Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 19 de enero de 2015

El chico del departamento 512 * Capítulo 25

Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo pa19ra jugar un poco con eLllos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.


 EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 25
by: AnaLau




Cap. 25 Charlas pendientes

- No crees que ya es un poco tarde y Bella aún está dentro con Edward – Dijo Esme checando la hora en su reloj.
 
- Calma amor recuerda que deben de tener mucho de lo que hablar y necesitan de su tiempo – Dijo Carlisle con ternura, ya eran los únicos que estaban en la sala de espera, ahora que Edward había despertado y todo iba de maravilla ya podían regresar a su vida normal.
 
- Pues sí, pero ya es un poco tarde y Edward necesita descansar, mejor dicho todos debemos descansar ahora que por fin lo podremos hacer tranquilos y me gustaría darle las buenas noches y como tú también regresaras mañana a tus actividades necesitas ir a la casa a dormir cómodamente – Dijo Esme.
 
- Tienes razón, pero se les ha de haber ido el tiempo volando, vamos a verlos y sirve de que llevo a Bella a su departamento – Dijo Carlisle tomando de la mano a su esposa mientras se dirigían a la habitación de Edward.
 
Al abrir la puerta se llevaron una tierna sorpresa viendo como ambos dormían en la pequeña cama abrazados fuertemente al cuerpo del otro y alguien se había encargado de colocarles una manta encima de los dos y era poco probable que fuera alguien del hospital.
 
- Creo que ya se nos adelantaron, ¿los despertamos o los dejamos así? – Pregunto Esme viendo enternecida la escena delante de sus ojos.
 
- Creo que será mejor que los dejemos, se ven tan en paz, tan completos – Dijo Carlisle feliz por la tranquilidad y amor que se veía en la pareja aun dormidos.
 
- Edward – Suspiro Bella entre sueños.
 
- ¡Oh por dios ya los despertamos! – Dijo Esme sintiéndose culpable.
 
- Tranquila ve, Bella habla dormida – Dijo Carlisle al ver que Bella se acomodaba mejor en los brazos de Edward.
Carlisle estaba complacido de ver que la mujer que estaba entre los brazos de su hijo solo tenía cabeza para él, estaba tan tranquilo porque se daba cuenta de que su relación se parecía a la que él tenía con su amada Esme y estaba seguro de que si Edward sabía que Bella hablaba dormida el pasaría gustoso la noche en vela para poder escucharla.
 
- Sera mejor que nos vayamos a descansar nosotros también no va a ser necesario que te quedes ya está bien acompañado, vendremos mañana temprano estoy seguro de que Bella querrá ir a trabajar – Dijo Carlisle saliendo de la habitación de Edward dejando apagada la luz al salir de la habitación.
 
- No sabes cómo me arrepiento de haber pensado mal de Bella, ella es justo lo que merece y hace feliz a Edward – Dijo Esme de camino a su casa.
 
- Lo que paso es que no fueron las mejores condiciones en las que la conocimos y tampoco sabíamos mucho de su relación, pero es una buen chica me recuerda tanto a nosotros sabes – Dijo Carlisle besando dulcemente a su esposa.
 
- Te amo tanto Carlisle, no sé qué haría sin ti, me has hecho la mujer más feliz del mundo me has dado un hijo maravilloso, ya no puedo pedirle más a la vida – le dijo Esme depositando otro beso a su tan amado esposo.
 
Ahora sabía que su familia había vuelto a crecer con una hija mas ya que consideraba a sus sobrinos y a los hermanos Brandon como hijos suyos y ahora se sumaba también Bella.
 
Eran poco más de las siete de la mañana cuando Edward se removió un poco dándose cuenta de que no estaba solo y se sentía en el paraíso al ver a su adorable Bella entre sus brazos descansando con una ligera sonrisa en su rostro, su suave y tersa piel parecía brillar de felicidad y detrás de sus parpados cerrados estaba seguro de que estaban un par de ojos del color del chocolate que eran la ventana perfecta a su alma, no pudo evitar soltar un suspiro y depositar un beso en la cabeza de su amada.
 
- Mmm – Dijo Bella aun dormida y se removió con la intención de no despertar hasta que cayó en cuenta de que estaba abrazada al hombre de su sueños y que él la sostenía firmemente entre sus brazos como si su vida dependiese de ese sencillo acto – Creo que me quede dormida lo siento de seguro ya es un poco tarde, tus padres me van a colgar – Dijo Bella incorporándose de la cama.
 
- No te preocupes les podemos decir que ambos nos quedamos dormidos no creo que se molesten – Contesto Edward sumamente feliz.
 
- ¿Nos quedamos dormidos los dos?, ¿entonces qué hora es? – Pregunto Bella mirando el reloj de su muñeca – ¡Demonios! son casi 7:30 am no me va a dar tiempo de ir a mi departamento a ducharme y después a la oficina – Dijo Bella tratando de acomodarse la ropa y el cabello.
 
- Cariño no te angusties, mira puedo decirle a mi padre que ponga un auto a tu disposición para que te puedas mover libremente, en la habitación debe de haber una ducha así que te la puedes dar aquí e igual podemos pedir que te compren una muda nueva no hay nada de que tengas que preocuparte, tranquilízate y ven a darme mi beso de los buenos días amor – Dijo Edward tratando de volver a abrazar a Bella.
 
- Lo siento Edward no puedo tranquilizarme – Dijo Bella acercándose de nuevo a la cama y depositando un pequeño y dulce beso en los labios de Edward separándose antes de que volviera a suceder lo del día anterior – Buenos días Edward ¿cómo amaneciste?
 
- Mmm, me creerás si te digo que muy bien, que por fin volví a dormir a lado de mi adorado ángel, solo eso necesitaba para poder sentirme bien y ansioso por salir del hospital – Dijo Edward regalándole esa sonrisa torcida que tanto amaba Bella.
 
- Si no mal recuerdo el médico les comento algo a tus padres de que necesitarías una vez que despertaras algunas pruebas y algunas sesiones de terapia física para recuperar el movimiento, por lo que aun tendrías que estar en reposo un tiempo – Dijo Bella decidida a ayudarlo en lo que necesitara.
 
- Tienes razón, pero quiero estar a tu lado todos los días, teniéndote a mi lado yo me poder recuperar más rápido – Dijo Edward haciendo un puchero como los que hacia Alice cuando quería algo.
 
- Buenos días me alegra saber que ya están despiertos – Dijo Carlisle entrando a la habitación de Edward dejando a Bella con la boca abierta ahora entendida de donde es que su hijo había sacado parte de su gran belleza, al ver a Carlisle vestido de manera impecable con un traje oscuro hecho a su medida que contrastaba con su hermoso cabello rubio como el sol y esos ojos azules que volvían a brillar.
 
- Hola buenos días papa, veo que ya estás listo para irte a trabajar – Dijo Edward con tranquilidad.
 
- Claro que si hijo y es que hemos dejado mucho tiempo abandonado el negocio, pero mira te traigo algo Bella – Dijo Carlisle entregándole una bolsa a Bella.
 
- Hola buenos días Carlisle, ¿qué es lo que me traes? –Pregunto curiosa Bella mientras abría la bolsa.
 
- Bueno me supongo que te tienes que ir a trabajar y ya no te dará tiempo de irte a cambiar por lo que te traigo una muda que me hizo favor de facilitarme Alice, anda ve a prepararte mientras te espero para que te lleve a tu trabajo – Dijo Carlisle regalándole una sonrisa amable muy parecida a la de Edward.
 
- Muchas gracias por la ropa, pero no tiene por qué preocuparse me puedo ir sola, pero gracias por el ofrecimiento – Dijo Bella sonrojándose.
 
- No hay discusión aceptable Bella, quiero llevarte y puedo poner un chofer a tu disposición para que después te traiga por la tarde – Dijo Carlisle amablemente pero al mismo tiempo autoritario.
 
- Ahora veo a quien salió Edward en lo autoritario – Dijo Bella entre divertida y apenada por las atenciones recibidas por parte de Carlisle.
 
Después de que se arreglara Carlisle se encargó de llevarla a su trabajo en medio de una plática amigable y tranquila para después informarle de que irían a recogerla cuando saliera y así fue por lo que llego bastante rápido de vuelta al hospital por la tarde.
 
- Hola buenas tardes – Dijo Bella entrando a la habitación de Edward que estaba en compañía de su madre.
 
- Hola Bella cielo que bueno es verte ¿cómo te fue? – Pregunto Esme incorporándose de la silla en que estaba.
 
- Me fue bien gracias – Contesto Bella un tanto extrañada.
 
- Hola amor te extrañe todo el día, te tengo algunas noticias buenas – Dijo Edward estirando su mano para tomar la de Bella.
 
- Hola Edward yo también te extrañe – Dijo Bella acercándose a su lado tomando su mano.
 
- Hoy me realizaron la mayoría de los estudios que me dijo el médico que se tenían que realizar para el alta, por el lado físico me dijeron que estoy bastante bien, las fracturas están sanando correctamente casi por completo solo es cosa de unos cuantos días y poder empezar con la terapia física y mañana me quitaran por fin todas las férulas, en el campo de lo cerebral 

– Hizo un puchero que indicaba que algo no andaba bien – Soy un caso perdido – Dijo Edward suspirando con resignación.
 
- No te preocupes Edward ya verás que podremos salir adelante pase lo que pase yo voy a estar a tu lado – Dijo Bella sintiendo que las lágrimas se acumulaban en los ojos.
 
- Es que no hay remedio mi cielo y cuento con que estarás a mi lado, porque me diagnosticaron locura irreversible – Suspiro – Estoy locamente enamorado de ti y no hay posibilidad de superarlo – Dijo Edward con una enorme sonrisa en los labios – Te amo más que a mi vida mi cielo.
 
- Edward me espantaste, creí que hablabas de algo serio – Dijo Bella entre enojada y feliz de saber que estaba bien.
 
- Que este locamente enamorado de ti es muy importante para mí – Dijo Edward fingiendo que sus palabras le dolieron y la verdad es que si le habían dolido un poco, mientras Esme trataba de sofocar sus risas de lo cómica que se le hacia la situación.
 
- No me refiero a eso – Dijo Bella acariciando sus manos y besándoselas – Lo que pasa es que me preocupa tu salud, el que estés enamorado no es ningún problema porque si no estaríamos los dos en la misma situación ¿no lo crees? – Pregunto dulcemente Bella.
 
- Tienes razón, además como ya me van a poder dar la alta mi mamá quiere que me vaya a casa a recuperarme pero me gustaría saber si es que tú me vas a acompañar – Quiso saber Edward.
 
- No puedo Edward, además aún tenemos que hablar que no se te olvide, si gustas te iré a visitar todas las veces que quieras después del trabajo – Dijo Bella viendo a Esme como que de momento se entristecía.
 
- Lo siento mamá, pero si Bella no quiere ir a mi lado, yo me iré a mi departamento y en efecto aún tenemos un tema del que hablar – Dijo Edward mirando el rostro de su madre.
 
- Por mí no te detengas Edward, además necesitas de quien te cuide porque no te vas a poder mover a tu gusto – Dijo Bella inmediatamente ya que no quería ser la causante de más problemas con su familia.
 
- En eso Bella tiene toda la razón corazón, le hacemos como te había dicho te vas a tu departamento y yo me voy a cuidarte por el día y si Bella quiere ella te cuidara por las noches – Dijo Esme dulcemente tratando de ocultar el dolor que le provocaban el rechazo de Bella.
 
- Bells necesito saber cuál es tu opinión, que es lo que más te agrada porque yo quiero estar en donde tú quieras estar – Dijo Edward viendo a la luz de su vida.
 
- No es donde yo quiera estar, es donde tu estés más cómodo y si tu mama te quiere cuidar, creo que será mejor que vayas a tu casa porque será mucho que todo el tiempo este en tu departamento me supongo que tiene una casa que cuidar y un marido que atender y ya pasaron mucho tiempo fuera de su casa – Dijo Bella defendiendo su punto.
 
- Bella cariño dime Esme, bueno tienes razón en que Carlisle y yo llevamos tiempo sin estar en casa, pero eso no importa además tu eres bienvenida en ella, siéntete como si fuera tuya – Dijo Esme regalándole una sonrisa.
 
- Muchas gracias… Esme, pero aun así insisto en que la decisión no es mía si no de Edward por desgracia yo no puedo pedir más vacaciones para poder cuidar de Edward ya que acabo de regresar de unas – Dijo Bella.
 
- Amor me agrada de que quieras cuidar de mí y soy consciente de que no es que no quieras estar a mi lado yo sé que eres muy responsable así es que no te preocupes por tu trabajo – Dijo Edward.
 
- Bueno creo que antes de que tomen una decisión aún tienen que hablar y yo tengo que ver si Carlisle ya viene en camino – Dijo Esme poniéndose de pie y saliendo de la habitación.
 
- Creo que mi mamá tiene razón y me gustaría comenzar si no te importa – Dijo Edward a lo que Bella solo asintió – Bueno por donde comenzare, veras todo este incidente lo provoco Tanya, pero yo tuve mi parte de culpa porque nunca te hable de ella, yo ya te he contado la deplorable persona que fui… por favor Bella déjame hablar – Pido Edward al ver que Bella lo iba a interrumpir – Por mi cama pasaron muchas mujeres entre ellas Tanya, era así como mi amante frecuente, la última vez que estuve con ella ya te conocía o mejor dicho te acaba de conocer, lo siento pero yo aún no sabía lo que sentía por ti – Dijo Edward bajando la mirada apenado ante su confesión.

- No te sientas culpable, continua – Pidió Bella tratando de calmar la ola de celos sin sentido que amenazaba con atormentarla.
 
- Después comencé a pasar todo el tiempo contigo y me enamore de ti, para Tanya era normal que la dejara de ver algunas semanas después de un encuentro y lo que no se esperaba es que yo faltara al trabajo debido a noche más maravillosa de mi existencia, ella me hablo un par de días después y como yo andaba en las nubes nunca cheque el identificador y le deje en claro que ella no me importaba que toda mi vida ahora eres tu – Dijo Edward tomando la mano de Bella.
 
En ese momento Bella soltó un jadeo de sorpresa al recordar esa llamada que sin querer escucho, ahora sabía que hablaba con esa Tanya… "Mira Tanya no quiero seguir contigo oíste, no me vuelvas a llamar ni a buscar entendiste y no vuelvas a insultar a Susana me oíste ¡NO ME INTERESAS!"...
 
– ¿Qué pasa Bella? – Pregunto Edward al ver que se quedaba en blanco.
 
- Es que yo… escuche parte de esa llamada sin querer después del evento con Mike – Dijo Bella sonrojándose.
 
- Yo no lo sabía, bueno después no conforme con eso me monto una escenita en mi oficina y molesto hable con ella y le deje las cosas claras diciéndole que te amo a ti y ella se mofo de mi diciendo que yo no podía amar pero te lo juro que te amo con todo mi ser – Dijo Edward con desesperación.
 
- Yo te creo Edward y también te amo – Dijo Bella tranquilizándolo.
 
- Yo pensé que con eso ella se quedaría tranquila pero no, y no sé cómo demonios se enteró de donde es que vivimos, ese sábado en que habías sido secuestrada por Alice y Rose para ir de compras yo decidí que después de ir a jugar un rato con los chicos te prepararía la cena que te debía con velas y flores, cuando ya solo faltaba un poco de cocción para que la cena estuviera lista decidí que me daría una ducha rápida.
 
Cuando salí recordé que deje la estufa prendida y fui corriendo a la cocina por lo que no me dio tiempo de secarme y cambiarme, mucho menos cuando sonó el timbre y pensé que eras tú que por fin te habías librado de las chicas ya que les conté mi plana Em y Jazz y dijeron que harían algo parecido así que Jazz estaba en el departamento de Alice y Em en el de Rose, pero cuando abrí la puerta estaba Tanya ahí parada y solo me dijo sorpresa al momento que se abrió el abrigo y estaba semidesnuda, pasó y discutimos un poco y cuando me saco de mis casillas la tome del brazo con brusquedad debo de admitir y la saque del departamento a empujones, sin que me diera cuenta ella se giró y enredo su brazo libre en mi cuello y me beso yo me quede estático no sabía qué hacer hasta que decidí quedarme así y esperar así a que viera que mis labios ya no le respondían que solo son tuyos, cuando se cansó se separó de mi con una gran sonrisa en el rostro y solo me dijo "espero que disfrutes de tu dolor" y se fue yo no lo entendí.
 
Me metí al departamento termine de arreglarlo todo solo te esperaba y así te espere pero nunca llegaste así que salí dispuesto a ir a ver a Alice y ella me soltó tremenda cachetada y me dijo "te lo advertí" estaba hecha con furia y no me dejaron hablar contigo y cuando hablamos yo… vi en tu mirada todo el dolor que te cause y que no me ibas a perdonar por lo que decidí que te dejaría en paz y que no te molestaría mas aunque eso significara la muerte para mi yo me negué a ver todo el dolor que te cause y me encerré en mi mundo.
 
Me avergüenzo de decirte que me la pase ahogado en alcohol algunos días tratando de olvidarte pero eso era imposible todo me recordaba a ti, mi cama tiene tu olor por todos lados era tanta mi frustración que lloraba por no tenerte a mi lado y me deja llevar por la inconsciencia que proporciona dormir que me brindaba un poco de alivio, dormía abrazado a la almohada que dejaste en el departamento, soñaba contigo y era feliz pero era tan duro despertar y ver que todo había sido un sueño.
 
Mis padres hablaron conmigo y no me encontraron en las mejores condiciones, pero no fue novedad ya me habían visto así con anterioridad, mi mamá hablo antes con Alice y ahí fue cuando me entere de que ambas vieron cuando Tanya me había besado, entre los dos me convencieron de que hablara contigo pero para poder acercarme a ti tenía que convencer primero a Alice y después a Emmett que estaba seguro de que le hubiera gustado partirme la cara así que empecé por Jasper que para mí buena suerte llevo a Alice así fue como me dieron la oportunidad de contarles mi versión de los hechos y la historia detrás del porque me convertí en ese ser insensible, mujeriego y frio que ellos conocían…
 
Les conté de Sofía, después de un buen rato ellos aceptaron ayudarme hablando primero con Emmett y después contigo por eso es que te veía más a menudo como cuando llegabas del trabajo y yo te observaba a través de la mirilla de la puerta, intente acercarme a ti de nuevo pero tú nunca me lo permitiste y me mato cuando Alice me dijo que te irías y que tenía el presentimiento de que no volvería.
 
Fui como un loco en tu búsqueda, le dijiste a Alice que pasarías primero a tu oficina por lo que me dirigí allí y créeme fueron los minutos más largos de mi vida se me hicieron eternos hasta que te vi y los semáforos parecían estar en mi contra por qué no cambiaban, desesperado esperando a que cambiara a verde el semáforo.
 
Me sentí tan aliviado cuando cambio que no me di cuenta de que un conductor imprudente se pasaba el alto, solo tenía la vista fija en ti, cuando tomaste ese taxi que te alejo de mí se llevó mi corazón y de repente solo sentí el impacto del auto y fui consciente de tu nombre saliendo de mis labios para después caer en la inconsciencia y bueno lo demás ya lo sabes y ahora estas aquí a mi lado – Dijo Edward que sostenía su mano y cuando la volteo a ver se dio cuenta de que por sus mejillas corrían lagrimas silenciosas.
 
– Bella amor perdóname nunca quise hacerte sufrir así te amo, te amo, te amo – Dijo Edward y Bella se soltó a llorar mientras se lanzaba a los labios de Edward besándolo entregándole su alma, fue un beso agridulce donde se mezclaba el más puro de los amores, con la pasión, el hambre y el dolor de los dos, aderezado con la humedad de sus lágrimas.
 
- Edward fui tan tonta, te amo más que a mi vida, perdóname yo debí de confiar más en ti, pero yo seguía sin saber qué es lo que ves en mi para amarme como me amas pero creo que ahora me toca a mí pedir perdón por todo el daño que te cause – Dijo Bella tratando de contener el mar de llanto.
 
- Amor no tienes nada porque pedir perdón yo te amo – Dijo Edward volviendo a unir sus labios.
 
- No Edward necesito hacerlo, yo decidí ignorar esa llamada aferrándome a la idea de que era cuestión de trabajo además de que se hizo muy raro escucharte hablar con esa voz tan fría y cortante, pero después lo olvide, yo era muy feliz a tu lado, era tan feliz que no supe qué hacer cuando me ofrecieron irme a un curso–taller en Virginia me dijeron que lo pensara.
 
Por un lado yo quería hacerlo, pero por el otro lado estabas tú y no se me hacía justo pedirte que vieras conmigo por lo que dije simplemente que lo pensaría además tenía tiempo para hacerlo, pero una mañana en la que me fuiste a dejar una chica rubia me abordo me dijo que se llamaba Tanya y que tú eras suyo, que tú y ella eran pareja y que yo solo era un juguete para ti.
 
Me dolió porque ella si era alguien quien podría estar a tu lado sin desentonar, pero me aferre a la idea de que me amabas a mí y decidí que no le creería y no decirte nada, pero a lo pocos días te vi besándola y ella me sonrió con suficiencia, tú estabas semidesnudo y todo mi mundo se vino abajo, recordé lo que me paso con Jake y me hice a la idea de que yo no era suficiente mujer para nadie y acepte irme.
 
Tenía planeado pedir mi cambio a Seattle para nunca más volver así que fui a casa de mis padres y me reencontré con Jake, arreglamos las cosas por lo que ya no había ningún impedimento para o irme hasta que recibí la llamaba de Alice y llegue a verte pero antes de eso Rose tuvo unas palabritas conmigo y me abrió los ojos – Dijo Bella tomando con ambas manos la cabeza de Edward.
 
- Créeme si te digo que le debemos tanto a los chicos – Dijo Edward feliz de tener a Bella entre sus brazos de nuevo.
 
- Bueno pero creo que debemos de ponerle un alto a Tanya no quiero que nos vuelva a hacer nada – Dijo Bella furiosa al darse cuenta de que cayó en la trampa de la rubia.
 
- No te preocupes por ella mi amor, digamos que Rose también tuvo unas cuantas palabras con ella, ya la conoces y si se atreve a intentar algo mas no voy a dudar en ayudar a Rose a que cumpla su palabra – Dijo Edward tranquilizándola.
 
- ¿De qué estás hablando Edward?, no entiendo nada – Pregunto Bella mirándolo interrogante.
 
- Digamos que hubo cierta intervención de Alice en cierto plan maquiavélico contra Tanya para ponerla en su lugar, además de una cachetada cortesía de Rose que probablemente le movió la única neurona funcional a Tanya – Dijo Edward sonriendo recordando el encuentro de Tanya con Rose cuando la amenazo exigiéndole que se fuera sin hacer más escándalo – Además no me gustaría que Rose quedara como una mentirosa – Dijo Edward recordando que ella había dicho que Bella seria la futura señora Cullen y estaba dispuesto a que eso se cumpliera.
 
- Me parece genial, ahora hay algo más por lo que tendré que darle las gracias a Rose – Dijo Bella – Pero aun así si Tanya decide que no tuvo suficiente se las verá conmigo porque eres mío y nadie se mete con lo que es mío y lo defenderé con uñas y dientes entendiste – Dijo con fiereza Bella.
 
- Me encantas, nunca te había visto así y me vuelves loco, te amo y claro que soy tuyo y de nadie más – Dijo Edward divertido de ver a Bella tan territorial.

1 comentario:

  1. Deseando leer el próximo capítulo <3

    ··Mia··

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)