas a ocuparte de él durante el día de hoy.

— ¿Qué? —preguntaron Julián y Selena al unísono.

Grace se tragó el bocado.

— Bueno, no puedo llevarlo conmigo a la consulta, ¿no?

Selena sonrió con malicia.

— Apuesto a que Lisa y tus pacientes femeninas estarían encantadas.

— Exactamente igual que el chico que tiene cita a las ocho. No obstante, no creo que fuese muy productivo.

— ¿No puedes cancelar las citas? —preguntó Selena.

Julián estuvo de acuerdo. No le apetecía en absoluto mostrarse en un sitio público. La única parte de la maldición que encontraba remotamente tolerable era el hecho de que la mayoría de sus invocadoras lo mantenían oculto en sus estancias privadas o en los jardines.

— Sabes perfectamente por qué —contestó Grace—. No tengo un maridito abogado que me mantenga. Además, no creo que a Julián le guste quedarse solo en casa todo el día, sin nada que hacer. Estoy segura de que le encantará salir y conocer la ciudad.

— Preferiría quedarme aquí contigo —dijo él.

Porque lo que realmente le apetecía era verla retorcerse otra vez bajo su cuerpo, y sentir cómo todo su miembro se empapaba con su flujo, mientras la hacía chillar de placer.

Grace quedó atrapada en su mirada, y Julián reconoció el deseo que brillaba en las profundidades grises de sus ojos. En ese instante, descubrió lo que se proponía. Se iba a trabajar para evitar quedarse a solas con él.

Bien, tarde o temprano tendría que regresar a casa.

Y, entonces, sería suya.

Y una vez se rindiera, iba a demostrarle la resistencia y la pasión que poseía un soldado macedonio entrenado en el ejército espartano.

1 comentario:

  1. hola nena!! eeee!!
    primera!!!
    que bien, que bueno que ya subiste!!
    me gusto mucho!!
    estuvo muy lindo y divertido!!
    me encanta la historia!!
    me muero por leer mas!!
    espero que subas pronto, que este me encanto!!
    besos<3
    p.d.pasate por mi blog:)

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)