Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 24 de febrero de 2012

Una nueva vida sin recuerdos * Capítulo 1


Capitulo 1: Sin salida.

Bella POV

-Prometo que no dolerá…-.

Cerré los ojos. Sabía lo que se avecinaba así que solté en un suave susurro mis últimas palabras.

“Edward te amo”

Laurent inspiro con ansias mi sangre. Estaba totalmente entregado a su sed.

Laurent POV

Exhalo con un sonoro suspiro y miro a mi presa como si se me fuera la eternidad en ello. Esa humana era sin dudas especial. No entendía como los Cullens aguantaron tanto tiempo sin beber de su dulce sangre.

No hay manera de explicarlo, pero solo lo sabré una vez que termine con ella.

Levante mi brazo derecho para golpear su cabeza y así matarla de un golpe. Podría también haberle cortado el cuello con mis uñas o mis dientes. Pero el solo hecho de imaginarlo, sumando que su aroma me bloqueaba por completo, sabía muy bien que sería insensato de mi parte derramar siquiera una gota de su sangre.

Ella seguía ahí, respirando irregularmente con esos malditos latidos del corazón, enloqueciéndome cada vez más.

Y me detuve a pensar en frio. Porque no daba más de sed, pero quería saborearla, ya que dudaba que vuelva a encontrar otra presa con la sangre tan deliciosa.

Le di un golpe seco en la cabeza e Isabella cayo brutalmente al suelo seco. Su corazón seguía latiendo alucinadamente para mi sorpresa pero estaba al tanto de que Isabella ya estaba muerta.

Mordí su muñeca y succione todo el néctar de su frágil y casi vacío cuerpo.

Pero a pesar de estar casi drogado por el placer de saciar mi sed, percibí un olor desagradable y por inercia tome el cuerpo, lo tire a mis espaldas y comencé a correr.

Sabía que tenía que confundir mis rastros así que deje al cuerpo cerca de Alaska en donde seguro nadie lo tomaría ya que reconocerían mi olor en el.

Y corrí hacia Canadá pero cuando creía que ya los había perdido me emboscaron. Intuía que estaba perdido ante semejantes perros, pero no me importo. Les daría batalla hasta el final.

Creí que eran dos como la última vez.

Pero mi mente me engaño por primera y…única vez.

Cuando se encontraba a un metro de distancia de mi, el perro negro fue rodeado de tres perros mas.

Solo logre empujar con mi brazo al primero, cuando se me tiran dos perros encima.

Lo último que recuerdo fue como el maldito perro de color castaño incrustaba su ocico en mi cuello y como se oscurecía todo.


Así es la vida * Capítulo 4




Sábado de Renesmee:

Me levante, era sábado, y para mi desgracia, no había dormido en toda la noche, la intriga me mataba. Estuve dándole vueltas toda la noche, que lo voy hacer, soy así de masoquista.

Desayune delante la TV, y sentada en el sofá. Hice mi cama, limpie mi cuarto y me duche. 
Cuando me quise dar cuenta ya eran las 2:30pm, hora de comer. Los sábados era el día que me tocaba a mi decir que se hacia para comer. Así que mi madre, se esmero a hacer mi plato favorito, “fideua”, que consiste en fideos fritos con gambas.

Cuando termine recogí la mesa y fui a mi habitación, me plante delante el armario y rebusque algo decente para ponerme. Después de hacer diferentes poses con diferentes conjuntos delante del espejo, me decante por ponerme un vestido azul, por encima las rodillas, y las botas negras.

Ya era casi la hora, no vivía lejos de mi casa, así que no tarde mucho en llegar.

DIING, DOONG... llame a la puerta, y tardo casi un minuto en abrirla. Quería negarlo, pero estaba nerviosa, tanto misterio... no me gustaba.

-hola-saludo-creí que no vendrías.

-¿por que no iba a venir?¿no teníamos una cita?- aaaaahhhh, no quería decir lo de cita, pero me salio así, sin pensar, y lo que se ha dicho, dicho esta.

-¿cita?, me gusta, suena bien. Pero donde están mis modales, por favor pasa.

Y ya esta, ya estaba dentro de su casa, ya me podría explicar, lo que no podía decir delante la gente.

-te veo un poco... rara...¿que te pasa?- me dijo mirándome a los ojos.

-uff... quiero... que me digas... de que querías hablar-le dije mirando al suelo.

-uyuyuy...-dijo con tono de burla- ¿tantas ganas tienes ya de irte, y desaparecer de mi lado?

-NOOO!!!... solo es curiosidad...

-ok, pues entonces, ¿que te parece, si te enseño mi casa?

Que remedio, así que asentí, y me llevo a hacer un tour por su enorme casa. Cuando termino, me llevo al salón, me hizo sentarme en el sofá, y él se sentó a mi lado.

-vale, se que no lo puedo alargar mas, pero me da miedo que después de que te diga lo que te tengo que decir, salgas por la puerta-decía muy serio

-te prometo, que no saldré corriendo, no puede ser tan malo lo que me tienes que decir.

Cogió una gran bocanada de aire y la expulso. Me agarro una mano, y con la mano que tenia libre, me acaricio la mejilla.

-Nessi... yo... a mi...me gustas mucho, desde el primer día que se cruzaron nuestros ojos, desde ese preciso momento, no dejo de pensar en ti, en tu sonrisa...-bajo la cabeza avergonzado y dejo de agarrarme la mano- eso era lo que tenia que decirte, eso era...
No sabia como decirle que a mi me pasaba lo mismo, así que decidí demostrárselo. Le agarre con ambas manos la cara, y deposite en sus labios... un suave beso.


Estaba... estaba... emocionada, nerviosa,... no era mi primer beso, pero parecía como si lo fuera, no sabia como reaccionar, tampoco sabia como reaccionaria Jacob, a lo mejor había sido demasiado directa. Pero cuando pasaron los segundos Jacob reacciono, y me devolvió el beso que tanto anhelaba. Era un beso dulce, muy dulce, un beso de los que no se olvidan. 

Cuando nos tuvimos que separar por falta de oxigeno, no por nuestro deseo, al menos no el mio, me miro a los ojos, era una mirada... profunda, como si quisiera buscar algo dentro de mi.
 
-no me esperaba que me besaras.
 
-yo tampoco esperaba que me devolvieras el beso, hubo un momento que creí que no querías que te besara, te quedaste como... en blanco.
 
-pues la verdad es que si, me quede en blanco. Ahh, y siempre quiero que me beses.
 
Cuando dijo esto no nos pudimos resistir, nos volvimos a fundir, en uno de nuestros besos.


Sábado de Leah:
 
me levante, era sábado, y para mi desgracia, era el día mas aburrido de la semana, si no es que pasara un milagro. Para mi suerte me levante tarde, casi a la hora de comer, así que la mañana ya la tenia solucionada.
 
Me vestí, comí y arregle un poco mi habitación. Cuando el aburrimiento ya me mataba, encendí el ordenador para ver si estaban conectadas Jane y Nessi.
 
Pero ellas no estaban, era raro, los sábados, y mas a esa hora, ellas siempre estaban conectadas.
 
De repente sonó una campanilla, era la que me avisaba que había recibido un mensaje.


Hola:
seguramente te preguntaras porque me comporte de esa forma en el cine, pero estaba muy nervioso.
No quería que te sintieras incomoda, ni obligada a nada, quería que todo saliera perfecto, y al final todo salio mal.
Solo te pediría que me dieras otra oportunidad.
Espero que contestes, o que me llames o si prefieres hablamos el lunes.
Muchos besos.
Paul

Ese correo me sorprendió mucho, para nada me lo esperaba. La verdad es que no me imaginaba a Paul escribiendo una disculpa. Pero fuera como fuera, quería volver a salir con él y darle otra oportunidad.

Hola:
vamos hacer una cosa, ok??
olvidamos la ultima y primera cita que hemos tenido, como si no hubiésemos salido.
Así podemos empezar de nuevo. Quedamos el viernes que viene?? cine y palomitas??
piénsalo y hablamos el lunes.
Muchos besos
Leah


sábado de Jane:
 
era sábado, y por culpa de mi hermano me tuve que levantar temprano. Lo tenia que llevar a la biblioteca a por unos libros para el colegio.
 
Al salir de la “casa de los libros”, teníamos hambre, así que aprovechamos y nos paramos a comer a un buffet chino. Al salir,me encontré con mi madre, que se llevo a Alec, mi hermano, y a mi me pidió, como siempre, que le fuera a por unos recados. Fui a la panadería, a la carnicería, al supermercado,...
 
y ya me veis a mi, con las manos llenas de bolsas y un cabreo monumental por culpa del sueño, que aunque hacia horas que me había levantado, seguía acechándome.
 
Cuando estaba a punto de llegar a mi casa, me tropecé con algo o con alguien.
 
-perdona, no te había visto-dijo una voz, así que decidí que era alguien.
 
-da igual, total, ya estoy acostumbrada a que nadie me vea.
 
-no digas eso...
 
entonces levante la cabeza y lo vi, era un chico mas o menos de mi edad, moreno y con los ojos marrones.
 
-eehh... eehh...- no sabia que decir.
 
-bueno ya nos veremos
 
solo pude asentir
 
-adiós
 
-adiós
 
cuando lo vi doblar la esquina, reaccione y entre en el portal de mi casa, con una sensación muy rara.


Solos tú & yo * Capítulo 27





Adaptación

Capítulo 27:


No fui a la clase de arte. Me fui luego del almuerzo.

No, tacha eso. La verdad es que me fui en medio del almuerzo. Segundos después de mi horrible encuentro con Emmett, corrí hacia el estacionamiento (perseguida por un interminable coro de ¡torpe!), de un salto entré a mi auto y luego me alejé de allí a toda velocidad mucho antes de que la campana sonara.

Necesitaba alejarme de Emmett. Poner un poco de distancia entre ese espeluznante tatuaje y yo, ese complicado diseño del uróboro que aparece y desaparece en cuestión de segundos, igual que solía hacer el tatuaje que Tanya tenía en la muñeca.

El símbolo innegable que marca a Emmett como un inmortal malévolo, como había pensado.
Y aunque Edward no logró advertirme sobre ellos, él ni siquiera sabía que existían hasta que Tanya se volvió mala, todavía no puedo creer que me haya costado tanto tiempo descubrirlo. O sea, aunque él come y bebe, aunque su aura sea visible y sus pensamientos se puedan leer (bueno, al menos por mi), ahora me doy cuenta que todo eso era una fachada. Como esos edificios de Hollywood que están cuidadosamente construidos de manera que luzcan como algo que no son. Eso es lo que Emmett hizo: él proyectó a propósito toda esta falsa apariencia del chico inglés alegre y despreocupado, con su brillante aura y pensamientos felices y cachondos, cuando en realidad en el fondo él es todo menos eso.

El Emmett de verdad es siniestro y malvado.

Y todo lo que pueda aplicar como malo. Pero es aún peor el hecho de que él planea matar a mi novio y yo todavía no sé por qué.

Porque el motivo fue lo único que no logré ver en mi breve y perturbadora visita al interior de su mente.

Y el motivo sería algo muy importante si alguna vez me veo forzada a matarlo porque, para deshacerse de él por siempre, es imperativo golpear el chacra correcto y el no saber el motivo significa que podría fallar.

O sea, podría golpear el primer chacra -o el chacra raíz, como a veces le llaman- el centro de la furia, la violencia y la codicia. O tal ves el chacra ombligo, o el centro sacro, en donde vive la envidia y los celos. Pero como no tengo idea de cuáles son sus motivos, sería demasiado fácil golpear el chacra equivocado. Lo cual, no solo lograría que no lo matara, si no que también lo pondría increíblemente enojado y me dejaría con seis chacras más de dónde escoger y para ese entonces me temo que ya él me habría atrapado.

Además, matar a Emmett demasiado pronto solo me lastimará a mí, porque eso solo aseguraría que él se lleve consigo el secreto de qué le hizo a Edward y al resto de la escuela. Y eso es un riesgo del cual no me puedo dar el lujo, sin mencionar que, de todas maneras, tampoco me gusta mucho la idea de matar a alguien. Las únicas veces que tuve que recurrir a la violencia física fue porque mi única opción era luchar o morir. Y tan pronto me di cuenta de lo que le había hecho a Tanya, deseé no tener que volver a hacerlo nunca. 

Porque, aunque ella me había matado en todas mis vidas anteriores, aunque ella admitió que mató a toda mi familia -incluyendo a mi perro- eso no hace mucho por aliviar mi culpa. O sea, el saber que yo soy la responsable de su muerte me hace sentir horrible.

Y cómo otra vez estoy básicamente en dónde empecé, decidí volver al principio, girando a la derecha en Coast Highway y dirigiéndome a la casa de Edward, planeando sacar provecho del próximo par de horas mientras ellos aún están en la escuela, colarme en su casa e investigar todo.

Me detengo en el puesto del guardia, saludo con la mano y continúo hacia la entrada, asumiendo con naturalidad que esta se abrirá ante mí, pero tengo que utilizar los frenos de sopetón para evitar dañar la parte frontal de mi auto porque la entrada se mantiene cerrada.

-Disculpa. ¡Disculpa!- Grita el guardia, apresurándose hacia mi auto como si yo fuera una especie de intrusa, como si nunca me hubiera visto cuando la verdad es que, hasta la semana pasada, yo estaba aquí casi todos los días.

-Solo voy a casa de Edward, así que si me pudieras abrir la entrada, estaría de camino en...

Ella me mira con sus ojos entrecerrados y sus labios presionados hasta formar una fina línea.

-Tendré que pedirte que te vayas.

-¿Qué? ¿Pero por qué?

-Estas fuera de la lista- ella dice, con sus manos plantadas firmemente en sus caderas y su cara no revela ni la más mínima señal de remordimiento después de todos esos meses de sonrisas y saludos.

Yo me quedo allí sentada, con mis labios presionados, permitiéndome procesar bien las palabras.

Estoy fuera de la lista. Estoy fuera de la lista permanente. Estoy en la lista negra, o como quiera que se le diga cuando tienes prohibido por tiempo indefinido el acceso a una gloriosa comunidad con acceso controlado.

Lo cual ya es malo de por si, pero es aún peor el tener que escuchar por medio de la enorme guardia la noticia de nuestro rompimiento oficial, en lugar de que sea Edward quién me lo diga.

Yo miro a mis muslos y aprieto la palanca de cambios tan fuerte, que este amenaza con reventar en mis manos. Luego trago con dificultad y la miro mientras digo:

-Bueno, como obviamente ya te habrán informado, Edward y yo terminamos, pero yo solo quería ir a su casa rapidito y tomar algunas de mis cosas porque como podrás ver...- Yo abro mi bolso y rápidamente meto mi mano -Todavía tengo la llave.

La alzo en lo alto, observando como el sol se refleja en el dorado y brilloso metal, demasiado atrapada en mi propia mortificación para prever que ella extiende su mano y me arrebata la llave.

-Ahora, te pido muy amablemente que salgas de los alrededores- ella dice, guardando la llave en su bolsillo y su forma es aún visible mientras la tela se presiona contra sus pechos de Mamut y ni siquiera me da tiempo para que mi pié presione el pedal de la gasolina y alejarme de allí antes de que ella añada: -Vete ahora. Retrocede. No me hagas pedírtelo otra vez.


Otros * Poemas


Que equivocada estaba,
aun que me lo esperaba.

No era lo que buscabas,
pero aun así que bien me engañabas.

Te buscaste a otra
dejandome a mi abandonada,
creyendo que me quedaría sola
mientras otra vez llegabas.

Pero lo que no te esperabas,
es que cuando tú desapareciste,
llegaron cuatro a mi cama,
que me regalaron sonrisas,
y momentos de lujuria apasionada.

Me hicieron sentir cosas,
que tú jamás provocaste en mi.

Y aunque aun no vuelvo estar enamorada,
no te preocupes,
que mi corazón pronto volverá a latir,
y esta vez no será por ti.


lunes, 20 de febrero de 2012

Tú * Poema


Como cuento lo que siento?
que palabras uso para poder explicarte?

Escuchame amor,
eres lo primero en lo que pienso cuando abro los ojos
eres lo último que pasa por mi mente antes de dormirme
eres el protagonista de mis sueños...

Eres esa persona que se aparece cada minuto por mi mente
eres lo que hace encojer a mi corazón,
lo que hace que lata más deprisa, irregular, fuerte... desigual.

Adoro tus ojos, esos en los que me pierdo en cada momento,
tus labios son la perfecta invitación a pedir más
y tu cuerpo, es el que quiero probar a cada momento.

Tengo miedo a perderte, a no poderte ver más.
A no tener esas largas conversaciones todas las noches,
a no poder compartir contigo.

Las horas a tu lado se vuelven cortas
y los segundos sin ti los más largos del mundo,
te hecho de menos a cada instante, a cada momento, en cualquier lugar...

Adoro cuando me dices que brillo más que ninguna otra,
que cuando estamos juntos pararías el tiempo,
adoro que me abrazes, y yo me pierda en tus brazos.

Esto será amor? Será que estoy enamorada?
No lo sé, y tampoco importa amor,
lo único que quiero es estar a tu lado, y no perderte jamás.

jueves, 9 de febrero de 2012

Disculpas...



Hola mis dulces lectores!!
Tengo que pedir perdón por tener el blog abandonado... no me gusta tenerlo así, pero lo primero, ahora mismo son mis estudios.
Mis clases me quitan mucho tiempo, y encima ahora voy a empezar con las prácticas, asi que menos tiempo...
Como podeís ver, subo algún que otro poema, porque es lo poco que puedo escribir (y necesito hacerlo). Y asú publico aunque sea poco.
Espero que me entendaís, y se que dejando el blog tan "perdido" puedo perder seguidores, lectores... pero entenderme lo primero es lo primero.
Lo poco que pueda hacer, lo iré publicando, así que no me odieis... jejeje
OSAMO!!! ^^

Premio!

Muchas gracias a Mari del blog http://sangreyhielo.blogspot.com por este premio :D

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)