Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 23 de mayo de 2010

Amante de ensueñO * CapítuLo 5/1

La mañana pareció transcurrir muy lentamente con la habitual ronda de citas. Por mucho que intentase concentrarse en sus pacientes y sus problemas, no lo lograba.

Una y otra vez, su mente volvía a recordar una piel tostada por el sol y unos ardientes ojos azules.

Y una sonrisa…

Cómo desearía que Julián no le hubiese sonreído jamás. Esa sonrisa podía muy bien ser su perdición.

—…y entonces le dije: «Dave, mira, si quieres ponerte mi ropa, de acuerdo. Pero no toques mis vestidos de diseño, porque cuando te los pones, me doy cuenta de que te quedan mejor que a mí, y me dan ganas de dárselos todos al Ejército de Salvación.» ¿Hice bien, doctora?

Grace alzó la vista del cuaderno donde garabateaba bocetos de hombres «contentos» con lanzas en ristre.

— ¿Qué decías, Rachel? —le preguntó a la paciente, sentada en el sillón justo enfrente de ella.

La mujer era una fotógrafa elegantemente vestida.

— ¿Estuvo bien lo de decirle a Dave que no se pusiera mi ropa? A ver, joder, no sienta muy bien que a tu novio le quede tu ropa mejor que a ti, ¿no?

Grace asintió.

— Por supuesto. Es tu ropa y no tendrías por qué cerrar tu vestidor con llave.

— ¿Lo ve? ¡Lo sabía!, eso fue lo que le dije. ¿Pero acaso me escuchó? No. Él puede llamarse
Davida siempre que quiera, y decirme que es una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre; pero cuando aterriza, me escucha como lo hacía mi ex-marido. Juraría…

Grace miró inadvertidamente la hora… otra vez. Casi había acabado con Rachel.

— Ya sabes, Rachel —le dijo, cortándola antes de que pudiese comenzar su consabida arenga sobre los hombres y sus irritantes costumbres—, quizás deberíamos dejar el tema para el lunes, cuando tengamos la sesión conjunta con Dave, ¿no crees?

Rachel asintió.

— Estupendo. Pero recuérdeme el lunes que le hable sobre Chico.

— ¿Chico?

— El chihuahua que vive en el apartamento de al lado. Juraría que ese perro me ha echado el ojo.

Grace frunció el ceño. No era posible que Rachel insinuase lo que ella estaba imaginado que en el fondo quería decir.

— ¿El ojo?

— Ya sabe, el ojo. Puede que parezca un chucho, pero ese perro sólo piensa en el sexo. Cada vez que paso a su lado, me mira la falda. Y no se imagina lo que hace con mis zapatillas de deporte.
Ese perro es un pervertido.

— Vale —contestó Grace, interrumpiéndola de nuevo. Empezaba a sospechar que no podía hacer nada con Rachel, y su obsesión acerca de que todos los hombres del mundo se morían por poseerla—. Definitivamente, nos ocuparemos de desentrañar el enamoramiento que ese chihuahua siente por ti.

— Gracias doctora. Es usted es la mejor —Rachel recogió su bolso del suelo y se encaminó hacia la puerta.

Grace se frotó la frente mientras las palabras de Rachel aún resonaban en su cabeza. ¿Un chihuahua? ¡Jesús!

Pobre Rachel. Tenía que haber algún modo de ayudar a esta pobre mujer.

Aunque, por otro lado, era preferible tener a un chihuahua lanzando miradas lujuriosas a tu falda, que a un esclavo griego.

— Ay, Lanie —resopló—, ¿cómo consigues meterme en estos líos?

Antes de poder hilar ese pensamiento, sonó el zumbido del intercomunicador.

— ¿Sí, Lisa?

— Su cita de las once ha sido cancelada, y durante la hora de la señorita Thibideaux, su amiga Selena Laurens ha llamado seis docenas de veces; y no estoy exagerando, ni bromeando. Ha dejado una cantidad impresionante de mensajes para que la llame al móvil tan pronto como sea posible.

— Gracias, Lisa.

Cogió el teléfono y marcó el número de Selena.

— ¡Uf, gracias a Dios! —exclamó su amiga antes de que Grace pudiese pronunciar palabra—.
Mueve el culo hasta aquí y llévate a tu novio a tu casa. ¡Ahora mismo!

— No es mi novio, es tu…

— ¡Ah!, ¿quieres saber lo que es? —le preguntó Selena con un tono histérico—. Es un jodido imán de estrógenos, eso es lo que es. Estoy rodeada de una multitud de mujeres en este mismo momento. Sunshine está encantada, porque está vendiendo más cerámica de la que ha vendido en su vida. He intentado llevar a Julián de vuelta a tu casa esta mañana, pero no he podido abrir un huequecito en semejante muchedumbre. Te juro que si lo ves, pensarías que hay un famoso.
Es la primera vez que soy testigo de algo así. Y ahora, ¡mueve el culo y ven a ayudarme!

Y colgó.

Grace maldijo su suerte y le pidió a Lisa, a través del intercomunicador, que cancelara todas las citas pendientes para el resto del día.

Tan pronto como llegó a la plaza, entendió lo que Selena había querido decirle. Habría unas veinte mujeres rodeando a Julián, y docenas más boquiabiertas al pasar cerca del tenderete.

Las que estaban más cerca de él, se empujaban a codazos tratando de llamar su atención.

Pero lo más increíble de todo era contemplar a las tres mujeres que le pasaban los brazos por la cintura, mientras otra les hacía una foto.

— Gracias —ronroneó una de ellas, cuya edad rondaría los treinta y cinco, dirigiéndose a Julián mientras le arrebataba la cámara a la chica que acababa de hacer la instantánea. La sostuvo delante del pecho en un intento de atraer la atención de Julián, pero él no pareció interesado en lo más mínimo—. Esto es simplemente maravilloso —continuó babeando—. No puedo esperar a llegar a casa y enseñársela a mi grupo de novela. Jamás me creerán cuando les cuente que me he encontrado con un modelo de portada de novela romántica en el Barrio Francés.

Había algo en la rigidez de Julián que le decía que no le gustaba la atención que despertaba. Pero tenía que admitir que no se comportaba de forma abiertamente maleducada.

No obstante, la sonrisa no le llegaba a los ojos; y la que tenía en esos momentos no se parecía en nada a la que le había dedicado a ella la noche anterior.

— Un placer —les contestó.

Las risitas que siguieron al comentario fueron ensordecedoras. Grace agitó la cabeza totalmente incrédula. ¡Chicas, un poco de dignidad…!

Y de nuevo, observando el rostro de Julián, su cuerpo y su sonrisa, le sobrevino aquella sensación de vértigo, tan habitual desde que le viera por primera vez.

¿Cómo iba a culparlas por comportarse como adolescentes a la puerta de un concierto en un centro comercial?

De repente, Julián miró más allá de la marea de admiradoras y la vio. Grace arqueó una ceja, indicándole que encontraba la situación bastante divertida.

Al instante, la sonrisa se borró de su rostro y clavó los ojos en ella como un hambriento depredador que acaba de encontrar su próxima comida.

— Si me disculpan —dijo, abriéndose paso entre las mujeres y dirigiéndose directamente hacia Grace.

Ella tragó saliva al percibir la instantánea hostilidad de las mujeres, que fruncieron el ceño en masa, observándola.

Pero fue mucho peor el repentino y crudo arrebato de deseo que la recorrió por completo, e hizo que su corazón comenzara a latir descontrolado. Con cada paso que Julián daba hacia ella, la sensación se multiplicó por diez.

— Saludos, agapimeni —dijo Julián, alzándole la mano para depositar un beso sobre los nudillos.

Una ardiente descarga eléctrica recorrió su espalda y, antes de que pudiese moverse, él la arrastró hacia sus brazos y le dio un tórrido beso que le desgarró el alma.

Cerró los ojos de forma instintiva y saboreó la calidez de su boca y de su aliento; la sensación de sus brazos rodeándola con fuerza contra su pecho, duro como una roca. La cabeza comenzó a darle vueltas.

¡Uf, ciertamente este hombre sabía cómo dar un beso! Julián tenía una forma de mover los labios que desafiaba cualquier posible explicación.

Y su cuerpo… Grace nunca había sentido nada parecido a esos músculos esbeltos y duros flexionándose a su alrededor.

Una de las «admiradoras» susurró un apenas audible ¡Lagarta!, que rompió el hechizo.

— Julián, por favor —murmuró—. La gente nos mira.

— ¿Y a ti te importa?

— ¡Pues claro!

Julián separó sus labios de los de Grace con un gruñido, y volvió a dejarla sobre el suelo. Sólo entonces, fue consciente de que la había estado sosteniendo, aparentemente sin mucho esfuerzo.

Con las mejillas al rojo, Grace captó las miradas envidiosas de las mujeres mientras se dispersaban.

Julián se apartó y dio un paso hacia atrás; su rostro mostraba a las claras lo poco dispuesto que estaba a mantenerse alejado.

— Por fin —dijo Selena con un suspiro—. De nuevo puedo oír —dijo agitando la cabeza—. Si hubiese sabido que iba a funcionar, yo misma le habría besado.

Grace le dedicó una sonrisilla satisfecha.

— Bueno, tú eres la culpable.

— ¿Cómo dices? —le preguntó Selena.

Grace señaló la ropa de Julián con un gesto de la mano.

— Mira cómo va vestido. No puedes mostrar en público a un dios griego con unos pantalones cortos y una camiseta de tirantes dos tallas más pequeña de la que necesita. ¡Jesús, Selena!, ¿en qué estabas pensando?

— En que estamos a 38º con una humedad del ciento diez por ciento. No quería que muriese por un golpe de calor.

— Señoras, por favor —dijo Julián, interponiéndose entre ellas—. Hace demasiado calor como para estar discutiendo en plena calle sobre algo tan trivial como mi ropa —dijo, deslizando una hambrienta mirada sobre Grace, y sonriendo de una forma que derretiría a cualquier mujer—. Y no soy un dios griego, sólo un semidiós menor.

Grace no entendió lo que Julián decía, ya que el sonido de su voz la tenía cautivada. ¿Cómo lo conseguía?, ¿cómo hacía que su voz sonara con ese tono tan erótico?

¿Sería su timbre profundo?

No, era algo más. Pero no acaba de entender qué podía ser.

Honestamente, lo único que quería era encontrar una cama y dejar que hiciese con ella todo lo que se le antojase; y sentir su apetitosa piel bajo las manos.

Observó a Selena y vio que ésta se lo comía con los ojos, mientras le miraba las piernas desnudas y el trasero.

— Tú también lo sientes, ¿verdad? —le preguntó.

Selena alzó la mirada, parpadeando.

— ¿El qué?

— A él. Es como si fuese el Flautista de Hamelin y nosotras fuésemos las ratas, seducidas por su música —Grace se dio la vuelta y observó el modo en que las mujeres lo miraban; algunas incluso estiraban el cuello para verle mejor—. ¿Qué hay en él que nos hace olvidar nuestra voluntad? —preguntó.

Julián arqueó una ceja con un gesto arrogante.

— ¿Yo te atraigo en contra de tu voluntad?

— Sinceramente sí. No me gusta sentirme de este modo.

— ¿Y cómo te sientes? —le preguntó él.

— Sexualmente atractiva —le contestó antes de poder contener la lengua.

— ¿Cómo si fueras una diosa? —le volvió a preguntar él con voz ronca.

— Sí —respondió, mientras Julián se acercaba a ella.

No la tocó, pero tampoco es que hiciese falta. Su mera presencia conseguía abrumarla y embriagarla tan sólo con que clavase su mirada en sus labios o en su cuello. Podía jurar que realmente sentía el calor de sus labios sobre la garganta.

Y Julián ni siquiera se había movido.

— Yo puedo decirte qué es —ronroneó él.

— La maldición, ¿no es cierto?

Julián negó con la cabeza mientras alzaba una mano para pasarle muy lentamente el dedo por el pómulo. Grace cerró los ojos con fuerza al sentir una feroz oleada de deseo. Si no lo miraba, quizás fuese capaz de mantenerse firme y no capturar ese dedo con los dientes.

Julián se inclinó un poco más y frotó la mejilla contra la de ella.

— Es el hecho de que puedo percibirte a un nivel que los hombres de tu misma edad no aprecian.

— Es el hecho de que tienes el traserus más firme que he visto en mi vida —dijo Sunshine, interrumpiéndolos—. Por no mencionar que cualquiera se muere al escuchar tu voz. Me gustaría que alguna de vosotras dos me dijera dónde puedo hacerme con uno de éstos.

Grace rompió a reír a carcajadas ante el inesperado comentario de Sunshine.

— Míralo —dijo la chica, señalando a Julián con el lápiz. Tenía la mano manchada de pintura gris, al igual que la mejilla derecha—. ¿Cuándo fue la última vez que viste a un hombre tan bien formado, con unos músculos tan tonificados que puedes ver cómo la sangre corre por sus venas?
Tu novio es… a ver… está bueno. Está buenísimo —y después añadió con una expresión muy seria: — Está como un camión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)