Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 3 de septiembre de 2010

Un amante de ensueño * Epílogo

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.

----------------------

Un año después




Julián abrió la puerta de la habitación del hospital. Junto a su madre y a Selena, entró sin hacer ruido, ya que no quería molestar a Grace si estaba descansando.

El miedo lo atenazó al verla tumbada en la cama. Su aspecto lo aterrorizaba, estaba muy pálida y parecía indefensa. No podía soportar verla a sí.

Ella era su fuerza. Su corazón. Su alma. Todo lo que era bueno en la vida.

La idea de perderla le resultaba insoportable.

Grace abrió los ojos y les sonrió.

— Hola —dijo en un susurro.

— ¡Hola guapa! —le contestó Selena—. ¿Qué tal estás?

— Exhausta, pero muy bien.

Julián se inclinó y la besó.

— ¿Necesitas algo?

— Tengo todo lo que siempre he deseado —le contestó ella con el rostro radiante.

Él le sonrió.

— Bueno, ¿dónde están mis nietos? —preguntó Afrodita.

— Se los han llevado para pesarlos —contestó Grace.

Y, como si las hubiesen llamado, las enfermeras entraron en ese instante empujando las cunas. Comprobaron los brazaletes de Grace y los de los bebés y salieron en silencio.

Julián se apartó del lado de Grace lo justo para coger en brazos a su hijo con mucho cuidado. La alegría lo inundó al acunar al diminuto bebé. Grace le había dado mucho más de lo que jamás imaginó que tendría. Y mucho más de lo que se merecía.

— Éste es Niklos James Alexander —dijo mientras lo depositaba en brazos de Afrodita para coger a su hija—. Y ésta es Vanessa Anne Alexander —y la colocó sobre el otro brazo de su madre.

Los labios de Afrodita comenzaron a temblar cuando miró a su nieta.

— ¿Le has puesto mi nombre?

— Los dos quisimos hacerlo —le dijo Grace.

Las lágrimas brotaron de los ojos de la diosa mientras contemplaba a sus dos nietos.

— ¡La de regalos que tengo para vosotros!

— ¡Mamá! —la interrumpió Julián con brusquedad—. Por favor, nada de regalos. Tu amor será suficiente.

La diosa se limpió las lágrimas y soltó una carcajada.

— De acuerdo. Pero si cambiáis de opinión, decídmelo.

Grace observó a Julián mientras éste acariciaba la cabeza pelona de Niklos. No lo habría creído posible pero, en ese momento, lo amaba aún más que antes.

Cada día pasado junto a él había sido una bendición.

— ¡Ah, por cierto! —exclamó Selena mientras cogía a Vanessa de los brazos de Afrodita—. Fui ayer a la librería y Príapo no estaba. Hace unos días que hubo luna llena. ¿Alguien quiere apostar a que en estos momentos está practicando sexo salvaje y desenfrenado con alguien?

Todos se rieron.

Excepto Julián.

— ¿Te pasa algo? —le preguntó Grace.

— Supongo que me siento un poco culpable.

— ¡¿Culpable?! —exclamó Selena con incredulidad—. ¿Por Príapo?

Julián señaló con un gesto a Grace y a los niños.

— ¿Cómo podría guardarle rencor? Sin su maldición jamás os tendría a ninguno de vosotros. Fue una pesadez pero debo admitir que mereció la pena.

Todas las miradas se clavaron, expectantes, en Afrodita.

— ¿Qué? —preguntó ella con fingida inocencia—. ¡No me digas que quieres que lo libere! Ya te lo dije, lo haré cuando aprenda la lección…

Selena meneó la cabeza.

— Pobre tío Príapo —dijo dirigiéndose a Vanessa—. Pero fue un chico muy, muy malo.

La puerta se abrió en ese instante y una enfermera se asomó, indecisa.

— ¿Doctor Alexander? —se dirigió a Julián—, hay una pareja aquí fuera que dicen ser familiares suyos. Ellos… mmm… —bajó la voz hasta hablar en un murmullo— son moteros.

— ¡Eh, Julián! —lo llamó Eros desde detrás de la enfermera—. Dile a Atila el Huno que somos de fiar para que podamos entrar a babear sobre los bebés.

Julián soltó una carcajada.

— Está bien, Trish —le dijo a la enfermera—. Es mi hermano.

Eros le hizo una mueca burlona a Trish mientras entraba a la habitación junto a Psique.

— Que alguien me recuerde que tengo que dispararle una flecha de la mala suerte al salir —comentó mientras la enfermera cerraba la puerta.

Julián lo miró con una ceja arqueada.

— ¿Tengo que confiscarte de nuevo el arco?

Eros le contestó con un gesto grosero y se acercó a Selena para tomar en brazos a Vanessa.

— ¡Ooooh! Menuda rompecorazones que vas a ser. Apuesto a que vas a tener a montones de niños corriendo detrás de ti.

Julián perdió el color del rostro y miró a su madre.

— Mamá, hay un regalo que me gustaría pedirte.

Afrodita lo observó, esperanzada.

— ¿Te importaría hablar con Hefesto para que hiciera un cinturón de castidad apropiado para Vanessa?

— ¡Julián! —balbució Grace con una carcajada.

— No tendría que llevarlo durante mucho tiempo; sólo treinta o cuarenta años.

Grace puso los ojos en blanco.

— Menos mal que tienes a tu mamá —le dijo al bebé que Eros sostenía—, porque tu papi no es nada divertido.

Julián alzó una ceja con un gesto arrogante.

— ¿Que no soy divertido? —repitió—. Divertido… eso no es lo que dijiste el día que concebiste a estos dos…

— ¡Julián! —exclamó Grace con el rostro arrebolado. Pero ya hacía tiempo que sabía que era incorregible.

Y lo amaba tal y como era.



Fin

2 comentarios:

  1. me facino esta novell.. soy violett....tratare de k siempre termine de leer unas de tus historiasss dejare un comenttt...bye....suerte....ATT:Violett k.

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)