Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 26 de junio de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 10


Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Summary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.




EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 10
by: AnaLau


Cap.10 Una cena acompañada de un interrogatorio.

Mientras que Edward y Bella descansaban plácidamente en la habitación de ella, en la empresa de Edward se libraba una batalla campal. 

Susana vs la rubia despampanante y voluptuosa de nombre Tanya, ya que esta insistía en hablar con Edward diciendo que era muy importante. 

- Señorita ya le dije que el señor Edward no se encuentra en el edificio, se reportó enfermo esta mañana y no sabría decirle cuando regresa – Dijo Susana de manera convincente, ya que ella conocía perfectamente a las mujeres como ella. 

- Huy mi Eddy esta enfermito – Dijo la rubia de manera empalagosa – Entonces necesito que me dé su dirección de inmediato. 

- Lo siento señorita pero yo no cuento con esa información, esa es información clasificada, ¿Usted acaso cree que el señor Cullen me la confiaría? 

- Ya sé que tú no eres nadie en esta empresa – Dijo la rubia con desdén – Entonces dime quien me puede dar esa información. 

- Bueno… esa información solo la conoce su padre, pero él tuvo que salir en el vuelo de esta mañana con rumbo a Londres y regresa hasta el próximo jueves – Improviso de repente Susana. 

- Está bien cuando venga mi Eddy dile que me hable y gracias por nada – Dijo Tanya haciendo una mueca de desprecio y salió. 

No es posible que no me haya buscado aun, de seguro esta con una de sus nuevas conquistas pero yo me encargare de espantarle a la nueva zorrita que este tras de él, pero para eso necesito saber dónde vive. Y con ese pensamiento Tanyase alejó del edificio.

Era un poco tarde cuando Edward despertó y busco a tientas su celular ya que no quería despertar a su ángel que aun dormía plácidamente a su lado, cuando lo encontró se dio cuenta de que tenía unas diez llamadas perdidas y unos cuantos mensajes de Tanya. 

"Mi querido Eddy, donde te has metido me has dejado muy solita, me entere de que estabas enfermito, dime donde estas Eddy y yo iré a cuidarte" 

No les dio importancia borro los registros y se dio cuenta de que tenía dos mensajes más uno de Alice: "Está bien, sabes que no se libraran de mi así es que nos vemos a las 7:30 pm en mi departamento". 

Y un último mensaje de Susana: "Disculpe por molestarlo, pero la loca de la señorita Tanya ha venido a buscarlo e insiste en querer verlo incluso me pidió su dirección, pero no se la di, espero no haberme equivocado, ya que me dijo que no estaría para nadie el día de hoy". 

Se fijó en la hora y vio que eran casi las 6 de la tarde por lo que su ángel podría dormir un poco más, se acomodó de nuevo junto a ella viéndola dormir pero no pudo contener sus ganas y comenzó a acariciar su cabello. 

- Mmm, Edward – Dijo en un murmullo Bella y Edward pensando que la había despertado retiro su mano un poco apenado, pero ella se giró y pasó uno de sus brazos por la cintura de él – Edward te amo –Volvió a decir en un susurro con los ojos cerrados, entonces entendió, Bella hablaba dormida. 

- Yo también te amo – Le dijo Edward en un susurro. 

- Te amo mucho… soy muy feliz – Dijo de nuevo dormida. - Oh mi dulce Bella me haces tan feliz al saber que protagonizo tus sueños – Dijo Edward feliz tanto que sentía que el corazón se le salía del pecho – Tú has hecho que vuelva a sentir, que vuelva a amar, has revivido este corazón que pensé estaba muerto y seco. Eres mi vida, te amo por sobre todas las cosas te he entregado mi corazón puedes hacer lo que quieras con el – Dijo Edward mientras besaba su cabello y Bella sonreía. 

Cuando ya era hora de que se levantaran y arreglaran a Edward se le ocurrió una idea loca. 

Se levantó con mucho cuidado deshaciendo el abrazo de Bella y colocándole una almohada, se medió vistió lo más rápido que pudo, pero cuando se estaba poniendo la camisa se dio cuenta de que le faltaban casi todos los botones. 

Hay mi dulce Bella cómo es posible que piense que no es sensual, si toda ella me vuelve loco y cuando se deja llevar es tan provocativa y ayer ¡Oh mi dios casi me destroza la camisa! pensó Edward con una pícara sonrisa al recordar como Bella desesperada ayer le quito la camisa a jalones. 

Una vez que se encontró decentemente vestido se fue hacia la puerta, se asomó con cuidado ya que no quería encontrarse con nadie en especial con Alice, corrió hacia su departamento y salió en tiempo record ya que en menos de 5 minutos estaba de nuevo con Bella y dándole un tierno beso en los labios la despertó. 

- Mi amor, ya es hora de levantarse, anda se nos va a hacer tarde – Dijo dulcemente Edward. 

- No, cinco minutitos más – Dijo aun dormida Bella. 

- Anda amor se nos hace tarde y Alice nos va a venir a buscar y nos va a sacar a rastras tal y como y estamos y no quieres que nos encuentren aquí desnudos ¿Verdad? – Le susurró al oído.

- ¡Alice! No, no, anda que se nos hace tarde y solo yo te puedo ver desnudo – Dijo saltando de la cama y parándose de golpe y fue cuando lo observo bien – ¡Oye tú ya te vestiste! – le reclamo Bella 

- Tenía que salir no quieres que Alice me vea con la camisa rota verdad, te imaginas lo que va a pensar – Dijo pícaramente mientras le señalaba los botones faltantes haciendo que Bella se pusiera colorada. 

- Lo siento no fue mi intensión arruinarte la ropa, no sé qué fue lo que me paso, te prometo comprante una camisa nueva – Dijo Bella apresuradamente sonrojándose aún más. 

- Se nos hace tarde que te parece si nos damos una ducha rápida, ya vengo preparado – Dijo Edward mientras señalaba la ropa que dejo en una silla que estaba en la habitación. 

- Me gusta la idea ¿Quién entra primero tú o yo? 

- Tengo una mejor idea, porque no entramos los dos juntos – Decía Edward mientras jalaba a Bella hacia el baño. 

Una vez dentro abrió las llaves del agua y cuando obtuvo la temperatura adecuada, Edward se despojó de su ropa y se volteó a ver a Bella que tenía la mirada como la de un niño que ve el juguete con el que ha soñado. 

Cuando se dio cuenta de que Edward la observaba toda ella se puso roja, él le dedico una sonrisa torcida y se acercó a ella. 

- Ven mi amor se nos hace tarde – Dijo Edward y le quito la sabana que era lo único que llevaba puesto. 

Ahora fue el turno de él para quedarse viendo de la misma manera a su ángel. 

Con ternura la jalo hasta que ambos estuvieron bajo el chorro de agua y disfrutaron de la calidez del agua, se enjabonaron mutuamente cuidando el uno del otro hasta que se les acabo el agua y tuvieron que salir Edward salió primero y cogió una gran toalla y la envolvió con ella mientras la abrazaba. 

- Te amo, eres tan hermosa – Le susurró Edward al oído haciendo que Bella se estremeciera. 

- Yo también te amo, pero será mejor que nos apuremos antes de que Alice venga hacia aquí – Ambos salieron del baño y se dispusieron a arreglarse. 

Edward termino primero debido a que Bella no sabía que ponerse, arreglo la cama y salió hacia la sala con la finalidad de darle un poco de privacidad. 

Una vez en la sala se dirigió hacia la cocina en busca de un vaso de agua y cuando se lo termino observo los platos sucios de la mañana y recordó que había quedado en que le iba a ayudar a lavarlos, se arremango las mangas de la camisa y se puso a lavar los platos. 

Cuando se estaba secando las manos al terminar escucho pasos a su espalda por lo que se giró y se quedó paralizado al ver a Bella con unos vaqueros sencillos que se le ajustaban perfectamente a sus piernas y una blusa lisa de color azul eléctrico que hacía que su piel se viera aún más cremosa y suave, tenía un maquillaje sencillo ya que ella no lo necesitaba, el cabello le caía libremente por la espalda. 

- Este… no tenías que dedicarte a limpiar el departamento pero gracias – Se acercó a él dándole un tierno beso – Vamos se nos hace tarde. 

- Estas tan hermosa y aún estamos a tiempo ya que Alice organizo la cena en su departamento. 

- ¡Oh no!, eso es demasiada privacidad que hará que pueda preguntar libremente – Dijo espantada Bella imaginándose como la acorralaría Alice hasta que le dijera todo lo que quisiera. 

- No te preocupes. No me había dado cuenta de que por eso no había hecho un gran alboroto, pero nos limitaremos a decirles que estamos juntos y fin de la historia sin más detalles – dijo Edward contundentemente. 

Salieron del departamento tomados de las manos y al llegar a la puerta como todo un caballero Edward se adelantó para abrirla y darle paso a Bella. 

Apenas salir Bella se detuvo al observar a Mike que la esperaba donde siempre, pero al verla se acercó mientras saludaba a Bella muy efusivamente. 

- Hola Bella, hoy estas más hermosa que de costumbre, lista para irnos a… - Dijo Maike quien se quedó callado cuando se dio cuenta de que Edward terminaba de salir del departamento de Bella y la tomaba de la mano. 

- Hmm… este Mike lo siento… - Comenzaba a decir Bella cuando Edward la tomo de la cintura jalándolo hacia él. 

- Claro que esta lista, pero no para irse contigo – Dijo Edward apretando los dientes. 

- Oye no estoy hablando contigo Cullen y para tu información Bella y yo tenemos una cita así que lo siento. 

- Amor por favor déjame arreglarlo si, dame cinco minutos – Le suplico Bella en un susurro para evitar que Edward golpeara a Mike. 

- Está bien amor, te doy dos minutos además creo que deje mis llaves en el apartamento, me prestas las tuyas – Dijo Edward subiendo el tono de voz con doble intensión dejando en claro que Bella era suya y lo reafirmo con un beso para nada casto que hizo que Bella se sonrojara. 

- Toma, no tardes o Alice nos va a matar – Dijo Bella ansiosa. 

Edward tomo las llaves y para sombro de Mike se metió de nuevo al departamento de Bella con toda la confianza del mundo, que en cuanto entro se pegó a la puerta para poder escuchar lo que decían. 

- Mike lo siento mucho la verdad es que olvide que habíamos quedado y pues Alice quiere que la vayamos a ver y ya sabes cómo es ella y más cuando no se sale con la suya – Dijo Bella esperando que su pretexto le sirviera. 

- Ok, ya será para la próxima, pero dime que es que ¿Ahora eres la nueva conquista de Cullen? – Cuestiono Mike. 

- Es Edward y eso no es algo de tu incumbencia – Dijo un poco molesta Bella. 

- Solo te digo una cosa; ándate con cuidado con él, yo la verdad no sé qué le ven las mujeres que siempre lo buscan, tal vez sea el dinero no lo sé, pero si te digo que él no es de una sola mujer y espero que no te lastime ya que no tardara en cambiarte por la nueva modelo que se le aparezca enfrente – Dijo Mike. 

- Mira Mike, yo no sé cómo es que estas tan seguro de que tiene tantas conquistas si casi nunca está aquí, además yo no soy ninguna interesada entendiste y para terminar ya te dije que esto no es de tu incumbencia y si estoy saliendo con Edward es porque yo así lo quiero ¿Entendiste?, tú no tienes derecho a decirme con quien puedo salir y con quien no, ¿Estamos? – Dijo una muy furiosa Bella. 

- Yo en ningún momento dije que tú fueras una interesada, sé que las mujeres con las que normalmente sale son unas interesadas porque se les nota, ninguna pierde la oportunidad de salir con él y aparecer en las diferentes revistas en las que se observa que él se deja querer por esas mujeres hasta que se aburre y busca a otra, solo te estoy diciendo que te cuides – Dijo de manera conciliadora Mike. 

Él estaba seguro que Edward la dejaría pronto y tenía que aprovechar esa oportunidad para poder consolarla. Por otro lado Edward estaba que echaba chispas por los ojos, pero desgraciadamente Mike no había dicho muchas mentiras ya que lo de las mujeres era cierto. 

Edward las utilizaba hasta que se aburría de ellas y las cambiaba como si fueran cualquier cosa, pero él no lastimaría a Bella, él de verdad la amaba. 

- Ya, pero te lo vuelvo a decir que yo no necesito que me cuides ya estoy demasiado grandecita como para saber lo que estoy haciendo, además Edward me ama y no quiero que vuelvas a insinuar nada sobre él, ahora si no te importa tengo que ver a Alice – Dijo Bella defendiendo como una fiera a su amor. 

Ese acto lleno de orgullo a Edward al saber que su ángel lo cuidaba, pero al mismo tiempo se sintió poco merecedor de su amor pero ella lo amaba y no tenía miedo de gritarlo a los cuatro vientos. 

- ¡Las encontré amor! – Exclamo muy feliz Edward – No me lo vas a creer pero fueron a dar debajo de la cama. 

- Está bien nos podemos ir – Dijo aun un poco molesta Bella. 

- No te enojes mi amor, además yo sé cómo quitarte ese mal humor – Dijo Edward mientras que con la mirada le decía a Mike que desapareciera y se volvió a besar a Bella haciendo que perdiera hasta el hilo de sus pensamientos y de que estaban en el pasillo. 

- Oigan chicos ya tuvieron todo el día, además aquí todos los pueden ver – Dijo muy feliz Alice, haciendo que la pareja se separa de golpe y Mike se fuera furioso al saber que llevaban todo el día juntos encerrados en el departamento de Bella por el tono en el que hablo Alice. 

- Hola Alice, disculpa – Dijo Bella un tanto sonrojada. - No hay por qué pedir disculpas solo somos un par de enamorados, ¿Verdad pequeña Alice? – le dijo muy feliz y orgulloso Edward. 

- Claro Ed, pero hay que pasar porque no me desgaste cocinando para que se quede. 

- Tú cocinando Alice no me hagas reír, y si es cierto prefiero pasar de tu comida, no te ofendas – Dijo Edward en broma. 

- Vale, está bien lo compre y lo demás lo preparo Emmy, pero me costó convencerlo y eso cuenta – Dijo enseñándole la lengua a Edward y sin más pasaron al departamento de Alice. 

- Hola chicos ¿Cómo están? – Pregunto un muy feliz Emmett 

– Bueno que pregunta más tonta la mía, ya veo que están más que bien, Ed que gusto de volver a verte, Bells estas hermosa como siempre mi niña – Les dijo a cada uno mientras los abrazaba. 

- Muchas gracias Emmett – Dijeron ambos y pasaron a la sala cuando el timbre sonó y Emmett se paró y fue corriendo de inmediato hacia la puerta como un niño que va a abrir sus regalos de navidad. 

- ¿Quién es? no sabía que íbamos a estar acompañados – Pregunto Edward 

- Hola – dijeron los gemelos Hale mientras pasaban a reunirse con los demás. 

- Hola Edward, que bueno es verte, pero te vez un poco raro, ¿Que no fuiste a trabajar hoy? Estas como que muy relajado – Dijo en forma de saludo Jasper – Hola Bella que bueno volver a verte, hola Alice se puede saber de qué se trata todo esto – Fue diciendo Jasper a modo de saludo a los demás. 

- Hola a todos – Dijo Rosalie aunque se veía más feliz de lo normal 

- Hola chicos pasen siéntense o acaso ¿Ya quieren cenar? – Pregunto Alice.

- La verdad es que me gustaría cenar primero – Dijo Rose

- Está bien entonces creo que pasaremos al comedor – Dijo muy feliz Alice que iba tomada de la mano de Jasper. 

Lo que a nadie paso desapercibido fue que de la misma manera iban Edward y Bella, pero nadie dijo nada ya que el interrogatorio vendría después ya que nadie quería arruinar la cena y de eso todos estaban consientes. 

Una vez que terminaron de cenar y agradeciendo la comida que estaba muy rica, Emmett se levantó y hablo. 

- Bueno es hora de que comience la parte interesante de esta pequeña reunión, solo quiero darles la noticia más feliz que he dado nunca y es que soy el hombre más feliz de la tierra, porque por fin mi querida Rose acepto darme una oportunidad y le prometo aquí con todos ustedes como testigos que pondré todo de mi parte para que esté a gusto a mi lado y me ame como yo la amo a ella. 

- Oh mi Emmy yo también te amo, y lo que dijiste fue muy dulce de tu parte – Contesto Rose con voz melosa, ¿De cuándo acá Rose era tan romántica? 

- Bueno, bueno como que aquí hay mucha miel, Em solo te puedo pedir que cuides mucho de mi hermana, y estoy de acuerdo en todo lo que has dicho menos e una cosa, hay algo que no apruebo – Dijo Jasper un poco serio. 

- Oye tú no tienes derecho a decir que apruebas o que no entendiste, porque yo nunca te he discutido que salgas con la pequeña bola de energía ¿Verdad? – Dijo Rose con la voz seria y osca de siempre. 

- Rose, me dejas terminar si gracias, bueno como tú dices mi hermosa bolita de energía me hace sentirme el hombre más feliz del mundo y eso es lo que no estaba de acuerdo. 

- Bueno pero creo que se olvidan de mi – Dijo Edward dejando a todos un tanto extrañados ya que en cuanto se ponían medio melosos él se molestaba y se iba debido a que no tenía como hablar con ellos de los mismos temas del amor y no solo de pasión desmedida. 

– Si ustedes son los hombres más felices del mundo, entonces yo soy el hombre más feliz del universo entero, no hay nadie más feliz que yo en estos momentos – Dijo Edward dejando a todos asombrados, mientras que tomaba de la mano a Bella. 

- ¿Edward? – Preguntaron al unisonó Jasper y Emmett – No lo puedo creer por dios dinos quien eres y que le hiciste a Edward. 

- Miren dejen de decir estupideces soy yo, lo que pasa es que soy tan feliz por estar aquí al lado de esta adorable señorita – Dijo Edward señalando a Bella que en aquel momento se puso más que colorada – Que me ha venido a cambiar mi vida. 

- Ok, bueno que les parece si pasamos a la sala para estar más cómodos – Dijo Alice, ya que era hora de que comenzara el interrogatorio – Pero antes chicas que les parece si me ayudan a levantar la mesa. 

- Está bien Alice – Dijo Rose sabiendo que lo que en realidad quería Alice era hacer unas cuantas preguntas aptas solo para chicas. 

- Está bien Alice – Dijo Bella teniendo un poco de miedo por el hecho de estar lejos de Edward y que comenzaran las preguntas, pero tenía que ayudar a recoger. 

- Bueno chicos que les parece si mientras acondicionamos la sala con unas mantas y tal vez una película – Ofreció Emmett. 

- Está bien Em – Dijo Jasper. 

- Me parece una buena idea pero no creo que me pueda quedar a ver la película – Dijo Edward mientras se dirigían hacia la sala cargando las mantas consciente de que mañana se tenía que levantar temprano. 

- Hay, Ed mañana es sábado y puedes tener toda la noche con Bella – Dijo de manera sugestiva Emmett.

Afortunadamente las chicas ya estaban en la cocina en su propio interrogatorio porque si no Bella se hubiera puesto más roja de lo que alguna vez haya estado y Rose le hubiera dado un buen regaño a Emmett. 

- Emmett por favor, mañana tengo que madrugar y Bella también y antes de que me interrumpas – Dijo levantando un dedo ya que Emmett iba a hacer otro de sus comentarios – Como hoy no fuimos a trabajar conseguimos cambiar nuestros días de trabajo para mañana. 

- Ok eso significa que el día de hoy te la pasaste demasiado bien – Dijo en medio de una sonrisita. 

- Emmett – Dijeron Edward y Jasper al mismo tiempo – Recuerda que estás hablando de una dama también. 

- Ok en eso tiene toda la razón y Bella de verdad es toda una dama, pero ahora viene la parte fea – Dijo Emmett poniéndose de repente serio, ¡Por dios Emmett serio! – Solo te advierto Edward que quiero mucho a Bella, como a una hermana más y sé que Alice también la quiere mucho y si la lastimas ya sea de forma voluntaria o involuntaria no te la vas a acabar, así es que asegúrate de que la harás feliz y de nunca hacer que derrame ni una sola lagrima por culpa tuya, me entendiste – Dijo muy serio Emmett. 

- Calma Emmett, yo de verdad quiero a Bella y no pienso jugar con ella, además no tienes de que preocuparte Alice ya me amenazo también – dijo Edward levantando las manos en un gesto defensivo. 

- Bueno pues espero que eso sea suficiente, ya que sabes que de verdad no quieres ver enojada a la pequeña duende – Dijo ahora entre serio y divertido. 

- Bueno veo que quieres mucho a Bella y yo espero que de igual manera cuides de mi hermana porque encima de que te las veras conmigo tal y como me dijiste a mi cuando comencé a salir con Alice, te las veras con la misma Rosalie ya que sabes que ella misma se puede defender muy bien – Dijo Jasper. 

- Lo sé Jaz, Bella es una hermanita más, en cuanto a Rose tú crees que yo de verdad voy a desaprovechar la oportunidad que me dio. Sabes que estoy tras de ella desde hace mucho tiempo y mira que me costó convencerla – Dijo de nuevo bromista Emmett – Tu hermana sí que es una chica difícil y creo que eso es lo que más me gusta de ella. 

- Bueno Em lo tuyo sí que es masoquismo puro – Se burló Edward y Jaz lo acompaño ya que sabía perfectamente que su hermana tenía un carácter muy fuerte y explosivo. 

- Pero créanme que vale la pena con tal de estar con ella, es tan única, tan domínate, no se… tan Rose - Dijo un tanto embelesado Emmett. 

- Ok, ya lo entendimos estás enamorado hasta los huesos – Dijo Jasper. 

Antes de que pudieran continuar apareció Bella casi corriendo, escapando seguramente de Alice. 

- Bella, amor ¿Estas bien? – Pregunto un poco preocupado Edward por la manera en la que apareció. 

- Si estoy bien – Dijo Bella, pensando en cómo se había salvado de estar un minuto más con las chicas principalmente con Alice. 

Después de haber visto cómo interrogaba a Rose, preguntándole de todo desde por qué y cómo decidió salir con Emmett, desde cuando le gustaba y porque lo hacía sufrir y lo que más la espanto fue cuando le pregunto que si ya habían estado juntos y ahí aprovecho cuando con una sonrisita picara le contesto que tal vez y dando a entender de que era hora de interrogar a Bella pero cuando se dieron cuenta ella ya había 
emprendido plan fuga, pero la tranquilidad le duro poco ya que en cuanto estuvo entre los brazos de Edward las chicas aparecieron con una sonrisa un poco malévola en su rostro. 

- Bella trate de hacer esto por las buenas, pero no quisiste así es que ahora te atienes a las consecuencias - Dijo Alice viendo directamente a Bella. 

- No sé de qué me estás hablando – Dijo Bella de la manera más inocente que pudo. 

- Bueno comencemos – Dijo Alice con una gran sonrisa – Bueno creo que es obvio que están juntos, y ya son novios ¿Verdad? 

- Si Alice somos novios y no tenemos por qué ocultarlo – Contesto Edward. 

- Está bien, ¿Desde cuándo están saliendo juntos? – Pregunto Alice 

- Bueno oficialmente comenzamos a salir hoy – Dijo Edward. 

- ¿Cómo que oficialmente? 

- Bueno este… veras ya nos veíamos desde antes los fines de semana cuando no estaba contigo – Dijo Bella, ya que no quería mencionar el escándalo cuando Edward vio que saldría con Mike. 

- Ya tenían tiempo saliendo y nunca me lo dijiste, se supone que somos amigas – Dijo Alice haciéndose la víctima. 

- No Alice las cosas no son así, Edward y yo solo pasábamos el tiempo platicando o caminando en el parque, solo como amigos, no fue hasta hoy que comenzamos formalmente como ya te dijo Edward – Dijo Bella y eso pareció relajar un poco a Alice, pero de repente se acordó de algo. 

- Estas segura de que no me estas mintiendo Bella, porque esta mañana vi salir a Edward de tu departamento y tenía una sonrisita demasiado feliz en el rostro y cuando lo descubrí se puso muy nervioso y solo trataba de huir. 

- Ese bueno… - Bella no sabía que decir, además de que Emmett comenzaba a no poder aguantar la risa. 

- Emmett cállate – Dijo Edward – Somos novios desde hace unas horas, pero estamos juntos desde ayer en la tarde, contenta – Dijo Edward un poco más ansioso porque se terminara el interrogatorio. 

- Ah, entonces por eso les gano el sueño y no fueron a trabajar ¿Cierto? – Dijo Alice divertida. 

- Basta Alice ya te dije lo que querías saber Bella y yo estamos juntos y fin de la discusión o mejor dicho 
interrogatorio – Dijo Edward ya que no quería ver como su ángel se ponía roja y muy nerviosa. 

- Edward cálmate, mira Alice creo que esas no son cosas de las que debamos de estar hablando así es que me gustaría pedirte que las dejáramos para luego – Dijo Bella sabiendo que no se podía escabullir de Alice. 

– Bueno me la pase muy bien, muchas felicidades Em, Rosalie – Dijo Bella mientras les asentía – Pero creo que es hora de que nos retiremos ya que mañana tenemos que madrugar, espero que se la sigan pasando bien – Dijo Bella mientras tomaba la mano de Edward. 

- Ok Bells no te preocupes nos vemos después, es más que te parece si la próxima semana vamos de compras hace mucho que no salimos a un día de compras – Dijo muy radiante Alice dejando en claro de que la dejaba ir con la condición de que pasaran el próximo fin de semana juntas. 

- Está bien Alice, de todas maneras recuerda de que hablamos durante la semana ya que dudo que me pueda escapar de ti. 

- ¡Yupi! Qué bien, y es bueno saber que nos seguiremos viendo en la semana. - Ok bueno ahora si nos vamos, chicos que tengan una linda velada – Dijo Edward poniéndose de pie y tomando la mano de Bella. 

- Hasta luego chicos nos vemos, oigan que les parece la idea de hacer un día de campo este domingo en el parque que está aquí cerca – Dijo Emmett. 

- Si un día de campo y ustedes no se preocupen que yo me encargo de eso mañana – Dijo Alice dando brinquitos de felicidad. 

- Entonces, ¿A qué hora nos vemos? – Pregunto Bella 

- Nos vemos aquí a las 11 que les parece – Dijo Alice 

- Ok, bien – fueron las respuestas de los demás. Bella y Edward salieron del departamento hacia el de ella. 

- No es necesario que me acompañes, no creo que me pase nada de aquí a la puerta que está a menos de 3 metros – Dijo Bella 

- Amor no creerás que no te voy a dejar en la puerta sana y salva, ya que soy consciente de que necesitamos descansar después de haber salido vivos de ahí dentro – Dijo Edward mientras señalaba la puerta por la que acaban de salir. 

- En eso tienes razón, pero si mañana tenemos que trabajar de verdad tenemos que dormir – Dijo mientras abría su puerta. 

- Está bien amor, que descanses y que sueñes conmigo que yo soñare contigo – Dijo cuándo la jalaba para darle un beso en los labios. 

- Buenas noches amor y claro que voy a soñar contigo – Dijo Bella mientras le daba un beso tierno e inocente en la mejilla y después se metió a su departamento dejando a Edward parado con una sonrisa en los labios pensando en lo dulce que era su Bella y se encamino a su departamento. Una vez dentro se fue directo a su habitación y levanto la ropa que pasó a tirar en la mañana cuando entro corriendo a su departamento por un poco de ropa, se puso cómodo para dormir es decir unos finos pantalones y el pecho desnudo.





2 comentarios:

  1. me encanto, publica pronto quiero saber que sigue

    ResponderEliminar
  2. Publica pronto! me encanta! :))

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)