Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 6 de mayo de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 4


Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo para jugar un poco con ellos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.




EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 3
by: AnaLau


Cap. 4 Conociéndonos un poco más.

Un molesto rayo de sol se coló por entre las cortinas de la habitación de Edward, el cual le dio de lleno en el rostro por lo que a regañadientes termino despertándose dado que ese molesto rayo de sol no lo dejaba en paz y peor aun cuando lanzo una almohada a las ventas que solo sirvió para que la poca luz que entraba se intensificara molestándolo aún más ya que si había algo que le molestaba es que lo despertaran cuando tenía un agradable sueño. 

Se encontraba soñando con que estaba en una playa de arena fina y blanca, con un hermoso y profundo mar azul limpio y cristalino, mientras que disfrutaba de una de esas bebidas tropicales que son adornados con una sombrilla pequeña, mientras disfrutaba de la compañía de una hermosa y exuberante chica rubia que estaba dispuesta a complacerlo hasta sus más íntimos y oscuros deseos.

Cuando despertó se dio cuenta de que necesitaba una ducha de agua fría ya que no había podido terminar su sueño. 

Una vez que salió de la ducha pensó que sería lindo dar una vuelta en el parque que se encontraba a una cuadras del edificio y de esa manera tal vez podría obtener a alguna conquista. Tomo un ligero desayuno, que fue lo primero que encontró en el refrigerador. Cuando salió de su departamento lanzo una mirada furtiva al departamento del fondo que era el de ella y al recordar lo que había dicho Emmett ayer le volvió a causar gracia. Se encamino a los elevadores y decidió llegar al parque caminando y de esa manera disfrutar un poco del aire y de todo lo que lo rodeaba, era extraño ya que tenía bastante tiempo que no salía de esta manera, pero simplemente tenía ganas de hacerlo, liberarse del estrés que le provocaba la oficina en la que trabajaba. 

Cuando por fin llego al parque se acomodó en una banca para poder disfrutar un poco del sol hasta que llegaron unos niños y acabaron con la paz y el silencio en el que se encontraba el lugar, así es que un poco fastidiado se levantó del banco y decidió caminar alrededor del parque a ver si encontraba algo de su agrado, pero se paró en seco al ver a una chica delgada, tendida en una manta mientras que su espesa 
cabellera castaña estaba extendida en el suelo, ver como incidían los rayos de sol en su rostro, Edward no pudo resistirse más sin siquiera pensarlo se acercó hasta la chica de manera sigilosa, y descubrió que el sol le arrancaba reflejos rojizos a su cabello y también una leve sonrisa en sus labios, cuando él se fijó en eso labios carnosos y sonrosados sintió una necesidad muy grande de cubrir esos labios con los suyos y probar ese sabor que por la apariencia él podía deducir que eran muy dulces. 

Cuando se dio cuenta unos sorprendentes ojos del color del chocolate lo miraban de una manera tal que él se perdió en la profundidad de esos ojos que lo incitaban a que se acercara más, fue entonces que la chica lo miro de una manera un poco asustada por la cercanía en la que se encontraban de la cual él aún no se había dado cuenta. 

Miro a su alrededor y se dio cuenta de que tenía el rostro de la chica a escasos centímetros y justo en ese momento ella se levantó apresuradamente, tomando su manta y un libro que llevaba consigo y se echó a correr dejando a Edward perplejo sentado en el césped sin saber que hacer o que decir, cuando de sus labios salió un débil lo siento ella ya no se encontraba cerca. 

Cuando Bella se dio cuenta de lo que pasaba se paró realmente rápido tratándose de ella, tomo sus cosas y corrió hasta donde sus pulmones se lo permitían, pero no se detuvo hasta encontrarse en el elevador de su edifico, estaba desesperada de que no subiera más rápido. 

Una vez que las puertas se abrieron, entro disparada hasta su habitación, pensado en lo que acabada de suceder, no le encontraba sentido, ella más que nadie quería quedarse y sentir esos suaves labios que tanto la incitaban, pero no lo podía hacer, ni siquiera lo conocía solo sabía que se llamaba Edward, que vivía en el apartamento 512 y que salía con la despampanante Rosalie Hale, razón suficiente para alejarse ya que no quería que volvieran a jugar con ella y es que sentía que si volvía a pasar por lo mismo ahora si no se 
levantaría. 

Tanto dolor fue el que sintió acumulándose en su pecho que sin más se abandonó al sufrimiento y al llanto que amenazaba con salir. 

Cuando menos lo sintió unos golpes en la puerta la interrumpieron, decidió ignorarlos ya que no tenía ánimos de atender a nadie y lo más seguro es que se tratara de Alice ya que nadie más podría venir a verla, pero conforme ella no contestaba los golpes estos se volvieron más insistentes combinadas con el sonido del timbre por lo que el fastidio pudo más y se encamino hacia la puerta, cuando la abrió vio que se comenzaba a alejar Edward y cuando él se dio cuenta de que la puerta se abría inmediatamente se apresuró a 
encararla y pedirle disculpas por lo que había sucedido esta mañana en el parque. 

- Lo siento no fue mi intención asustarte – Dijo de manera muy apenada Edward, espero una respuesta pero ella no salía de su asombro. 

- No, n-no te preocupes – Logro contestar después de salir del shock en el que se encontraba. 

- De verdad no sé qué fue lo que paso solo te vi y después cuando me di cuenta estabas demasiado cerca de mí – Dijo ya más tranquilo al ver que habían aceptado sus disculpas – Espero que no pienses que soy así siempre como te vuelvo a repetir no sé qué fue lo que me paso. 

- Está bien ya te había dicho que no hay problema, bueno… quieres pasar – No supo porque fue que lo invito a pasar a su departamento. 

- Si estaría encantado – Dijo en un tono más relajado, mientras se adentraba en la sala se dio cuenta de que 
ella olía a flores, como a fresas lo cual al tiempo que se le hacía infantil, le era muy atractivo. 

- ¿Quieres algo de tomar?, te puedo preparar un café, un té o simplemente quieres un poco de agua – Pregunto Bella mientras Edward se acomodaba en el sofá en el que hace no más de cinco minutos estaba Bella dejándose llevar por el dolor. 

- Agua está bien – Contesto cortésmente Edward, mientras observaba el lugar con detenimiento y aunque 
era un poco sencillo le gusto lo que vio, bien decorado, sin excesos ni carencias. 

Una vez acomodados en la sala con un café y agua comenzaron a platicar. 

- Bueno y platícame, ¿Porque es que te mudaste sola a una gran ciudad como lo es Nueva York? –Pregunto Edward. 

- Bueno… el que la ciudad sea grande no significa que no pueda vivir sola o que no me sapa cuidar verdad? – Contesto un poco fastidiada por contestar a la misma pregunta tantas veces y porque él no la creía capaz de cuidarse sola – Desde que tenía aproximadamente 10 años me hago responsable de mis cosas, así como el tener que cuidar de mi madre que está un poco loquita – Dijo con una sonrisa triste, ya que extrañaba demasiado a sus padres – Debido a que mi papá casi no estaba en casa debido al trabajo, y mi madre se la pasaba dedicada a sus diversas actividades en las que muchas veces trato de arrastrarme, después cuando entre a la universidad me mude ya que quedaba un poco lejos de mi casa y ahí tampoco había nadie que cuidara de mí, así es de que yo me tenía que cuidar solita, después de graduarme me ofrecieron un empleo en la cuidad y decidí aceptarlo, quien era yo para rechazar mi primera oferta de trabajo, ya que hago lo que más me gusta y me pagan por hacerlo, así que como vez llevo el suficiente tiempo viviendo sola como para ya haber aprendido a vivir sola ¿No lo crees? – Dijo de manera un tanto desafiante, además de que era el discurso más largo que había dicho desde que llego a la ciudad. 

- Bueno en eso sí que tienes razón, pero de todos modos el que ande una linda señorita sola por la calles de una gran cuidad no es muy bueno para ella – Dijo Edward provocando que se sonrojara un poco – Bueno y que es eso a lo que te dedicas y que te pagan por hacer. 

- Bueno soy ingeniera en sistemas computacionales y en eso trabajo, estoy en una empresa y soy yo la que 
mantiene en óptimo funcionamiento las computadoras de la empresa, actualizo los programas, manejo diversos paquetes para agilizar su administración, me encargo de que las señales que envía la empresa sean las adecuadas, que no traten de jaquear la información, en fin cosas por el estilo. Y tú ¿A qué te dedicas? – Pregunto Bella ya que una vez más quería alejarse del centro de atención. 

- Aaaa, yo soy administrador de empresas y a eso me dedico a administrar empresas, en estos momentos me encargo de las empresas de mi pa… Carlisle – Se cayó de inmediato ya que por experiencia sabía que en cuanto una mujer se enteraba de que trabajaba en una de las empresas de moda más importante de la cuidad y que encima de todo le perecían a su padre, todas estaban tras de él con la finalidad de obtener su dinero o de lograr triunfar como modelo.

 - Eso suena interesante – en ese momento él se tensó pensando que otra más que iba tras de el por interés 
como todas las demás – Aunque no tengo la más mínima idea de lo que significa – Dijo Bella soltando una 
pequeña risita – Y tú ¿También vives solo? 

- Este si yo también vivo solo y me gusta vivir así, no tengo porque rendirle cuentas a nadie, y yo también se 
cuidarme solo – Dijo entre divertido y un poco molesto por el interés que Bella le dedico pensando que lo había descubierto. 

- Bueno creo que ya es un poco tarde – dijo Bella al ver su reloj – Creo que puedes tener un poco de hambre así es de que no te entretengo más, a menos de que quieras quedarte a cenar, creo que tengo lo necesario para preparar rápido un poco de pasta – Dijo un poco esperanzada de que se quedara con ella, ya que no quería alejarse de él, había algo que le llamaba la atención. 

- Está bien – Contesto de inmediato sin siquiera parase a pensar la respuesta, decidió que ya que ella parecía que quisiera acercarse a ella por interés el aprovecharía la proximidad para sacarle todo el provecho que pudiera. 

Después de eso Bella se dedicó a preparar la comida, mientras que Edward le hacía compañía en la cocina, 
comenzaron a platicar de lo que les gustaba, de lo que no, coincidieron en que a ambos les gustaba el sol, claro siempre y cuando no te despierte de una buen sueño dijo Edward mientras recordaba la manera en la que despertó esta mañana, les gustaba mucho la música clásica, de hecho Edward tocaba el piano, lo hacía 
bastante bien y lo usaba como terapia cada que llegaba estresado del trabajo, a ambos les gustaba la comida italiana, Bella descubrió que Edward era un amante de la velocidad y de la adrenalina mientras que ella era más calmada respetaba los límites de velocidad, los semáforos en fin, como que era un poco miedosa con respecto a los deportes de alto riesgo.  

Después de que comieron tranquilamente y en silencio ya que Bella estaba acostumbrada a no hablar mientras comía, ella se sumió en sus pensamientos descubriendo que en verdad le agradaba este chico, la hacía sentir bien como hace bastante tiempo no lo hacía. 

Mientras que Bella estaba sumida en sus pensamientos Edward simplemente la contemplaba descubriendo que tenía un lindo color de piel siempre sonrosado ya que siempre tenía algo por el que sonrojarse dándole una tonalidad adorable y tierna, así como esos hermosos ojos que eran como una ventana hacia su alma y en el fondo de ellos encontró un rastro de tristeza y en cuanto él se percató de ese sentimiento de él surgía la necesidad de protegerla y de aliviar a como diera lugar su tristeza. 

Una vez que terminaron de comer Edward se ofreció a ayudarle a lavar los trastes que desocuparon, todo iba muy bien hasta que un pato resbalo de las manos de Bella que estaba cubierto de jabón y salpico a Edward desatándose así una pequeña guerra de agua, en la cual ambos perdieron ya que los dos terminaron bastante mojados, fue entonces que se dieron cuenta de que en realidad ya era un poco tarde y aún tenían que realizar algunas actividades y al otro día tenían que trabajar, se despidieron con un pequeño beso en 
la mejilla y en ese momento volvieron a sentir la electricidad que los había atacado el día anterior por lo que se despidieron rápidamente. 

Una vez cada uno estuvo en sus respectivos departamentos se cambiaron de ropa dándose antes un baño relajante, preparándose para irse a dormir, a partir de ese día los sueños de Bella estuvieron protagonizados por Edward mientras que él se decía que no se podía dejar llevar, que disfrutaría hasta donde pudiera de su compañía y que después la dejara como lo había hecho en otras ocasiones donde ninguna de ellas había logrado despertar en él el más mínimo interés el por más de un mes.




1 comentario:

  1. porque se complican tanto la vida bella y edawrd? con lo facil que es plantar un buen beso jajajaja
    tengo ganas sw saber como continua la relacion jaja
    buen capitulo :)))))

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)