Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 8 de julio de 2010

Amante de ensueño * CapítuLo 9/3

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.
-------------------

Penélope lo agarró del brazo libre al mismo tiempo que Jasón atacaba. La espada no hirió a Julián de milagro tras el empujón que le dio su esposa. Totalmente desequilibrado, intentó liberarse de Penélope, pero con ella en medio, lo que consiguió fue tropezarse hacia delante, a la vez que Jasón avanzaba hacia ellos.

En el instante en que chocaron, sintió cómo su espada se hundía en el cuerpo de su amigo.

— ¡No! —gritó Julián, extrayendo la hoja del vientre de Jasón mientras Penélope dejaba escapar un atormentado chillido de angustia.

Lentamente, Jasón cayó al suelo.

Arrodillándose, Julián arrojó su espada a un lado y cogió a su amigo.

— ¡Dioses del Olimpo!, ¿qué habéis hecho?

Escupiendo sangre y tosiendo, Jasón le lanzó una mirada acusadora.

— Yo no hice nada. Fuiste tú el que me traicionó. Éramos hermanos y me robaste el corazón.

Jasón tragó dolorosamente mientras sus pálidos ojos atravesaban a Julián.

— Jamás tuviste nada que no robaras antes.

Julián comenzó a temblar, consumido por la culpa y la agonía. Jamás había tenido intención de que sucediera algo así. Nunca había querido que alguien saliese herido, y menos aún Jasón. Lo único que deseaba era alguien que le amara. Sólo quería un hogar donde fuese bienvenido.

Pero Jasón tenía razón. Él era el único culpable. De todo.

Los chillidos de Penélope resonaban en sus oídos. Lo agarró del pelo y comenzó a tirar con todas sus fuerzas. Con una mirada salvaje, sacó la daga que Julián llevaba en el cinturón.

— ¡Te quiero muerto! ¡Muerto!

Le hundió la daga en el brazo, y volvió a sacarla para atacar de nuevo. Él la agarró a tiempo.

Con un fuerte tirón, se deshizo de él y se apartó.

— No —le dijo con una mirada desencajada—. Quiero que sufras. Me quitaste lo que más quería.
Ahora yo haré lo mismo contigo —y salió corriendo.

Abrumado por el dolor y la furia, Julián no pudo moverse mientras veía como la vida abandonaba el cuerpo de su amigo.

Entonces, las palabras de su esposa se filtraron entre la neblina que confundía su mente.

— ¡No! —rugió mientras se ponía en pie—. ¡No lo hagas!

Llegó a la puerta de los aposentos de Penélope a tiempo para escuchar los gritos de los niños. Con el corazón en un puño, intentó abrirla pero ella la había atrancado desde dentro.

Cuando logró abrirla, era demasiado tarde.

Demasiado tarde…

Julián se llevó las manos a la cara, presionándose con fuerza los ojos, mientras el horror de lo sucedido aquel día lo inundaba de nuevo; pero ahora sentía las caricias de Grace en la espalda, y se sentía reconfortado.

Jamás sería capaz de olvidar la imagen de sus hijos, el miedo en el corazón. La agonía más absoluta.

Lo único que había amado en el mundo eran sus hijos.

Y sólo ellos lo habían amado.

¿Por qué? ¿Por qué tuvieron que sufrir a causa de sus errores? ¿Por qué tuvo Príapo que torturarlo haciendo que ellos sufrieran?

¿Y cómo pudo permitir Afrodita que todo aquello sucediese? Una cosa era que no le hiciese caso a él, pero dejar que sus hijos murieran…

Por eso fue aquel día a su templo. Había planeado matar a Príapo. Arrancarle la cabeza de los hombros y clavarla en una lanza.

— ¿Qué ocurrió? —le preguntó Grace, devolviéndolo al presente.

— Cuando entré en la habitación era demasiado tarde —dijo con la garganta casi cerrada por el dolor—. Nuestros hijos estaban muertos; su propia madre los había asesinado. Penélope se había abierto las muñecas y yacía junto a ellos. Llamé a un médico para que intentara detener la hemorragia —entonces hizo una pausa—. Mientras exhalaba su último aliento, me escupió a la cara.

Grace cerró los ojos, consumida por el dolor de Julián. Era peor de lo que había imaginado.

¡Santo Dios! ¿Cómo había sobrevivido?

Había escuchado numerosos relatos de tragedias a lo largo de su vida, pero ninguno podía compararse con lo que Julián había sufrido. Y lo pasó él solo, sin nadie que lo ayudara. Sin nadie que lo amara.

— Lo siento tanto —susurró ella acariciándole el pecho para consolarlo.

— Aún no puedo creer que estén muertos —murmuró él con la voz rota de dolor—. Me preguntaste qué hacía mientras estaba en el libro. Recordar las caras de mis hijos; de mi hijo y de mi hija. Recordar sus bracitos alrededor de mi cuello. Recordar cómo salían corriendo a mi encuentro cada vez que regresaba a casa, después de una campaña. Y revivir cada uno de los momentos de ese día, deseando haber hecho algo para salvarlos.

Grace parpadeó para alejar las lágrimas. No era de extrañar que jamás hubiese hablado a nadie de eso.

Julián tomó una profunda bocanada de aire.

— Los dioses ni siquiera me conceden caer en la locura para poder escapar a mis recuerdos. No se me permite semejante alivio.

Después de esas palabras, no volvió a hablar. Se limitó a quedarse inmóvil entre los brazos de Grace.

Sorprendida por su fortaleza, estuvo sentada tras él durante horas, abrazándolo. No sabía qué más podía hacer.

Por primera vez en años, sus habilidades de psicóloga le fallaron por completo.

Cuando se despertó, la luz del sol entraba a raudales por las ventanas. Tardó todo un minuto en recordar lo acontecido la noche anterior.

Se sentó en la cama e intentó tocar a Julián, pero estaba sola.

— ¿Julián? —lo llamó.

Nadie contestó.

Echando a un lado el edredón, se levantó y se vistió deprisa.

— ¿Julián? —volvió a llamarlo, mientras bajaba las escaleras.

Nada. Ni un sonido, aparte de los latidos frenéticos de su corazón.

El pánico comenzó a abrirse paso en su cabeza. ¿Le habría sucedido algo?

Entró corriendo en la sala de estar; el libro estaba sobre la mesita de café. Pasando las páginas con rapidez, vio que la hoja donde había estado el dibujo de Julián seguía en blanco. Aliviada por el hecho de que no hubiese regresado al libro, continuó registrando la casa.

¿Dónde estaba?

Fue a la cocina y notó que la puerta trasera estaba entreabierta. Frunció el ceño, extrañada, y la abrió del todo para salir al porche.

Echó una ojeada al patio hasta que vio a los niños de los vecinos sentados en el césped, justo al lado de los setos que separaban ambas casas. Pero lo que más le extrañó fue observar a Julián sentado con ellos, enseñándoles un juego con piedras y palitos.

Los dos niños y una de las niñas estaban sentados a su lado, escuchando atentamente, mientras su hermana pequeña —de tan sólo dos años— gateaba entre ellos.

Grace sonrió ante la apacible estampa. La calidez la invadió de repente, y se preguntó si Julián se habría visto así con sus propios hijos.

Abandonó el porche y caminó hacia ellos. Bobby era el mayor de los niños, con nueve años; después venía Tommy, con ocho y Katie que acababa de cumplir seis. Sus padres se habían mudado al vecindario hacía ya diez años, recién casados y, aunque tenían una buena relación, jamás habían pasado de ser más que amigables vecinos.

— Entonces, ¿qué ocurrió? —preguntó Bobby, cuando llegó el turno de Julián.

— Bueno, el ejército estaba atrapado —continuó Julián, moviendo una de las piedras con un palo—, traicionado por uno de los suyos: un joven hoplita que había vendido a sus compañeros porque quería convertirse en centurión romano.

— Eran los mejores —le interrumpió Bobby.

Julián hizo una mueca burlona.

— No eran nada comparados con los espartanos.

— ¡Arriba Esparta! —gritó Tommy—. Así anima nuestra mascota del colegio.

Bobby le dio un empujón a su hermano, y lo golpeó en la cabeza.

— Estás interrumpiendo la historia.

— No debes golpear a tu hermano jamás —le dio Julián con brusquedad pero, aún así, con cierta ternura—. Se supone que los hermanos deben protegerse, no hacerse daño.

La ironía de sus palabras le encogió el corazón. Era una pena que nadie hubiese enseñado a sus hermanos esa lección.

— Lo siento —se disculpó Bobby—. ¿Qué pasó después?

Antes de que Julián pudiese contestarle, el bebé se cayó y desparramó los palitos y las piedras.
Los chicos comenzaron a gritarle, pero Julián los tranquilizó mientras levantaba a Allison y la ponía de nuevo en pie.

Acarició levemente la nariz de la pequeña y la hizo reír. Después regresó al juego.

Mientras le llegaba el turno a Bobby para mover la piedra, Julián retomó la historia donde la había dejado.

— El general macedonio observó las colinas que lo rodeaban; estaban encerrados. Los romanos los habían acorralado. No había modo de flanquearlos, ni de retroceder.

— ¿Se rindieron? —preguntó Bobby.

— Nunca —contestó Julián con convicción—. La muerte antes que el deshonor.

Hizo una pausa mientras las palabras reverberaban en su cabeza. Era la inscripción que adornaba su escudo. Como general, había vivido honrando ese lema.

Como esclavo, hacía mucho que lo había olvidado.

Los chicos se acercaron un poco más.

— ¿Murieron? —preguntó Katie.

— Algunos sí —respondió Julián, intentando alejar los recuerdos que afluían a su mente.
Recuerdos de un hombre que, una vez, fue el dueño de su propio destino—. Pero no antes de hacer huir a los romanos.

— ¿Cómo? —preguntaron los niños, ansiosos.

Esta vez, Julián cogió al bebé antes de que volviese a interrumpirlos.

— A ver —comenzó Julián mientras le daba a Allison su pelota roja. La niña se sentó sobre la rodilla que tenía doblada, y él la sujetó pasándole una mano por la cintura—. Mientras cabalgaban hacia ellos, el general macedonio sorprendió a los romanos, que esperaban que él reuniese a sus hombres en posición de falange, lo cual les hubiese convertido en una presa fácil para los arqueros y la caballería. En lugar de hacer lo previsible, el general ordenó a sus hombres que se dispersaran y apuntaran con las lanzas a los caballos, para romper las líneas de la caballería romana.

— ¿Y funcionó? —preguntó Tommy.

Incluso Grace estaba interesada en la historia. Julián asintió.

— Los romanos no se esperaban ese movimiento táctico en un ejército entrenado.
Completamente desprevenidas, las tropas romanas se dispersaron.

— ¿Y el general macedonio?

— Soltó un poderoso grito de guerra mientras cabalgaba en su caballo Mania, atravesando el campo hasta llegar a la colina donde los generales romanos se estaban replegando. Ellos se dieron la vuelta para enfrentarlo, pero no fue muy inteligente por su parte. Con la furia que sentía en el corazón, debida a la traición que había sufrido, cargó sobre ellos y sólo dejó a un superviviente.

— ¿Por qué? —preguntó Bobby.

— Quería que entregase un mensaje.

— ¿Cuál? —inquirió Tommy.

Julián sonrió ante las ávidas preguntas.

— El general hizo jirones el estandarte romano y después usó un trozo para ayudar al romano a vendarse las heridas. Con una sonrisa letal, miró fijamente al hombre y le dijo: «Roma delenda est», Roma está destruida. Y, entonces, envió al general romano de vuelta a su casa, encadenado, para que entregara el mensaje al Senado Romano.

— ¡Guau! —exclamó Bobby, impresionado—. Ojalá fueses mi profesor de historia en el colegio.
Así aprobaría la asignatura seguro.

Julián alborotó el cabello negro del niño.

— Si te hace sentir mejor, a mí no me interesaba nada el tema a tu edad. Lo único que quería era hacer travesuras.

— ¡Hola, señorita Grace! —la saludó Tommy cuando por fin se dio cuenta de su presencia—. ¿Ha escuchado la historia del señor Julián? Dice que los romanos eran tipos malos.

Julián miró a Grace, que estaba a unos metros de distancia, y ella le sonrió.

— Estoy segura de que él lo sabe.

— ¿Puede arreglar mi muñeca? —le pidió Katie, ofreciéndosela.

Julián soltó a Allison y cogió la muñeca. Le puso el brazo en su sitio y se la devolvió.

— Gracias —le dijo Katie mientras se arrojaba a su cuello y le daba un fuerte abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)