Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 17 de febrero de 2011

Fantasía Prohibida * Capítulo 10

Adapatción----Lemmon


CAPÍTULO 10

Habían pasado casi 5 años desde la última vez que Bella vio a Jacob. Lo había visto en fotos, revistas… pero el no haberlo visto en persona era lo que la tenía tan nerviosa, a pesar de haber hablado con el por teléfono o por correo electrónico.


Bella llevaba mucho tiempo queriendo vivir con el, y ahora que estaba frente a su puerta estaba cargada de sentimientos contradictorios. Las inquietudes y miedos de Edward, así como el propio hombre en sí, se habían colado dentro de su corazón de una manera arrolladora. Durante días había esperado que Edward la llamase para disculparse, para pedirle por favor que regrasara. Había estado llorando durante horas, y Jacob era lo último en lo que había pensado.

Edward no llamó, pero Emmett si lo hizo, y también trató de convencerla de que regresara con ellos. Incluso le suplicó. Bella sabía que ella y Edward se habían acercado sentimentalmente, pero el nunca lo admitiría. Le daba la sensación de que quería protegerla de algo, pero ¿de qué?

Lo que más le dolía, era que después de haberle ofrecido a el su virginidad, el no solo la había rechazado, sino que le había asegurado que estaba loco por una striper, y además había supuesto un infierno darse cuenta, que le dolía tanto porque en realidad lo amaba.

Bella inspiró y justo después se abrió la puerta de la habitación del hotel. Ante ella se encontraba un muchacho rubio, con ojos claros.

- Hola, vengo a ver a Jacob.

El chico sonrió, le extendió la mano y dijo:

- Tu debes de ser Bella. Yo soy Mike, escribo alguna de las canciones de Jake.

Ella le estrechó la mano.

- Claro, Jake me ha hablado de ti. Es un placer.

La mirada de Mike la recorrió de arriba abajo con un toque pícaro y sensual.

- Jake también te ha mencionado. Se equivocó cuando dijo que eras guapa. En realidad eres preciosa.

- Gracias, ¿Jacob está? -dijo Bella con un poco de nerviosismo.

- Está en la ducha. Me pidió que te recibiera, ya que el se entretuvo en una entrevista.

- Claro – contestó intentando no sentirse decepcionada porque el mismo Jacob no la hubiese recibido.

- Pasa y siéntate. ¿Quieres tomar algo?

- No, gracias.

Mike se sentó a su lado.

- Jake me ha hablado tanto de ti que es como si te conociera. Presume de lo dulce que eres.

Bella frunció el ceño. No era una santa, y eso podía asegurarlo tras lo que había hecho la semana pasada.

- Puede que Jacob haya exagerado.

- ¿Jake? Ni hablar. Cuenta las cosas tal cual son, y jamás alaba a nadie que no se lo merezca.

- Ya veo. – Jacob se había convertido en el tiempo que no lo había visto en una persona desconfiada. Bueno, después de todo la fama debía haberlo cambiado algo.

- Me alegra conocer a un amigo de Jacob. Sé que sois íntimos amigos – dijo intentando averiguar si era Mike con quien compartía a las mujeres.

- Sí, bueno. Después de tres años en su banda se puede decir que lo compartimos todo. – dijo inclinándose hacia ella.

Confirmado. Era con Mike con quien Jacob practicaba los menages.

Hizo una mueca, ¿acaso permitiría Jake que ella se acostara con alguien que ni siquiera le gustaba? ¿sería ella diferente de las demás mujeres? Jacob siempre le decía que ella era especial, y en ese momento no tenía idea si eso mismo se aplicaba a sus prácticas sexuales.

En cambio Edward y Emmett la habían cautivado, la habían tratado cuidadosamente, y le habían mostrado lo excitante que podía ser el hecho de ser compartida.

Tras unos días con los dos primos, el pensar en otros dos hombres diferentes tocándola le provocó nauseas, y la mirada especuladora de Mike no ayudaba en mejorarlas.

Una parte de ella le decía que debía quedarse y esperar a Jacob, al que tantos años creyó amar. La otra y casi se puede decir que más poderosa le gritaba que huyera, que volviese con Edward y Emmett.

- Creo que sé a lo que te refieres – murmuró ella.

Mike se puso serio y enarcó una ceja.

¿En serio?

Puedo asegurarte que la imagen de chica inocente que tiene Jacob de mi no es la que se corresponde con la mujer que soy ahora.

Y además estás mucho mas hermosa – dijo una voz a sus espaldas.

Bella saltó del sofá al mismo tiempo que Jake se acercaba a ella. La envolvió en un cálido abrazo para luego depositar un dulce beso en sus labios. Jacob no había cambiado demasiado. Seguía teniendo la tez morena y los ojos y el pelo oscuro, pero si estaba más musculoso de lo que recordaba, había crecido varios centímetros y su sonrisa se había esfumado.

Bello esperó sentir el tan conocido temblor cuando Jacob la besó. Sin embargo no sintió nada. No pasaba nada, en unos días ella y Jacob volverían a ser los que eran. ¿o no?

Jacob la sujetó de una mano mientras le daba una vuelta.

- ¡Estás guapísima!

Bella rió.

- Tu también.

Jacob rodó los ojos y negó divertido con la cabeza.

- Es fácil cuando tienes tantas personas que te cuidan. – la empujó suavemente hacia el sofá hasta que ambos estuvieron sentados – Hace un par de semanas que no se de ti, cuéntame como has estado.

Estuvieron hablando un rato hasta que Jacob preguntó por aquella semana que pasaron juntos hacía varios veranos:

¿Recuerdas cuando pasamos una semana en el lago el verano que tu padre tuvo que protegerme?

Esa había sido la semana en la que ambos planearon un futuro juntos, y ahora era con Edward con el que quería compartir ese futuro, con Edward y Emmett.

El pasado de Jacob, las mujeres con las que practicaba los menages, el motivo que lo impulsó a hacerlo por primera vez… debería molestarla, como de hecho lo había hecho hacía un par de semanas. Pero tras esa semana con Edward y Emmett no había cosa que le importara menos. Pero ahora estaba con Jake y tenía que obligarse a dejar de pensar en los dos primos.

- Claro que me acuerdo.

Estuvieron hablando otro rato más hasta que Sam, el agente de Jacob les interrumpió, avisando que Jake tenía que hacer otra entrevista.

La penetrante mirada de Sam se posó en Bella.

- Hola. No hemos sido presentados. Soy Sam. – el hombre la miraba indicándole que Jake no le había hablado nunca de ella.

-Bella. Jacob y yo somos viejos amigos. Y como tengo unos días libres he venido para ponernos al día.

- Pues recuerda cuales son tus prioridades, chico. Ya tienes prácticamente todo tu tiempo ocupado en la gira y el nuevo album.

- Ya lo sé. Nos vemos en la entrevista. – dijo Jacob secamente.

- ¿Tienes una gira? – dijo Bella con mirada seria.

- Sí, pero es muy pequeña y además vas a venir conmigo, ¿no? Íbamos a pasar unos días juntos, y da igual donde estemos, ¿verdad?

- Bella es una distracción innecesaria. Y si la prensa se entera que llevas a tu novia a las giras las ventas del nuevo álbum decaerá – dijo Sam deteniéndose en la puerta.

- O te vas ahora o no doy ni una rueda de prensa en las próximas tres ciudades.

Sam salió frunciendo el ceño.

- Tiene buenas ideas, pero es tan cerrado de mente que a veces me vuelve loco. Entonces que, ¿vendrás conmigo?

La idea de la gira no estaba en sus planes. Quería estar con él, pero no quería tener a Sam y Mike dando vueltas alrededor suya. O quizás era que echaba de menos a Edward y por eso no quería ir.

Daba igual que él la echase de menos, o que la quisiera, porque Edward jamás lo admitiría. Quería llamar a Emmett y preguntarle por él, pero ¿para qué? Si la rechazaría porque ella le hacía sentir vulnerable y eso él no podía tolerarlo.

Bella se aclaró la garganta.

- Tengo que comprobar que no tengo ningún otro compromiso, pero seguro que podré ir.

- Bien. Necesito estar contigo. Sin ti puedo llegar a ser muy malo – dijo sonriéndole.

Jacob era muy guapo y atractivo, pero no la excitaba como Emmett, ni mucho menos como Edward.

- ¿Quieres que cambie tus malas costumbres?

- Tu eres mi amuleto de buena suerte. Mi conciencia. – Bella frunció el ceño.

¿A que venía esto? Antes no era lo suficientemente salvaje para estar con el y ahora se había convertido en su conciencia.

- No frunzas el ceño. Es algo bueno.

Mike interrumpió en la habitación dedicándole a Bella una mirada con la que casi se sintió violada. Si el era el tercero a bordo tendría que decirle a Jacob que se buscara a alguien cuya mirada no le provocara nauseas.

Mike ofreció bebidas a los dos. Bella la rechazó y Jacob también, para acompañar a Bella.

- Bella te das cuenta de lo buena que eres para mi. Tienes una buena influencia en mi vida. – Jacob le apretó la mano.

Bella correspondió su apretón, pero no dejaba de preguntarse por qué era buena para el.

- No puedo esperar a conocerla mejor – Mike le dio una palmada en el hombro a Jacob al mismo tiempo que miraba a Bella ardientemente – reserva el trasero para mi. – añadió en voz baja para que Bella no lo oyera, pero sí lo hizo. Y se enfadó, porque ese capullo daba por sentado algo cuando ella aún no había dado su consentimiento. Era cierto que Edward había sido su amante junto con Emmett, pero era imposible no adorar a este último. Era encantador, seductor, dulce, excitante… y confiar en Edward había sido su decisión desde el principio y no le había resultado difícil.

- Largo – gruñó Jacob señalando hacia la puerta.

Mike desapareció y Bella suspiró aliviada.

- No le hagas caso. A veces es un idiota. – Bella no se lo discutió.

- Me ha dicho que lo compartís todo. Es el otro hombre de los menages, ¿verdad?

Jacob se removió inquieto

- ¿Cómo sabes eso?

- Cuando me dijiste que vivías de cierta manera que no aguantaría, investigué.

- Claro – pasó un brazo por sus hombros para acercarla al mismo tiempo que le daba un suave piquito en los labios – No haría eso contigo. Esas chicas no son importantes y a veces me resulta aburrido y monótono, como lo es cepillarse los dientes.

Bella lo miró sorprendida. Jacob hablaba de menages como si fuera lo natural. Lo mas normal del mundo.

- No me mires así. No lo digo por herirte. Tu eres importante para mí, contigo nunca me aburriré. He pensado en ello y a ti jamás te compartiré. Eres demasiado dulce y buena, y quiero que sigas así.

Bonitas palabras pero ella no era una santa. Y puede que el acabara aburriendose. Bella se levantó bruscamente del sofá.

- No soy ni tan dulce ni tan inocente. Después de saber tus inclinaciones fui a ver a un hombre, y él y su primo me han estado… enseñando.

Jacob se quedó boquiabierto.

- ¿Te has estado enseñando? ¿Has permitido que te follaran…?

- No – le interrumpió – Te dije que vendría a ti siendo virgen y lo sigo siendo- Solo porque Edward no la había aceptado. Y ahí estaba otra vez, ese dolor en el pecho. Cada vez era peor.

Bella no se había ofrecido a Edward por lástima, como si su virginidad fuese el premio de consuelo. Sólo quería sanarle, conectar con el, amarle. Una parte de ella deseaba que esa noche la hubiese tomado. Intuía que si hubiese pasado al final, habría podido ayudarlo a nivel emocional. Ahora jamás lo sabría.

Jacob se sintió aliviado.

- ¿Solo hablaron contigo?

- Me tocaron. Y aprendí a tocarlos – no le iba a mentir. Pero se ahorraría decir que estaba enamorada de otro hombre.

- ¿Cómo te tocaron exactamente? – Jacob casi rugió la pregunta.

- De la manera necesaria para que comprendiese el placer que se obtiene al ser compartida y poder ofrecértelo a ti. Nunca he esperado que cambiaras tu sexualidad por mi. Así que intenté adaptarme a ella.

La respuesta pareció aplacarlo.

- Eso es… genial. Eres asombrosa. Pero no eres como una de esas putas. Jamás he tenido la intención de compartirte. Si te convierto en una chica mala, ¿Cómo vas a salvarme?

Bella necesitaba que Jacob se quitara esa imagen de virgen María que ella portaba.

- Gracias por no querer compartirme con Mike.

Jacob la atrajo a él.

- Eres la única mujer que me importa lo suficiente para intentar cambiar.

-No te he pedido que cambies por mi.

- Pero yo si quiero hacerlo. Quiero ser un hombre mejor para ti. Lo soy cuando estoy contigo.

Bella estaba confundida con la actitud de Jacob. ¿Por qué pensaba que tenía que cambiar?

- Podemos hacer un trato. Tu intentas ser mejor y yo ser un poco menos inocente. Quizá resulte.

-¿Qué quieres decir con menos inocente?

- No tengo pensado seguir siendo virgen toda mi vida.

Y por qué no regalarle su virginidad a Jacob, al fin al cabo se había reservado para el hasta ahora y Edward ya la había rechazado, a pesar de lo mucho que la deseaba.

- Bien. Sólo necesito un poco de tiempo. Ya verás, nena. Tengo un plan. – Jake le dedicó una sonrisa pícara y torcida.

- Venga ya, Jake. Dime que plan es ese.

- No. Ven conmigo a la gira y lo descubrirás.

Bella iba a seguir con su vida. Tenía que hacerlo. Y aunque tenía el corazón roto por Edward debía encontrar la manera de ser feliz y olvidarlo, y Jacob se lo estaba proporcionando al invitarla a la gira.

- ¿Cuándo nos vamos? – Jacob ensanchó su sonrisa.

- En una semana. Y Bella, haré que todo esto merezca la pena. Ya lo verás.

oOoOoOoOoOoOo



Bella llamó a su padre, aprovechando que se quedó sola cuando Jacob tuvo que acudir a la rueda de prensa, para informarle de donde estaba y lo que pensaba hacer.

Tiempo atrás Charlie pensó que Jacob era un buen chico. Pero la prensa no hablaba precisamente muy bien de él y el hecho de que su hija estuviera con una persona con “ciertos gustos” no le agradaba en absoluto. Sin embargo Bella ya era mayorcita y todo lo que hizo fue asegurarse de que ella sabia donde se metía, y lo sabía perfectamente de la mano de Edward y Emmett, y advertirle de que tuviese cuidado.

Lo cierto era que, después de haber pasado ese tiempo con los primos y de darse cuenta que sus sentimientos habían cambiado, ahora no estaba tan segura de querer ser la mujer de una superestrella que hoy está aquí y mañana allí. ¿Y si eso no funcionaba?

Desechó cualquier idea, de todas formas ya estaba bastante preocupada por lo otro que le había dicho su padre: un psicópata estaba amenazándolo. Le enviaba e-mails espeluznantes y mensajes amenazadores. En los últimos mencionando que haría daño a Bella para así hacérselo a él, y lo peor es que iba en serio.

Un escalofrío le recorrió la espalda. Estaría bien. Tenía que estarlo, porque se lo había prometido a su padre.



Jacob entró en la habitación, interrumpiendo sus pensamientos. Había pasado una semana desde la conversación con su padre.

El chico iba sin camiseta, mostrando sus músculos mojados por la ducha reciente y sacudiéndose con gracia el pelo. Los últimos cinco años le habían sentado bastante bien. Había pasado de ser un niño bonito a ser un hombre muy guapo. Bella se sentía aturdida por su belleza, le gustaba mirarle. Solo mirarle. Nunca tenía el impulso de tocarle, porque en realidad se moría por ver unos ojos verdes oscurecidos por el deseo y un pelo cobrizo y alborotado.

Bella apretó los ojos y negó con la cabeza como si así pudiese dejar de pensar en Edward. Eso no la ayudaba en absoluto. Pero sí la ayudaría sentir el ardiente deseo de estar desnuda con Jacob. El mismo deseo que sentía cuando Edward la miraba o cuando Emmett la besaba. Pero ese deseo por Jacob no aparecía en absoluto. En los últimos días creyó sentir una chispa, pero en cuanto pensaba en ello desaparecía. Como si nunca hubiese estado ahí.

Y parecía que Jacob tampoco se moría de deseo por ella. La besaba tiernamente, pero luego la dejaba en su habitación, sola. Menos mal.

Eso no quitaba el hecho de que Bella pensara que debía andar algo mal en ella para que ningún hombre quisiera tomar su virginidad. Además también estaba el hecho de que Edward, el hombre del que se había jurado a si misma no enamorarse, se había metido en su corazón, instalándose en lo más profundo. Se sentía como una tonta echando de menos y amando a un hombre que no quería estar con ella. Jacob era todo lo que ella algún día deseo y no importaba que el ya no fuera el mismo adolescente alegre y despreocupado, porque ella tampoco era la misma mujer.

¿Qué tal el ensayo?

Jacob la miró, haciendo una mueca, como si recordara que ella estaba allí.

La misma mierda de siempre. No todos ponen el mismo empeño en su trabajo. Los gilipollas tenían resaca. – puso los ojos en blanco – Para colmo tengo la prensa encima todo el rato porque Sam no hace más que animarlos a que me sigan todo el tiempo.

Seguro que lo hace por ti Jake. Ya verás como todo sale bien en el concierto de esta noche. – Intentó animarlo Bella, a pesar de que el lado gruñón de Jacob la tomaba de sorpresa.

Sam es demasiado avaro. Sólo piensa en el dinero y me trata como un niño perdido que necesita un padre.

Bella había visto lo suficiente a Sam para saber que su intención siempre era evitar que Jacob se autodestruyera.

Solo trata de ayudarte.

Lo único que hace es fastidiarme.

Pues o lo despides o te aguantas. Aunque siempre puedes decirle que sea mas amable contigo.

Jacob la miró con sorpresa.

Tú sí que eres lista. Sabía que había una razón para que te invitara conmigo a la gira.

Jacob la besó en la frente y después la abrazó. Pero su calidez no era suficiente para que Bella olvidara sus palabras. No podía evitar sentirse fuera de lugar. Y sabía porque. Por Edward y toas esas malditas palabras que le dijo sobre que ella no encajaría en el mundo de Jacob.

Bella se apartó del abrazo.

¿Entonces está todo listo para el concierto?

Em. Sí. Estoy esperando esta noche con ansia. – dijo Jaco con una mirada nerviosa y reservada. ¿Qué le escondía?

¿Porque da inicio a la gira?

No. Es este concierto en concreto el que me tiene un poco nervioso.

Bella sonrió y le cogió la mano. Jacob necesitaba un amigo, y era justo lo que ella iba a ofrecerle.

Estoy segura de que no debes tener ningún motivo para preocuparte. Todo saldrá bien.

No es eso lo que me preocupa.

¿Entonces que pasa?

Ya lo verás.

Genial. Definitivamente Jacob se traía algo entre manos.

¿Qué estas planeando?

Tendrás que esperar a esta noche para descubrirlo.

Lo estoy deseando – pero en realidad no era así. Las sorpresas no siempre son buenas. Y no tenía la certeza de que esta le fuese a gustar.

Te aseguro que te gustará.

Espero que sea así. – no insistió en intentar sonsacarle el secreto, porque tampoco le interesaba mucho.

Jacob la miró justamente con una mirada confusa y nerviosa. Suspiró.

¿Qué pasa? – dijo la chica.

Nada.

Los cambios de humor de Jake le hacían ver a Bella que era un hombre caprichoso que siempre conseguía lo que quería. Y eso la estaba volviendo loca.

Jake, ¿qué ha pasado con el chico que yo conocía? – se le escapó.

Jacob fijó la vista en ella preguntándole con la mirada a que se refería.

Quiero decir que has… cambiado.

Tu también. Estas mas madura y confiada y rematadamente sexy. – se inclinó hacia ella y la besó. – Cuando estoy contigo me siento más centrado. Supongo que cuesta un poco acostumbrarse a no estar todo el día de fiesta.

No estoy aquí para cambiar tu vida. – Bella se sentía como si hablara con un desconocido.

Necesito cambiarla y sé que tu eres la clave. Eres como mi ángel personal. Recuerdas ese verano que pasamos juntos, pues aun conservo la película que solíamos ver.

Bella sonrió ampliamente.

¿Quieres que la veamos? Aun queda tiempo de sobra para el concierto.

Por supuesto.

Estuvieron viendo la película. Para cuando acabó Jacob tenía una enorme sonrisa adornándole el rostro.

Esa película siempre me recuerda el verano que pasamos juntos fue el mejor. Sin presiones, ni fan. Tan solo me divertía.

Yo también lo pasé muy bien.

Jacob había guardado ese DVD, lo que le hacía pensar que ella realmente le importaba. Y ella estaba allí, dándole falsas esperanzas a Jacob cuando el único hombre para ella era Edward.

Mike entró en la habitación.

Vaya, os he vuelto a pillar vestidos. Ja, ja.

Dijese lo que dijese Mike, a Bella siempre le iba a sentar mal. Era realmente, un hombre insufrible.

Estábamos viendo una película. – dijo secamente.

Yo preferiría que empezarais a menearos para hacer una película que mereciera la pena ver. – contestó con una mirada lasciva hacia Bella.

Definitivamente se había ganado el puesto número 1 en la lista negra de la chica.

Jacob notó la tirantez de Bella y echó delicadamente del cuarto a Mike.

Ey, solo venía a recordarte que el concierto es en una hora.

Jacob suspiró mirando el reloj y volviendo luego la vista al minibar.

¿Debería beber algo antes? – pensó Jacob en voz alta.

Creo que no deberías, pero es solo mi opinión. – contestó Bella.

Solo es para soltarme un poco – se defendió.

Tu decides. Pero apuesto lo que sea a que no lo necesitas.

Mike se acercó al minibar y cogió varios botellines.

Puf. Lo que necesitas es un buen polvo para quitarte esa amargura. Y no me importará ayudarte.

Antes de que Bella lo despellejara vivo o que Jacob lo pusiera en su sitio, Mike salió de la habitación.

Lo siento – masculló Jacob. – Necesito dejar de vivir de esta manera. No puedo seguir despertándome al lado de Mike y de una mujer que no conozco. Necesito que me ayudes.

Y ahí estaba. Jacob solo la quería para que lo ayudara a salvarse. No la quería de verdad.

Por favor, ayúdame. – le agarró las manos y la acercó a el.

Jacob empezó besándola dulcemente y con delicadeza, pero cuando intentó separarle los labios Bella intentó apartarse, y él en vez de soltarla, la apretó contra su cuerpo. Enterró los dedos en sus cabellos mientras profundizaba el beso. Bella lo empujó con discreción. Él se resistió, ahondando el beso aun más. Parecía querer tomar algo de ella, algo que necesitaba. Pero Bella no recibía nada a cambio. Se acababa de dar cuenta que para ella Jacob no era más que un amigo, y se lo diría tras el concierto.

Con rapidez, ella interrumpió el beso y el se apartó con pesar.

Será mejor que me vista. Y tu tambien ponte algo especial.

Se metió en su habitación con una sonrisa ansiosa.

¿Qué diablos le pasaba a este hombre?



oOoOoOoOoOoOo



Bella llevaba dos horas entre bastidores con dolor de cabeza, viendo a gente pasar para un lado y para el otro.

En ese momento veía como Jacob ponía fin al concierto. Era el cantante perfecto.

Resultaba bastante gracioso que se sintiera más excitada oyéndolo cantar que besándola. Odiaba admitir por qué pasaba esto, y por qué su corazón latía tan desesperadamente y no era por Jacob.

Esos sueños eróticos que giraban en torno a Edward y Emmett le daban vueltas a todo su cuerpo.

Bella los echaba de menos a los dos. Y deseaba poder curar a Edward, decirle que lo amaba y escucharle decir a él que también la amaba a ella.

Pero eso no iba a ocurrir.

Bella se cubrió los ojos con una mano. Miró a Jacob, que tiraba la toalla con la que se había limpiado el sudor a las locas que saltaban con los pechos al aire.

Dios, ella no encajaba allí. Iba a tener que decírselo y marcharse.

Bella.

Se volvió hacia la voz que la llamaba. Jacob le sonreía y le indicaba con una mano que se acercara a él.

¿Acaso estaba loco o qué? Quería que se subiera al escenario, delante de todo el mundo.

Jacob volvió a hacerle con señas el gesto para que subiera.

Bella vaciló, pero finalmente se levantó de la silla y subió al escenario. Los focos se apagaron y la multitud guardó silencio.

Jacob sonrió y dijo por el micrófono.

Es genial haber regresado a mi ciudad natal – la multitud gritó cuando le pasó el brazo por los hombros a Bella y la besó en la sien.

Bella sintió un leve mareo al pensar en la cantidad de gente frente a la que estaba, y en el gesto que Jacob le había regalado.

Es el lugar perfecto, - continuó Jacob como si estuviera a punto de contar un secreto a una persona y no a una multitud – para presentaros a mi novia de siempre, Bella. La chica… con la que voy a casarme.

-------------------------------------------

5 comentarios:

  1. Valeeeeeeeee... Menudo bicho este Mike!! y Jake otro tanto! Ains...Pobre Bella echa de menos a sus chicos...
    Un besazo
    T.

    ResponderEliminar
  2. Solo amigos?? si como no!! puede que para ella sea un amigo pero para el ve que es mas o al menos eso quiere.
    Cuidate mucho y nos leemos siempre...
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Tremenda sorpresa la de Jake pero que hara Bella si en verdad ella extraña a sus chicos ...Pobre ...Sigue asi...Besos....

    ResponderEliminar
  4. omg!!!!! ahora si bella sali corriendo lista preparada? yaaaaaa correeee!!!! ufff pero q cosas si extraña tanto a sus chicos q vuelva con ellos y q se deje d joder!! ufff ya quiero ver q siguee por fis actualizaa prontito q me mata la curiosidad

    ResponderEliminar
  5. wow eso si que es sorpresivo... y ahora que dira bella!!!

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)