Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 21 de noviembre de 2014

El chico del departamento 512 * Capítulo 21

Disclaimer: Los personajes de Twilight son propiedad de Stephanie Meyer, yo solo los ocupo pa19ra jugar un poco con eLllos en mi mente loca, esperando que les guste.

Sumary: Fue en una tarde lluviosa en que con la llegada de ella se conocieron, no solo llegando a un nuevo departamento sino también a la vida de alguien más y a partir de ese momento sus vidas se entrelazaron sin pensarlo. Iluminando sus vidas al dar una vuelta de 180°; hasta donde los llevara esta relación que comenzaron sin saber exactamente el cómo comenzó.


 EL CHICO DEL DEPARTAMENTO 512 * CAPÍTULO 21
by: AnaLau


Cap. 21 Eventos  inesperados

 El fin de semana por fin se dejaba ver en Nueva York y con él un día lleno de trabajo para Edward que como le había indicado a Susana le saturo la agenda de pendientes y cosas que podría hacer en su departamento, pero le dolía estar ahí, donde sabía que Bella había estado, había reído, le había hecho el amor e incluso donde le paso por la mente la idea de embarazarla, ahora era un lugar frío, seco y vacío como el mismo.
 
Por otro lado Bella estaba sin nada que hacer y eso no era bueno, no podía dejar volar su mente que inmediatamente le traía recuerdos de los momentos que había pasado con Edward, esas manos que la hacían sentir tranquila y protegida del mundo entero, su sonrisa que la derretía, esa mirada esmeralda tan brillante, su cuerpo, ese pecho en el que había dormido más de una vez y llorado recordando su pasado.
 
- ¡Por dios debo de calmarme, tengo que olvidar! – se decía una y otra vez Bella ante los recuerdos de Edward – él ahora es feliz en compañía de Tanya.
 
Una lagrima traicionera abandono su rostro, pero es que no lo podía evitar “eso que estás perdiendo el tiempo mejor debería de hacer las maletas que parto el lunes muy temprano” se dijo a si misma terminando esa charla interna que tenía consigo misma.
 
Por la tarde cuando Edward por fin estaba sumamente cansado decidió que era hora de irse y dormir un poco, bueno a lo mejor el resto del día y de la noche aunque tuviera que tomar somníferos.
 
Cuando iba pasando por el parque que estaba cerca de su departamento decidió que quería recordar un poco a su Bella, al diablo con todo hoy se dejaría llevar por el dolor sin importarle nada ni nadie, aparco su Volvo y fue directo al árbol en el que la beso y le dijo cuanto la amaba, no tenía mucho que se lo había dicho y ahora estaba sin ella, aun recordaba lo que le dijo como si hubiera sido ayer.
 
Flash Back
 
- Amor nunca te pedí disculpas adecuadamente por lo que paso así es que lo siento – Dijo Edward mientras la tomaba de las manos y se sentaban debajo del árbol.
 
- No entiendo a qué te refieres – Dijo una muy confundida Bella.
 
- El día en que casi te beso, sabes si tú no te hubieras movido, yo no me hubiera detenido y te abría besado lo deseaba tanto y no entendía el porqué, y cuando te fuiste yo me sentí sumamente extraño y sin pensarlo te seguí necesitaba verte…
 
- ¿De verdad?, yo simplemente no supe ni que hacer, ni porque es que te me acercabas de esa manera y para mí lo más lógico era irme de ahí porque además yo pensaba que tu novia era Rose y a mí nunca me ha gustado interferir en las relaciones de los demás – Admitió Bella con un ligero sonrojo.
 
- Oh, mi dulce Bella – Le dijo Edward callándola con un beso cargado de amor – No sé cómo pudiste creer que tenía algo con Rose…
 
- Bueno es que en realidad se ve que hacen una bonita pareja y…
 
- No Bella detente quieres, hablemos de otras cosas, tu eres mi novia, te amo y eso es suficiente al menos para mí sí lo es – Dijo Edward con gran determinación y fiereza.
 
- También para mí, lo siento si es que hice que te enojaras no fue esa mi intensión – Dijo Bella en voz baja para evitar que se le quebrara.
 
- No estoy enojado Bella simplemente quiero cambiar de tema no sin antes dejarte bien en claro que solo te amo a ti y eso no va a cambiar ¿estamos?
 
- Está bien – Dijo Bella.
 
- Bueno y ahora voy a hacer lo que quería hacer en aquella ocasión – Dijo Edward mientras la acomodaba sobre el césped.
 
- Que es lo que… - No le dio tiempo de continuar porque Edward la beso de esa manera en la que quiso besarla en aquella ocasión y disfruto como nunca de sus dulces y adictivos labios, del calor que lo embargaba por completo y lo más importante de ese amor que ambos se profesaban.
 
- Esto fue algo de lo que te perdiste en aquella ocasión – Dijo Edward mientras se acomodaba a su lado.
 
- Que lastima que me lo perdí – Dijo muy divertida Bella mientras trataba de recuperar la respiración.
 
- No te preocupes amor ese beso te lo puedo reponer cuando tú quieras que hay muchos más de donde vino ese – Dijo igual de divertido Edward.
 
Fin de Flash Back
 
De repente un golpe le despertó de su ensoñación.
 
- Disculpe señor no fue nuestra intención – Dijo un niño de unos 10 años – Hey tu eres… Edward ¿cierto? – Pregunto el pequeño observando detenidamente a Edward.
 
- Sí, ¿porque la pregunta? – Edward no sabía de donde lo conocía este niño, se le hacía muy familiar – Ya recuerdo tú eres Sebastián el chico de la otra vez que estábamos jugando aquí.
 
- Sí, que bueno que aún se acuerda de mí, pero ¿qué es lo que le pasa?, ¿porque está llorando? – Pregunto el niño y
hasta ese momento Edward se dio cuenta de que una lágrima rodaba por su mejilla mientras recordaba a Bella.
 
- No es nada, tal vez fue que me dolió el golpe que me diste – Dijo sonriendo Edward.
 
- ¿Está bien? Se ve muy triste y verdad que no fue mi intensión, pero ahora que me acuerdo, ¿no se peleó con su novia? – Pregunto curioso Sebastián.
 
- Yo sé que no fue tu intensión, pero ¿porque dices que me pelee con mi novia? – Pregunto Edward con un nudo en la garganta.
 
- Bueno porque su novia, está aquí también y está también muy triste así como usted y también está llorando, sabe es muy bonita como para que este llorando, mi mamá dice que nunca hay que hacer llorar a una niña que es muy feo, dice que a las niñas hay que quererlas mucho y hacerlas reír hasta que les duela el estómago, que hay que tratarlas con mucho amor y respeto porque son lo más bonito que hay en la vida, porque después las niñas son las que tienes a nuestros bebes y cosas así, la verdad es que no entendí muy bien, solo sé que no debo de lastimar nunca a una niña, ¿que su mamá nunca le dijo eso? – Pregunto muy curioso Sebastián.
 
- Yo… nunca fue mi intensión sabes, ¿dónde está?, anda llévame con ella – Dijo Edward poniéndose de pie, estaba más que dispuesto a hacerle caso a Sebastián y volver a estar con Bella.
 
- Si claro ven vamos, espero que aún no se haya ido, no tiene mucho que la vi – Dijo Sebastián tomado de la mano a Edward y jalándolo hacia otras jardineras – Mira ahí está todavía, ve y pídele disculpas por haberla hecho llorar, yo me voy o se van a preguntar en donde estoy, adiós.
 
- Adiós y gracias Sebastián te debo una – Dijo Edward que veía a Bella acostada sobre el césped en posición fetal abrazándose a sí misma y se dio cuenta de que aún seguía llorando y eso no lo podía soportar se sentó a su lado y le acaricio el brazo sobresaltándola – Bella.
 
- ¿Edward que haces aquí? – Dijo sentándose de golpe por el susto, tenía que irse de ahí, no fue una buena idea salir de la seguridad de su departamento.
 
- Yo… necesito… hablar contigo por favor escúchame – Pidió Edward mientras tomaba su mano y ella la jalaba inmediatamente y se ponía de pie lista para irse.
 
- Hablamos todo lo que teníamos que hablar la última vez y por favor deja de acosarme, te lo suplico – Dijo Bella con la voz rota y suplicante.
 
- No, no terminamos de hablar la última vez por favor escúchame te lo suplico – Dijo Edward desesperado sintiendo como las lágrimas comenzaban a rodar por sus mejillas – Te amo mi amor por favor perdóname, te amo vuelve conmigo por favor hago todo lo que quieras pero regresa conmigo, te amo, te amo, te amo – Prácticamente grito Edward estaba sumamente desesperado.
 
- Lo siento Edward, pero yo… - Decía Bella con la mirada agachada, hasta que Edward puso su mano en su barbilla para que la levantara.
 
- Dime si ya no me amas, pero veme a los ojos y si lo haces te juro por mi vida que no te vuelvo a molestar, pero yo sé que me amas como yo a ti, por favor regresa conmigo, te lo pido si quieres me pongo de rodillas pero regresa conmigo mi amor 
– Dijo Edward perdiéndose en el mar chocolate de la mirada de Bella.
 
- No Edward se feliz con Tanya y olvídate de mí, déjame en paz no me busques deja de lastimarme más de lo que ya lo hiciste o ¿es que acaso disfrutas con mi dolor? – Dijo Bella con lágrimas en los ojos.
 
- No me interesa Tanya, por favor escúchame tenemos que aclarar las cosas, yo te amo a ti y a nadie más; nunca he amado…
 
- Ya no me mientas, vete y déjame en paz – Grito Bella apartándose de él, corriendo como en aquella vez hasta su departamento.
 
Estaba tan confundida Edward parecía sincero, pero es que no le podía creer no había razones para que la amara, como deseaba que fuera lunes para por fin irse de ahí.
 
Ya lo había decidido después del curso de capacitación, se iría a pasar unos días con sus padres, ya había pedido permiso en su trabajo y se lo dieron gustosos, se dejó caer en su cama y ahí se abrazó así misma tratando de mantener unido su cuerpo y en especial su corazón que le dolía hasta lo imposible.
 
Por otro lado Edward estaba destrozado, no la podía recuperar estaba agonizando de dolor, después de estar ahí perdido sin que su cuerpo reaccionara se fue hasta su auto para irse a su departamento donde una vez dentro se hundió en lo más profundo de su miseria agonizando, recordado las palabras de Bella.
 
Estuvo a punto de decirle que ya no lo amaba, si llegaba a escuchar esas palabras el moriría en ese preciso instante y agradecería la muerte si con eso le aseguraran que el dolor de su pecho desaparecería lo cual lo dudaba.
 
Tomo un par de somníferos más de lo indicado pasándoselos con un trago de Whiskey y en cuestión de minutos se quedó sumamente dormido y aletargado y no despertó hasta entrada la tarde del día siguiente casi oscurecía pero le daba igual no tenía ganas de moverse, hasta que la insistencia de su teléfono le hizo levantarse.
 
- Hola – Dijo con la voz pastosa y en estado zombi, porque eso era todo lo que quedaba de él.
 
- Edward hijo, ¿estás bien?, ¿quieres que te vaya a ver?, ¿dónde estás?, llevo toda la tarde llamándote – Le dijo la voz preocupada de su madre del otro lado de la línea.
 
- Mama, no te puedo decir que estoy bien, porque no lo estoy, estoy en mi departamento y te agradecería que me dejaras solo, créeme que lo necesito y no te preocupes que no voy a hacer ninguna estupidez no te podría lastimar de esa manera, pero si me gustaría que me hicieras un favor no le digas nada a mi padre sí, no quiero que nadie venga te lo suplico – Pidió Edward.
 
- Pero…
 
- Por favor mamá no tengo fuerzas de ver a nadie, te prometo que te voy a ir a ver no te preocupes si – Le suplico Edward.
 
- Está bien mi niño, cuídate mucho, sabes que te amamos ya verás que sales de esta, el tiempo cura las heridas ya la olvidaras – Dijo Esme con dulzura.
 
- Ese es el problema que no creo que el tiempo cure las heridas y no quiero olvidarla, la amo más que a mi propia vida, pero te juro que voy a poner de mi parte para no atormentarte de esta manera, nos vemos después besos te quiero mucho – Dijo Edward a modo de despedida.
 
- Cuídate mi amor, te amo yo sé que tú eres muy fuerte, besos – Fue lo último que dijo Esme antes de que se cortara la comunicación.
 
Después de eso se volvió a acomodar en la cama y siguió llorando como un niño pequeño, partía el alma solo el verlo en esas condiciones hasta que se cansó de llorar y se volvió a quedar dormido.
Era la única solución que encontró para no sufrir tanto ya que muchas veces los sueños que tenía eran demasiado buenos en los que estaba con su ángel, lo malo venia cuando despertaba y se deba cuenta de que todo era un sueño y ella no estaba a su lado.
 
Por otro lado en el departamento de Bella se encontraban Alice y Emmett para despedirla porque al día siguiente se iría de viaje, ellos no sabían adonde por más que trataron de sonsacarla ella no les dijo nada, se comportaban muy raro y no les había dicho que después del curso se iría con sus padres, tanto Alice como Emmett pensaban que se iba por una semana y nada más, pero es que estaban demasiado raros, preguntando si no había visto a Edward que si no había hablado con él y que si no se pensaba despedir de él.
 
- Alice ya te dije que no he hablado con él, no quiero hablar con él, entiéndelo me lastimo, necesito alejarme y tratar de olvidarlo – Decía como por quita vez Bella a una muy insistente Alice.
 
- Insisto en que deberías de hablar con él tal vez te lleves una muy grata sorpresa – Decía Alice frustrada por la necedad de su amiga.
 
- Para que Alice para que trate de convencerme de nuevo de que me ama y que no puede vivir sin mí, para que después le vuelva a encontrar con una de sus amantes él me lo dijo le encanta estar rodeado de mujeres, no Alice ya tuve bastante la última vez en el parque, además ¿de cuando acá tú te dedicas a defenderlo?, no se supone que ustedes dos querían partirle la cara, ¿qué fue lo que paso que yo no me entere? – Pregunto molesta Bella.
 
- ¿En el parque?, ¿es que ya hablaron? – Pregunto ilusionada Alice sin tomar en cuenta el enojo de Bella.
 
- Si Alice, ya hablamos y me dijo lo mismo de siempre que me amaba y sabes no le pienso creer, no me creo con la suficientes fuerzas para volver a levantarme y ahora si no les importa tengo que descansar mañana salgo muy temprano y aún tengo que pasar a la oficina por unos papeles de última hora que necesito – Dijo Bella dirigiéndose a la puerta indicándoles que se marcharan.
 
- Piensa bien las cosas Bellita porque después te puedes arrepentir y espero que cuando te des cuenta de la verdad no sea demasiado tarde, anda vamos enana hay que dejar que Bella descanse – Dijo Emmett dejando con interrogantes a Bella.
 
Al día siguiente Alice despertó con una sensación desagradable, era como si algo malo fuera a pasar, algo la empujaba fuera de la cama para que fuera a ver a Edward y que hablara de una vez por todas con Bella aunque la tuviera que obligar a escuchar, así que se levantó, se colocó una bata y salió de su departamento checando la hora, eran las ocho y quince de mañana por lo que Bella tenía como 15 minutos de haberse ido hacia la oficina según le comento el día anterior, salió de su departamento, se acercó a la puerta de Bella y ya no se oía ruido alguno, se fue directo al departamento de Edward y comenzó a tocar el timbre y como nadie le abría comenzó a golpear la puerta como si su vida dependiera de ello.
 
Edward no quería levantarse aún no tenía ganas, le dolía la cabeza ¿pero quien tocaba así la maldita puerta? Se preguntaba Edward.
 
Echo una furia salió y abrió la puerta llevándose una sorpresa al ver a Alice en pijama golpeando la puerta.
 
- Qué demonios te pasa Alice casi tiras la puerta – Dijo muy molesto Edward.
 
- Cállate y vístete ahora, deja de perder el tiempo – Dijo Alice muy alterada.
 
- ¿Qué sucede Alice pasó algo? – Pregunto ahora asombrado Edward.
 
- Si sucede, sucede que Bella se ha ido y tu estas aquí perdiendo el tiempo, anda ve por ella y tráela contigo, aunque sea amarrada es hora de que te escuche de una maldita vez, si no lo haces algo me dice que la vas a perder para siempre, es como si supiera que ella no va a regresar, pero que esperas muévete con un demonio – Dijo Alice dejando como estatua a Edward.
 
Se iba su ángel, se iba y lo dejaba, no eso no podía ser tenía que ser una maldita broma o una pesadilla si eso es una pesadilla. Se repetía una y otra vez Edward.
 
– QUE MUEVAS MALDITO EL CULO AHORA MISMO, VE POR ELLA – Grito Alice haciendo reaccionar a Edward que solo se puso zapatos y una sudadera ya que solo dormía con el pantalón del pijama.
Edward salía de su departamento con llaves en mano y tocaba como loco el botón del elevador cuando recordó algo se giró y vio a Alice afuera de su departamento.
 
- Alice, ¿a dónde se va?, ¿dónde la tengo que buscar? – Pregunto Edward que no tenía ni la más mínima idea de a dónde ir.
 
- Fue a su oficina de ahí me supongo que va al aeropuerto no lo sé no me quiso decir así es que tienes que alcanzarla en su oficina, anda ve – Le apresuro Alice.
 
- Gracias enana te debo una – Dijo Edward y se metió al elevador hasta el estacionamiento, se subió a su Volvo y acelero en punto muerto, para después salir disparado de ahí con dirección al trabajo de Bella.
 
Manejo como loco y llego en tiempo record, pero los malditos semáforos estaban en su contra, cada que había un cruce estos se ponían rojo y él tenía que frenar muy a su pesar, apretaba con fuerza el volante dejando marcados sus blancos nudillos.
 
Estaba como loco no podía permitir que Bella se fuera y lo dejara, haría lo que Alice le decía la traería con él aunque la tuviera que secuestrar en estos momentos no le importaba nada más que Bella.
 
Cuando estaba por pasar el último semáforo que le separaba de su ángel se puso en rojo para no variar y la vio salir con una pequeña maleta y cogiendo un taxi si voltear siquiera y el color rojo del semáforo no cambiaba.
 
La veía alejarse sin poder hacer nada, 3…2…1 por fin se puso el verde, Edward acelero a fondo sin darse cuenta de que un auto no se detuvo al ver la luz roja e impacto de lleno su Volvo del lado izquierdo en donde él estaba sentado.
 
- Bella te amo – Fue lo último que dijo Edward antes de ver el auto impactándose contra él y de pronto todo se volvió negro y dejo de sentir dolor.




PD de Maria: Mis dulces lectores, la demora con el capítulo, no ha sido culpa de AnaLau, sino toda mía... se me rompió el ordenador y hasta ahora no lo he tenido de vuelta, pero ya está todo solucionado ^^ Os deseo un feliz fin de semana a todos! Os amo!






1 comentario:

  1. genial!!! k ganas de leer el proximo!!

    lunalunera:*

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)