Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 29 de abril de 2014

El chico del apartamento 512 * Capítulo 3

Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.




EL CHICO DEL APARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 2
by: AnaLau

Cap. 3 LA FIESTA

A la mañana siguiente Bella aprovecho que no tenía que ir trabajar como todos los fines de semana y como era sábado decidió levantarse tarde para después de tomar un desayuno ligero que consistía en una taza de café negro, con otra rebanada de tarta que le sobro del día de ayer.

Una vez que termino de desayunar se puso a terminar de decorar y de arreglar su departamento ya que a pesar de tener una semana en el aún no había terminado de decorarlo por lo que decidió terminar y de paso darle una buena limpiadita, ya que estaba acostumbrada a limpiar sus habitaciones los fines de semana, un habito que adquirió desde que vivía con sus padres.

Alrededor de las tres de la tarde satisfecha por el trabajo que acaba de realizar en su casa, decidió que necesitaba una larga y relajante ducha de agua caliente, entro en su habitación y tomo todo lo necesario para tomar la ducha, una vez dentro sintió como el agua caliente que entraba en contacto con su piel comenzaba a relajarla, se dejó envolver por ese aroma que le era tan familiar… el de su champú de fresas con crema
que tanto adoraba, una vez que el agua caliente se terminó tuvo que salir del baño y se dispuesto a arreglarse para la reunión de esta tarde, se enfundo unos vaqueros azules que se ajustaban perfectamente a sus largas y torneadas piernas, acompañada de un blusón de color rosa pálido rematando con unas botas que le llegaban por debajo de la rodilla con un discreto tacón, se recogió su espesa cabellera en una simple coleta, se colocó un par de anillos que habían sido obsequio de su madre, deicidio usar un maquillaje muy tenue casi al natural ya que no le gustaba eso de pasar horas frente a un espejo para arreglarse, le parecía una pérdida de tiempo.

Una vez lista miro su reloj y se dio cuenta de que faltaban veinte minutos para las cinco de la tarde y como ya no tenía más que hacer decidió que podría llegar antes y ayudarle a Alice con lo que le faltara, salió de su departamento y toco en la puerta de al lado en donde vivía Alice con su pequeño hermano ya que ella pensaba que se trataba de un niño.

Discretamente dio unos golpes en la puerta y espero a que la abrieran. En cuanto esta se abrió Bella se quedó asombrada al ver quién era el que abría la puerta… no era un pequeño niño como ella imaginaba sino más bien todo lo contrario era un hombre de unos 25 años, alto y muy fornido que incluso
podría llegar a intimidar.

Bella pensó que era el hermano de Alice dado que tenía el pelo de un color de una noche sin estrellas, pero en lugar de tenerlo en pequeñas puntas poseía pequeños risos, además de que ambos tenían el mismo color miel de ojos, pero el aspecto intimidante lo perdió de inmediato en cuanto aquel hombre le dedico una hermosa sonrisa que hacía que de verdad pareciera un pequeño niño, además de que de él emanaba también la alegría que irradiaba el pequeño cuerpo de Alice.

- Hola, mi nombre es Emmett, soy el hermano de Alice, me supongo que tú eres Bella – Dijo Emmett con una gran sonrisa en los labios.

- Sí, yo soy Bella mucho gusto – Contesto Bella regresándole esa sonrisa que era tan contagiosa – Llegue un poco temprano, para ver si le podía ayudar a Alice a terminar de arreglar cualquier cosa- Ofreció una
muy voluntariosa Bella, pero le sorprendió una sonora carcajada que soltó Emmett mientras le indicaba que
pasara.

- A ese pequeño monstruito no se le escapa nada cuando se trata de organizar algún evento, así que no te
preocupes, todo está listo para la "pequeña" fiesta – Mientras hacía comillas en el aire – Quieres algo de
tomar mientras Alice baja, se está terminando de arreglar, yo no sé cómo es que se tarda tantas horas
arreglándose si sale igual de cómo entro – Dijo Emmett haciendo una mueca muy graciosa. - No gracias por el momento así me encuentro bien, pero me podrías decir quiénes van a venir. Lo que pasa es que no conozco a nadie en el piso – Le pidió Bella mientras se ruborizaba ya que a la única persona que tenía en mente que había conocido era al chico de los hermosos ojos verdes.

- Pues mira van a venir; el vecino del apartamento 510 su nombre es Mike Newton, sus vecinas del 511 Ángela y Jessica, los del departamento 513 Tyler y Ben, nosotros Alice y Emmett – Dijo entre risas – Y tu Bella por su puesto.

En ese momento en el que ella solo asentía y sentía un gran nerviosismo por el hecho de preguntarse cuál de
todos ellos era el chico que por las noches la ocupaba sus sueños.

De repente se cuestionó en quien era o eran las personas que vivían en el departamento 512, pero antes
de que ella pudiera preguntarle a Emmett, Alice salió de su habitación con un sencillo vestido de color negro que le llegaba por encima de la rodilla, era un vestido sencillo que se ajustaba perfectamente al cuerpo de Alice, mientras que la falda tenía un poco de vuelo.

Tenía al igual que ella un maquillaje muy discreto que la hacía ver más joven e infantil, además de que no llevaba tacones más bien unas hermosas balerinas negros decorados con diamantina que brillaba llamando un poco la atención.

- Bella ya llegaste – Le saludo Alice efusivamente en cuanto la vio – Disculpa la demora espero que a Emmett no se le haya ocurrido molestarte de ninguna manera – Le dijo a Bella mientras que le lanzaba una mirada de advertencia a su hermano.

- No Emmett ha sido muy agradable, gracias Alice tienen un hermosos departamento – Le contesto Bella.
- Hay hermanita como crees que se me va ocurrir hacer o decirle algo a Bella que la pueda espantar o enojar – Dijo de una manera muy inocente Emmett, el cual dejaba ver que tal vez ya se le hubiera atravesado algo en la cabeza para molestar.

Antes de que Alice pudiera contestarle a Emmett de una manera poco cortes para una chica, el timbre la puerta sonó, la fiesta estaba por comenzar.

Emmett muy ágilmente para su tamaño se levantó y fue corriendo y riendo como un niño hacia la puerta mientras decía ¡yo abro! Las chicas se quedaron viendo hacia la puerta que había abierto Emmett dejando ver a dos personas que pasaban muy cómodamente dentro del departamento, Bella se quedó embobada al ver a esas dos personas, ambos eran rubios, de tez blanca no tanto como ella, altos y delgados, uno era un chico el cual tenía el cabello ondulado que le llegaba hasta cubrir sus orejas, se veía que era musculoso no
tanto como Emmett pero se notaba que si se ejercitaba, tenía unos hermosos ojos azules y cerca de su ojo izquierdo tenía una pequeña cicatriz que se notaba a simple vista, pero no por eso era menos atractivo.

Cuando se volvió a fijar en sus ojos descubrió que no le quitaba la vista de encima a Alice, y se dio cuenta de que ella lo miraba con adoración y una gran sonrisa aún más grande en el rostro y pensó que el seria Jazz.

Mientras que la otra persona era una chica que al decir que era hermosa uno se quedaba corto, era esbelta, con un porte impecable y un cuerpo de escándalo que parecía sacado de una revista de modelos, el largo y rubio cabello le caía libremente por la espalda en una pequeña cascada el cual le llegaba a la mitad de su espalda. Bella sintió una punzada de celos al ver a tan hermosa mujer parada en la entrada del departamento mientras ella miraba todo a su alrededor con unos brillantes ojos azules.

- Jazz, Rose qué bueno que ya llegaron fue justo a tiempo – Decía Alice con una gran sonrisa – Miren les quiero presentar a alguien, ella es Bella se acaba de mudar al departamento de al lado; Bella ellos son Rosalie y Jasper Hale, mi novio y su hermana, ambos son gemelos. Jazz, Rose ella es Bella – Decía Alice mientras les hacia una seña con la mano para que supiera de quien hablaba, lo cual era más que obvio ya que a la única que no conocían era a la chica de ojos color chocolate que los observaba con atención.

- Mucho gusto – Dijeron los gemelos al unisonó.

- Lo mismo digo – Contesto Bella mientras les estiraba una mano con la finalidad de estrechársela, gesto al cual ambos respondieron de buena gana.

No pudieron seguir platicando ya que en ese momento el timbre volvió a sonar y se repitió casi lo mismo que sucedió con los gemelos Hale, solo que en esta ocasión Emmett seguía cerca de la puerta viendo como un tonto a Rosalie la chica que lo traía como loco mientras que ella no le hacia el menor caso, en esta ocasión las que llegaron fueron Ángela una chica agradable y de buenos sentimientos, con un cabello un poco largo de color negro que tenía recogido en una media coleta, y su cara está adornada por una gafas de armazón
negro y sencillo, mientras que a su lado se encontraba Jessica una chica de una estura mediana de pelo ondulado castaño que le llegaba a los hombros, ambas chicas saludaron amigablemente a Bella dándole la bienvenida al edificio, posteriormente los que llegaron fueron Tyler, Ben y Mike dos chicos altos y uno no tanto (Ben), aunque no tanto como Jasper ni con su complexión, en cuanto les presentaron a Bella, Mike quedo encantado con el exquisito rubor que cubría en esos momentos sus mejillas ya que se había vuelto el
centro de atención. Sin embargo la que no quedo a gusto con la respuesta de Mike fue Jessica ya que ella llevaba ya algún tiempo tras Mike quien simplemente no le daba importancia más que para pasar el rato cuando se encontraba aburrido.

Desde ese momento la música comenzó a fluir en el apartamento así como una cuantas bebidas para relajar el ambiente, después de hacer una cuantas preguntas a Bella, prácticamente las mismas que ya la había hecho Alice, comenzaron a hablar de otras cosas para el alivio de Bella que se encontraba un tanto decepcionada de que no haya visto a un al chico de los ojos verdes, pensó que posiblemente era el habitante del departamento 512 o tal vez solo estaba de visita, lo cual sin saber muy bien porqué la deprimía un poco.

Pasadas unas cuantas horas Bella se descubrió pasando un buen rato en compañía de sus alegres vecinos, los cuales ya habían comenzado a bailar y ella simplemente los observaba hasta que llego Mike para invitarla a bailar a lo cual ella diplomáticamente se negó, por lo que el chico rubio deicidio quedarse a hacerle compañía, de manera insistente, le comenzó a preguntar acerca de sus estudios, de su familia, de sus gustos, en fin un interrogatorio en toda regla a lo que poco a poco fue fastidiando a Bella, pero Mike simplemente no lo notaba por su mente simplemente pensaba que Bella estaba muy a gusto con él y que ya tenía una enamorada más.

En el momento en el que Bella se excusó para ir al tocador con la esperanza de alejarse un poco del pesado de Mike, el timbre de la puerta la distrajo, mientras que volteaba a ver de quien se trataba ella simplemente se quedó estática en su lugar, al ver a ese adonis frente la puerta con un sonrisa encantadora que simplemente le robaba el aliento, pero lo que la saco de nuevo del trance en el estaba, fue el ver cómo
Rosalie se paró de su lugar en el que estaba mientras que Emmett trataba de hacerle la plática, y corrió hacia la puerta para colisionar su escultural cuerpo con el no menos hermoso cuerpo del chico, mientras esto sucedía la rubia grito muy emocionada.

- Edward qué bueno que llegaste! – Le gritaba mientras corría hacia él. - Hola pequeña, yo también te extrañe mucho – Decía mientras que la tomaba entre sus brazos – Pero primita a que se debe tanta efusividad ya que es muy raro en ti – Decía al oído, por lo que nadie más oyó lo que entre ambos se decían.

- Que no puedo tener simplemente ganas de verte – Dijo ella mientras que le dedicaba un lindo puchero de
inocencia, y le daba un sonoro beso en una mejilla.

Mientras sostenía a la rubia por la cintura, Edward se dedicó a pasar una mirada por el lugar, hasta que se topó con unos hermosos ojos color chocolate que lo miraban intensamente, a lo que él le respondió con una hermosa sonrisa, pero ella no se la devolvió, lo cual se le hacía demasiado extraño, pero lo dejo pasar, ya que en ese momento llego hasta su lugar

Jasper que sostenía Alice con uno de su brazos ya que ambos estaba bailando animadamente, se saludador de una manera muchísimo menos efusiva de cómo lo había hecho su hermana a la cual también veía un poco extrañado, pero lo dejo correr.

- Hey hermano como has estado, tanto tiempo desaparecido, de seguro que andabas muy ocupado con
alguna de tus diversas consistas verdad – Dijo Jasper a modo de saludo.

- Algo así, algo así – Fue todo lo que Edward pudo contestar, ya que en ese momento Alice hablo.

- Hola Ed mira te quiero presentar a nuestra nueva vecina, ella es Bella – Dijo con un pequeño grito para que ella lo oyera y se acercara, como no lo hizo corrió hasta ella.

- Hola Alice, sabes que no me gusta que me digas Ed – Dijo un poco molesto, pero lo dejo correr en cuanto se dio cuenta de que Alice traía casi a rastras a la chica castaña con la que había chocado en el elevador la
semana pasada.

- Bella, él es Edward vive en el departamento 512, Edward ella es Bella y vive en el departamento 515 llego la semana pasada – Decía Alice a modo de presentación mientras que hacía señas con las manos.

- Mucho gusto, encantado de volver a verte – Dijo Edward a Bella mientras que le dedicaba una segadora sonrisa y le extendía la mano.

- Igual-mente – Tartamudeó Bella mientras tomaba la suave mano que le ofrecían, y en el momento en que sus manos hicieron contacto una especie de corriente les
atravesó el cuerpo.

- Alice muchas gracias me la he pasado muy bien –Dijo soltando inmediatamente la mano de Edward y
volteándola a ver – Pero me tengo que ir, creo que es un poco tarde, nos vemos después, si me disculpas me tengo que retirar – Dijo Bella a Alice mientras Edward se preguntaba del que por la reacción de la chica y lo dejo muy extrañado.

- Pero Bella, aún es muy temprano y además no puedes usar el pretexto de que tienes que manejar porque vives a la puerta de al lado, ni que te tienes que levantar mañana temprano, porque mañana es domingo, anda quédate un poquito más – Dijo Alice con el ceño fruncido con tono de súplica, pero Bella simplemente negó, tomo su bolsa despidiéndose rápidamente de Mike con un gesto con la mano, que aun la esperaba, salió rápidamente para adentrarse rápidamente en su departamento, con una sola serie de imágenes en su
rostro, Rosalie corriendo a abrazar a Edward y la última que vio cuando salió del lugar como Edward no soltaba a la rubia ya que ni cuando la saludo la soltó de la cintura.

Una vez que Bella se encontraba en la comodidad de su recamara sin molestarse en encender las luces, simplemente se metió en las cobijas, sin entender el sentimiento que le embargaba, solamente pensando en la electricidad que recorrió su cuerpo al momento de tocar a Edward y en como él no apartaba de su lado a la despampanante rubia y que la veía con una gran cariño, por lo que soltó un bufido por cómo se sentía en esos momentos y sin previo aviso una lagrima traicionera abandono su mejilla, mientras se dejaba caer en el
dulce mundo de los sueños.

Mientras tanto en la sala del departamento de Alice la fiesta estaba llegando a su fin, con la despedida de Ángela, que se iba acompañada por Ben, mientras que Jessica logro obtener la atención de Mike para ofrecerle terminar la fiesta en su departamento a lo cual él no se negó aun que le hubiera gustado más terminar la noche en compañía de Bella.

Tyler simplemente salió después de que Ben saliera, un poco decepcionado por no haber podido llamar la atención de Rosalie que desde que llego Edward no se le había despegado, por lo que pensó que era su novio ya que nadie sabía que eran familia, ya que Edward tenía fama de mujeriego, pero con buen gusto no se le hacía raro el verlos juntos.

Solo quedaban los hermanos Brandon, los gemelos Hale y Edward en el departamento platicando de lo extraño que había estado Rosalie con Edward ya que no eran precisamente inseparables, hasta que ella le explico que estaba cansada de las miradas indiscretas e incomodas que le mandaba constantemente Tyler, por lo que Emmett se mostró un poco molesto, pero Rosalie simplemente no le hizo caso.

Una vez aclaro el punto Alice comento lo raro que había actuado Bella después de que Edward llegara, pero después de encogió de hombros ya que realmente aun no la conocía, pero ese pequeño comentario despertó el interés de Edward.

- ¿Qué es lo que hacia la chica antes de que yo llegara Alice? – pregunto Edward un poco molesto por la actitud de la chica y las conjeturas de Alice.

- Pues estuvo platicando por mucho tiempo con Mike, tal vez él le estuviera coqueteando ya sabes cómo es el – respondió Alice, por lo que Edward se enojó aún más.

- Ves entonces no fue mi culpa, quizás simplemente estaba cansada de él, como tú lo has dicho ese chico de
repente es insoportable – dijo un poco más molesto.

- Calma Edward solo fue un comentario al aire no tienes por qué ponerte en ese plan – trato de tranquilizar el ambiente Jasper.

- O piénsalo de la siguiente manera tal vez es que pusiste demasiado nerviosa a la chica y ahorita este en su
departamento suspirando por ti – dijo en tono de broma Emmett. - Cállate Emmett! - le gritaron todos, menos Edward que sonreía ante esa posibilidad.

Y con esos pensamientos Edward se despido y se encamino a su departamento, no sin antes dar una revisadita rápida al departamento 515, del cual no provenía sonido, ni luz alguna.

Mientras que los gemelos se despedían porque ellos si tenían que viajar hasta su casa que no quedaba lejos del edificio.









2 comentarios:

  1. A Edward le gusta!! jaja Aunque Mike algo pesado jaja tengo muchas ganas de poder leer el próximo :)))))

    ResponderEliminar
  2. Me gusta poder disfrutar de ver programas o leer cuentos de historias ficticias. Para eso trato de buscar en internet la forma en que obtengo recomendaciones de esta clase. Ojala pueda viajar a buenos aires para cultivarme de la cultura que hay tan rica de esa ciudad

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)