Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 27 de abril de 2011

Fantasía Prohibida * Capítulo 18

Adaptación---- Lemmon




CAPÍTULO 18

Unas horas más tarde Bella volvía a atravesar la puerta de la casa de Emmett, llevando la misma maleta que hacía unos días. Sólo que ahora tenía el corazón roto.


No hacía falta ser un genio para darse cuenta que Edward no quería estar con ella. Después de todo, ella se había acostado en su cama y él sin embargo había dormido en el sofá. Había podido comprobarlo cuando se levantó de madrugada a por un vaso de agua.

Ya lo tenía todo decidido. Pensaba tener ese bebé, aunque fuese sóla. No importaba lo que pensaran sus hermanos y su padre. Era su decisión y tendrían que respetarla.

Cuando estaba cerca de casa llamó a Félix. No tenía ganas de hablar con él, pero necesitaba saber cómo estaba su padre.

-¿Bella? – contestó rudamente.

-Hola.

-¿Dónde estás?

-En mi apartamento.

-¿En serio? ¿Por fin has acabado con toda esa locura?

-No. En realidad la locura había sido arruinarle la vida a dos hombres maravillosos que jamás recuperaría.

-Se acabó. Dejémoslo así.

Ya le hablaría del bebé cuando se sintiese más fuerte. Y cuando su padre estuviese mejor.

-Me alegro de oírlo.

La actitud positiva de Félix no la ayudaba en nada, porque para ella no suponía todo aquello un alivio, si no un gran dolor.

-¿Por qué? ¿Qué tenías contra ellos?

-Venga ya Bella. Tú mejor que nadie deberías saber por qué no quería que estuvieses con esos pervertidos. Me dan ganas de vomitar cada vez que pienso en las cosas que te habrásn hecho… a la vez, sin duda. Las mismas que habrán hecho a cientos de…

-¿Pervertidas? – ya era suficiente. Se estaba empezando a cabrear – Mira quién fue a hablar. Tú, que tienes que darle latigazos a una mujer y provocarle dolor para sentirte lo suficientemente hombre como para tener sexo con ella.

-Maldita sea – gruñó – Eso ha sido un golpe bajo. Y no tiene nada que ver con la reali… - aspiró profundamente – Nos estamos desviando del tema. Lo importante es que los has dejado y no piensas volver con ellos.

Bella desistió de seguir peleando con él.

-Exacto. – aparcó el coche y recogió el correo del buzón.

-Lo siento – masculló finalmente Félix – Sé que ya eres una adulta, y que todos cometemos errores. No volveré a molestarte con esto.

-Gracias. Yo también lo siento. ¿Cómo está papá? Preguntó mientras ventilaba las habitaciones.

-Mañana le darán el alta. Hoy sabremos los resultados de los últimos análisis. Papá querrá verte.

-Ahora que han encerrado al que puso la bomba podré ir a verle sin problemas.

-No sé cuanto tiempo estará retenido. No hay pruebas de que haya sido él el que puso la bomba. No tienen pruebas para acusarlo, y además él insiste en que no la puso. Acabarán soltándolo.

-¿Tú qué piensas sobre eso?

-No lo sé, Bella. Pero intuyo que no fue él.

-¿Quieres decir que puede que el psicópata que realmente puso la bomba está por ahí suelto y anda detrás de papá?

-O de ti. Mientras estabas con… cuando papá estaba ingresado recibimos varias llamadas de un tipo que preguntaba dón de podía encontrarte. Y siempre llamaba con número oculto. Podría haber sido un periodista. O no.

-Félix era un exagerado. Seguramente que la persona que llamó era la misma que le había dejado llamadas pérdidas y mensajes en el móvil, y no se trataría de un criminal, si no de cualquier paparazzi.

-No tengo enemigos.

-Que tú sepas. – Bella suspiró.

-¿Podrías acompañarme al hospital por si acaso?

-Sí. Dime a qué hora.

-Necesito descansar. Llámame más tarde, ¿vale?

-Claro. Lo haré.

Después de colgar examinó su correo. En uno de los sobres se encontraban los resultados de sus exámenes. Aprobados. Con buena nota. Suspiró aliviada. Bien, algo menos de lo que preocuparse. Ahora podría conseguir un buen trabajo para mantener al bebé.



OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO



Bella leía una revista cuando sonó su móvil.

Jacob.

Contestó dispuesta a aclarara lo de su supuesto y continuado noviazgo.

Bella quiso negarse a la invitación de Jake a que se vieran para hablar. Pero sabía que la única manera de aclararlo todo sería hacerlo cara a cara. Así que suspiró y finalmente dijo:

-Quedamos a la una.



OoOoOoOoOoOoOoOoOoO



Edward estaba en la cocina cuando apareció su primo.

-¿Dónde está Bella? – preguntó Emmett de manera seca.

-Se ha ido. – contestó Edward sin mirarle.

-¡Maldita sea! Dijo que se iría pero pensé que se despediría, al menos.

-¿Dime por qué se ha ido? ¿Y por qué pasó la noche en mi cama en vez de en la tuya?

Emmett le miró incrédulamente.

-Eres un auténtico bastardo. ¿Crees que debería haber pasado la noche al lado o dentro de la mujer que amas?

Edward contuvo su creciente ira.

-Eso te lo dejo a ti – le respondió con mirada cínica.

-No te molestes. Bella no se va a casar conmigo.

Edward se sorprendió. En su cara Emmett reflejaba el dolor del rechazo de Bella, y de no poder ser él quien criara a su bebé. Pero no podía decirle que lo lamentaba, porque en realidad para él era un alivio.

-Te ama a ti. Antes prefiere estar sola que con otro hombre.

Edward negó con la cabeza.

-¿Qué piensas hacer?

Edward parpadeó.

-Nada. Ya he hecho bastante y nada bueno ha salido de ello.

Emmett agarró a su primo del cuello de la camisa, levantándolo bruscamente de la silla.

-¿Qué coño haces? – le preguntó Edward.

-Contenerme para no molerte a golpes.

-Adelante – le provocó Edward.

-¿Y darte la satisfacción? No. Te voy a hacer entrar en razón. No voy a permitir que dejes a Bella sola con un bebé cuando podrías…

-¿Podría qué? ¿Amarla? No sin ti o algún otro tío delante. Conozco mis limitaciones, y ella se merece más de lo que yo puedo darle. Recuperará la cordura y aceptará tu propuesta.

-Por tu bien espero que eso no ocurra. Será mejor que intentes arreglar las cosas.

-¿Qué demonios quieres decir?

Emmett volvió a agarrarlo por la camisa.

-Que lo superes. ¿Estoy siendo lo suficientemente claro?

-¿Qué lo supere? – Edward se soltó de un tirón - ¿Quieres que me olvide que provoqué la muerte de una chica de dieciséis años? Eres un cabrón. ¿Acaso crees que puedo quitarme la culpa sin mas y hacer como si nada hubiera pasado?

-Han pasado doce años…

-Y durante todo este tiempo Tanya ha estado muerta, por mi culpa.

-¡Deja de decir eso! No es cierto – gruñó Emmett – No voy a conseguir a Bella, pero tú sí puedes hacerlo. Ella te ama. Puede curarte. Sólo tienes que aceptar la verdad sobre Tanya y las circunstancias que rodearon su muerte.

-Conozco la maldita verdad – dijo Edward apretando los dientes.

-Conoces aquella locura que su familia fomentó. Y que tú aceptaste por completo. Pero piénsalo bien. Piensa en cómo era ella en realidad. Era un desastre. Haberse quedado embarazada sólo era uno de sus problemas.

Edward se encogió de hombros.

-Por supuesto que tenía más problemas, pero quedarse embarazada era el mayor de ellos.

-Claro. ¿Y qué pasa con las drogas que tomaba? ¿O con que sus padres se estuvieran divorciando? Le iba mal en el instituto también, ¿cierto? Y dos días antes de tomarse las pastillas había suspendido el examen de conducir, ¿no?

-No era una drogadicta. Sus padres al final no se separaron. Podría haber recuperado el instituto, y repetir el examen de conducir.

-Y también podría haber interrumpido el embarazo. Sus padres se ofrecieron a pagarle el aborto. No se mató porque no quisiera que sus padres supieran que se había acostado contigo. Y tampoco porque no tuviese otra elección.

-Tú no conocías a Tanya.

-Claro que sí – gritó Emmett – esa chica deseaba llamar la atención. Lamento que se haya muerto. Pero fue culpa suya si no quiso enfrentarse a la vida. Castigó a todo el mundo porque nadie la quisiera como ella quería ser amada. Su hermana se portó fatal con ella. Su padre jamás tuvo tiempo para ella. Su madre tomaba tantos antidepresivos que ni podía pronunciar su nombre. Si buscas en el diccionario el significado de familia disfuncional, verás la imagen de ellos debajo.

-Sí – suspiró – pero fue quedarse embarazada lo que la llevó al límite.

-O no. No puedes saberlo con seguridad. Ella descubrió que estaba embarazada mucho antes de enterarse de que sus padres se iban a divorciar, y antes de conocer las notas del instituto o del examen de conducir. Era una chica volátil e insegura. Pudo haberse suicidado por cualquier cosa. No puedes seguir culpándote porque tú no la obligaste a que se tomara el bote de pastillas.

Verdad. Si él hubiese estado presente lo habría evitado. Pero todos afirmaban que el embarazo la había perturbado tanto que la había llevado a acabar con su vida.

-Tus únicos errores fueron usar un condón roto y la manera en que te comportaste después de que Tanya te diera la noticia. Aunque comparándolo con como trataste a Bella, no es tan grave.

Edward se quedó paralizado.

-¿Qué estás diciendo?

-Has reaccionado con miedo y furia. La has rechazado. Ésa no es la manera en que una mujer quiere que se comporte un hombre cuando le dice que va a tener un hijo suyo. Si estás preocupado por Bella, dejársela a otro hombre o permitir que se enfrente sola a todo este no es la mejor manera de asegurarte su salud emocional. – Edward abrió los ojos con impresión – La pregunta aquí es – continuó Emmett – es si vas a alejar de ti a la mujer que amas y a tu hijo por una muerte, de la que no fuiste responsable, acaecida hace más de una década.

Edward se sentó de nuevo frente a una taza de café y meditó las palabras de Emmett. Realmente la familia de Tanya le habían echado la culpa, y cada vez estaba más convencido de ello, con tal de buscar un culpable que no fueran ellos. Además, Bella no había reaccionado como Tanya.

Tras descubrir que estaba embarazada, y ver lo mal que él había recibido la noticia, Tanya se había ido de juerga toda la noche, se había emborrachado y acostado con su mejor amigo… algo de lo que se aseguró que él supiera sólo para castigarlo.

Bella, sin embargo, había rechazado a Emmett, había llorado hasta quedarse dormida en su cama, y luego, había hecho la maleta y se había ido sin decirle nada que lo hiciera sentir culpable. Simplemente había seguido con su vida.

Pero el problema mas grande que tenía era, ¿y si no conseguía hacer el amor con Bella, los dos solos, como un hombre normal?

No obstante, tenía que aclarárselo. Y debía asegurarle que sería un padre y amigo, y que la ayudaría económicamente si lo necesitaba. Con el tiempo, Bella conocería a un buen hombre. Como dolía eso. Pero lo ignoró. Ya lo afrontaría llegado el momento.

Como deseaba ser el hombre que la mereciera.

-¿Qué buscas exactamente de arreglar las cosas entre Bella y yo? ¿quieres seguir manipulándonos o es para poder estar cerca del niño?

-Me lo merezco. He intentado influenciaros a ambos para obtener lo que quiero. Pero ahora sólo intento hacerte ver lo que es mejor para ti. Eres como un hermano para mí. Y quiero que seas feliz. Te lo mereces después de tanta mierda.

Edward tragó saliva. Quería creerle. Y lo hizo…

-Gracias.



OoOoOoOoOoOoOoO



Bella frunció el ceño al ver aparecer a Sam como un perrito detrás de Jacob.

Insistió en estar presente por si me acosaban. Pero se quedará dentro del restaurante. No saldrá a la terraza. Esta comida es privada, sólo para nosotros.

Jacob se sentó al mismo tiempo que la camarera, que fingía realmente mal que no sabía quién era, les tomaba el pedido.

Una vez se fue la camarera, Bella miró seria a Jacob, esperando que hablara.

-Gracias por haber venido.

-Será la última vez hasta que aceptes el hecho de que no nos vamos a casa. ¿Cómo se te ocurrió anunciar el compromiso sin siquiera habérmelo consultado?

-Simplemente se me ocurrió. Ya lo habíamos hablado antes. No me gusta cómo se dirige mi vida y tu eres una buena influencia para mi.

-Si no te gusta tu vida, cámbiala. Yo no puedo hacerlo por ti.

Jacob le tomó las manos.

-Puedes ayudarme. Contigo soy más fuerte. Consigues que quiera ser mejor persona.

-Eso debes hacerlo por ti mismo, Jake. Si lo que quieres realmente es liberarte, despide a Mike. Olvídate de las fiestas. Hazle caso a Sam. Puede que sea brusco y serio, pero intenta evitar que te autodestruyas.

-Eso haré – prometió.

-Puedes hacerlo Jake. Sé que con solo proponértelo serás capaz de enfrentarte a ello.

Jake se quitó las gafas de sol, revelando una cara cansada y ojos rojos.

-No te culpo por no querer ayudarme. No debería haberme acostado con la rubia en la gira, y el video… fui un estúpido. Lo siento. Pero me moría de deseo cada vez que te tenía cerca, y no podía tocarte porque ¿Cómo iba a corromperte? Eres demasiado inocente.

-No. Ya no.

Jacob se quedó paralizado.

-¿Le diste tu virginidad al gilipollas del teléfono?

-Jake, me enamoré de él. Ya lo estaba antes de ir a la gira contigo. Él hizo todo lo que pudo para alejarme, pero…

-Mas bien diría que encontró la manera de meterse entre tus piernas – gruñó - ¿Dónde está ahora?

Bella suspiró.

-Algunas veces las cosas no salen bien. Igual que con nosotros.

-No digas eso. Ven conmigo. Cuidaremos el uno del otro.

-No. Estarás bien sin mí. Sólo tienes que hacerte a la idea. Hacer lo que es correcto. Te has hecho famoso y rico muy joven. ¿Qué hubieran querido tus padres que hicieras? ¿Quieres tener que contarles a tus hijos esta parte de tu vida? Dedícate a hacer cosas de las que te sientas orgulloso.

-No vas a cambiar de idea, ¿verdad?

Ella negó con la cabeza.

-Siempre estaré disponible por teléfono o correo electrónico. Y podemos quedar cuando vengas a la ciudad, ser los viejos amigos que éramos.

Jacob parecía triste, pero finalmente se acercó a ella y la abrazó.

-Eres una mujer muy especial – dijo. Bella sonrió.
Jacob le cubrió la boca con un beso. Un simple piquito de amigos, como despedida.

En ese momento un flash los interrumpió. Y luego, chillidos femeninos.

En un solo segundo estaban rodeados de seguidoras histéricas y periodistas. Tanto las chicas como los periodistas empezaron a hacerles preguntas, que ellos, por la sorpresa, eran incapaces de contestar.

Jacob intentó echarlos de la manera más educada posible, dada la situación, pero todo aquello era demasiado. Y para empeorar la cosa, la multitud se hacía cada vez más y más grande.

Varias chicas se abalanzaron sobre Jacob. Una de ellas consiguió quitarle la camisa que había dejado en el respaldo de la silla antes de sentarse y otras quisieron quitarle la camiseta, que aún llevaba.

Bella parpadeó asombrada, ¿Cómo podía Jake aguantar eso allá donde iba?

Sam apareció entre la gente y sugirió a Jacob que se marchara antes de que la cosa fuera peor.

Jake se rehusó durante un segundo, hasta que Sam le aseguró que él acompañaría a Bella a casa para asegurarse que llegaba bien.

Jacob se volvió hacia Bella antes de irse para preguntarle si estaría bien. La chica le dijo que no se preocupara. Como bien había dicho Sam, él la acompañaría, y podría estar segura.

Jake la besó en la mejilla, ignorando los flashes de las cámaras.

Finalmente, Bella salió del restaurante acompañada por Sam.

Por fin Jake había comprendido que no tendrían un futuro juntos. Él reharía su vida.

Y ella también.
 
-------------------------------------------

5 comentarios:

  1. ooh amiga perdon se que he estado algo perdida pero no he tenido tiempo SORRY :( acabo de actualizar el blog se que esta abandonadillo jajaja
    Bueno Buenoo me encanto el capitulo ya quiero el otro tengo ganass de mas siii!!
    jajaja
    bueno amiga nos leemos vale?? :D
    te quiere luna de amanecer
    PS: soy la primera xD

    ResponderEliminar
  2. me encanto mucho y es perfecto que Jake entendiera que Bella no puede estar con el y dios que hara Edward ?...Besos..

    ResponderEliminar
  3. sabes que esta historia me encanta... y este cap ps no es la exepcion.. espero q edward recapacite y como supongo que se va a enterar de lo de jake y bella no se vuelve loco... publica pronto un beso!!!

    ResponderEliminar
  4. mi niña el capi ha estado espectacular como siempre. es maravilloso, me ha gustado mucho. no cambies nunca.

    saludis vampi

    ResponderEliminar
  5. hola maria, me encata la historia, es diferente e intensa, pero a la vez hay muchos sentimientos y amor.

    espero y deseo que el final sea feliz para la pareja, ambos se lo merecen.

    no queda mas remedio que esperar al jueves, estoy ansiosa por saber mas.

    montones de besos, maika

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)