Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 23 de mayo de 2010

Amante de ensueñO * CapítuLo 5/2

Sunshine giró un poco su cuaderno de bocetos para que Grace pudiese ver su interpretación de Julián.

— ¿Te das cuenta del modo en que la luz resalta el tono dorado de su piel? Da la sensación de que el sol le besara.

Grace frunció el ceño. Sunshine tenía razón.

Julián se inclinó hacia ella, con los ojos azules repletos de pasión.

— Vuelve a casa conmigo, Grace —le susurró al oído—. Ahora. Déjame que te abrace, que te desnude y que te enseñe cómo quieren los dioses que un hombre ame a una mujer. Te juro que lo recordarás durante el resto de tu vida.

Grace cerró los ojos mareada con el aroma del sándalo. El aliento de Julián le acariciaba el cuello y su rostro estaba tan cerca que podía sentir los incipientes pelos de su barba rozándole la mejilla.

Todo su cuerpo quería rendirse ante él. Sí, por favor, sí.

Miró los definidos y duros músculos de los hombros y el hueco de la garganta. ¡Ay, cómo desearía pasar la lengua por esa piel dorada, y comprobar que el resto de su cuerpo era tan sabroso como su boca!

Julián sería espléndido en la cama. No había duda.

Pero ella no significaba nada para él. Nada en absoluto.

— No puedo —balbuceó, dando un paso atrás.

Con la decepción reflejada en los ojos, Julián apartó la mirada y adoptó una actitud brusca y resuelta.

— Podrás —le aseguró.

Interiormente, sabía que Julián tenía razón. ¿Cuánto tiempo sería capaz una mujer de resistirse a un hombre como él?

Alejando esos pensamientos de la mente, miró al otro lado de la calle, a Jackson Brewery.

— Necesitamos comprarte algo que te siente bien.

— No he podido hacer otra cosa; le saca una cabeza a Bill, y es dos veces más ancho de hombros —dijo Selena—. La estupenda idea de que lo trajera conmigo fue tuya.

Grace la miró con los ojos entornados.

— De acuerdo. Estaremos en Brewery, por si nos necesitas.

— Muy bien, pero tened cuidado.

— ¿Que tengamos cuidado? —preguntó Grace.

Selena señaló a Julián con el dedo gordo.

— Si hay una estampida de mujeres, hazme caso y apártate de su camino. Desde que se fue el último grupo de «admiradoras» no siento el pie derecho.

Grace cruzó la calle entre carcajadas. Sabía que Julián iría tras ella; de hecho, sentía su presencia justo a su espalda. Era algo innegable: ese hombre tenía una forma horrorosa de invadir sus pensamientos y sus sentidos.

Ninguno de los dos dijo una palabra mientras atravesaban la atestada galería comercial, y entraban en la primera tienda que vieron.

Grace echó un vistazo hasta encontrar la sección de ropa masculina. Cuando la localizó, se dirigió hacia allí.

— ¿Qué estilo de ropa te gusta más? —le preguntó a Julián, mientras se detenía junto al expositor de los vaqueros.

— Para lo que tengo en mente, el nudismo nos vendría bien.

Grace puso los ojos en blanco.

— Estás intentando fastidiarme, ¿verdad?

— Tal vez. Debo admitir que me gustas mucho cuando te sonrojas.

Y se acercó a ella.

Grace se apartó y dejó que el mostrador de los vaqueros se interpusiera entre ellos.

— Creo que necesitarás por lo menos tres pares de pantalones mientras estés aquí.

Él suspiró y miró atentamente los vaqueros.

— ¿Para qué molestarte si me iré dentro de unas semanas?

Grace lo miró furiosa...

— ¡Jesús, Julián! —le espetó, indignada—. Te comportas como si nadie se hubiese preocupado de vestirte en tus anteriores invocaciones.

— No lo hicieron.

Grace se quedó paralizada ante el desapasionado tono de su voz.

— ¿Me estás diciendo que durante los últimos dos mil años nadie se ha preocupado de que te pongas algo de ropa encima?

— Sólo en dos ocasiones —le contestó con la misma inflexión monótona—. Una vez, durante una ventisca en Inglaterra, en la época de la Regencia, una de mis invocadoras me cubrió con un camisón rosa de volantes, antes de sacarme al balcón para que su marido no me encontrara en la cama. La segunda vez fue demasiado bochornosa para contártela.

— No tiene gracia. Y no entiendo cómo una mujer puede tener a un hombre al lado durante un mes y no preocuparse de que se vista.

— Mírame, Grace —le dijo, extendiendo los brazos para que contemplara su esbelto y delicioso cuerpo—. Soy un esclavo sexual. Nadie había pensado jamás en ponerme ropa para cumplir con mis obligaciones, antes de que tú llegaras.

La apasionada mirada de Julián la mantenía en un estado de trance, pero el dolor que él intentaba ocultar en las profundidades azules de sus ojos la golpeó con fuerza. Y el golpe le llegó al alma.

— Te aseguro —prosiguió él en voz baja— que una vez me tenían dentro, hacían cualquier cosa por mantenerme allí; en la Edad Media, una de las invocadoras atrancó la puerta y dijo a todo el mundo que tenía la peste.

Grace desvió la mirada mientras le escuchaba. Lo que contaba era increíble, pero podía decir —por la expresión de su rostro— que no estaba exagerando ni un ápice.

No era capaz de imaginarse las degradaciones que habría sufrido a lo largo de los siglos. ¡Santo Dios!, la gente trataba a los animales mejor de lo que le habían tratado a él.

— ¿Te invocaban y ninguna de ellas conversaba contigo, ni te daba ropa?

— La fantasía de todo hombre, ¿no es cierto? Tener a un millón de mujeres dispuestas a arrojarse a tus brazos, sin compromisos ni promesas. Sin buscar otra cosa que tu cuerpo y las pocas semanas de placer que puedes proporcionarles —el tono ligero no consiguió ocultar la amargura que le invadía.

Puede que ésa fuese la fantasía de cualquier hombre, pero estaba claro que no era la de Julián.

— Bueno —dijo Grace, volviendo a los vaqueros—, yo no soy así, y vas a necesitar llevar algo encima cuando salgamos.

La mirada que él le dedicó fue tan iracunda que dio un involuntario paso hacia atrás.

— No me maldijeron para ser mostrado en público, Grace. Estoy aquí para servirte a ti, y sólo a ti.

Qué bien sonaba eso. Pero ni aún así iba a darse por vencida. No podía utilizar a otro ser humano de la forma que Julián describía. Estaba mal y no sería capaz de seguir viviendo consigo misma si le hacía eso.

— Me da igual —dijo, decidida—. Quiero que salgas conmigo y vas a necesitar ropa —y comenzó a mirar las tallas de los pantalones.

Julián guardó silencio.

Grace alzó los ojos y captó la tenebrosa y encolerizada mirada de él.

— ¿Qué?

— ¿Qué de qué? —espetó él.

— Nada. Vamos a ver cuál de éstos te queda mejor —cogió unos cuantos vaqueros de diferentes tallas y se los ofreció. Por el modo en que Julián reaccionó, cualquiera habría pensado que le estaba dando una mierda de perro.

Sin hacer caso de su amenazante apariencia, Grace le empujó hacia los probadores y cerró con fuerza la puerta de uno de los compartimentos tras él.

Julián se quedó paralizado al entrar en el pequeño cubículo. Su imagen le asaltó súbitamente desde tres ángulos diferentes. Durante un minuto, fue incapaz de respirar mientras luchaba contra el irrefrenable deseo de huir del estrecho y reducido habitáculo. No podía hacer un solo movimiento sin darse un golpe con la puerta o con los espejos.

Pero aún peor que la claustrofobia, fue enfrentarse a la imagen de su rostro. Hacía siglos que no contemplaba su reflejo. El hombre que tenía delante se parecía tanto a su padre que le entraron deseos de hacer pedazos el cristal. Tenían los mismos rasgos angulosos y la misma mirada desdeñosa.

Lo único que no compartían era la profunda e irregular cicatriz que atravesaba la mejilla izquierda de su progenitor.

Por primera vez en incontables siglos, Julián contempló la desagradable imagen de las tres trenzas que le identificaban como general, y que le caían sobre el hombro.

Alzó una temblorosa mano y las tocó mientras hacía algo que no había hecho en mucho tiempo: recordar el día que se ganó el derecho a llevarlas.

Durante la batalla de Tebas, el general que les comandaba cayó abatido y las tropas macedonias comenzaron a replegarse aterrorizadas. Él agarró la espada del general, reagrupó a sus hombres y les condujo a la victoria, aplastando a los romanos.

El día posterior a la lucha, la Reina de Macedonia en persona le trenzó el cabello y le regaló las tres cuentas de cristal que las sujetaban en los extremos.

Julián encerró las pequeñas bolitas en un puño.

Esas trenzas habían pertenecido al que una vez fuera un orgulloso y heroico general macedonio, cuyo ejército fue tan poderoso que obligó a los romanos a dispersarse aterrorizados.

El recuerdo le atormentaba.

Bajó la mirada hacia el anillo que llevaba en la mano derecha. Un anillo que había estado allí tanto tiempo que ya no era consciente de que existía; hacía mucho que había olvidado su significado.

Pero las trenzas…

No había pensado en ellas desde hacía muchos, muchos siglos.

Tocándolas en ese momento, recordaba al hombre que una vez fue. Recordaba los rostros de sus familiares. A la gente que se apresuraba a servirle. A aquéllos que le temían y le respetaban.

Recordaba una época en la que él mismo gobernaba su destino, y el mundo conocido se extendía ante él para ser conquistado.

Y ahora no era más que…

Con un nudo en la garganta, cerró los ojos y se quitó las cuentas del extremo de las trenzas, antes de comenzar a deshacerlas.

Mientras sus dedos se esforzaban en deshacer la primera de ellas, miró los pantalones que había dejado caer al suelo.

¿Por qué estaba haciendo Grace eso por él? ¿Por qué se empeñaba en tratarle como a un ser humano?

Estaba tan acostumbrado a ser tratado como a un objeto, que la amabilidad de esta mujer le resultaba insoportable. El trato impersonal y frío que había mantenido con el resto de sus invocadoras le había ayudado a tolerar la maldición, a no recordar quién y qué fue tiempo atrás.

A no recordar lo que había perdido.

Le permitía concentrarse tan solo en el aquí y el ahora, en los placeres efímeros que tenía por delante.

Pero los seres humanos no vivían de ese modo. Tenían familias, amigos, un futuro y muchos sueños.

Esperanzas.

Cosas que hacía siglos que él había dejado atrás. Cosas que jamás volvería a conocer.

— ¡Maldito seas, Príapo! —resopló mientras tironeaba de la última trenza—. ¡Y maldito sea yo también!

Grace lo miró asombrada, de la cabeza a los pies y de nuevo hacia arriba, cuando por fin Julián salió del probador vestido con unos vaqueros que parecían haber sido diseñados específicamente para él.

La ceñida camiseta de tirantes que Selena le había prestado, le llegaba justo a la estrecha y musculosa cintura. Los pantalones le caían sobre las caderas, dejando a la vista una porción de su duro estómago, dividido en dos por la línea de vello oscuro que comenzaba bajo el ombligo y desaparecía bajo el vaquero.

Grace tuvo el fuerte impulso de acercarse a él y deslizar la mano por aquel sugerente sendero para investigar hasta dónde llevaba. Recordaba demasiado bien la imagen de Julián desnudo delante de ella.

Con los dientes apretados y tratando de normalizar la respiración, tuvo que admitir que los vaqueros le sentaban de maravilla. Estaba mucho mejor que con los pantalones cortos —si es que eso era posible.

Sunshine estaba en lo cierto: tenía el mejor culo que un vaquero hubiese tapado jamás, y en lo único que podía pensar era en pasar la mano por ese trasero y darle un buen apretón.

La vendedora, y la clienta a la que ésta atendía, dejaron de hablar y miraron a Julián boquiabiertas.

— ¿Me quedan bien? —le preguntó a Grace.

— ¡Uf!, sí corazón —le contestó Grace sin aliento, antes de pensar en lo que iba a decir.

Julián le sonrió, pero la sonrisa no le iluminó los ojos.

Grace dio una vuelta completa a su alrededor y se fijó en la talla.

¡Ay, sí!, ¡un culo precioso!

Distraída por su bien formada espalda, pasó inadvertidamente los dedos sobre su piel mientras cogía la etiqueta. Sintió como Julián se tensaba.

— Ya sabes —dijo él, mirándola por encima del hombro—, que disfrutaríamos muchísimo más si
ambos estuviésemos desnudos. Y en tu cama.

Grace escuchó cómo la vendedora y la otra mujer jadeaban sorprendidas.

Con el rostro abochornado, se enderezó y lo miró furiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)