Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 11 de mayo de 2011

Yo era el Sol.. * Capítulo 6

Este capítulo se lo dedico con mucho amor a Dennise! :)




CAPÍTULO 6




-Te encuentras bien, Jake? Charlie dijo que lo habías pasado mal. No has mejorado nada?

-No estoy tan mal- le contesté

Sin apartar la vista del frente, cogí su suave mano con la mía. Camine despacio, de nuevo, hacía la plataforma de madera flotante, intentando a toda costa, tener a Bella lo más cerca posible de mi cuerpo, y sentir su exquisito olor a fresas que tanto me gustaba.

El arco iris apareció dando un tono de color entre tanta nube.

Bella se sentó de nuevo en el árbol que había bautizado como “nuestro”, y yo me senté en el húmedo suelo sin soltar su mano, e intentando evitar sus ojos chocolate.

-Ha pasado mucho tiempo desde que estuve aquí- empezó a hablar Bella llenado el silencio- probablemente, me habré perdido un montón de cosas. Como están Sam y Emily? Y Embry? Como se tomó Quil..?

-Ah, Quil- suspiré

-Lo siento.

-Ni se te ocurra decirle eso a él- Quil, era completamente feliz de tener pelo, rabo y aullar.

-Que quieres decir?- preguntó sorprendida

-Quil no busca compasión, si no más bien todo lo contrario. Está que no cabe en sí de gozo. Es feliz.

Era increíble como se lo había tomado, si pudiera y no fuera una cosa de chicas, iría saltando como Heidi por el prado.

-Que?

Eché la cabeza hacía atrás para mirarla, y esbocé una sonrisa cuando me di cuenta que sus ojos destilaban curiosidad.

-Él considera que esto es lo más guay que le ha pasado nunca. En parte se deba a que sabe al fin de que va la película, pero también le entusiasma haber recuperada a sus amigos y estar en la onda- bufé- supongo que no debería sorprenderme, es muy propio de él.

-Le gusta?

-La verdad...? a casi todos les gusta- admití- no hay duda de que hay ciertas ventajas: la velocidad, la libertad, la fuerza, el sentido de... familia. Sam y yo somos los que de verdad sentimos una verdadera amargura, y él hizo el tránsito hace mucho, por lo que ahora soy el único “quejica”.

Me reí de mi mismo, y por la forma que me habían bautizado en la manada.

-Por que Sam y tú sois diferentes? En todo caso, que le ocurre a Sam? Cual es el problema?

Bella, había hablado demasiado deprisa para que pudiera haber respondida alguna de sus preguntas. Me reí. Igualmente las preguntas... eran difíciles de responder.

-Es una larga historia.

-Yo te he contado una bastante larga. Además, no tengo ninguna prisa en regresar.

Alcé los ojos al darme cuenta del doble sentido de las palabras.

-Se va a enfadar contigo?- pregunté ahora yo.

-Si. No soporta que haga cosas.. arriesgadas.

-Como andar por ahí con licántropos?- dije con humor.

-Exacto.

-No vuelvas entonces- le contesté como quien no quiere la cosa- Quedaté y dormiré en el sofá.

-Que gran idea!- ironizó- en tal caso vendrá a buscarme

Sonreí, y aunque no se me daban bien las matemáticas, mi mente idea una perfecta ecuación:

Edward + Push = Brochetas de chupasangre

-Lo haría?

-Si temiera encontrarme herida o algo similar... probablemente.

-Las perspectivas de que te quedes cada vez me gustan más.

-Jacob, por favor, sabes que eso me reconcome de verdad.

-El que?

-Que os podáis matar el uno al otro! Me vuelve loca. Por que no podéis comportaros de una forma civilizada?

-Está dispuesto a matarme?

Si así era, solo se podía resumir con la palabra... celos. Celos porque nunca tendría lo que yo tengo con Bella.

-No tanto como pareces estarlo tú- gritó- Al menos, él es capaz de comportarse como un adulto en este tema. Sabe que me lastima a mi al herirte a ti, por lo que nunca lo haría. Eso no parece preocuparte en absoluto!

-Claro, por supuesto. Estoy convencido de que es todo un pacifista.

-Vale!

Soltó mi mano de un tirón, y hizo una bola con su cuerpo apretando sus rodillas contra su pecho.

Si ella supiera lo que yo sentía por ella, lo que provocaba a mi corazón cada vez que la tenía cerca.. no creo que se comportara de esa manera tan “protectora” con su querido Edward.

Pero comportándome de aquella manera, tampoco hacía un favor a nadie.

Después de unos minutos en silencio, me levanté para sentarme a su lado, pasando mi brazo alrededor de sus hombros.

-Lo siento. Intentaré comportarme- me disculpé.

Silencio.

-Aún quieres saber lo de Sam?- se encogió de hombros- Es una larga historia, como te dije, y también muy extraña. Esta nueva vida tiene demasiadas cosas raras y no he dispuesto para contarte ni la mitad; la relativa a Sam... , bueno, no se ni siquiera si voy a poder explicártelo correctamente.

-Te escucho- respondió con frialdad, pero con un matiz de curiosidad. Eso me hizo sonreír.

-Fue mucho más duro para Sam que para todo los demás, ya que al ser el primero, estaba solo, y no había nadie que le explicara lo que le sucedía. Su abuelo murió antes de que él naciera y su padre siempre estaba ausente, por lo que no había persona alguna capaz de reconocer los síntomas. La primera vez que se transformó llegó a pensar que había enloquecido. Pasaron dos semanas antes de que se calmara lo suficiente para que volviera a su estado anterior. No puedes acordarte de esto porque acaeció antes de que vinieras a Forks. La madre de Sam y Leah Clerwater movilizaron a los guardabosques y a la policía para la búsqueda. Se pensaba que había sufrido una accidente o algo por el estilo...

-Leah?- dijo sorprendida.

-Si. Ella y Sam fueron novios en el colegio- dije con la voz un poco más dura. Me cabreaba tanto que esa antigua relación afectara el presente- Empezaron a salir cuando él era un novato. Leah se puso como una loca cuando él desapareció.

-Pero él y Emily...

-Ya llegaremos a eso... forma parte de la historia.- respiré profundo y solté el aire de golpe- Sam volvió después de su transformación- continué- pero no podía revelar a nadie su paradero durante aquella ausencia y se dispararon los rumores, la mayoría decía que no había estado en ningún sitio bueno. Una tarde, Sam entró corriendo en casa, y se encontró por casualidad al Viejo Quil Ateara, el abuelo de Quil, que había ido a visitar a la señora Uley. Al anciano estuvo a punto de darle una apoplejía cuando Sam le estrechó la mano.

Me eché a reír de solo imaginar la cara de susto del Viejo Ateara.

-Por que?

Puse mi mano sobre la mejilla de Bella, y le giré el rostro para que me mirara, quedamos a pocos centímetros.

-De acuerdo- dijo cuando por fin se dio cuenta- A Sam le había subido la temperatura.

Reí.

-Tocar la mano de Sam era como ponerla encima de un radiador.

Bella apartó mi mano de su mejilla, pero una fingida despreocupación entrelazó nuestros dedos.

-Entonces, Ateara acudió enseguida a los ancianos- seguí- pues eran los únicos que aún recordaban, los que sabían. De hecho, el señor Ateara, Billy y Harry habían visto transformarse a sus abuelos. Cuando el Viejo Quil habló con ellos, los ancianos se reunieron en secreto con Sam y se lo explicaron todo. Resultó más fácil cuando comprendió y al fin dejó de estar solo. Ellos eran cocientes de que, aunque ningún otro joven era lo bastante mayor, él no iba a ser el único en verse afectado por el regreso de los Cullen- pronuncié con asco ese apellido, ellos eran los culpables de todo- De ese modo, Sam esperó hasta que los demás nos uniéramos a él...

-Los Cullen no tenían ni idea- susurró- ni siquiera creían que aún hubieran hombres lobo en la zona. Ignoraban que su llegada os iba a cambiar.

-Eso no altera el hecho que lo hicieran.

-Recuérdame que no te tome ojeriza.

-Crees que puedo mostrar la misma indulgencia que tú? No todos podemos ser santos y mártires.

-Crece, Jacob.

-Que más quisiera yo.- dije con apenas un hilo de voz.

-Que?

-Es una de las peculiaridades que te comenté...- reí entre dientes.

-No... No puedes crecer...? es eso? No envejeces...? Es un chiste?

-No

A Bella se le empezaron a inundar los ojos de lágrimas y sus dientes empezaron a rechinar.

-Que he dicho, Bella?- pregunté preocupado

-Tú... no... envejeces- dijo después de ponerse de pie con los puños cerrados y el cuerpo tembloroso.

Yo también me puse de pie, y le puse una mano en su hombro en el intento de que se volviera a sentar.

-Ninguno de nosotros se avejenta. Que rayos te pasa?

-Es que soy la única que se va a convertir en una vieja?- gritó mientras manoteaba en el aire. Parecía la típica niña consentida que le habían quitado su caramelo- Maldita sea! En que clase de mundo vivimos? No es justo!

-Tranquilizate, Bella.

-Cierra la boca, Jacob. Tú, cierra la boca! Esto es muy injusto!- volvió a gritar mientras pataleaba.

-De verdad pegas patadas en el suelo? Creía que eso solo lo hacían las chicas en la tele.

Como contestación, Bella gruñó. Gruñó!

-No es tan malo como te crees. Siéntate y te lo explico.

-Prefiero quedarme de pie.

Que cabezota era.

-Vale, como gustes, pero atiende... envejeceré... algún día.

-Aclárame eso.

Dando unos golpecitos en el sitio que había a mi lado, le indiqué que se sentara, y aunque durante algunos segundos, me miró raro... al final accedió y se sentó.

-Cuando obtengamos el suficiente control para dejarlo... volveremos a envejecer cuando dejemos de transformarnos durante un largo periodo. No va a ser fácil- como iba a ser fácil? Si lo chupasangres siempre estaban revoloteando igual que abejas- Vamos a necesitar mucho tiempo para obtener semejante dominio, o eso creo. Ni siquiera Sam lo tiene aun. Por supuesto, la presencia de un enorme aquelarre de vampiros ahí arriba, al otro lado de la carretera, no es de mucha ayuda. Ni se nos pasa por la cabeza la búsqueda de ese autodominio la tribu necesita protectores, pero no hace falta que te preocupes sin necesidad porque, físicamente al menos, ya soy mayor que tú.

-A que te refieres?

-Mírame Bella. Aparento dieciséis años?

-No exactamente- respondió mientras me observaba

-No del todo... aun. Nos habremos desarrollado por completo dentro de unos meses, cuando se activen nuestros genes de licántropos. Voy a pegar un buen estirón- Billy tendría que subir los techos de la casa- físicamente , voy a aparentar unos veinticinco, o algo así...ya no vas a poder ponerte histérica por ser mayor que yo durante al menos otros siete años.

>>Bueno, quieres oír la historia de Sam o prefieres seguir pegando gritos por cosas que no comprendo?
-Disculpa. No me gustan los comentarios relativos a la edad. Es como poner el dedo en la llaga.

Entonces comprendí porque se había puesto así Bella, todo era por culpa de ese maldito Edward. Conté hasta diez para intentar tranquilizarme.

-Dijiste que a Sam todo le resultó más fácil- dijo Bells rompiendo el silencio incómodo que se había formado- una vez que comprendió la situación tras su encuentro con Billy, Harry y el señor Ateara. También me has contado que la licantropía tiene sus cosas buenas... entonces, porque Sam lo aborrece tanto? Porque le gustaría que yo las detestara?

Suspiré.

-Eso es lo más extraño.

-Bueno, yo estoy a favor de lo raro- no hacía falta que lo jurara.

-Si, lo sé- sonreí con ironía- Bueno, tienes razón, una vez que Sam estuvo al tanto de lo que ocurría, todo recuperó casi la normalidad y su vida volvió a ser la de siempre, bueno, quizá no llevó una existencia normal, pero si mejor. Sam no podía decírselo a Leah. Se supone que no debemos revelárselo a nadie inadecuado y él se ponía en peligro al permanecer cerca de su amada. Por eso la engañaba, como hice yo contigo. Leah se enfadaba cuando él no le contaba donde había estado ni adonde iba de noche ni porque estaba tan fatigado, pero a su manera se entendieron, lo intentaron. Se amaban de verdad.

-Ella lo descubrió? Fue eso lo que ocurrió?

-No, ese no fue el problema. Un fin de semana, Emily Young vino a la reserva de los makah para visitar a su prima Leah.

-Emily es la prima de Leah?- la voz de Bella era entrecortada.

-Son primas segundas, aunque cercanas. De pequeñas parecían hermanas.

-Es... espantoso... como pudo Sam?- ella negaba con la cabeza, como si eso fuera los más asqueroso del mundo, pero Bella no sabía que Sam no pudo hacer nada, no podía negarse, simplemente no se podía alejar de Emily.

-No lo juzgues aun. Te ha hablado alguien de...? Has oído hablar de la imprimación?

-Imprimación?- su cara era de confusión- No, que significa?

-Es una de esas cosas singulares con las que nos las tenemos que ver, aunque no le sucede a todo el mundo. De hecho, es la excepción no la regla. Por aquel entonces, Sam ya había oído todas las historias que solíamos tomar como leyendas y sabía en que consistía, pero ni en sueños...

-Que es?

Clavé mi mirada en el azul del océano. Solo podía explicarlo por lo que había escuchado en la mente de Sam, era una sentimiento tan... grande.

-Sam amaba a Leah, pero no le importó nada en cuanto vio a Emily. A veces, sin que sepamos exactamente la razón, encontramos de ese modo a nuestras parejas- mi ojos miraron por una milésima de segundo a Bella, ojalá ella fuera mi pareja, lo había deseado tantas veces, y aunque odiara admitirlo, envidiaba a Cullen por tenerla a su lado de esa forma- Me refiero a nuestras almas gemelas.

-De que modo? Amor a primera vista?- su voz era de burla, pero yo me mantuve serio. Solo de pensar lo que era Emily para Sam se me erizaban los pelos.

-Un poquito más fuerte que eso. Más... contundente.

-Perdón, lo dices en serio, verdad?- Bella se dio cuenta de que no estaba bromeando

-Así es.

-Amor a primera vista pero con mayor fuerza?- su voz tenía un matiz de incredulidad.

-No es fácil de explicar. De todos modos, tampoco importa. Querías saber que sucedió para que Sam odiara los vampiros porque su presencia le transformó e hizo que se detestara a si mismo. Pues eso fue lo que le sucedió, que le rompió el corazón a Leah. Quebrantó todas las promesas que le había hecho. Sam ha de ver la acusación en los ojos de Leah todos los días con la certeza de que ella tiene razón.

Me callé de repente, había hablado de más. Y aunque quería contarle todo a Bella, no era quien para ir contando las desdichas de otros.

-Como maneja Emily esa situación estando como estaba tan cercana a Leah...?

-Se enfadó mucho en un primer momento, pero era difícil resistirse a ese nivel de compromiso y adoración- Sam la trataba como si fuera su sol, su vida, su aire, su sangre... su todo- Entonces, Sam pudo contárselo todo. Ningúna regla te ata cuando encuentras a tu media naranja. Sabes como resultó herida Emily?

-Si

-Bueno, por extraño que pueda parecer, fue la solución a todos los problemas. Sam estaba tan horrorizado y sentía tanto desprecio hacia si mismo, tanto odio por lo que había hecho, que se habría lanzado bajo las ruedas de un autobús si eso le hubiera hecho sentir mejor. Y lo podía haber hecho solo para escapar de sus actos. Estaba desolado... Entonces, sin saber muy bien como, ella le reconfortó a él y después de eso...- después de eso todos felices, demasiado felices, me costaba algunas veces poder estar a su lado, porque de verdad me dolía no poder estar de la misma forma con Bella.

-Pobre Emily. Pobre Sam. Pobre Leah...

-Si, Leah fue la peor parada. Le echa valor. Va a ser la dama de honor.

Me quedé mirándola fijo, sin poder apartar mi ojos de su rostro, mientras ella miraba algo en el horizonte. Era tan bonita, era perfecta para mi. La quería tanto...

-Te ha pasado a ti eso del amor a primera vista?

-No. Solo les ha sucedido a Sam y Jared

-Um

No sabía como tomarme eso. Pero me lo tomé de la única forma que mi corazón no pudiera romperse en mil pedacitos. Simple curiosidad. Aunque me hubiera gustado que Bella fuera mi impronta, poder estar con ella siempre, poder amarla, que ella me amara...

-Que tal le fue a Jared?

-Sin nada digno de mención. Se trataba de su compañera de pupitre. Se había sentado a su la do una año y no la había mirado dos veces. Entonces, de pronto, él cambio, la volvió a mirar y ya no apartó los ojos. Kim quedó encantada, ya que estaba loca por él. En su diario, había enlazado el apellido de Jared al de ella por todas partes.

Mi reí con fuerza. Vale que estuvieras colada por él, pero de ahí a enlazar los apellidos... era muy cursi.

-Te lo dijo Jared? No debió hacerlo.

Me mordí el labio en una intento de poder controlar las carcajadas.

-Supongo que no debería reírme, aunque es divertido.

-Menuda alma gemela.

-Jared no me comentó nada de eso a sabiendas. Ya te lo había explicado, te acuerdas?

-Ah, si, sois capaces de oír los pensamientos de los demás miembros de la manada, pero cuando solo sois lobos, no es así?

-Exacto. Igual que tu chupasangres.

-Edward- me corrigió

-Vale, vale. Por eso es por lo que se tanto acerca de los sentimientos de Sam. No es igual que si él nos lo hubiera contado todo de haber podido elegir. De hecho, es algo que todos odiamos- ese “don” era como tener un diario donde pone con grandes letras leeme y luces de colores que llamaran la atención, y que por esas casualidades de la vida tu hermano mayor tuviera la llave- No tener privacidad ni secretos es atroz. Todo lo que te avergüenza queda expuesto para que todos lo vean.

-Tiene pinta de ser algo espantoso.

-resulta útil cuando hemos de coordinarnos, una vez de higos a brevas. Lo de Laurent fue divertido. Y si los Cullen no se hubieran interpuesto en nuestro camino este último sábado... ay! Podríamos haberlos alcanzado!

Apreté los puños con rabia. Por culpa de eso vampiritos, aún Bella estaba en peligro.

-Pero, de todos modos, no te sucede eso todo el tiempo? No te lee Edward los pensamientos?

-Oh, no, nunca entra en mi mente. Aunque ya le gustaría. - me sorprendí, pero Edward no era lector de mentes? Y eso quería decir que podía saber lo que los demás sabían, no?-No puede leerme la mente- me explicó- Soy la única excepción, pero ignoramos el motivo.

-Que raro!

-Si. Probablemente, eso significa que me falta algún que otro tornillo.

-Siempre supe que no andabas bien de la cabeza

-Gracias

De repente, el sol y su rayos se hicieron paso entre las nubes, y todo cambió de color. Parpadeamos para que así nuestros ojos se acostumbraran a la repentina luz. Se escuchaba el chocar de las olas con las rocas y el chillido de las gaviotas. Tranquilidad.

Me acerqué a Bella, y apoyé la cabeza en su brazo, se sentía tan bien tenerla a mi lado. A los poco minutos, ella se apartó para poder quitarse el impermeable, entre mi temperatura y la de los rayos del sol seguro que tenía calor, así que aproveché para acomodarme más cerca de ella y apoyar mi cabeza en su coronilla. Su respiración hacía que mi corazón latiera con intensidad. Hubiera congelado ese momento, y lo hubiera guardado en un bote de cristal, y siempre que la hubiera echado de menos – eso era casi siempre- lo hubiera abierto para poder volverlo a vivir.

-En que piensas?- le susurré

-En el sol

-Um. Es agradable.

Bella se levantó, eso solo quería decir una cosa...

-No te vayas aún. Vamos, regresemos a mi casa.

-En realidad, creo que debería marcharme. Angela Weber me está esperando y se que Alice está preocupada. No quiero inquietarla demasiado.

-Pero si acabas de llegar!

-Eso es lo que parece

-No se cuando volveré a verte- me dolía solo pensar que a lo mejor tardaría mucho tiempo en volverla a ver.

-Regresaré la próxima vez que él se vaya.

-Irse? Es un buen eufemismo para describir su conducta. Malditas garrapatas.

-No vendré jamás si eres incapaz de ser agradable- intentó deshacer nuestras manos, pero yo lo impedí.

-No te enfades. Ha sido una reacción instintiva.

-Vas a tener que meterte algo en la cabeza si quieres que vuelva, vale? Mira, no me preocupa quien es vampiro, y quien es licántropo. Es irrelevante. Tú eres Jacob, él es Edward y yo, Bella. Todo lo demás no importa.

-Pero yo soy un licántropo- dije con pocas ganas- y él, un vampiro- seguí con asco.

-Y yo soy virgo!

-Si en verdad eres capaz de verlo así...

-Puedo hacerlo.

-De acuerdo. Bella y Jacob. Nada de extrañas virgo por aquí.

Le dediqué una sonrisa y ella me la devolvió. Era hermoso verla sonreír.

-Te he echado de menos, Jake.

-Yo también. Más de lo que supones. Volveré a verte pronto?

-En cuanto pueda- me prometió. Y con esa promesa desapareció de mi vista subida en esa vieja Chevy ruidosa.

--------------------------
Hola mis dulces lectores!
Quiero pedir perdón por tardarme tanto en actualizar de este fic, pero me cuesta mucho escribirlo, y no tendría que ser así...
Espero que os guste!!! :) Comentarios??
OsAmo!!

4 comentarios:

  1. AMIGAA Mia me vas a tener que perdonar por tenerte algo abandonada :( pero esque voy para atras como los cangrejos vi tu comentario hace nada.
    Y bueno tu capitulo Genial no lo siguente quiero mas sisisisi!! madre mia ya parezco Alice me faltan los saltitos jajaja
    un beso enorme amiga cuidate ;)
    que tengas un viernes genial
    te quiere luna de amanecer
    por cierto tienes facebooK

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa!!!!!!!!!! te prometí que pasaría y aquí estoy. Me he cagado un pelín estos días en blogger por no dejarme actualizar, pero pedazo de gran p... te han hecho borrandote comentarios.
    Voy al grano: El cap, como siempre, genial. Me he descojonado cuando Jacob dice "Sonreí, y aunque no se me daban bien las matemáticas, mi mente idea una perfecta ecuación:
    Edward + Push = Brochetas de chupasangre" juas juas XDDD genial, y encima estaba estudiando mates para el examen de la prueva de acceso a grado superior y me partía más. A partir de ese momento cada vez que veía una ecuación me venía a la mente.
    No te estreses por eso que te cuesta, cuando más te rayes por eso será peor, cuando los tengas listos y te gusten, los cuelgas (sin prisas).
    El cap está super bien, los personajes los has bordado, y se me ha hecho súper corto, cuando terminé de leerlo... !quería más!
    Un petonet molt gran i ens llegim divendres. T'estimuuu

    ResponderEliminar
  3. que fantastico,que maravilloso. meencanta. cada vez esta mas interesante la historia. un 10 le pongo aunque se merece mas.

    saludis encanto

    ResponderEliminar
  4. Mariia, esta demasiado bueno este fic de verdad escribes demasiado bien... espero leer el proximo capi pronto... me estan comiendo los nervios jijijiji... cuidate que estes bien :)

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)