Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 21 de julio de 2010

Amante de ensueño * Capítulo 10/3

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.
-----------------------

Se esforzó por seguir respirando, aguantando la agonía. Las Parcas seguían burlándose de él.

Debían tener un día aburrido en el Olimpo.

— ¿Quieres que te lea las cartas? —le preguntó Selena, devolviéndolo al presente.

— Claro, ¿por qué no? —contestó. No iba a decirle nada que no supiera ya.

— ¿Qué quieres saber?

— ¿Alguna vez…? —se detuvo antes de formular la misma pregunta que hiciera, siglos atrás, al
Oráculo de Delfos— ¿…conseguiré romper la maldición? —preguntó en voz baja.

Selena barajó las cartas, y sacó tres de ella. Abrió unos ojos como platos.

Julián no necesitaba que las interpretara. Ya lo veía por sí mismo: una torre destrozada por un rayo, un corazón atravesado por tres espadas, y dos personas encadenadas y arrastradas por un demonio.

— No pasa nada —le dijo a Selena—. Jamás he pensado que pudiese salir bien.

— Eso no es lo que nos dicen las cartas —susurró—. Pero tienes toda una batalla por delante.

Julián soltó una amarga carcajada.

— Manejo bien las batallas —era el dolor que sentía en el corazón lo que iba a acabar con él.

Grace se limpió las lágrimas de la cara mientras entraba en el camino de acceso al jardín. Apretó los dientes al bajarse del coche, y cerró la puerta con un fuerte golpe.

Al infierno con Julián. Podía quedarse atrapado en el libro para toda la eternidad. Ella no era un trozo de carne a su entera disposición.

¿Cómo pod…?

Buscó en el bolsillo las llaves de la entrada.

— ¿Y cómo no iba a hacerlo? —murmuró. Sacó la llave y abrió la puerta.

La ira la consumía. Estaba siendo irrazonable, y lo sabía. Julián no tenía la culpa de que Paul hubiese sido un cerdo egoísta. Como tampoco era culpable de que ella temiese ser utilizada.

Estaba culpando a Julián por algo en lo que no había participado, pero aún así…

Sólo quería a alguien que la amara. Que alguien quisiera quedarse a su lado.

Y había esperado que al ayudar a Julián se quedara cerca y…

Cerró la puerta y meneó la cabeza. Por mucho que deseara que las cosas fuesen distintas, nada iba a cambiar, puesto que no estaba escrito que fuesen de otro modo. Había escuchado lo que
Ben contó acerca de la vida de Julián. La historia que el mismo Julián contó a los niños sobre la batalla.

Recordaba el modo en que había cruzado la calle como una exhalación para salvar al niño.

Él había nacido para liderar un ejército. No pertenecía a esta época. Pertenecía a su mundo antiguo.

Era muy egoísta por su parte intentar mantenerlo a su lado, como si fuese una mascota que acabase de rescatar.

Subió las escaleras penosamente, con el corazón destrozado. Tendría que alejarse de él. Era todo lo que podía hacer. Porque, en el fondo, sabía que cuanto más supiese acerca de Julián, más cariño le cogería. Y si él no tenía intención de quedarse, acabaría muy herida.

Había subido la mitad de la escalera, cuando alguien llamó a la puerta principal. Por un instante, se le levantó el ánimo al pensar que podía ser Julián; hasta que llegó a la puerta y vio la silueta de un hombre bajito esperando en el porche.

Entreabrió la puerta y emitió un jadeo.

Era Rodney Carmichael.

Llevaba un traje marrón oscuro, con una camisa amarilla y corbata roja. Se había peinado hacia atrás el pelo corto y negro, y le dedicaba una radiante sonrisa.

— ¡Hola Grace!

— Señor Carmichael —lo saludó glacialmente, aunque el corazón le latía a toda prisa. Había algo definitivamente espeluznante en este tipejo delgado—. ¿Qué está haciendo aquí?

— Pasaba por aquí y me detuve para saludar. Se me ocurrió que pod…

— Tiene que marcharse.

Él frunció el ceño.

— ¿Por qué? Sólo quiero hablar contigo.

— Porque no atiendo a mis pacientes en casa.

— Vale, pero yo no soy…

— Señor Carmichael —le dijo con brusquedad—. Tiene que marcharse. Si no lo hace, llamaré a la
policía.

Sin hacer mucho caso a la ira de Grace, asintió con la cabeza, demostrando tener la paciencia de un santo.

— ¡Vaya! Entonces debes estar ocupada. Puedo pasar por aquí más tarde. Yo también tengo mucho que hacer. ¿Vengo luego entonces? Podemos cenar juntos.

Totalmente muda de asombro, Grace lo miró fijamente a los ojos.

— No.

Él sonrió ante la negativa.

— Vamos, Grace. No seas así. Sabes que estamos hechos el uno para el otro. Si me dejas…

— ¡Márchese!

— Muy bien; pero volveré. Tenemos mucho de qué hablar —se dio la vuelta y bajó la escaleras del porche.

Con el corazón martilleando en el pecho, ella cerró la puerta y echó el seguro.

— Voy a matarte, Luanne —dijo mientras se dirigía a la cocina. Al pasar por la salita de estar, una sombra en la ventana llamó su atención.

Era Rodney.

Aterrada, cogió el teléfono y llamó a la policía.

Tardaron casi una hora en llegar. Rodney permaneció en el jardín todo el tiempo, de ventana en ventana, observándola a través de las rendijas de las persianas. Hasta que no vio que el coche de policía subía por el camino de entrada no desapareció por el patio trasero.

Grace tomó una profunda bocanada de aire para calmar sus nervios y abrió la puerta para que pasaran los agentes.

Se quedaron el tiempo suficiente para informarle de que no podían hacer nada para mantener a
Rodney alejado de ella. Lo mejor que podía hacer era conseguir una orden de alejamiento, pero puesto que era ella la que debía encargarse del tratamiento de Rodney hasta que Luanne regresara, era algo totalmente inútil.

— Lo siento —se disculpó el policía en la puerta, mientras los acompañaba—, pero no ha incumplido ninguna ley que nos permita ayudarle a librarse de él. Podría solicitar una orden de detención por allanamiento, pero a menos que tenga antecedentes no servirá de nada.

El agente, un hombre joven, la miró compasivo.

— Sé que no le va a servir de mucho consuelo, pero podemos intentar patrullar la zona con más frecuencia. Aunque el verano es una época especialmente ajetreada para nosotros. A modo personal, le aconsejo que se marche a casa de un amigo durante un tiempo.

— De acuerdo, muchas gracias —tan pronto como se marcharon, corrió por toda la casa, asegurando puertas y ventanas con los cerrojos y pestillos.

Intranquila, lanzaba miradas en torno a su propio hogar, esperando ver a Rodney entrar a través de un agujero en la pared, como si se tratara de una cucaracha.

Si tan sólo supiera realmente si el tipo era o no peligroso… Su informe del hospital psiquiátrico mencionaba un comportamiento desviado y persecutorio hacia mujeres, a las que acosaba pero jamás hería físicamente. Se limitaba a aterrorizar a sus víctimas imponiéndoles su presencia continuamente, por lo cual había sido enviado al hospital para comenzar a tratarlo.

Como psicóloga, Grace sabía que no había nada especialmente peligroso en Rodney, pero como mujer estaba asustada.

Lo último que quería era acabar como una estadística más.

No, no podía quedarse allí esperando que el tipo regresara y la encontrara sola.

Se apresuró a subir las escaleras para hacer el equipaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)