Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 5 de agosto de 2011

Solos tú & yo * Capítulo 14

Adaptación


 

CAPÍTULO 14:


Mi cuello duele, mi espalda se siente rara y cuando abro mis ojos y observo a mi alrededor, se a qué se debe el dolor. Pase la noche en este cuarto. Justo aquí en esta antigua butaca de terciopelo, la cual fue originalmente creada para un ligero descanso, o para flirtear, pero definitivamente no para dormir.


Me esfuerzo en levantarme y mis músculos se contraen en protesta mientras me estiro con los brazos en alto y luego hacia lo largo de mis piernas. Luego de mover mi torso de lado a lado y mover mi cuello hacia arriba y abajo, me dirijo hacia las gruesas cortinas de terciopelo y las muevo a un lado, llenando la habitación con una luz tan brillante que hace que mis ojos duelan, a penas teniendo tiempo para acostumbrarse antes de cerrarlas nuevamente, asegurándome de que las esquinas estén bien cubiertas, de que ningún rayo de luz pueda atravesar, retornando el espacio a su eterno estado de total oscuridad, ya que Edward me ha advertido que los rayos solares del sur californiano pueden dañar el contenido de la habitación.


Edward.


El solo pensar en él hace que mi corazón se inflame de tanto anhelo, de tanto dolor. Comienzo a sentirme mareada, todo mi cuerpo se tambalea y cuando me apoyo de un elaborado gabinete de madera, agarrando su detallado borde, mis ojos buscan en la habitación y recuerdo que no estoy tan sola como pensé.


A todos lados que veo, está su imagen. Las pinturas capturadas por los grandes maestros del mundo, enmarcadas en cuadros dignos de museos y montados en las paredes. El Picasso con el traje oscuro y sobrio, el Velázquez montando en el caballo blanco. Cada uno de ellos representando el rostro que pensé que conocía tan bien, solo que ahora los ojos parecen distantes y burlones, el mentón levantado y desafiante y esos labios, esos cálidos y maravillosos labios que ansío tanto que hasta puedo probarlos, parecen tan remotos y exasperantemente distantes, que parecen advertirme que no me acerque.


Cierro los ojos determinada a bloquear todo. Estoy segura de que mi estado de pánico está influenciándome a pensar lo peor, así que me fuerzo a tomar varios respiros profundos antes de volver a intentar llamar a su teléfono, llenando su correo de voz con otra ronda de: Llámame… ¿Dónde estás?… ¿Qué ha pasado?… ¿Estás bien?… Llámame. Mensajes que ya he dejado un sin fin de veces.


Vuelvo a guardar el teléfono en mi bolso y observo la habitación por última vez. Con mucho cuidado, mis ojos evitan observar sus retratos mientras me convenzo a mi misma de que no me he perdido nada. De que no he pasado por alto ninguna pista de su desaparición, ninguna pequeña e insignificante clave que pueda explicar el por qué y cómo.


Cuando estoy satisfecha de que he hecho todo lo posible, tomo mi bolso y me dirijo a la cocina, deteniéndome un momento para dejar una nota repitiendo las mismas palabras que dije en el teléfono, y sé que una vez salga por la puerta, mi conexión con Edward se sentirá más tenue de lo que ya es.


Respiro profundamente y cierro mis ojos, imaginando el futuro que ayer parecía tan seguro, el futuro en donde Edward y yo somos felices y estamos juntos y completos. Desearía que fuera posible manifestar algo así, pero en el fondo sé que no tiene caso.


No puedes manifestar a otra persona. Al menos no por mucho tiempo. Así que concentro mi atención en algo que sí puedo crear e imagino el tulipán más perfecto con pétalos sedosos y su largo tallo húmedo; el símbolo ideal para nuestro amor eterno y cuando siento que ha cobrado forma en mi mano, regreso a la cocina, rompo la nota y dejo el tulipán en su lugar.




-----------------------------------

Hola mis dulces lectores!! Espero que os haya gustado el capítulo ;) Comentarios??



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)