Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 24 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 33

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 33


Me congelo. Dos botellas de la poción incorrompida cuelgan a mitad del camino entre la nevera y yo.

Consciente de que había estado tan preocupada con pensar en Edward que me olvidé, me olvidé de
sintonizar y sentir si él estaba en alguna parte cerca.

Bree bosteza, su cara muestra el mismo asombro con los ojos muy abiertos, abre su boca en una
enorme máscara de pánico que estoy tratando de ocultar. Entonces miro Edward y aclaro mi
garganta antes de decir:

-¡Esto no es lo que tú piensas!-.

Que es bastante poco convincente, la cosa más ridícula yo podría haber dicho ya que es
exactamente lo que él piensa. Bree y que irrumpimos en su casa por lo que podría alterar su
suministro de alimentos. Puro y simple.

Él deja caer su bolso y se mueve hacia mí, sus ojos enfocaron los míos.

-Tú no tiene ni idea lo que yo pienso.-

Ah, pero lo hago. Estremeciéndome a los horribles pensamientos que da vueltas por su cabeza, su
acusación mental de: ¡Acosadora! ¡Anormal! Y cosas mucho peor que estas.

-¿Y cómo diablos entraste tú aquí?- él pregunta, mira entre nosotras.

-Um, Charlotte me dejó entrar,- digo, no exactamente seguro que hacer con la botella que todavía
sostengo en mi mano.

Una vena palpita en su sien mientras él sacude su cabeza y aprieta sus puños, y comprendo que
nunca lo he visto enfadado antes, y me doy cuenta de que nunca lo he visto así ni siquiera sabía que
era capaz de eso, y sienta bastante repugnante saber que yo lo inspiré.

-Voy a tratar con Charlotte,- dice él, su carácter apenas en control. -Lo que quise decir era, ¿qué haces tú aquí? ¿En mi casa? Metiéndote en mi refrigerador- él estrecha los ojos. -¿Qué diablos crees que estás haciendo?-

Echo un vistazo Bree, avergonzada de tener a ella de testigo de que mi amor verdadero se dirige
hacia mí de este modo.

-¿Y qué pasa con ella?- él señala a Bree-¿Tú traes a su psíquico de fiestas para echar una especie
de hechizo? -

-¿Tú recuerdas eso?- Yo bajo la botella a mi lado. Yo había estado preguntándome que él tal vez
haya conservado nuestro pasado, y aun cuando es oculto, el hecho que él se acuerde de haber
encontrado a Bree en la reunión me llena de la esperanza. -¿Recuerdas la noche de Halloween?- Yo
susurro, recordando la primera vez que besó, afuera por la piscina, nosotros dos vestidos perfectamente adecuados con los trajes de María Antonieta y su amante, Conde Fersen, sin haberlo
planificado.

-Sí, me acuerdo.- Él sacude la cabeza. -Y lamento romper eso según tú, pero ese fue un momento
de debilidad, eso nunca pasará otra vez. Solo que tú te lo tomaste demasiado en serio. Y créame, si
yo supiera lo que un monstruo como tú resultaría ser, Yo no me habría molestado, Esto no lo
merecía.-

Trago con fuerza y parpadeo conteniendo las lágrimas. Sintiendo un vacío, un hueco, en mi interior
excavado y abandonado, sin ninguna posibilidad de reclamar nuestro amor - la única cosa que hace
que valga la pena vivir la vida - se quita del alcance. Y aun cuando me recuerdo que aquellas son las
palabras de Emmett no de el - que el verdadero Edward no sea capaz de tratar a alguien así - no me
hacen menos daño.

-Edward, por favor-, finalmente gestiono. -Sé que se ve mal. Realmente, yo lo sé. Pero puedo
explicarlo. Verás, estamos sólo tratando de ayudarte.-

Él me mira, con su mirada de manera irónica que me llena de vergüenza. Pero yo fuerzo a mi misma
a seguir, sabiendo al menos que tengo que intentarlo.

-Alguien está tratando de envenenarte.- Yo trago, encontrando sus ojos. -Alguien que tú conoces.-

Él sacude su cabeza, no comprando ni una palabra de ello. Convencido que yo deliro completamente
y debería ser encerrada inmediatamente.

-Y esta persona responsable de envenenarme, esta persona que resulto saber, esto, por casualidad,
¿eres tú?- Él da otro paso hacia mí. -Porque tú eres la que irrumpe en mi casa. Tú eres la que sacas
todo de mi refrigerador y lo desordenas con mis bebidas. Pienso que pruebas hablan por sí mismas.-

Sacudo mi cabeza, hablando por delante del calor que chamusca mi garganta cuando digo: -Sé
cómo luce, ¡pero tú tienes que creerme!, todo es verdad, ¡no estoy haciendo eso!.-

Él da otro paso más cerca, avanza hacia mí de una manera intencional, tan lento y deliberado, es
como si él acechara su presa. Así que decido ir por él, dejando salir todo. Quiero decir, No tengo
nada que perder de todos modos.

-Es Emmett, ¿Okey?-. Aspiro mi aliento, mirando su cambio de expresión de acusatorio a ultraje. “Tu nuevo amigo Emmett es - Echo un vistazo a Bree, sabiendo que no puedo decir lo que Emmett en
realidad es - un pícaro inmortal que está dispuesto a matar a Edward por alguna razón que aún tengo
que determinar. Pero esto no se parece a esos asuntos de todos modos. Edward no tiene ninguna memoria de Tanya o de ser inmortal, él hasta ahora se ha ido él nunca lo entendería.

-Fuera-, él dice, la mirada en sus ojos tan frío ellos me enfrían más que el aire que fluye de su
refrigerador. -Váyanse al infierno antes de que yo llame a la policía.-

Miro detenidamente en Bree, viéndola verter el contenido manipulado abajo el desagüe en el segundo él hace la amenaza. Entonces miro fijamente a Edward, agarrando su teléfono, su índice ya
presionando el nueve, seguido del uno, y luego... Tengo que pararlo. De ningún modo puedo permitir que el complete aquella llamada. De ninguna manera puedo arriesgarme a tener la policía implicada.

Entonces miro fijamente a sus ojos, aun cuando él rechace mirarme.

Solamente concentro toda mi energía en él, mis pensamientos llegan a él, tratando de armonizarlo e
influenciarlo. Llenándolo con un susurro más cariñoso, tranquilo y compasivo.

-No necesito un problema.-Yo despacio retrocedo. -Tú no tienes que llamar a nadie, nosotras nos marchamos ahora mismo.- Manteniendo mí aliento mientras él mira fijamente el teléfono, sin entender porque no puede presionar el último número. Él levanta la mirada, y por un breve momento, solo por un parpadeo realmente, el viejo Edward retorna. Mirándome en la forma en que solía, enviando un delicioso hormigueo caliente en toda mi piel. Y a pesar de que se ha ido tan pronto como parece, felizmente me conformaré con lo que consigo.

Él deja caer su teléfono en el mostrador sacude su cabeza. Y conociendo que nosotras teníamos
que movernos rápido antes de mis influencias terminen, Yo agarro mi mochila y me dirijo hacia la
puerta. Volteándome mientras él vacía sus armarios y su refrigerador hasta la última botella de jugo.

Quitando sus tapas y vertiendo su contenido sin rodeos al desagüe, convencido de que no es seguro
para su consumo, ahora que he manipulado con ellos.
·
·
·
Mis amores! Ni yo me lo puedo creer, otra vez publicando jajaja Espero que os guste el capítulo, y espero vuestras opiniones ^^ 
Os quiero muchisimo!
PD: Tengo Instagram por si me queréis buscar maria213s


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)