Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 28 de abril de 2010

Amante de ensueño * capituLo 2

Hola mis consentidas lectoras!! aqui les dejo este segundo capitulo de amante de ensueño, ya saben que esta historia no es mia, sino de la maravillosa Sherrilyn Kenyon, espero que disfruten con el capitulo :)
Aahh.. otra cosita, este novela es para mayores de 18, contiene lemmon, y.. bla, bla, bla
Yo las habise.. disfruten!!
--------------------
Unas horas más tarde, Grace suspiró al abrir la puerta de su dúplex y poner el pie en el suelo encerado del vestíbulo. Dejó el montón de cartas que llevaba en la mano sobre la antigua mesa de alas abatibles, que decoraba el rincón adyacente a la escalera, y cerró la puerta tras ella, echando el pestillo. Las llaves fueron a parar al lado de la correspondencia.

Mientras se quitaba a tirones los zapatos negros de tacón, el silencio le golpeó los oídos y se le formó un nudo en la garganta. Todas las noches la misma rutina tranquila: entrar a un hogar vacío, clasificar el correo, leer un libro, llamar a Selena, comprobar el contestador e irse a la cama.

Selena tenía razón, la vida de Grace era una aburrida y escueta investigación sobre la monotonía.
A los veintinueve años, Grace estaba muy cansada de su vida.

¡Demonios!, incluso Jamie —el incansable buscador de tesoros nasales— comenzaba a parecer atractivo.

Bueno, quizás Jamie no. Y menos su nariz, pero seguro que había alguien ahí afuera, en algún lugar, que no era un cretino.

¿O no?

Mientras subía las escaleras, decidió que vivir de forma independiente no era tan espantoso. Al menos, tenía mucho tiempo para dedicar a sus entretenimientos favoritos.

O también podría buscar nuevos pasatiempos, pensaba mientras caminaba por el pasillo que llevaba a su dormitorio. Algún día, encontraría un entretenimiento divertido.

Cruzó la habitación y dejó caer los zapatos junto a la cama. No tardó nada en cambiarse de ropa.

Acababa de recogerse el pelo en una coleta cuando sonó el timbre.

Bajó de nuevo las escaleras para dejar pasar a Selena.

Tan pronto como abrió la puerta, su amiga le soltó enojada:

— No irás a ponerte eso esta noche, ¿verdad?

Grace echó un vistazo a los vaqueros llenos de agujeros y después se fijó en su enorme camiseta de manga corta.

— ¿Desde cuándo te preocupa mi aspecto? —Y entonces lo vio; en la enorme cesta de mimbre que Selena utilizaba para llevar las compras—. ¡Uf! No. Ese libro otra vez, no.

Con una expresión ligeramente irritada, Selena le contestó:

— ¿Sabes cuál es tu problema, Gracie?

Grace miró al techo, rogando a los cielos un poco de ayuda. Desafortunadamente, no la escucharon.

— ¿Cuál? ¿Que no me trastorna la luz de la luna y que no arrojo mi gordo y pecoso cuerpo sobre cualquier hombre que conozco?

— Que no tienes ni idea de lo encantadora que eres en realidad.

Mientras Grace se quedaba allí plantada, muda de asombro ante el poco frecuente comentario, Selena llevó el libro a la salita de estar y lo colocó sobre la mesita de café. Sacó el vino de la cesta y se dirigió a la cocina.

Grace no se molestó en seguirla. Había encargado una pizza antes de salir del trabajo, y sabía que Selena estaría buscando unas copas.

Empujada por un resorte invisible, Grace se acercó a la mesita donde estaba el libro.
Espontáneamente, extendió la mano y tocó la suave cubierta de cuero. Podría jurar que había sentido una caricia en la mejilla.

Qué ridiculez.

No crees en esta basura.

Grace pasó la mano por el cuero y notó que no había título, ni ninguna otra inscripción. Abrió la tapa.

Era el libro más extraño que había visto en su vida. Las páginas parecían haber formado parte, originariamente, de un rollo de pergamino, que más tarde había sido transformado en un libro

El amarillento papel se arrugó bajos sus dedos al pasar la primera página; en ella había un elaborado símbolo hecho a mano, formado por la intersección de tres triángulos y la atrayente imagen de tres mujeres unidas por varias espadas.

Grace frunció el ceño esforzándose por recordar si aquello podía ser una especie de antiguo símbolo griego.

Aún más intrigada que antes, pasó unas cuantas páginas y descubrió que estaba completamente en blanco, excepto aquellas tres hojas…

Qué extraño…

Debía de haber sido algún tipo de cuaderno de bocetos de un pintor, o de un escultor, decidió. Eso sería lo único que explicase que las páginas estuviesen en blanco. Algo tuvo que suceder antes de que el artista tuviera oportunidad de añadir algo más al libro.

Pero eso no acababa de explicar por qué las páginas parecían mucho más antiguas que la encuadernación…

Retrocedió hasta llegar al dibujo del hombre, y observó con atención la inscripción que había sobre él, pero no pudo sacar nada en claro. Al contrario que Selena, ella evitó las clases de lenguas antiguas en la facultad como si fueran veneno; y si no hubiese sido por su amiga, jamás habría superado aquella parte fundamental en su currículum.

— Definitivamente, creo que es griego —dijo sin aliento cuando volvió a mirar al hombre.

Era sorprendente. Absolutamente perfecto e incitante.

Increíblemente fascinante.

Cautivada por completo, se preguntó cuánto tiempo se tardaría en hacer un dibujo tan perfecto.
Alguien debía haber pasado años dedicado a la tarea; porque aquel tipo parecía estar preparado para saltar del libro y meterse en su casa.

Selena se detuvo en la entrada y observó cómo Grace miraba fijamente a Julián. Nunca la había visto tan extasiada desde que la conocía.

Bien.

Quizás Julián pudiese ayudarla.

Cuatro años eran demasiado tiempo.

Pero Paul había sido un cerdo narcisista y desconsiderado. Se había comportado de un modo tan cruel con Grace y con sus sentimientos, que incluso la había hecho llorar la noche que perdió la virginidad.

Y ninguna mujer merecía llorar. No cuando estaba con alguien que había prometido cuidar de ella.

Julián sería definitivamente bueno para Grace. Un mes con él y olvidaría todo lo referente a Paul. Y, una vez que descubriera lo bien que sabía el sexo compartido y real, se liberaría de la crueldad de Paul para siempre.

Pero, primero, tenía que conseguir que su testaruda amiguita fuese un poco más obediente.

— ¿Has encargado la pizza? —le preguntó mientras le ofrecía una copa de vino.

Grace la cogió con un gesto distraído. Por alguna razón, no podía apartar los ojos del dibujo.

— ¿Grace?

Parpadeó y se obligó a mirar hacia arriba.

— ¿Hum?

— Te pillé mirando —bromeó Selena.

Grace se aclaró la garganta.

— ¡Oh, por favor!, no es más que un pequeño dibujo en blanco y negro.

— Cielo, en ese dibujo no hay nada pequeño.

— Selena, eres mala.

— Completamente cierto. ¿Más vino?

Y como si hubiesen estado esperando el momento preciso, sonó el timbre.

— Yo voy —dijo Selena, colocando el vino en la mesita del teléfono para dirigirse al recibidor.
Unos minutos después, volvió a la salita. Hasta Grace llegó el maravilloso aroma de la enorme pizza de pepperoni y sus pensamientos dejaron a un lado el libro. Y al hombre cuya imagen parecía haberse grabado en su subconsciente.

Pero no resultó fácil.

De hecho, cada minuto que pasaba parecía más difícil.

¿Qué demonios le pasaba? Era la Reina de Hielo. Ni siquiera Brad Pitt o Brendan Fraser despertaban sus deseos. Y a ellos los veía en color.

¿Qué había de extraño en aquel dibujo?

¿En él?

Mordisqueó la pizza y se cambió de asiento. Se acomodó en un sillón en la otra punta de la sala, a modo desafío personal. Sí. Demostraría a Selena y al libro que ella dominaba la situación.

Después de cuatro porciones de pizza, dos pastelitos de chocolate, cuatro copas de vino y una película, se reían a más no poder tumbadas en el suelo sobre los cojines del sofá mientras veían Dieciséis velas.

— «Dices que es tu cumpleaños» —comenzó Selena a cantar, y acto seguido golpeó el suelo como si de unos bongos se tratara— «También es el mío».

Grace le golpeó la cabeza con un cojín y le dio la risa tonta al comprobar los efectos del vino.

— ¿Grace? —dijo Selena burlona—. ¿Estás achispada?

Grace volvió a reírse.

— Más bien, agradablemente contenta. Maravillosamente contenta.

Selena se rió de ella y le deshizo la coleta.

— Entonces, ¿estás dispuesta a hacer un pequeño experimento?

— ¡No! —gritó Grace con énfasis, sujetándose los mechones de pelo tras las orejas—. No quiero utilizar la Ouija, ni hacer lo del péndulo y te juro que si veo una sola carta del Tarot o una runa, te vomitaré encima los pastelitos.

Mordiéndose el labio, Selena cogió el libro y lo abrió.

Las doce menos cinco.

Sostuvo el dibujo para que Grace lo observara y señaló aquel increíble cuerpo.

— ¿Qué opinas de él?

Grace lo miró y sonrió.

— Está para relamerse, ¿verdad?

Bueno, definitivamente la cosa iba progresando. No conseguía recordar la última vez que Grace le había dedicado un cumplido a un hombre. Movió juguetonamente el libro frente al rostro de su amiga.

— Venga, Gracie. Admítelo. Deseas a este bombón.

— Si te digo que no le dejaría salir de mi cama ni a cambio de unas galletas saladas, ¿me dejarías en paz?

— Puede. ¿A qué más renunciarías por mantenerlo en tu cama?

Grace puso los ojos en blanco y apoyó la cabeza sobre un cojín.

— ¿A comer sesos de mono a la plancha?

— Ahora soy yo la que va a vomitar.

— No estás prestando atención a la película.

— Lo haré si pronuncias este hechizo tan cortito.

Grace alzó las manos y suspiró. Sabía que no merecía la pena discutir con Selena… tenía aquella expresión. No se detendría hasta salirse con la suya, ni aunque cayese un meteorito sobre ellas en ese mismo momento.

Además, ¿qué había de malo? Ya hacía mucho tiempo que sabía que ninguno de los estúpidos rituales y encantamientos de Selena funcionaban.

— Vale, si así te sientes mejor, lo haré.

— ¡Sí! —gritó Selena y la agarró de un brazo para ponerla en pie—. Necesitamos salir al porche.

— Muy bien, pero no voy a cortarle el cuello a un pollo, ni voy a beber nada asqueroso.

Con la sensación de ser una niña a la que habían dejado dormir en casa de una amiga, y que acababa de perder en el juego de Verdad-Atrevimiento, dejó que Selena la precediera a través de la puerta corredera de cristal que daba al porche. El aire húmedo llenó sus pulmones, escuchó a los grillos cantar y descubrió miles de estrellas brillando sobre su cabeza. Grace supuso que era una noche perfecta para invocar a un esclavo sexual.

Se rió por lo bajo.

— ¿Qué quieres que haga? —le preguntó a Selena—. ¿Pedir un deseo a un planeta?

Selena negó con la cabeza y la colocó en mitad de un rayo de luna que se colaba entre los árboles y el alero del tejado. Le ofreció el libro.

— Apóyalo en el pecho y abrázalo con fuerza.

— ¡Oh, nene! —dijo Grace con fingido deseo mientras envolvía amorosamente el libro con sus brazos y lo acercaba a su pecho, como si de un amante se tratara—. Me pones tan cachonda… No puedo esperar a hundir mis dientes en ese maravilloso cuerpo que tienes.

Selena se rió.

— Para. ¡Esto es serio!

— ¿Serio? Por favor. Estoy aquí fuera en mitad del porche, el día de mi trigésimo cumpleaños, descalza, con unos vaqueros a los que mi madre les prendería fuego y abrazando un estúpido libro para invocar a un esclavo sexual griego que está en el más allá —miró a Selena—. Sólo conozco una manera de hacer que esto sea aún más ridículo…

Sosteniendo el libro con una sola mano, extendió los brazos a ambos lados, echó la cabeza hacia atrás y comenzó a rogar al oscuro cielo:

— ¡Oh! Fabuloso esclavo sexual, llévame contigo y hazme todas las cosas escandalosas que sepas. Te ordeno que te levantes —dijo, alzando las cejas.

Selena resopló.

— Así no es como debes hacerlo. Tienes que decir su nombre tres veces.

Grace se enderezó.

— Esclavo sexual, esclavo sexual, esclavo sexual.
Con los brazos en jarras, Selena le lanzó una furiosa mirada.

— Julián de Macedonia.

— ¡Oh! Lo siento —dijo Grace volviendo a apretar el libro sobre el pecho, y cerrando los ojos—. Ven y alivia el dolor que siento en mis partes bajas, ¡Oh! Gran Julián de Macedonia, Julián de Macedonia, Julián de Macedonia —se giró para mirar a Selena—. ¿Sabes? Esto es un poco difícil de pronunciar tres veces seguidas, y tan rápido.

Pero su amiga no le prestaba la más mínima atención. Estaba muy ocupada mirando por todos lados, esperando la aparición de un apuesto extraño.

Grace acababa de poner otra vez los ojos en blanco, cuando un ligero soplo de viento cruzó el patio y un suave aroma a sándalo las envolvió. Volvió a inhalar para recrearse de nuevo en el agradable olor antes de que se evaporara, y entonces la brisa desapareció, dejando de nuevo el caluroso y húmedo bochorno, típico de una noche de agosto.

De repente, se escuchó un débil sonido procedente del patio trasero, y las hojas de los arbustos se movieron.

Arqueando una ceja, Grace contempló como las plantas se mecían. Y entonces, el diablillo que había en ella cobró vida.

— ¡Oh, Dios mío! —farfulló y señaló a un arbusto del patio trasero—. ¡Selena, mira allí!
Selena se giró a toda prisa ante el nerviosismo de Grace. Un enorme seto se mecía como si hubiese alguien detrás.

— ¿Julián? —le llamó Selena, y dio un paso hacia delante.

El arbusto se inclinó y, súbitamente, un siseo y un miau rompieron el silencio, un segundo antes de que dos gatos cruzaran el patio como una exhalación.

— Mira, Lanie. Es el señor Don Gato que viene a poner fin a mi celibato —sostuvo el libro con un brazo y se llevó el dorso de la mano a la frente, en un simulacro de desmayo—. ¡Oh, ayúdeme Señora de la Luna! ¿Qué voy a hacer con las atenciones de tan desacertado pretendiente? Ayúdeme rápido, antes de que me mate a causa de la alergia.

— Dame ese libro —le espetó Selena quitándoselo de un tirón. Regresó a la casa mientras pasaba las páginas—. ¡Joder!, ¿qué he hecho mal?

Grace abrió la puerta para que Selena pasara al fresco interior de la sala.

— No hiciste nada mal, cielo. Esto es absurdo. ¿Cuántas veces tengo que decirte que hay un viejecillo sentado en la parte trasera de un almacén, escribiendo toda esta porquería? Apostaría a que ahora mismo está partiéndose de la risa por lo imbéciles que hemos sido.

— Quizás era necesario hacer algo más. Me juego lo que sea a que hay algo en los primeros párrafos que no puedo interpretar. Debe ser eso.

Grace cerró la puerta de cristal y suplicó un poco más de paciencia.

Y me llama testaruda, ¡a mí!

El teléfono sonó en ese instante y, al contestarlo, Grace escuchó la voz de Bill preguntado por Selena.

— Es para ti —dijo alargándole el auricular.

Selena lo cogió.

— ¿Sí? —se mantuvo en silencio unos minutos. Grace podía escuchar la voz nerviosa de Bill. Por la repentina palidez del rostro de su amiga, dedujo que algo había pasado.

— Vale, vale. Llegaré enseguida. ¿Estás seguro de que te encuentras bien? Vale, te quiero. Voy de camino… no hagas nada hasta que yo llegue.

Grace sintió un horrible nudo en el estómago. Una y otra vez, volvía a ver al policía en la puerta de su dormitorio, y a escuchar su desapasionada voz: Siento mucho informarle…

— ¿Qué pasa? —preguntó Grace.

— Bill se ha caído jugando a baloncesto y se ha roto un brazo.

Dejó escapar el aliento más tranquila. Gracias Señor, no ha sido un accidente de coche.

— ¿Se encuentra bien?

— Dice que sí. Sus amigos le llevaron a un médico de guardia que le hizo una radiografía antes de que se marcharan. Me dijo que no me preocupara, pero creo que es mejor que vuelva a casa.

— ¿Quieres que te lleve en mi coche?

Selena negó con la cabeza.

— No, has tomado demasiado vino; yo he bebido menos. Además, estoy segura de que no es nada serio. Pero ya sabes lo aprensiva que soy. Quédate aquí y disfruta de lo que queda de película. Te llamaré mañana por la mañana.

— Vale. Avísame si es grave.

Selena cogió el bolso y sacó las llaves. Se detuvo a mitad de camino y le alargó el libro a Grace.

— ¡Qué demonios! Quédatelo. Supongo que en los próximos días te ayudará a reírte a carcajadas cada vez que te acuerdes de lo idiota que soy.

— No eres idiota. Simplemente, un poco excéntrica.

— Eso es lo que decían de Mary Todd Lincoln. Hasta que la encerraron.

Grace cogió el libro, riéndose a carcajadas, y observó como Selena caminaba hacia su coche.

— Ten cuidado —gritó desde la puerta—. Y gracias por el regalo, y por lo que esté por venir.

Selena le dijo adiós con la mano antes de subirse a su Jeep Cherokee de color rojo brillante y alejarse.

Con un suspiro de cansancio, Grace cerró la puerta, echó el pestillo y arrojó el libro al sofá.

— No te vayas a ningún lado, esclavo sexual.

Grace se rió de su propia estupidez. ¿Acabaría alguna vez Selena con todas aquellas majaderías?
Apagó el televisor y llevó los platos sucios al fregadero. Mientras lavaba las copas, vio un repentino fogonazo.

Durante un segundo, pensó que se trataba de un relámpago.

Hasta que se dio cuenta de que había sido dentro de la casa.

— ¿Qué dem…?

Soltó la copa y fue hacia la salita de estar. Al principio no vio nada. Pero según se acercaba a la puerta, percibió una presencia extraña. Algo que le puso la piel de gallina.

Entró en la estancia con mucho cuidado y vio una figura alta, de pie delante del sofá. Era un hombre. Un hombre muy apuesto. ¡Un hombre desnudo!

2 comentarios:

  1. hOla ninia!!
    aww! gracias mil por pasar por mi blog y leer el prefacio de mi nove♥
    yo tambien me he hecho tu seguidora :)
    me encanto este capi q posteaste de la historia de Sherrilyn Kenyon! Hombre! entre ella, melanie george y J R Ward me convirtieron en un mounstruo O_O jejeje exagero :) na! la amo!!

    espero q estes bn

    besines

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente ....tu blog me tiene atrapdaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)