Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 8 de julio de 2010

Amante de ensueño * CapítuLo 9/2

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.
--------------------------

Él le rodeó los brazos con los suyos y echó la cabeza hacia atrás, hasta dejarla reposar sobre el hombro de Grace. Ella sonrió ante el gesto. Aunque estuviese tenso y nervioso, le estaba confiando cosas que jamás había compartido con otra persona.

Y saberlo le proporcionaba una sensación de increíble intimidad.

— No la he visto nunca —confesó en voz baja—. Me enviaba a otros, pero ella jamás se ha presentado ante mí. Sin importar lo mucho que le implorara, siempre se negaba. Después de un tiempo, dejé de pedírselo. Y al final, también dejé de entrar en sus templos.

Grace le plantó un beso tierno en el hombro. ¿Cómo podía su madre haberlo ignorado? ¿Cómo podía ser capaz una madre de no atender el ruego de un hijo?

Pensaba en sus propios padres. En el amor y la ternura que le habían prodigado. Y, por primera vez, después de tantos años, se dijo que sus sentimientos con respecto a su trágica muerte estaban totalmente equivocados. Siempre había pensado que habría sido mucho mejor no conocer su cariño para no perderlo de modo tan cruel.

Pero no era así. Aunque los recuerdos de su infancia y de sus padres eran agridulces, la reconfortaban.

Julián no había conocido nunca la ternura de un abrazo. La seguridad de saber que, hiciese lo que hiciese, sus padres siempre estarían allí.

No podía imaginar cómo habría sido crecer del modo que él lo hizo.

— Pero tenías a Jasón —le susurró, preguntándose si habría sido suficiente para él.

— Sí. Tras la muerte de mi padre, cuando yo tenía catorce años, Jasón fue lo bastante amable como para dejarme ir a su casa cuando nos daban permiso. Fue en una de esas visitas cuando vi por primera vez a Penélope.

Grace sintió una pequeña punzada de celos al escuchar el nombre de su esposa.

— Era tan hermosa… —murmuró él— y estaba prometida a Jasón.

Grace se quedó paralizada ante sus palabras.

¡Oh! La cosa no iba bien.

— Peor aún —le dijo acariciándole el brazo con suavidad—, estaba enamorada de él. Cada vez que íbamos de permiso, se arrojaba en brazos de Jasón para besarlo. Le decía lo mucho que significaba para ella. Cuando nos marchábamos, le pedía en voz baja que tuviese cuidado, y le dejaba comida para que la encontrase.

Julián se detuvo mientras recordaba la imagen de Jasón cuando volvía a los barracones con los regalos de Penélope.

«Algún día te casarás, Julián» decía su amigo mientras hacía gala de los obsequios «pero jamás tendrás una esposa como la mía para calentarte la cama.»

Aunque su amigo no lo dijese, Julián conocía el motivo de que hablara así. Ningún padre responsable entregaría a su hija en matrimonio a un hombre desheredado, sin familia que lo reconociese.

Cada vez que su amigo pronunciaba esas palabras, su alma se hacía pedazos. Había ocasiones en las que sospechaba que Jasón echaba sal en sus heridas debido a los celos. Penélope lo miraba más de la cuenta cuando pensaba que su prometido no lo notaba. Puede que él tuviese su corazón, pero al igual que el resto de las mujeres, ella se lo comía con los ojos cada vez que estaba cerca.

Por ese motivo Jasón dejó de invitarlo a su casa. Y que le prohibieran regresar al único hogar que había conocido, acabó por destrozarlo.

— Debería haber dejado que se casaran —siguió Julián, mientras pasaba el brazo por la cabeza de
Grace y enterraba el rostro en su cuello para inhalar el dulce aroma de su piel—. Entonces lo sabía, pero no podía soportarlo. Año tras año, vería cómo ella lo amaba. Vería cómo su familia lo adoraba, mientras yo no tenía un hogar donde acudir.

— ¿Por qué? —preguntó Grace—. Has dicho que tenías hermanos, ¿no te habrían dejado quedarte con ellos?

Él negó con la cabeza.

— Los hijos de mi padre me odiaban a muerte. Su madre me habría permitido quedarme con ellos, pero me negaba a pagar el precio que pedía a cambio. No tenía nada en aquellos días, excepto mi dignidad.

— Ahora también la tienes —murmuró ella, abrazándolo con más fuerza por la cintura—. He sido testigo de ella.

Soltándola, dejó pasar sus palabras y tensó la mandíbula.

— ¿Qué le ocurrió a Jasón? —siguió Grace. Quería que siguiera hablando mientras estuviese de humor—. ¿Murió en combate?

Él soltó una amarga carcajada.

— No. Cuando fuimos lo suficientemente mayores para unirnos al ejército, lo mantuve a salvo en el campo de batalla. Había prometido a Penélope y a su familia que no permitiría que le ocurriese nada.

Grace sintió el corazón de Julián latiendo con rapidez bajo sus brazos.

— Según pasaban los años, pronunciaban mi nombre con temor y respeto. Mis victorias se convertían en leyenda, y se contaban una y otra vez. Cuando regresaba a Thimaria, acababa durmiendo en la calle, o en la cama de cualquier mujer que me abriese la puerta para pasar la noche. De ese modo pasaba el tiempo hasta que regresaba a la batalla.

A Grace le escocían los ojos por las lágrimas; la voz de Julián estaba cargada de dolor. ¿Cómo podían haberlo tratado así?

— ¿Qué pasó para que cambiaran las cosas? —le preguntó.

Él suspiró.

— Una noche, mientras buscaba un lugar para dormir, me tropecé con ellos dos en la calle.
Estaban abrazándose como dos enamorados. Me disculpé rápidamente pero, al alejarme, escuché a Jasón hablando con Penélope.

Todo su cuerpo se puso rígido entre los brazos de Grace y el corazón comenzó a latirle con más rapidez.

— ¿Qué dijo? —le urgió Grace.

Los ojos de Julián adoptaron una mirada sombría.

— Ella le preguntó que por qué nunca me quedaba en casa de mis hermanos. Jasón se rió y le contestó: «Nadie quiere a Julián. Es el hijo de Afrodita, la Diosa del Amor, y ni siquiera ella soporta estar cerca de él. »

Grace fue incapaz de respirar mientras escuchaba las crueles palabras. Se imaginó cómo debió sentirse Julián al oírlas.

Él tomó aire con brusquedad.

— Le había guardado las espaldas más veces de las que podía recordar. Me habían herido en batalla en incontables ocasiones por protegerlo, incluyendo una vez en la que una lanza me atravesó el costado. Y allí estaba él, burlándose de mí. No pude soportar la injusticia. Había creído que éramos hermanos. Y supongo que, al final, lo fuimos, ya que me trató del mismo modo que el resto de mi familia. Yo siempre había sido un hijastro bastardo. Solo y repudiado. No entendía por qué él tenía tantas personas que lo querían y yo no tenía a nadie.

— Herido y enfadado por sus palabras, hice lo que jamás debería haber hecho: invocar a Eros.

Grace podía imaginarse fácilmente lo que había ocurrido.

— Hizo que Penélope se enamorara de ti.

Él asintió.

— Disparó a Jasón con una flecha de plomo que mató su amor por Penélope, y a ella le disparó con una de oro para que se enamorara de mí. Se suponía que todo debía acabar ahí pero…

Meciéndolo con suavidad entre sus brazos, Grace aguardó a que encontrase las palabras exactas.

— Tardé dos años en convencer a su padre para que le permitiera casarse con un bastardo desheredado, sin influencias familiares. Para entonces, mi leyenda había aumentado y había sido ascendido. Finalmente logré acumular riquezas suficientes para hacer que Penélope viviese como una reina. Y, en lo que se refería a ella, no reparé en gastos. Teníamos jardines, esclavos y todo lo que se le antojaba. Le di libertad e independencia, como jamás tuvo ninguna otra mujer de la época.

— ¿Pero no era suficiente?

Él negó con la cabeza.

— Yo necesitaba algo más y sabía que le ocurría algo. Aun antes de que Eros interviniese, siempre fue excesivamente vehemente. Dependía de Jasón de un modo prohibido para las espartanas y, en una ocasión en que fue herido, se afeitó totalmente la cabeza como muestra de su dolor.

» Más tarde, una vez Eros disparó sus flechas, Penélope pasaba por largos periodos de depresión, o de furia. Yo hacía todo lo que podía por ella, e intentaba que fuese feliz.
Grace le acarició el pelo mientras lo escuchaba.

— Decía que me quería, pero yo percibía que no se interesaba por mí del mismo modo que lo había hecho por Jasón. Me entregaba su cuerpo de forma generosa, pero no había verdadera pasión en sus caricias. Lo supe desde la primera vez que la besé. Intenté engañarme a mí mismo, diciéndome que no importaba. Muy pocos hombres, en aquel entonces, hallaban el amor en el matrimonio. Además, me ausentaba durante meses, a veces, incluso años, mientras dirigía mi ejército. Pero al final, supongo que me parezco demasiado a mi madre, porque siempre anhelé más.

Grace sufría enormemente por él.

— Y entonces llegó el día en que Eros también me traicionó.

— ¿Te traicionó?, ¿cómo? —preguntó ansiosa, sabiendo que ése era el origen de la maldición.

— Él y Príapo estuvieron bebiendo la noche posterior a que yo matara a Livio. Eros, borracho, le contó lo que había hecho por mí. Tan pronto como Príapo escuchó la historia, supo cómo vengarse.

— Fue al Inframundo y cogió agua de la Laguna de la Memoria para ofrecérsela a Jasón. Y en cuanto tocó sus labios, recordó su amor por Penélope. Príapo le contó lo que yo había hecho y le entregó más agua para que se la diera a beber a ella.

Julián sentía cómo sus labios articulaban las palabras, pero perdió el control de la narración. En lugar de intentar pensar en lo que iba a contar, cerró los ojos y revivió aquél aciago día.

Acababa de entrar en la casa procedente de los establos, cuando vio a Penélope y a Jasón en el atrio. Besándose.

Atónito, se detuvo a mitad de camino, mientras una oleada de nerviosismo se apoderaba de él al comprobar la pasión de aquel abrazo.

Hasta que Jasón alzó la mirada y lo vio en la puerta.

En el instante en que sus ojos se encontraron, Jasón curvó los labios.

— ¡Ladrón despreciable! Príapo me contó tu traición. ¿Cómo pudiste?

Con el rostro desfigurado por el odio, Penélope se abalanzó sobre Julián y lo abofeteó.

— Asqueroso bastardo, te mataría por lo que has hecho.

— Yo lo mataré —gritó Jasón mientras desenvainaba su espada.

Julián intentó apartar a Penélope, pero ella se negó.

— ¡Por todos los dioses! He dado a luz a tus hijos —dijo mientras intentaba arañarle la cara.

Julián la sostuvo por las muñecas.

— Penélope, yo…

— ¡No me toques! —le gritó zafándose de sus manos—. Me das asco. ¿Crees que una mujer decente iba a quererte a la luz del día? Eres despreciable. Repulsivo. Se apartó de él y se acercó a Jasón.

— Córtale la cabeza. Quiero bañarme en su sangre hasta borrar el rastro de su olor en mi piel.
Jasón blandió la espada.

Julián dio un salto hacia atrás, poniéndose fuera del alcance del arma.

De forma instintiva, buscó su propia espada, pero se detuvo. Lo último que deseaba era derramar la sangre de Jasón.

— No quiero luchar contigo.

— ¿Que no? ¡Violaste a mi mujer y le hiciste llevar tu simiente, cuando deberían haber sido mis hijos a los que diese a luz! Te recibí en mi hogar con los brazos abiertos. Te di una cama cuando nadie te quería cerca, ¿y así me pagas?

Julián lo miró con incredulidad.

— ¿Te pago? ¿Tienes la más mínima idea de las ocasiones en las que te he salvado la vida durante las batallas? ¿De cuantas palizas me han dado en tu lugar? ¿Puedes siquiera contarlas?
Y te atreviste a burlarte de mí.

Jasón se rió cruelmente.

— Todos, excepto Kyrian, se burlaban de ti, idiota. De hecho, era el único que te defendía, con tanto empeño que a veces me hacía plantearme qué haríais juntos cuando estabais a solas.

Suprimiendo la ira que le habría dejado totalmente expuesto y vulnerable al ataque de Jasón, se agachó para esquivar la siguiente estocada.

— Déjalo, Jasón. No me obligues a hacer algo de lo que los dos nos arrepentiríamos más tarde.

— De lo único que me arrepiento es de haber dado cabida a un ladrón en mi casa —bramó Jasón con ira, alzando la espada de nuevo.

Julián intentó agacharse, pero Penélope se acercó hasta él por detrás y le propinó un empujón.

La espada de Jasón le dio en las costillas. Siseando de dolor, Julián sacó su propia espada y la blandió de tal modo que habría dejado a su amigo sin cabeza si le hubiese alcanzado.

Jasón intentó alcanzarlo, pero Julián se limitó a defenderse mientras intentaba alejar a Penélope del alcance de las espadas.

— No lo hagas, Jasón. Sabes que tu habilidad con la espada es inferior a la mía.

Su amigo intensificó el ataque.

— No voy a dejar que sigas con ella, de ningún modo.

Los siguientes segundos se sucedieron con inusual rapidez, pero aún así, Julián veía pasar la imagen por su cabeza con diáfana nitidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)