Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 3 de septiembre de 2010

Un amante de ensueño * Capítulo 17

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.

-------------------------

En un abrir y cerrar de ojos, Grace pasó de estar sentada desnuda en su habitación a encontrarse tumbada en un lecho circular, situado en una estancia que tenía todo el aspecto de ser la tienda de un harén en mitad de un desierto. Estaba cubierta por una pieza de seda de color rojo intenso, tan liviana y suave que se escurría sobre su piel como si se tratara de agua.


Intentó moverse pero no pudo. Aterrorizada, abrió la boca para chillar.

— No te molestes —le recomendó Príapo, acercándose al lecho. Deslizó los ojos sobre su cuerpo con una hambrienta mirada, justo antes de subir a la cama y colocarse de rodillas al lado de Grace—. No puedes hacer nada a menos que yo lo desee. —Le pasó un dedo, huesudo y frío, por la mejilla, como si quisiera comprobar la textura y la calidez de su piel—. Entiendo por qué te desea Julián. Tienes fuego en la mirada. Inteligencia. Valor. Es una pena que no hayas nacido en la época del Imperio Romano. Podrías haberme proporcionado innumerables campeones que lideraran mis ejércitos.

Príapo suspiró mientras su mano descendía hasta el hueco de la garganta de Grace.

— Pero así es la vida y así son los caprichos de las Parcas. Supongo que tendré que conformarme con utilizarte hasta que me canse de ti. Si me complaces hasta que llegue ese momento, puede que después permita que Julián se quede contigo. En el caso de que te siga queriendo después de que mis hijos hayan estropeado tu cuerpo.

Sus ojos ardían de deseo, y Grace no podía dejar de temblar bajo su escrutinio.

El egoísmo de Príapo le resultaba increíble. Al igual que su vanidad. Aterrorizada, quiso hablar, pero él se lo impidió.

¡Cielo santo! ¡Tenía poder absoluto sobre ella!

Una fuerza invisible la alzó para colocarla de espaldas sobre los almohadones mientras Príapo se quitaba la túnica.

Los ojos de Grace se abrieron como platos al verle desnudo y con una erección completa. El terror la asaltó de nuevo.

— Ahora puedes hablar —le dijo mientras se acercaba para recostarse junto a ella.

— ¿Por qué quieres hacerle esto a Julián?

La ira oscureció los ojos del dios.

— ¿Que por qué? Ya lo escuchaste. Su nombre era reverenciado por todo aquél que lo escuchaba, mientras que el mío apenas si se pronunciaba aun en los templos de mi madre. Incluso ahora se burlan de mí. Mi nombre se ha perdido en la antigüedad, al contrario que su leyenda, que se cuenta una y otra vez a lo largo y ancho del mundo. Pero yo soy un dios y él no es otra cosa que un bastardo a quien ni siquiera le está permitido habitar en el Olimpo.

— Aparta las manos de ella. Siempre has sido tan inútil que has acabado relegado en el olvido. Ni siquiera mereces limpiarle los zapatos.

El corazón de Grace comenzó a latir más rápido al escuchar la voz de Julián. Alzó la cabeza de entre los almohadones y lo vio justo al pie del estrado donde estaban ellos. Sólo llevaba puestos los vaqueros e iba armado con el escudo y la espada.

— ¿Cómo…? —preguntó Príapo mientras bajaba de la cama.

Julián le dedicó una perversa sonrisa.

— La maldición ha desaparecido y estoy recuperando mis poderes. Ahora puedo localizaros e invocaros. A cualquiera de vosotros.

— ¡No! —gritó Príapo, y al instante, apareció cubierto por su armadura.

Grace luchó por librarse de aquella fuerza que la mantenía inmovilizada mientras Príapo cogía su espada y su escudo, situados en la pared en la que se apoyaba el lecho, y atacaba a Julián.

Hipnotizada por el espectáculo, observó cómo luchaban los dos hermanos.

Jamás había visto nada semejante. Julián giraba ágilmente, como si estuviese ejecutando una macabra danza que devolviera los golpes de Príapo, uno por uno. El suelo y la cama temblaban por la intensidad de la lucha.

No era de extrañar que Julián hubiese llegado a ser un personaje legendario.

Pero tras unos minutos, vio cómo se tambaleaba y bajaba el escudo.

— ¿Qué te pasa? —se burló su hermano, utilizando el escudo para empujarlo—. ¡Ah, lo olvidaba! Puede que la maldición haya desaparecido, pero aún estás debilitado. Tardarás días en recuperar toda tu fuerza.

Julián meneó la cabeza y alzó el escudo.

— No necesito toda mi fuerza para acabar contigo.

Príapo se rió.

— Valientes palabras, hermanito. —Y bajó la espada, que se estrelló directamente sobre el escudo de Julián.

Grace contuvo el aliento mientras observaba cómo los golpes comenzaban de nuevo.

Justo cuando pensaba que Julián iba a ganar, Príapo utilizó una táctica para desestabilizarlo: dejó que ganara terreno. Tan pronto como Julián perdió la protección de la pared en uno de sus flancos, Príapo blandió la espada y la hundió en el vientre de su hermano. Julián dejó caer su espada.

— ¡No! —chilló Grace, aterrada.

Con el rostro transfigurado por la incredulidad, Julián se tambaleó hacia atrás, pero no pudo ir muy lejos con la espada de Príapo hundida en su cuerpo y su hermano aún sosteniéndola.

— Vuelves a ser humano —le espetó mientras hundía la espada un poco más y retorcía la hoja. Levantó un pie para apoyarlo en la cadera de Julián y le dio una patada.

Libre de la espada, Julián trastabilló y cayó. Su escudo resonó con fuerza al golpear el suelo, justo a su lado.

Príapo no dejó de reír mientras se aproximaba a Julián.

— Es posible que ningún arma humana pueda acabar contigo, hermanito, pero no eres inmune a un arma inmortal.

La fuerza que inmovilizaba a Grace despareció en ese instante, liberándola. Tan rápido como pudo, cruzó la habitación hasta llegar junto a Julián, que yacía en un charco de sangre. Respiraba de forma laboriosa y no dejaba de temblar.

— ¡No! —sollozó Grace mientras sostenía su cabeza en el regazo. Contemplaba, horrorizada, la herida abierta en su costado.

— Mi preciosa Grace —dijo Julián, mientras alzaba una mano ensangrentada para rozarle la mejilla.

Ella limpió la sangre que manaba de sus labios.

— No me abandones, Julián —rogó.

Él hizo una mueca de dolor, dejó caer la mano y luchó por respirar.

— No llores por mí, Grace. No lo merezco.

— ¡Sí lo mereces!

Él negó con la cabeza y entrelazó sus dedos con los de ella.

— Has sido mi salvación, Grace. Sin ti, jamás habría conocido lo que es el amor. —Tragó y se llevó la mano al corazón—. Y nunca habría vuelto a ser quien fui.

Grace observó cómo la luz desaparecía de sus ojos.

— ¡No! —volvió a gritar, acunando su cabeza sobre el pecho—. ¡No, no, no! No puedes morir. Así no. ¡¿Me oyes Julián?! Por favor… ¡No te vayas! ¡Por favor!

Lo abrazó con fuerza mientras la agonía que invadía su corazón y su alma brotaba en forma de lágrimas.

— ¡No! —resonó con ferocidad a través de la estancia, haciendo que las paredes temblaran.

Grace vio que el color abandonaba el rostro de Príapo al escuchar el chillido. Se escuchó un trueno y, en mitad de un brillante destello de luz, apareció Afrodita delante de ella. Su rostro estaba contraído como reflejo de la indescriptible agonía que sufría al contemplar el cuerpo exangüe y frío de Julián.

Incapaz de asimilar lo que tenía delante, miró furiosa a Príapo.

— ¿Qué has hecho? —le preguntó.

— Fue una pelea justa, madre. O él o yo. No tenía otra opción.

Afrodita dejó escapar un grito agónico directamente desde su corazón.

— Invoqué la ira de Zeus y la de las Parcas para conseguir su libertad. ¿Quién demonios crees que eres para hacer esto? —Miró a Príapo como si su mera presencia le provocara náuseas—. ¡Era tu hermano!

— Era tu bastardo, pero nunca fue mi hermano.

Afrodita gritó de furia.

— ¡Cómo te atreves!

Cuando la diosa miró de nuevo a Julián, Grace vio el dolor que reflejaban sus ojos.

— Mi precioso Julián —sollozó la diosa—. Jamás debí permitirles que te hiciesen daño. ¡Dulce Citera! ¿A dónde me ha llevado mi egoísmo? —Cayó de rodillas a su lado—. Te dejé solo cuando debía haber estado contigo para protegerte.

— ¡Vamos, madre, déjalo ya! —dijo Príapo, como si la aflicción de su madre hubiese conseguido aburrirlo—. Julián te conocía, igual que te conocemos nosotros desde el comienzo de los tiempos; no piensas más que en ti misma y en lo que los demás debemos hacer por ti. Es tu naturaleza. Y, al contrario que Julián, todos la aceptamos hace eones.

Afrodita no se tomó muy bien esas palabras. De hecho, su rostro se convirtió en una máscara de granito y se puso en pie con toda la dignidad y la elegancia que se espera de una diosa.

Arqueó una ceja y miró a Príapo.

— ¿Has dicho que fue una lucha justa? Bien, tengamos una lucha justa. ¿Estás de acuerdo? Tánatos aún no ha reclamado su alma. Todavía no es demasiado tarde. Lo único que necesitamos para devolverlo a la vida es que su corazón comience a latir de nuevo.

Grace sintió una repentina oleada de calor atravesando el cuerpo inerte de Julián.

Se echó hacia atrás y observó cómo un aura dorada lo rodeaba mientras la herida de su costado se cerraba por sí sola y los vaqueros se desintegraban, siendo reemplazados por unas grebas de oro y unas sandalias. El resplandor dorado subió hasta cubrir su pecho que, al instante, quedó oculto a la vista por una antigua armadura dorada, repujada con cuero rojo, y una túnica. Sobre los brazos aparecieron unas anchas tiras de cuero marrón.

El tinte azulado desapareció de su rostro.

De repente, tomó una profunda bocanada de aire que hizo que todo su cuerpo se estremeciera, y abrió los ojos, mirando a Grace con aquella sonrisa que conseguía derretirle hasta el alma.

Ella se mordió los labios mientras la felicidad la traspasaba. ¡Estaba vivo!

— ¿Qué diablos pasa aquí? —rugió Príapo.

Sobre ellos apareció una mujer, flotando plácidamente. Su pelo negro lanzaba destellos mientras miraba con furia a Príapo.

— Como muy bien ha dicho tu madre, ya es hora de que contemplemos una lucha justa, Príapo. Llevamos retrasándola demasiado tiempo y, esta vez, no habrá ninguna Alexandria que distraiga a Julián e impida que lleve a cabo su venganza.

— ¿Qué? —preguntó Afrodita—. Atenea, ¿qué estás diciendo?

— Estoy diciendo que fue él quién la envió intencionadamente para distraerlo, mientras acudía a refugiarse a tu templo por temor a la furia de Julián.

Por la cara de Príapo, Grace supo que era verdad. El dios curvó los labios en un rictus furioso.

— Atenea, ¡puta traicionera! Siempre lo mimaste.

Atenea se rió mientras se desvanecía en el aire para volver a aparecer junto a Afrodita.

— Nadie lo mimó nunca. Eso lo convirtió en el mejor guerrero que jamás salió de las filas espartanas; y eso es lo que va a ayudarle a darte una buena patada en el culo en este momento.

Julián se puso en pie. La ceñuda mirada con la que enfrentaba a Príapo consiguió que Grace sintiera un súbito escalofrío.

Afrodita se movió hasta quedar entre sus dos hijos y, cuando alzó la mirada hacia Julián, Grace vio que sus ojos estaban llenos de orgullo.

— Ésta es la segunda vez que te doy la vida, Julián. Me arrepiento de no haber sido la madre que necesitaste la primera vez. No tienes ni idea de lo mucho que desearía poder cambiar el pasado. Lo único que puedo hacer ahora es darte mi amor y mis bendiciones. —Afrodita miró por encima del hombro, buscando los ojos de Príapo—. Y ahora dale una buena patada en el culo a este malcriado.

— ¡Madre! —gimoteó Príapo.

Julián miró a su hermano y balanceó la espada alrededor de su cuerpo mientras se acercaba a él.

— ¿Estás preparado?

Príapo atacó sin avisar. Pero tampoco es que importara demasiado.

Grace se quedó boquiabierta al verlos luchar. Si antes había pensado que Julián era un buen guerrero, ahora su destreza era infinitamente superior.

Se movía con una agilidad y una velocidad que jamás habría creído posibles.

Atenea se puso a su lado. Alzó un brazo y rozó ligeramente la seda con la que se envolvía.

— Bonito vestido.

Grace la miró con el ceño fruncido por la incredulidad.

— ¿Están luchando a muerte y tú te dedicas a estudiar cómo voy vestida?

Atenea se rió.

— Confía en mí; siempre elijo con mucho cuidado a mis generales. Príapo no tiene ninguna posibilidad frente a Julián.

Grace volvió a dirigir su atención a los hombres en el mismo instante que Julián golpeaba a Príapo con su escudo. El dios perdió el equilibrio, se tambaleó y Julián aprovechó para hundirle la espada en el costado.

— Púdrete en el Tártaro, bastardo —dijo Julián con desdén mientras el cuerpo de Príapo se desintegraba entre destellos multicolores.

Grace corrió hacia él.

Julián arrojó a un lado la espada y el escudo, y la alzó en brazos para girar con ella alrededor de la estancia.

— ¡Estás vivo! ¿Verdad que sí? —le preguntó.

— Sí, lo estoy.

Grace se dejó caer sobre él. Julián la bajó, deslizándola muy lentamente sobre su armadura centímetro a centímetro, hasta que sus pies se apoyaron sobre el suelo y reclamó sus labios con un beso.

Grace escuchó que alguien se aclaraba la garganta.

— Discúlpame, Julián —dijo Atenea, al ver que no soltaba a Grace—. Debes tomar una decisión. ¿Quieres que te envíe a casa o no?

Grace se echó a temblar.

Julián la miró de forma abrasadora y acarició con mucha suavidad su mejilla como si estuviera saboreando el tacto de su piel.

— Sólo he conocido un hogar en todos los siglos de mi existencia.

Grace se mordió el labio mientras los ojos se le llenaban de lágrimas. Iba a abandonarla en ese mismo momento. Dios santo, sólo rogaba tener la fuerza necesaria para soportar el dolor.

Julián se inclinó y le besó la frente.

— Y es con Grace —susurró sobre su pelo—. Si ella me acepta.

Grace puso los ojos en blanco; se sentía tan aliviada que tenía ganas de gritar y reír a la vez, pero sobre todo quería abrazarlo y retenerlo junto a ella para siempre.

— ¡Jesús, Julián! —exclamó con una apatía totalmente falsa—. No lo sé… Ocupas toda la cama, y llevas unos boxers espantosos… ¿Crees que voy a poder soportarlo? Si vuelves conmigo tendremos que hacer que desaparezcan. Y nada de volver a acostarse con los vaqueros puestos por la noche; me raspan las piernas.

Él soltó una carcajada.

— No te preocupes. Para lo que tengo en mente, el nudismo viene mucho mejor.

La risa de Grace se unió a la suya mientras Julián le tomaba la cara entre las manos.

Al intentar besarla, ella se alejó de forma juguetona.

— ¡Ah, por cierto! ¿Ésta es tu armadura?

Él la miró ceñudo.

— La misma; o al menos lo era.

— ¿Podemos quedárnosla?

— Si tú quieres… ¿por qué?

— Porque… Mmm cariño —ronroneó Grace lanzando una mirada lasciva sobre su fantástico cuerpo—, te queda de muerte. Si te la pones, te prometo que pasarás un buen rato en la cama cinco o seis veces al día.

Atenea y Afrodita se rieron al unísono.



Aparecieron en la habitación de Grace con otro de aquellos destellos cegadores; exactamente en la misma posición que se encontraban cuando Príapo apareció.

— ¡Eh! —exclamó Grace enfadada—. ¿Dónde está la armadura?

Apareció súbitamente junto con el yelmo, la espada y el escudo, en un rincón del dormitorio.

— ¿Ya estás contenta? —le preguntó Julián mientras la acomodaba sobre su pecho.

— Delirante de felicidad.

Alzó la cabeza y la besó de tal forma que Grace se estremeció de la cabeza a los pies y gimió al sentir la calidez de su boca sobre la suya. Al sentir su cuerpo bajo ella.

Jamás permitiría que volviese a marcharse.

— Por cierto…

Julián se apartó de los labios de Grace con un gruñido y alzó la sábana con rapidez para taparlos a ambos con ella.

Grace la apretó con fuerza a la altura de la barbilla.

— Atenea —dijo Julián—, ¿piensas seguir interrumpiéndonos?

La diosa no parecía avergonzada en lo más mínimo mientras se aproximaba a la cama. Llevaba una caja dorada en las manos.

— Bueno, es que se me ha olvidado daros una cosa.

— ¿Qué? —preguntaron al unísono con suma irritación.

Antes de que Atenea pudiese contestar, apareció Afrodita.

— Ya lo tengo —le dijo a Atenea antes de quitarle la caja de las manos.

Atenea se desvaneció.

Afrodita se acercó a la cama, dejó la caja al lado de Julián y la abrió.

— Si vas a quedarte en esta época, necesitarás varias cosas: un certificado de nacimiento, un pasaporte, un permiso de residencia… —Afrodita miró la tarjeta verde y frunció el ceño— No, espera, esto no lo necesitas. —Y entonces miró a Grace—. ¿O sí?

— No, señora.

Afrodita sonrió mientras la tarjeta se evaporaba.

— También hay un carné de conducir pero, si aceptas un consejo maternal, deja que sea Grace quien se encargue del coche. No te lo tomes a mal, pero eres un completo desastre al volante. —Y suspiró—. Es una pena que no tengamos un dios para esas cuestiones. Pero qué se le va a hacer. —Cerró la caja y se la ofreció a su hijo—. Aquí tienes; puedes echarle un vistazo luego.

Cuando Afrodita comenzaba a alejarse, Julián se incorporó en la cama y la cogió de la mano.

— Gracias por todo, madre.

La diosa lo miró con los ojos llenos de lágrimas y le dio unas palmaditas en la mano.

— Siento muchísimo no haberme enterado de lo que les ocurrió a tus hijos hasta que fue demasiado tarde. No tienes idea de lo mucho que me arrepiento de no haberlo descubierto hasta después de que Tánatos reclamara sus almas.

Julián le dio un apretón cariñoso.

— ¿Me llamarás si necesitas cualquier cosa? —preguntó la diosa.

— Te llamaré aunque no necesite nada.

Afrodita se llevó la mano de Julián a los labios y la besó mientras sus ojos se clavaban en Grace para, de inmediato, volver de nuevo a su hijo.

— Quiero seis nietos. Como mínimo.

— ¡Eh! —exclamó Grace sacando de la caja un título universitario—. ¿Le has dado un título de Licenciado en Historia Antigua? ¿Y de Harvard?

Afrodita asintió con la cabeza.

— También hay uno de Lengua y Cultura Clásicas. —Miró a Julián—. No estaba segura de lo que querrías hacer, por eso he dejado que seas tú quien elija.

— ¿Podemos usarlos de verdad? —preguntó Grace.

— Claro que sí. Si miras un poco más abajo encontrarás su certificado de notas.

Grace lo hizo y al mirarlo jadeó.

— No es justo, ¡sólo hay matrículas de honor!

— Por supuesto —rezongó Afrodita, un poco indignada—. Mi hijo jamás será un segundón. —Sonrió—. No me molesté en hacer un certificado de matrimonio. Supuse que querríais encargaros de eso personalmente. Y tan pronto como Julián decida cuál será su apellido, aparecerá en todos los documentos. —La diosa rebuscó bajo los papeles y sacó una libreta bancaria—. Por cierto, he convertido el dinero que tenías en Macedonia en dólares para que puedas usarlo aquí.

Grace abrió la libreta y se quedó con la boca abierta.

— ¡Jesús, María y José! ¡Eres asquerosamente rico!

Julián se rió a carcajadas.

— Ya te lo dije, se me daba muy bien lo de conquistar.

Afrodita alargó una mano y el libro donde Julián había estado atrapado apareció entre sus brazos.

— También pensé que te gustaría buscar un lugar seguro donde guardar esto.

Julián se quedó boquiabierto mientras cogía el libro de las manos de su madre.

— ¿Me estás encargando la custodia de Príapo?

Afrodita se encogió de hombros.

— Te mató. No podía dejar que se marchara sin castigarlo de algún modo. Acabará saliendo si es un buen chico.

Grace casi se sentía apenada por el pobre Príapo.

Casi.

Afrodita se inclinó y besó a Julián en la mejilla.

— Siempre te he querido. Pero no he sabido cómo demostrarlo.

Él asintió con la cabeza.

— Supongo que eso suele pasar cuando tu madre es una diosa. No puedes esperar fiestas de cumpleaños y comidas caseras.

— Eso es cierto, pero te he dado muchos otros regalos que a tu novia parecen gustarle muchísimo.

— Hablando de eso —la interrumpió Grace, repentinamente asaltada por un pensamiento—, ¿no podemos deshacernos de ése que hace que las mujeres se sientan atraídas por él como por un imán?

La diosa la miró con una expresión divertida.

— Niña, mira bien a este hombre. ¿Qué mujer en su sano juicio no lo querría en su cama? Tendría que dejarlas ciegas a todas o hacer que Julián engordara y se quedara calvo.

— Déjalo, no importa. Acabaré acostumbrándome.

— Eso creo yo.

Afrodita desapareció tras el comentario.

Julián envolvió a Grace entre sus brazos y la acercó a él de nuevo.

— ¿Estás dolorida?

— No, ¿por qué?

— Porque tengo la intención de pasarme el día entero haciéndote el amor.

Ella le mordisqueó la barbilla.

— Mmm, me gusta esa idea…

Julián la besó.

— ¡Ah, espera! —exclamó alejándose de sus labios.

Grace frunció el ceño mientras Julián salía de la cama para coger libro, arrojarlo al pasillo y cerrar la puerta después.

— ¿Qué estás haciendo? —le preguntó ella.

Julián volvió a la cama con su característico andar lento y ágil que la dejaba sin aliento y conseguía encenderla. Trepó al lecho con la misma gracia que un animal salvaje, desnudo y sigiloso, y recorrió su cuerpo con una mirada lujuriosa y ardiente.

— Puede escuchar todo lo que decimos. Y, personalmente, no quiero tenerlo al lado mientras hago esto.

Grace jadeó cuando Julián la puso de costado, acercándola a él.

— O esto —siguió él, deslizando una mano entre sus muslos y acariciándola con manos expertas.

Se acurrucó contra la espalda de Grace.

— Y sobre todo, no quiero que escuche esto.

Enterró sus labios en el cuello de Grace mientras deslizaba la mano por el interior de sus muslos para separarle las piernas e introducirse en ella hasta el fondo.

Grace gimió de satisfacción.

— He estado esperándote dos mil años, Grace Alexander —le susurró al oído—, y cada segundo de espera ha merecido la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)