Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 10 de febrero de 2014

La venganza de las damas de honor * Capítulo 1

Hola mis amores,
esta es una nueva idea, y necesito vuestra mas sincera opinión. Sé que no son horas de ir publicando porque son como las dos de la mañana pero la inspiración vino a mi. Y necesito que me digáis si os gusta o no para seguir con esta locura.
Opiniones, opiniones!
El fic esta basado en una película con el mismo nombre.
Aquí os dejo el primer capítulo.
Os quiero!





CAPÍTULO 1:


POV ALICE
-De lado- dijo una voz osca de mujer. Y un flash me cegó.

Dios! Mirame... Yo que odiaba mi foto del anuario y ahora estaba posando con el vestido pomposo roto, el maquillaje corrido y el peinado sofisticado más que desecho. Nadie se ve guapa de esa forma.

POV ROSALIE
-De lado- volvió a repetir la voz de la mujer.

-De lado? Y si no quiero? Quien me va poner de lado? Tú? Fotografíe esto!- y con mucho arte le enseñé a la policía mi dedo del medio.

Algo que tienes que saber de mi es que tengo problemas con la autoridad. Pero solo un poquito.

-De lado- repitió ya con cansancio la mujer policía. Y yo con desgana me giré.

En segundo grado, le dije a la profesora de música la señora Sue, que si quería voces de pájaros que se buscara a sus propios pájaros.

POV ALICE
Conocí a Rosalie en la clase de música, y nos hicimos amigas inseparables después de aquella frase mítica de los pájaros. Me reí tanto que me mojé la bragas, y me castigaron en un rincón a la hora del recreo.

Y después está Bella, la dulce Bella. La única buena de todas. Me da mucha pena y vergüenza haberla arrastrado aquí, pero todo lo hicimos por ella. De verdad, fue para ayudarla.

POV ROSALIE
Mejor voy a contar desde el principio lo que pasó.

Somos damas de honor, pero no como las otras. No somos la típicas damas de honor que quieren a la novia, que son como hermanas y que quieren que todo salga perfecto. Somos como ángeles vengadores que van a dar su merecido a la malvada novia.

Pero... nos estamos adelantado mucho, para entenderlo todo bien hay que retroceder un poco, bueno... como unos veinte años. Allí es donde van a conocer a la cuarta dama del grupo.

20 años antes...

La casa era enorme, más que grande. Tenía hasta su propio nombre. “La Belle Maison”. En esa casa vivía nuestra cuarta amiga, si es que así la podíamos llamar. Tanya Denali. Tanya vivía allí con su madre y su padrastro de turno. Ah! Y también vivía con los sirvientes, porque una casa que tiene su propio codigo postal necesita sirvientes. Por cierto, “La Belle Maison” quieres decir: mi casa es mucho mejor que la tuya.

Por suerte Tanya, era hija única porque no era buena en compartir, era mucho mejor en quitar.

Pero todo eso no importaba, solo eramos niñas hipnotizadas por la belleza de la “La Belle Maison”, pero no podían culparnos, había fiestas del té con pasteles caseros, y una escalera secreta que comenzaba en el interior de un gran armario y terminaba en el patio.

Nos sentíamos afortunadas por estar en ese lugar, y cuando no nos sentíamos afortunadas, Tanya nos recordaba lo afortunadas que eramos por poder estar en ese lugar.

Por eso jugábamos nuestra propia versión del juego del escondite. Lo llamábamos: Sé de un lugar donde Tanya nunca nos va a encontrar.
Era para nosotras el lugar más bonito de “La Belle Maison”, debajo de un cerezo de hojas rosas, y rodeado de arbustos de diferentes formas.
Pero cuando llevábamos mucho rato escondidas, Bella se sentía culpable y todas volvíamos. Y escuchábamos hablar a Tanya, sobre Tanya. E inventábamos historias, pero... tenían que ser sobre Tanya. Su casa, sus normas, su ego.

Un día estábamos jugando a las bodas, oh si! Nos gustaba jugar a las bodas. Como siempre Tanya era la novia, Rosalie era el novio, y Alice y Bella eran las damas de honor. Como en las bodas de verdad las damas tiraban pétalos delante la novia, mientras cantaban el TAN TAN TATAN tan famoso.

-Esperar, esperar, que es eso?- dijo la pequeña Tanya señalando a Rosalie con la americana típica de novio.

-Es el novio- dijo Alice

-No!No!No! Vosotras sois damas de honor- se quejó Tanya

-Pero tiene que haber un novio- replicó Rosalie

-Mami! Mama! Madre!- y ya estábamos otra vez, cuando a Tanya se le hacía algo que no le gustaba, o pasaba algo que ella no quería, como toda niña consentida llamaba a sus mamá.

-Caramelito mio, que te hacen estas niñas?- y detrás de una gafas de sol y una enorme pamela, apareció Sasha, la madre muy operada de Tanya.

-No me están escuchando- se quejó la consentida de Tanya

-Es una boda, tiene que haber un novio- dijo Rosalie explicándose.

-Bueno.. así es, pero el novio no es importante- le contestó Sasha.

-Ves!- dijo Tanya sacando la lengua.

La madre de Tanya cogió una silla de jardín, le quitó la americana a Rosalie y la colocó elegantemente sobre la silla.

-Ya está! El novio perfecto, y encima es de una familia rica y la novia está perfecta- sentenció Sasha.

Esta era nuestra vida con Tanya.

Durante la secundaria ella decía lo que teníamos que hacer, y nostras obedecíamos. Porqué? Es una ciudad pequeña, uno acepta lo que hay. Y en Forks teníamos a Tanya Denali.

Después de la universidad mis padres se mudaron y Alice y yo nos mudamos a la gran manzana: Nueva York. Publicaron un libro mio, se vendió bien... para ser una primera novela. El segundo viene en camino, lenta... muy lentamente.

Por otro lado Alice se dedico a la actuación, hizo varias obras fuera de Broadway, bueno... fuera, fuera... fuera de Broadway. Ella era buena, aunque no se le reconocía.

Siempre estuvimos en contacto con Bella, que nunca salió de Forks. Ella tenía novio. Era como perfecto. Su nombre era Edward. Edward era el típico chico de pasarela: alto, guapo, mirada intensa, músculos marcados... bueno, ya saben, todo un bombón de chocolate. Y Bella estaba loca por él, y eso para ella era más que suficiente, por lo que yo sabía.

Yo no voy a Forks muy a menudo, pero Alice si que lo hace, ella tiene allí a sus padres, y los quiere.


Y así es como llegamos a Forks la semana pasada. Era el trigésimo aniversario de bodas de sus padres, y Alice me arrastró hasta allí.


-------------------------------


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)