Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 13 de septiembre de 2011

Solo tú & yo * Capítulo 18

Adaptación



CAPITULO 19
Cuando llegue a arte, me dirijo directamente hacia el armario de suministros, me pongo mi delantal, y justo cuando me dirijo de nuevo al cuarto veo a Edward en la entrada, llevando una extraña mirada en su rostro. Una mirada que, si bien puede ser extraña, también me llena de esperanza, mientras sus ojos vacios, su mandíbula floja, y parece perdido e inseguro, como si él pudiera necesitar mi ayuda.
Sabiendo que tengo que aprovechar el momento mientras está parado ahí con la mandíbula floja ante mí, me acerco hacia él, tocando suavemente su brazo mientras digo:
-Edward?- mi voz débil, áspera, como si sea la primera vez que la he usado en todo en día- Edward, cariño, estas bien?- mis ojos se posan sobre él, conteniendo el impulso de presionar mis labios fuertemente contra los suyos.
Él me mira con un destello de reconocimiento que pronto se une con bondad, nostalgia, y amor. Y cuando mis dedos van hacia su mejilla, mis ojos se llenan de lágrimas sabiendo que él es mío una vez más.
Y entonces...
-Oye amigo, muévete, muévete, estas frenando el flujo del tráfico aquí.
Y simplemente así, el viejo Edward se ha ido, y nuevo Edward regresa.
Él me empuja pasando, sus pensamientos son repulsivos por mi toque. Entonces me apoyo contra la pared, avergonzada mientras Emmett sigue detrás, accidentalmente rozando su cuerpo contra el mío.
-Perdón por eso, amor- sonríe, su rostro mirando de soslayo.
Cierro mis ojos y agarro la pared para apoyarme.
Mi mente se llena con imágenes tan esperanzadoras, tan amistosas, tan inofensivas, llenándome de vergüenza – vergüenza por todas mis sospechas – vergüenza por ser tan desagradable y cruel.
Y sin embargo – hay algo que no está bien sobre ello. Algo fuera de ritmo. La mayoría de las mentes son una mescla de ritmos, un torrente de palabras, un remolino de imágenes.; una combinación de desagradables sonidos cayendo todos juntos como el jazz mas desarticulado. Pero la mente de Emmett es ordenada, organizada, con un pensamiento fluyendo fácilmente hacia el siguiente.
Haciéndolo sonar forzado, poco natural, como un guión pregrabado.
-Por tu aspecto, querida, parece que fue casi tan bueno para ti como lo fue para mí. ¿Estás segura de que no cambiaras tu opinión acerca de esa cita?
Su respiración fría choca contra mi mejilla, sus labios tan cerca que temo que él pudiera intentar besarme. Y justo cuando estoy a punto de apartarlo, Edward camina pasándonos y dice:
-Amigo, en serio, que estás haciendo? Esta tonta no merece tu tiempo.
Esta tonta no merece tu tiempo Esta tonta no merece tu tiempo Esta tonta no merece tu tiempo Esta tonta no merece tu tiempo Esta tonta no merece tu tiempo Esta tonta no....
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
-Bella has crecido?- miro arriba para encontrar a Esme de pie a mi lado, dándome una taza recién enjuagada para ponerla en el lavaplatos. Y es solo después de que parpadeo un par de veces recuerdo que es mi trabajo ponerlo allí.
-Perdón, que?- Pregunto, mis dedos agarran la porcelana mojada enjabonada mientras fácilmente lo pongo en el estante. Incapaz de pensar en nada mas sino en Edward y en las palabras hirientes con las que suelo torturarme, reproduciéndolas una y otra vez.
-Parece que has crecido. De hecho, estoy segura de ello. ¿No son esos los jeans que te acabo de comprar?
Miro hacia abajo a mis pies, desconcertada de encontrar varias pulgadas de mi tobillo expuestas.
Que es aun más extraño cuando recuerdo de cómo justo esta mañana el dobladillo se arrastro por el
suelo.
-Um – tal vez.- Mentí, sabiendo que ambas sabemos como estaban.
Ella entrecierra los ojos, y sacudiendo su cabeza mientras dice:
-Pensé con seguridad de que serian del tamaño correcto. Parece que estas pasando por un crecimiento acelerado- se encoje de hombros. -pero por supuesto, solo tienes dieciséis, así que supongo que no es demasiado tarde.
Solo dieciséis, pero estoy cerca de los diecisiete, pienso, anhelando el día cuando tenga dieciocho, me gradúe, y me dirija por mi propia cuenta, y así poder estar sola con mis extraños secretos raros y Esme pueda recuperar su regular horario de vida. Sin tener ni idea de cómo algún día recompensare su bondad, y ahora al agregar un par de jeans excesivamente caros a la cuenta.
-Fui creciendo alrededor de los quince, pero parece que tu vas a terminar mucho más alta que yo.
Ella sonríe, dándome un manojo de cucharas.
Yo sonrió débilmente, preguntándome simplemente que tan alta llegare a ser y esperando no convertirme en alguna clase de loca gigantona, algún Ripley créelo o no! Cover girl (modelo de portada). Sabiendo que las tres pulgadas crecientes en el trascurso del día no es ningún crecimiento acelerado – ni mucho menos.
Pero ahora que ella lo menciona, también he notado que mis uñas están empezando a crecer tan rápido que tengo que cortarlas casi cada día, y que mi flequillo ahora ha pasado de mi barbilla aunque solo haya estado dejándolo crecer durante las ultimas semanas. Por no mencionar como el marrón de mis ojos parece ser más profundo, mientras mis dientes delanteros ligeramente torcidos se han corregido, y no importa cuánto abuse de ellos, cuanto irregularmente limpie, mi cutis permanece claro, sin poros, y completamente libre-de manchas.
¿Y ahora he crecido tres pulgadas desde el desayuno?
Obviamente, solo puede ser una cosa – el jugo inmortal que he estado bebiendo. Quiero decir, aunque he sido inmortal por más de la mitad del año, nada realmente cambio (Bueno, otras son mis capacidades curativas instantáneas) hasta que empecé a beberlo. Pero ahora que lo tengo, es como
si todos mis mejores rasgos físicos de repente se magnificaran y realzaran, mientras que los únicos mediocres son totalmente mejorados.
Y mientras parte de mi se siente emocionada por la perspectiva y la curiosidad por ver que más puede hacer, la otra parte no puede dejar de notar como me desarrollo a tiempo hacia la plena capacidad inmortal para pasar el resto de la eternidad sola.
-Debe ser ese zumo que siempre estas bebiendo- Esme se ríe. -Tal vez debería probarlo. ¡No me molestaría romper la barrera de cinco-pies-a cuatro sin la ayuda de tacones altos!
-¡No!- digo, la palabra derramándose de mis labios antes de que pueda detenerla, sabiendo que contestando así solo aumentará su interés. Ella me mira, cejas fruncidas, esponja húmeda en la mano.
-Quiero decir, estoy segura de que no te gustara. De hecho, lo más probable es que lo odiaras. En serio, tiene una clase de sabor extraño.
Asiento, intentando una expresión tranquila común, queriendo que ella no supiera como su declaración me ha dejado completamente perpleja.
-Bueno, no lo sabré hasta que no lo intente, ¿no?- dice ella, sus ojos todavía en los míos. -Sin embargo, ¿donde lo conseguiste? No recuerdo nunca haberlo visto en tiendas. De hecho, nunca le he visto una etiqueta tampoco. Incluso ¿cómo lo consigues?
-Lo obtengo de Edward.- Digo, disfrutando la sensación de su nombre en mis labios, aun cuando no sirve de nada para llenar el vacío de su ausencia que se ha marchado.
-Bueno, pídele que me consiga unos también, quieres?
Y en el momento en que lo dice, sé que esto ya no es solo acerca del jugo, ella está intentando convencerme de hablar, explicar su ausencia de nuestra cena del sábado por la noche, y cada día desde entonces.
Cierro el lavaplatos y doy vuelta. Pretendiendo limpiar una barra que ya está limpia y evitando sus ojos cuando digo:
-Bueno, realmente no puedo hacer eso. Sobre todo porque……estamos,
um…….estamos dándonos un especie de tiempo.
Digo, mi voz que se quiebra de la manera más penosa.
Ella se acerca hacia a mí, queriendo abrazarme, consolarme, decirme que todo estará bien, y aun cuando mi espalda gira de modo que no puedo verla de manera física, todavía puedo verla dirigiéndose hacia a mí, así que doy un paso a un lado y me muevo fuera de su alcance.
-Oh Bella, cuanto lo siento, no sabía-. Dice ella, sus manos colgando torpemente a sus lados, insegura de que hacer con ellas ahora que me he movido.
Yo asiento, sintiéndome culpable por ser mi usual ego tan distante. Deseando que pudiera explicar de algún modo que no puedo arriesgarme al contacto físico porque no puedo arriesgarme a saber sus secretos. Que solo me distraerán y me proporcionara imágenes que no necesito ver. Quiero decir, apenas manejo mis propios secretos, así es que no estoy deseosa de añadir los suyos a la
mezcla.
-Fue – fue algo repentino- digo, sabiendo que ella no está dispuesta a dejar el resto de la causa hasta que haya obtenido un poco mas de mi. -Quiero decir, simplemente fue algo que paso, y bueno, realmente no se que decir….
-Estoy aquí si necesitas hablar.
-No estoy lista para hablar de ello aun. Es... es demasiado nuevo y todavía estoy intentando ordenar todo al fin. Tal vez después.
Me encojo de hombros, esperando que el momento después llegue, que Edward y yo volvamos a estar juntos de nuevo, y todo el asunto entero este resuelto.

-------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)