Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 27 de julio de 2010

Amante de ensueño * CapítuLo 11/3

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.
----------------

Grace miró a la cama con el ceño fruncido.

— ¿Qué hacen aquí?

— No lo sé.

— ¿Y quién los envía?

— No lo sé.

— Pues no me estás ayudando mucho.

Julián no pareció captar su sarcasmo. En lugar de darse por aludido, Grace lo observó contemplar su escudo. Pasaba la mano sobre él como un padre que mira con adoración a un hijo largo tiempo perdido.

Cogió su espada y la depositó en el suelo, debajo de la cama.

— No olvides que está aquí —le dijo muy serio—. Ten mucho cuidado de no tocarla.

Su expresión se volvió más ceñuda al incorporarse. Miró de nuevo el escudo.

— Debe ser obra de mi madre. Sólo ella o uno de sus hijos podrían enviármelos.

— ¿Y por qué iba a hacerlo?

Julián entrecerró los ojos mientras recordaba el resto de la leyenda que rodeaba a su espada.

— Estoy seguro de que ha enviado mi espada por si tengo que enfrentarme con Príapo. La
Espada de Cronos también es conocida como la Espada de la Justicia. No acabará con su vida, pero hará que ocupe mi lugar en el libro.

— ¿Estás hablando en serio?

Julián asintió.

— ¿Puedo tocar el escudo?

— Claro.

Grace pasó la mano sobre las incrustaciones doradas y negras que formaban la imagen de Atenea y el búho.

— Es muy bonito —dijo, maravillada.

— Kyrian lo mandó hacer cuando me nombraron General Supremo.

Grace acarició la inscripción grabada bajo la figura de Atenea.

— ¿Qué dice aquí?

— «La muerte antes que el deshonor» —dijo con un nudo en la garganta.

Julián sonrió con melancolía al recordar a Kyrian junto a él durante las batallas.

— El escudo de Kyrian decía: «El botín para el vencedor». Solía mirarme antes de la lucha, y decir: «Tú te llevas el honor, adelfos, y yo me quedo con el botín».

Grace permaneció en silencio al escuchar el extraño tono de su voz. Intentando imaginar su apariencia con el escudo en alto, se acercó un poco más.

— ¿Kyrian? ¿El hombre que fue crucificado?

— Sí.

— Lo apreciabas mucho, ¿verdad?

Él sonrió con tristeza.

— Le llevó un tiempo acostumbrarse a mí. Yo tenía veintitrés años cuando su tío lo asignó a mi tropa, después de advertirme concienzudamente de lo que me sucedería si dejaba que Su Alteza fuese herido.

— ¿Era un príncipe?

Julián asintió.

— Y no tenía miedo a nada. Apenas si llegaba a los veinte años y luchaba o se metía en peleas sin estar preparado, sin creer que pudiesen hacerle daño. Me daba la sensación de que cada vez que me daba la vuelta, tenía que sacarlo a rastras de algún extraño contratiempo. Pero resultaba muy difícil no apreciarlo. A pesar de su carácter exaltado, tenía un gran sentido del humor y era completamente leal. —Pasó la mano por el escudo—. Ojalá hubiese estado allí para poder salvarlo de los romanos.

Grace le acarició el brazo en un gesto comprensivo.

— Estoy segura de que los dos juntos habríais sido capaces de salir de cualquier atolladero.

Los ojos de Julián se iluminaron al escucharla.

— Cuando nuestros ejércitos marchaban juntos, éramos invencibles. —Tensó la mandíbula al mirarla—. Hubiese sido cuestión de tiempo que Roma fuese nuestra.

— ¿Por qué depreciabais tanto al Imperio Romano?

— Juré que destruiría Roma el mismo día que conquistaron Primaria. Kyrian y yo fuimos enviados para ayudarlos en la lucha, pero cuando llegamos era demasiado tarde. Los romanos habían rodeado la ciudad y habían asesinado salvajemente a todas las mujeres y a los niños.
Jamás había visto una carnicería semejante. —Su mirada se oscureció—. Estábamos intentando enterrar a los muertos cuando los romanos nos tendieron una emboscada.

Grace se quedó helada al escucharlo.

— ¿Qué ocurrió?

— Derroté a Livio y estaba a punto de matarlo en el momento en que intervino Príapo. Lanzó un rayo a mi caballo y caí en mitad de las tropas romanas. Estaba seguro de iba a morir cuando
Kyrian apareció de la nada. Hizo retroceder a Livio hasta que pude ponerme en pie de nuevo.
Livio llamó a sus hombres a retirada y desapareció antes de que pudiésemos acabar con él.

Grace fue consciente de la proximidad de Julián. Estaba detrás de ella, tan cerca que podía sentir el calor que emanaba de él. Colocó los brazos a ambos lados de su cuerpo, atrapándola entre él y la cama, y se apoyó sobre su espalda.

Ella apretó los dientes ante la ferocidad del deseo que la invadió. Julián no la estaba tocando, pero sus sentidos estaban tan desbocados como si sus manos la acariciasen. Él inclinó la cabeza y le mordisqueó el cuello.

La sensación de su lengua sobre la piel consiguió que todas sus hormonas cobraran vida. Arqueó la espalda mientras un estremecimiento le recorría los pechos. Si no lo detenía…

— Julián —balbució; su voz no logró trasmitir la advertencia que pretendía.

— Lo sé —susurró él—. Voy de camino a darme una ducha fría.

Mientras salía de la habitación, Grace lo escuchó gruñir una palabra en voz baja:

— Solo.

Después de desayunar, Grace decidió enseñarle a conducir.

— Esto es ridículo —protestó Julián mientras Grace aparcaba en el estacionamiento del instituto.

— ¡Venga ya! —se burló ella—. ¿No sientes curiosidad?

— No.

— ¿Que no?

Julián suspiró.

— Esta bien, un poco.

— Bueno, entonces imagina las historias sobre la gran bestia de acero que condujiste alrededor de un aparcamiento que podrás contarles a tus hombres cuando regreses a Macedonia.

Julián la miró perplejo.

— ¿Eso significa que estás de acuerdo con que me marche?

No, quiso gritarle. Pero en lugar de eso, suspiró. En el fondo, sabía que jamás podría pedirle que abandonara todo lo que había sido para quedarse con ella.

Julián de Macedonia era un héroe. Una leyenda.

Jamás podría ser un hombre de carácter tranquilo del siglo veintiuno.

— Sé que no puedo hacer que te quedes conmigo. No eres un cachorrito abandonado que me ha seguido a casa.

Julián se tensó al escucharla. Tenía razón. Por eso le resultaba tan difícil abandonarla. ¿Cómo podía separarse de la única persona que lo veía como a un hombre?

No sabía por qué quería enseñarlo a conducir pero, de todas formas, notaba que se sentía feliz compartiendo su mundo con él. Y, por alguna razón que no quería analizar demasiado a fondo, le gustaba hacerla feliz.

— Muy bien. Enséñame a dominar a esta bestia.

Grace salió del coche para que Julián pudiese sentarse en el asiento del conductor.

Tan pronto como Julián se sentó, ella hizo una mueca al ver a un hombre, de casi un metro noventa, encogido para poder acomodarse en un asiento dispuesto para una mujer de uno cincuenta y cinco.

— Lo siento, se me ha olvidado mover el asiento.

— No puedo moverme ni respirar, pero no te preocupes, estoy bien.

Ella se rió.

— Hay una palanca bajo el asiento. Tira de ella y podrás moverlo hacia atrás.

Julián lo intentó, pero el espacio era tan estrecho, que no la alcanzaba.

— Espera, yo lo haré.

Echó la cabeza hacia atrás cuando Grace se inclinó por encima de su muslo y apretó los pechos sobre su pierna para pasarle el brazo entre las rodillas. Su cuerpo reaccionó de inmediato, endureciéndose y comenzando a arder.

Cuando ella apoyó la mejilla sobre su entrepierna al tirar de la palanca, Julián pensó que estaba a punto de morir.

— ¿Te has dado cuenta de que estás en la posición perfecta para…?

— ¡Julián! —exclamó ella, retrocediendo para ver el abultamiento de sus vaqueros. Su rostro adquirió un brillante tono rojo—. Lo siento.

— Yo también —contestó él en voz baja.

Desafortunadamente, todavía tenía que mover el asiento, así que Julián se vio forzado a soportar la postura una vez más.

Apretando los dientes, alzó un brazo y se agarró al reposacabezas con fuerza. Era lo único que podía hacer para no ceder a la salvaje lujuria.

— ¿Estás bien? —le preguntó ella, una vez colocó el asiento en su sitio y volvió al suyo.

— ¡Claro! —contestó él con tono sarcástico—. Teniendo en cuenta que he caminado sobre brasas
que resultaron menos dolorosas que lo que está soportando en este momento mi entrepierna, estoy fenomenal.

— Ya te he pedido perdón.

Él la miró fijamente.

Grace le dio unas palmaditas en el brazo.

— Venga, ¿llegas bien a los pedales?

— Me encantaría llegar hasta los tuyos…

— ¡Julián! —exclamó de nuevo Grace. Era un hombre verdaderamente libidinoso—. ¿Quieres concentrarte?

— De acuerdo, ya me estoy concentrando.

— En mis pechos, no.

Julián bajó la mirada hacia el regazo de Grace.

— Ni ahí tampoco.

Para su sorpresa, hizo un puchero semejante al de un niño enfadado. La expresión era tan extraña en él que Grace no tuvo más remedio que reírse de nuevo.

— Vale —le dijo ella—. El pedal que está a tu izquierda, es el embrague; el del medio es el freno y el de la derecha, el acelerador. ¿Te acuerdas de lo que te explicado sobre ellos?

— Sí.

— Bien. Ahora, lo primero que tienes que hacer es apretar el embrague y meter la marcha. —Y diciendo esto, colocó la mano sobre la palanca de cambios, situada entre los dos asientos, y le enseñó cómo debía moverla.

— En serio, Grace. No deberías acariciar eso de esa forma delante de mí. Es una crueldad por tu parte.

— ¡Julián! ¿Te importaría prestar atención? Estoy intentando enseñarte a cambiar de marcha.

Él resopló.

— Ojalá me cambiaras a mí las marchas del mismo modo.

Con un brillo malicioso en los ojos, soltó el embrague antes de la cuenta y el coche se caló.

— Se supone que esto no debería pasar, ¿verdad? —preguntó.

— No, a menos que quieras tener un accidente.

Él suspiró y lo intentó de nuevo.

Una hora más tarde, después que se las hubiera arreglado para dar una vuelta alrededor del estacionamiento sin golpear los postes y sin que el coche se le calara, Grace se dio por vencida.

— Menos mal que fuiste mejor general que conductor.

— Ja, ja —exclamó él sarcásticamente, pero con un brillo en la mirada que indicó a Grace que no estaba ofendido—. Lo único que alegaré en mi defensa es que el primer vehículo que conduje fue un carro de guerra.

Grace le sonrió.

— Bueno, en estas calles no estamos en guerra.

Con una mirada escéptica, él le respondió:

— Yo no diría eso después de haber visto las noticias de la noche. —Apagó el motor—. Creo que dejaré que conduzcas un rato.

— Muy inteligente por tu parte. No puedo permitirme comprar un coche nuevo de ninguna forma.

Salió del coche para cambiar de asiento; pero al cruzarse a la altura del maletero, Julián la sostuvo para darle un beso tan tórrido que ella acabó mareada. Él le cogió las manos y las sostuvo sobre sus estrechas caderas mientras mordisqueaba sus labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)