Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 30 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 39

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 39


Me levanto temprano. Supongo que como es el último día de mi vida, o al menos el ultimo día de la 
vida que construí aquí, estoy ansiosa por sacarle todo el jugo. 

Y aunque estoy segura de que voy a ser recibida con un coro completo de ¡Perdedora! Y los más 
recientes ¡Bruja!, sabiendo que es la última vez que voy a ser objeto de todo eso maca la diferencia. 

En el colegio Hillcrest (la escuela a la que estoy regresando), tengo montones de amigos. Lo que 
hace el presentarse de lunes a viernes mucho más llamativo, sino divertido. Y no recuerdo ni una vez 
haberme sentido tentada a faltar (como estoy haciendo casi todo el tiempo aquí), y no estaba 
deprimida por no encajar. 

Y para ser honesta, creo que por eso es que estoy tan ansiosa por volver. Porque además de la 
emoción obvia de estar con mi familia de nuevo, tener un buen grupo de amigos que me aman y me 
aceptan, y con los que puedo ser yo misma... hace que la decisión se mucho más fácil. 

Una decisión que ni siquiera me pondría a considerar si no fuese por Edward. 

Pero aunque no puedo terminar de creer que no voy a volverlo a ver nunca más... nunca voy a tocar 
su piel de nuevo, el calor de su mirada, o sentir sus labios sobre los míos... estoy dispuesta a 
renunciar a todo eso. Si significa reclamar mi vieja yo y volver a mi familia... entonces no hay opción. 

O sea, Tanya me mato para poder tener a Edward para ella. Y Edward me trajo de vuelta así podía 
tenerme para él. Y por mucho que lo amo, por mucho que todo mi corazón duele ante la perspectiva 
de no verlo nunca más, sé que el momento en que él me volvió a la vida, él cambio el orden real de 
las cosas. Haciéndome algo que nunca debí ser. 

Y ahora es mi trabajo volverlo todo a como estaba. 

Me paro frente a mi placard y agarro mis jeans más nuevos, un suéter con escote en V, y mis 
zapatillas nuevas... justo como estaba usando en la visión que tuve. Luego paso los dedos por mi 
pelo, me pongo un poco de lápiz de labios, me pongo los pequeños aritos de diamante que mis 
padres me regalaron para mi cumpleaños 16 (ya que definitivamente notaran si faltan), junto con el 
brazalete da caballos de cristal que Edward me dio que no tiene lugar en la vida a la que regreso, 
pero no me lo sacare de ninguna forma. 

Luego tomo la mochila, miro alrededor de mi ridículamente grande cuarto una última vez, y salgo por la puerta. Ansiosa por mirar una última vez a la vida que no siempre disfrute y que seguramente no 
recuerde, pero aun así necesitando decir algunos adiós y enderezar algunas cosas antes de irme 
para siempre. 

En el segundo que entro en el estacionamiento del colegio, empiezo a buscar a Edward. Tratando de 
encontrarlo a él, a su auto, cualquier cosa, por pequeña que sea, lo que pueda encontrar. Queriendo 
ver lo más que pueda de él mientras puedo. Y sintiéndome decepcionada cuando no lo encuentro. 

Estaciono mi auto y me dirijo hacia las clases, tratando de no hacer conclusiones antes de tiempo o 
actuar de manera exagerada solo porque no llego aun. Porque aunque se está convirtiendo en una 
persona totalmente normal mientras el veneno irrumpe el progreso de cientos de años, por cómo se 
veía ayer... aun hermoso, aun sexy, y todavía sin envejecer... adivino que el fin no llegara hasta 
dentro de varios días. 

Además, sé que él aparecerá eventualmente, o sea, ¿Por qué no lo haría? Es la estrella indiscutible 
de aquí. El mas apuesto, el más rico, el que hace las mejores fiestas... o al menos eso es lo que 
escuche. Prácticamente obtiene una ovación solo por aparecer. Y dime, ¿Quien podría resistirse a 
eso? 

Me muevo por entre los estudiantes, mirando a todas las personas con las que nunca hable, y que 
apenas me hablaron salvo para gritarme algo hiriente. Y aunque estoy segura de que no van a 
extrañarme, no puedo dejar de preguntarme si alguna vez van a notar siquiera que ya no estoy. O, si 
todo va a terminar como pienso... vuelvo en el tiempo, ellos también, y el tiempo que pase aquí deja 
de tener importancia en sus vidas. 

Tomo un largo suspiro y me dirijo a la clase de inglés, esperando ver a Edward con Jessica, pero 
encontrándola sola en cambio. O sea, ella esta cuchicheando con Lauren y Mike como siempre, pero 
Edward no se encuentra en ningún lado a la vista. Y cuando paso por su lado camino a mi banco, 
lista para cualquier cosa que ella este por poner en mi camino, pero me encuentro solo con silencio, 
una sólida negación a siquiera reconocer mi presencia, mucho menos tratar de hacerme caer, lo que 
me llena de miedo e incomodidad. 

Y luego de tomar asiento y acomodarme, me paso los siguientes 50 minutos mirando entre el reloj y 
la puerta, mi ansiedad creciendo con cada momento que pasa. Imaginándome todo tipo de horribles 
escenarios hasta que la campana suena yo corro hacia el hall. Y para el cuarto periodo cuando él 
todavía no apareció, estoy por tener un ataque de pánico cuando entro a la hora de historia y Emmett 
desapareció también. 

-Bella,- Dice el Sr. Molina, mientras yo estoy parada junto a él, mirando fijo al asiento vacío de 
Emmett mientras mi estomago se revuelve. -Tienes mucho que hacer para ponerte al día.- 

Lo miro de reojo sabiendo que quiere discutir mis faltas, mis trabajos sin entregar, y otras cosas 
irrelevantes que no quiero escuchar. Así que salgo corriendo por la puerta, pasando por las mesas 
de comedor antes de frenar, respirando aliviada cuando lo veo. O no lo veo a él, pero si a su auto. El 
BMW negro que él solía apreciar tanto, que ahora tiene una gruesa capa de mugre estacionado en la 
parte de Prohibido Estacionar. 

Aún así, a pesar de que está sucio, lo miro como si fuese la cosa más linda que nunca vi. Sabiendo 
que si su auto esta aquí, entonces el también. Y todo está bien. 

Y justo cuando estoy pensando que debería moverlo para que no lo multen, una garganta se aclara 
detrás mío y una voz dice: -Perdón, ¿Pero no deberías estar en clase?- 

Me giro, mi mirada cruzándose con la del director cuando digo: -Um, si, pero primero tengo que...- Señalo hacia el auto de Edward como si estuviese haciéndole un favor no solo a un amigo sino también a la escuela. 

Pero el director está menos interesado en las violaciones de estacionamiento que en personas que 
suelen dejar las clases, como yo. Y todavía enojado por nuestra última confrontación cuando Esme 
se hizo cargo de mi caso y cambio de expulsada a suspendida, el se encoje mientras me mira de 
arriba abajo y dice:

-Tienes dos opciones. Puedo llamar a tu tía y pedirle que deje el trabajo para venir aquí, o...- Hace una pausa, tratando de matarme con el suspenso aun cuando no se tiene que ser psíquico para saber a dónde va esto. -O puedo llevarte de nuevo a clase. ¿Cuál prefieres?- 

Por un momento, estoy tentada de elegir la opción número uno... solo para saber qué es lo que él 
haría. Pero al final, me dirijo nuevamente a clase. Sus zapatos golpeando el cemento mientras me 
lleva por el hall antes de depositarme en la puerta del Sr. Molina donde mi mirada se fija en Emmett 
que no solo está ocupando su asiento sino que también menea la cabeza riéndose mientras yo me 
dirijo al mío. 

Y aun cuando Molina está acostumbrado a mi errático comportamiento ya, él sigue intentando 
llamarme la atención. Preguntándome todo tipo de preguntas sobre historia, tanto las que 
estudiamos como las que no. Y mi mente esta tan preocupada con Emmett y Edward y mi plan que yo solo respondo de forma robótica, viendo las respuestas que él tiene en la cabeza y repitiéndolas. 

Así que cuando él dice: -Así que dime Bella, ¿Qué cene ayer por la noche?- 

Yo automáticamente digo: - Dos porciones de pizza que quedaron y una vaso y medio de Chianti.- Mi mente esta tan concentrada en mis dramas personales que tardo un momento en notar que se ha 
quedado con la boca abierta. 

De hecho, todos se han quedado así. 

Bueno, todos salvo Emmett que solo niega con la cabeza y se ríe más alto. 

Y justo cuando la campana sueña y yo trato de salir al corredor, Molina se para frente a mí y dice:

-¿Cómo lo haces?- Presiono mis labios juntos y me encojo de hombros mientras hago como que no 
tengo idea de que está hablando. Aunque está claro que él no lo va a dejar pasar, se lo ha preguntado por semanas. 

-¿Cómo haces para... saber cosas?- Él dice, sus ojos entrecerrados. -Sobre acontecimientos 
históricos al azar que nunca estudiamos... ¿sobre mi?- 

Miro al suelo y tomo un largo respiro, preguntándome si estaría mal tirarle un hueso. O sea, me voy 
esta noche, y seguramente él ni siquiera recuerde esto, así que ¿Qué daño haría decirle la verdad? 

-No lo sé,- Me encojo. -No es que yo haga nada. Imágenes e información aparecen en mi cabeza.-

Me mira, luchando entre creerme o no. Y sin tener tiempo o ganas de tratar de convencerlo, pero aun 
así queriendo dejarlo con algo bueno, digo:

-Por ejemplo, sé que no deberías darte por vencido con tu libro porque va a ser publicado algún día.-

Él toma aire, sus ojos bien abiertos, su expresión entre esperanza y completa incredulidad. 

Y aún cuando me mata agregarlo, aun cuando la idea me hace querer vomitar, sé que hay algo más 
que necesita ser dicho, es lo correcto. Además, ¿Qué podría salir mal? O sea, me voy de todas 
formas, y Esme se merece salir y divertirse un poco. Y además de su preferencia por bóxers de los 
Rolling Stone, las canciones de Bruce Springsteen, y su obsesión con el renacimiento... el parece 
ser inofensivo. Sin mencionar que no va a llegar a ningún lado ya que la vi volviendo con un hombre 
que trabaja en su edificio...

-Su nombre es Esme,- Digo, antes de pensarlo dos veces y cambiar de opinión. Luego, viendo la 
confusión en sus ojos, agrego, -Ya sabes, ¿la rubia pequeña de Starbucks? ¿La que volcó café en tu 
remera? ¿La chica en la que no puedes dejar de pensar?-

Y cuando me mira, es obvio que se quedo sin palabras. Y queriendo dejarlo así, junto mis cosas y 
me dirijo a la puerta, mirando por sobre mi hombro para decir:

-Y no deberías tener miedo de hablar con ella. De verdad. Sólo toma valor y háblale de una vez por todas. Te vas a dar cuenta de que es realmente buena.-
·
·
·
Hola mis lectores bonitos! Y aquí vengo con otro capítulo de esta adaptación :) Espero que estén felices, tanto como yo, de que este blog este volviendo a la vida. Una semana publicando cada día, creo que hacía años que no pasaba esto... bueno, pero que siga así por mucho tiempo!

Os deseo un feliz lunes y un buen comienzo de semana! Os quiero!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Buscame también por Google +






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)