Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 5 de junio de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 8

Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.



EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512* CAPÍTULO 8 
by: AnaLau


(N/A): Hola, en esta ocasión quiero comenzar avisándoles que este es mi primer lemmon así es que espero que les guste, y pues se respeta a quien no quiera seguir leyendo solo les digo que es bajo su propia responsabilidad. Sin más aquí les dejo el capítulo. 


Cap. 8 En cuerpo y alma

Eran casi las tres de la mañana cuando Bella se removió en los brazos de Edward quien la tenía tomada por la cintura, cosa la alegro a pesar de estar más dormida que despierta. 

Como no quería despertarlo a pesar de que se necesitaba mover trato de hacerlo de la manera más sutil, pero él también se removió apretándola más contra sí mismo cosa que de repente extraño a Edward por lo que abrió los ojos de golpe y descubrió que no se encontraba en su habitación. 

Volteo a ver quién era a la que tenía entre sus brazos y descubrió que tenía a quien a él le parecía la mujer más hermosa, un ángel que había descendido del cielo y que por azares del destino necesitaba la protección de él un simple mortal, sonrió complacido consigo mismo mientras le depositaba un beso en la cabeza estrechándola un poco más junto a él. 

- Lo siento no quería despertarte – Dijo Bella al darse cuenta de que había despertado a Edward. 

- No te preocupes es muy agradable despertar teniéndote entre mis brazos – Dijo el muy complacido – ¿Qué hora es? 

- Déjame ver – Dijo mientras se estiraba al mueblecito que tenía al lado de la cama – Son casi las tres de la mañana, aún es muy temprano podemos volver a dormir un poco más. 

- Está bien dormiremos un poco más – Dijo mientras se volvía a acomodar en la cama y ella se volteaba para quedar de cara a él acurrucándose contra se pecho. Bella le dio un dulce e inocente beso en el pecho de Edward que le encanto enviándole vibraciones por todo el cuerpo.

Él no se puedo resistir y bajo su rostro hasta el de ella dándole un suave beso en los labios, pero ella no se quiso separarse de esos labios tan dulces que tanto le fascinaban, puso sus manos detrás de su nuca enredando sus dedos en su sedoso cabello broncíneo atrayéndolo más hacia ella, poco a poco el beso siguió aumentando de intensidad, ambos se deseaban con pasión y locura, ella se comenzó a pegar más a su cuerpo dejando inexistente la división que separaba un cuerpo del otro. 

Él la tenía sostenida por la cintura y comenzó lentamente a subir sus manos por su espalda o a bajar por la longitud de sus piernas de una manera hambrienta, pero al mismo tiempo delicada. 

Cuando se separaron para tomar aire, el trato de controlarse repitiéndose a sí mismo que no la podría hacerle el amor en esos momentos, así que trato de alejarse un poco más de ella. 

- No hagas eso, no te alejes, te deseo – Dijo Bella al ver que se separaba y ella de verdad quería continuar. 

- Mi amor quedamos en que te iba a esperar a que estuvieras lista, solo hasta que tú quieras – Dijo Edward dejándole en claro de esta manera que la amaba, la deseaba, pero no pensaba forzarla a hacer nada que ella no quisiera. 

- Quiero estar contigo, quiero hacer esto, te quiero pertenecer en cuerpo y alma – Le confesó a Edward mientras se sonrojaba por lo que acaba de decir. 

- De verdad ¿Esto es lo que quieres?, no hay problema si no quieres. 

- Estoy segura – Contesto muy segura Bella. - Ok, que te parece si hacemos un trato: trataremos de hacerlo pero si en determinado momento tú no quisieras continuar simplemente me lo dices y nos detenemos, ¿aceptas? 

- Me parece una gran idea, gracias – Dijo Bella con un nudo en la garganta. 

- No tienes nada que agradecerme, soy yo quien debería de darte las gracias por querer estar conmigo. 

Dicho esto último comenzaron a besarse una vez más, un beso cargado de pasión, deseo y amor, ella trataba desesperadamente de atraerlo más hacia ella, le parecía que aún había mucha distancia entre ellos cosa que no era cierta. 

Él comenzó a acariciar su labio inferior con su lengua pidiéndole permiso para entrar en ella quien lo permitió de inmediato; en cuanto sus lenguas entraron en contacto comenzó entre ellas una danza intensa, donde ambos daban lo mejor de sí buscando un ganador. 

Ella comenzó a jalar el labio inferior de Edward haciendo que el perdiera el control, estaba tan extasiado que sus manos tomaron vida propia y comenzaron a recorrer el cuerpo de Bella en un afán de reconocerla y que sus manos grabaran cada parte de su cuerpo. 

Poco a poco comenzaron a sentir que sus ropas estorbaban, tenían demasiado calor, se separaron un poco para tomar un poco de aire y él comenzó a descender por su cuello, dejando besos húmedos por donde sus labios pasaban, sus manos subieron hasta su cintura comenzando a subir su pijama mientras sus manos ascendían, hasta que logro dejar a la vista su sujetador el cual era muy inocente, el seguía descendiendo
hasta que llego a sus pechos y comenzó a besarlos por encima del sujetador. 

Bella estaba tan necesitada de él que en el momento en el que sintió como sus pechos se ponían rígidos una ráfaga de placer la atravesó haciendo que se arqueara contra el permitiéndole a Edward poder poner sus manos debajo de ella y liberarse del sujetador, cuando se lo quito lo aventó y él se quedó fascinado con lo que veía, unos suaves, dulces, tersos, sonrosados y erectos pezones le pedían a gritos que los chupara, que los tocara, pero estaba tan fascinado con lo que veía logrando que Bella se pusiera un tanto nerviosa 
pensando que tal vez lo que él veía no era de su agrado así que trato de taparse. 

- Lo siento mi amor hice algo que no te gustara, ¿Porque te tapas? – Dijo un poco confundido Edward. 

- No es eso, lo que pasa es que sé que mis pechos no son muy grandes y tal vez no te gusten, p… – Decía Bella hasta que Edward la interrumpió. 

- Shhh, tus pechos son perfectos simplemente que quede embobado ante ellos son magníficos, no te tapes por favor – Pidió Edward con la voz un poco más gruesa de lo normal debido a la pasión contenida. 

Sin más con delicadeza le quito la sabana del pecho, le dio una última miradita y se inclinó hasta tomar uno de sus pechos con su boca, mientras que el otro pecho era masajeado por una de sus manos, el chupo, mordió, saboreo, recorrió con su lengua cada parte de su pecho, haciendo que Bella gimiera de placer, arqueándose más contra él, mientras se sujetaba con fuerza a las sabanas. 

Después cambio de pecho y realizo el mismo procedimiento, lo hacía con tal destreza y habilidad que Bella se sentía tocar el cielo con las manos, ella comenzó a pasar sus manos por su espalda y se dio cuenta de que el aún estaba totalmente vestido por lo que sus manos llegaron a su pecho y comenzaron a desabrochar la camisa. 

Él ver sus intenciones la dejo que desabrochara sus botones y le ayudo a que se la quitara, mientras que ella acariciaba su espalda y sus brazos. Edward dejo sus pechos para seguir su camino dejando besos húmedos por donde pasaba, hasta que llego hasta su estómago se entretuvo un poco jugando con su ombligo, llego 
al borde de sus pantaloncitos del pijama, levanto la cabeza para verla, pidiéndole permiso con la mirada para poder continuar ella lo vio a los ojos dándole permiso de que continuara. 

Acerco sus manos hasta su cadera y comenzó a descender quitando así la prenda mientras que sus labios seguían dejando besos húmedos, cuando comenzó a descender por una de sus piernas él se dio cuenta de la humedad que se acumulaba en la parte más íntima de Bella y él sonrió complacido al saber que él era quien le provocaba esa humedad. 

Dejo su recorrido y con los dientes, teniendo mucho cuidado tomo las pequeñas braguitas que era la única prenda que aun llevaba puesta Bella y comenzó a quitárselas para dejarla de esta manera totalmente desnuda y a su merced, comenzó a acariciar sus caderas con las palmas de sus manos mientras él se encaminaba a dejar un beso en su intimidad, se detuvo al sentir la mano de Bella sobre su cabeza pensando que lo iba a detener, lo que él no se esperaba es que ella enredo sus dedos en su cabello haciendo presión para que Edward le depositara aquel beso. 

Cuanto se dio cuenta de lo que ella quería, no lo pensó más y comenzó a besar su parte más íntima, sintiendo como su propio miembro se endurecía hasta lo imposible queriendo remplazar de inmediato sus labios y lengua con su más que duro miembro, pero primero quería darle todo el placer que fuera posible. 

Comenzó a besar y succionar su parte más íntima, introduciendo su lengua en su abertura la cual estaba cálida y húmeda, él se movía con tanta habilidad que Bella simplemente se entregó a esas sensaciones que nunca nadie le había producido. 

- Ed-Edward – Decía en medio de un gemido cargado de placer – T-te necesito – Soltando un gemido mientras se arqueaba más, movimiento que el aprovecho al máximo para pasar sus manos por sus nalgas y sostenerla arriba logrando una mejor posición para saborear su intimidad al máximo, comenzó a morder su botón llevando a Bella a la locura. - No… no puedo más - Decía Bella de la manera más coherente que podía – Me siento explotar. 

- Así, mi amor no te contengas quiero saborearte toda – Dijo Edward haciendo movimientos más rápidos y precisos con su lengua, mientras que su mano seguía jugando con su botón, y en medio de un grito de pacer Bella se dejó ir, inundando la boca de Edward, pero él no perdió el tiempo comenzó a saborear ese exquisito néctar que emanaba de Bella. 

Bella se quedó rendida en la cama, mientras traba de recobrar el aliento y hacer que su corazón latiera más 
despacio ya que parecía que quería salir de su pecho. 

- Fue maravilloso – Dijo aun entre jadeos a Edward - Te amo tanto. 

- Yo te amo más – Dijo mientras que le daba un beso para que no le contestara y como si no fuera suficiente lo que acaba de pasar Bella tomo a Edward por la nuca prolongando más el beso haciendo que él se quedara sobre ella. 

La castaña comenzó a restregarle su cuerpo hasta que sintió como la virilidad de Edward se encajaba en su cadera a lo que ella inmediatamente abrió sus piernas enredándolas en las caderas de él, ahí fue cuando se dio cuenta de que el llevaba aun mucha ropa. 

- ¡Oye! Aun llevas mucha ropa – Le recrimino Bella. Edward de inmediatamente se despojó de los pantalones y del bóxer que un llevaba puesto, en cuanto Bella lo observo desnudo, además de que era la primera vez que veía a un hombre desnudo, no pudo apartar la vista de la virilidad de Edward la cual se veía imponente, recto, firme, suave y de gran tamaño, por lo que Bella se comenzó a preguntar el cómo es que entraría una cosa de ese tamaño en ella. 

- Te gusta lo que ves – Dijo Edward con una sonrisa pícara al ver como Bella no dejaba de ver su virilidad, cosa que lo éxito aún más y como si eso fuera posible la sintió más dura y necesitada. 

- Este… es muy grande – Dijo Bella con vergüenza al verse descubierta con el mismo pánico al no saber cómo es que entraría en ella – ¿Cómo es que todo eso va a entrar en mí? 

- Mi amor no te preocupes iré despacio, a lo mejor te incomoda un poco al principio y si eso pasa yo me detendré hasta que me digas que puedo continuar, no te preocupes todo saldrá bien – Dijo Edward sin evitar que su ego aumentara, pero haciéndole saber que la trataría con amor, como ella se lo merecía. 

Comenzó a besarla con pasión distrayéndola de sus pensamientos, cuidadosamente se acomodó sobre Bella y como hace unos instantes Bella enredo sus piernas alrededor de las caderas de él, mientras no la dejaba de besar. 

Edward coloco su miembro en la entrada de Bella, y poco a poco comenzó a introducirse en ella hasta que sintió que algo se rompía, junto en ese momento Bella se aferró a su espalda pegando su cara en uno de sus hombros para no dejar escapar un grito causado por el dolor que sentía en ese momento, lo que no pudo detener fue la lagrima que broto de sus ojos. 

- Oh lo siento, eres virgen – Se disculpó Edward – No quise lastimarte – Le dijo mientras intentaba salir de ella. 

- No – Dijo con voz estrangulada, mientras que se aferraba a las caderas de Edward con las piernas impidiendo que se saliera – Dame un momento ya se está pasando. 

Bella de verdad quería estar con Edward, y el dolor estaba comenzando a pasar dejando en su lugar una sensación de deseo y pasión, cuando estuvo segura de que podían continuar, presiono más sus piernas en torno a la cintura de Edward para que entendiera que estaba lista y comenzó a introducirse un poco más en ella para después comenzar a moverse lentamente, hasta que la pasión los desbordaba con un vaivén frenético. 

Edward volvió a tomar posesión de uno de sus pechos haciendo que Bella se arqueara más, mientras se sujetaba con fuerza a la cama. 

– Más Ed-Edward, más por favor más – Dijo Bella al borde de la locura. 

Edward como el buen caballero que era de inmediato la complació haciendo las estocadas más rápidas y profundas. 

En la habitación solo se podían escuchar los jadeos que ambos amantes emitían así como las incoherencias que decían, lo único entendible eran sus nombres y el sonido del choque de la piel de sus caderas. 

Bella no pudo más, levanto las caderas pidiendo silenciosamente que Edward se introdujera más en ella, 
haciendo las estocadas más rápidas y profundas, cosa que para ser lograda Edward tuvo que tomar sus caderas con ambas manos manteniéndolas en alto y fijas para poder tener un mejor ángulo de penetración. 

- Bella… te amo tanto – Decía Edward entre jadeos sintiendo como llegaba a su orgasmo, pero él quería que llegarán juntos así que comenzó a penetrarla con más fuerza y rapidez mientras que con una mano pellizcaba ese botón de nervios que podrían dispararla al nirvana. 

- Edward, te amo, no puedo más – Dijo Bella en medio de un gritito. 

- No te contengas amor, déjate ir – Contesto Edward, mientras decía esto ella tuvo el segundo orgasmo de su vida y de esa noche, dos estocadas después Edward sintió como terminaba dentro de ella dejando su semilla caliente en su interior. 

Después se dejaron caer en la cama, él la tomo por la cintura con una mano haciendo que ella reposara su cabeza en su pecho, mientras que con la otra mano le acariciaba el cabello, despegando uno pocos que se habían adherido a su frente que estaba perlada en sudor debido al gran esfuerzo físico que acaban de realizar. 

- Gracias – Dijo Edward cuando sus respiraciones se normalizaron un poco. 

- No tienes nada que agradecer, soy yo la que te debería de dar las gracias, ha sido simplemente maravilloso, la mejor noche que eh tenido en mi vida – Dijo Bella mientras depositaba un dulce beso en su pecho. 

- Claro que si tengo que darte las gracias, por darme algo tan preciado como tu virginidad, y de verdad siento si te lastime nunca fue mi intensión. 

- No te preocupes como ya te dije fue maravilloso, fue increíble, más que eso… lo fue todo, al menos para mí, no se tal vez esperabas más que una niñita inexperta, no lo sé – Dijo Bella de repente preocupada al recordar la habilidad con la que Edward la tomaba, la cual le dejaba en claro el que tenía una gran experiencia en el tema del sexo. 

- No mi amor, no te pongas triste, no te puedo negar que he estado con otras mujeres, pero ninguna me ha hecho sentir como tú lo has hecho, como tú lo dijiste simplemente fue todo. Nunca había experimentado una sensación como esta, te amo tanto, mi dulce niña, tu inexperiencia, tu dulzura, amor y pasión que desbordas hace que pierda la cabeza – Dijo Edward mientras que le daba un beso, mientras ella se acomodaba mejor sobre su pecho. 

- Te amo Edward – Le dijo en un susurro, dejando que sus ojos se cerraran y quedara completamente dormida y exhausta. 

- Yo también te amo – Dijo Edward mientras le acariciaba la cara y la contemplaba dormir. 

No podía creer que una criatura como ella fuera suya y de nadie más, la amaba hasta la locura como nunca había amado a nadie, si antes de dormir se sentía el hombre más feliz de la tierra ahora estaba seguro de que no había nadie más dichoso que él en esos momentos ni aquí ni en el universo entero. 

Contemplo su cuerpo desnudo y se maravilló de lo que tenía entre sus brazos, ahora ambos se pertenecían en cuerpo y alma, separase de ella estaba seguro que sería equiparable a la muerte. 

Alejo inmediatamente esos pensamientos disfrutando el momento que estaba viviendo, no entendía cómo es que no se dio cuenta desde el principio de la hermosa y valiosa mujer que Bella era, se golpeó mentalmente por haber pensado en que ella era igual a todas las que solo lo querían para obtener dinero y fama. 

En cómo había pensado en utilizarla para después dejarla como a las otras, eso sería imposible, a ella no le importaba de donde venía él, nunca le había hecho más preguntas de su familia en cuanto él le dijo que no le gustaba hablar de ese tema, mientras que ella le había abierto su corazón y se había entregado a él. 

Con este último pensamiento y una enorme sonrisa en su rostro cubrió sus cuerpos con la sabana y se abandonó al sueño, el cual sería protagonizado por su ángel. 





1 comentario:

  1. OOO!!! me ha gustado mucho, ha sido muy sexy el lemmon :P Tengo muchas ganas de leer el proximo capitulo!

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)