Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 6 de mayo de 2010

Amante de ensueño * CapítuLo 3/2

Julián observó el vaivén de sus caderas mientras subía los peldaños y su miembro se endureció al instante. Echó un vistazo a su alrededor con los dientes apretados, en un intento por ignorar el ardor que sentía en la entrepierna. La clave estaba en la distracción; al menos hasta que ella claudicara.

Lo cual no tardaría en ocurrir. Ninguna mujer podía negarse por mucho tiempo el placer de tenerlo.

Con una amarga sonrisa ante aquella idea, contempló la casa.

¿En qué lugar y en qué época se encontraba?

No sabía cuánto tiempo había estado atrapado. Lo único que recordaba era el sonido de las voces a lo largo del tiempo, el sutil cambio de los acentos y de los dialectos según pasaban los años.Mirando la luz que se encontraba sobre su cabeza, frunció el ceño. No había ninguna llama.
¿Qué era esa cosa? Los ojos se le llenaron de lágrimas, irritados, y desvió la vista.

Eso debía ser una bombilla, decidió.

«Oye, necesito cambiar la bombilla. Hazme el favor de darle al interruptor que está junto a la puerta, ¿vale?»

Mientras recordaba las palabras del dueño de la librería, miró hacia la puerta y vio lo que supuestamente debía ser el interruptor. Julián se alejó de las escaleras y apretó el pequeño dispositivo. De inmediato, las luces se apagaron. Volvió a encenderlas.

Sonrió sin proponérselo. ¿Qué otras maravillas le aguardaban en esta época?

— Aquí tienes.

Julián miró a Grace que estaba en la parte superior de la escalera. Le arrojó un largo rectángulo de tela verde oscuro. La sostuvo sobre el pecho mientras la incredulidad lo dejaba perplejo.

¿Había dicho en serio lo de cubrirle?

Qué extraño. Frunciendo más el ceño, se envolvió las caderas con la tela.

Grace esperó hasta que se alejó de la puerta para mirarlo de nuevo. Gracias a Dios, por fin estaba tapado. No era de extrañar que los victorianos insistieran tanto en el asunto de las hojas de parra. Era una pena no tener unas cuantas en el patio. Lo único que crecía allí eran unos cuantos acebos, y dudaba mucho que él apreciara sus hojas.

Grace se encaminó hacia la sala y se sentó en el sofá.

— Ayúdame, Lanie —suspiró—. Me las pagarás por esto.

Y entonces, él se sentó a su lado, revolucionando todas las hormonas de su cuerpo con su presencia.

Mientras se movía hasta la otra punta del sofá, Grace le miró cautelosamente.

— Así que… ¿para cuánto tiempo has venido?

¡Oh, qué buena pregunta, Grace! ¿Por qué no le preguntas por el tiempo o le pides un autógrafo ya que te pones? ¡Jesús!

— Hasta la próxima luna llena —sus gélidos ojos dieron muestras de un pequeño deshielo. Y, mientras deslizaba su mirada por todo su cuerpo, el hielo se transformó en fuego en décimas de segundo. Se inclinó sobre ella para tocarle la cara. Grace se incorporó de un salto y puso la mesita del café como barrera de separación.

— ¿Me estás diciendo que tengo que aguantarte durante todo un mes?

— Sí.

Conmocionada, Grace se pasó la mano por los ojos. No podía entretenerlo durante un mes. ¡Un mes entero, con todos sus días! Tenía obligaciones, responsabilidades. Hasta tenía que buscar un pasatiempo.

— Mira —le dijo—. Lo creas o no, tengo una vida en la que no estás incluido.

Sabía, por la expresión de su rostro, que a él no le importaban sus palabras. En absoluto.

— Si crees que estoy encantado de estar aquí contigo, estás lamentablemente equivocada. Te aseguro que no elegí venir.

Sus palabras consiguieron herirla.

— Bueno, cierta parte de ti no siente lo mismo —le dijo mientras dedicaba una furiosa mirada a aquella parte de su cuerpo que aún estaba tiesa como una vara.

Él suspiró al echar un vistazo a su regazo y vislumbrar la protuberancia que sobresalía bajo la toalla.

— Desafortunadamente, tengo tanto control sobre esto como sobre el hecho de estar aquí.

— Bueno, la puerta está ahí —dijo señalándola—. Ten cuidado de que no te golpee el trasero al cerrarse.

— Créeme; si pudiese irme, lo haría.

Grace titubeó ante sus palabras, ante su significado.

— ¿Quieres decir que no puedo ordenarte que te marches?, ¿ni que regreses al libro?

— Creo que la expresión que usaste fue: bingo.

Grace guardó silencio.

Julián se puso de pie lentamente y la miró. Durante todos los siglos que llevaba condenado, ésta la primera vez que le sucedía una cosa así. El resto de sus invocadoras habían sabido lo que él significaba, y habían estado más que dispuestas a pasar todo un mes en sus brazos, utilizando felizmente su cuerpo para obtener placer.

Jamás en su vida, mortal o inmortal, había encontrado a una mujer que no le deseara físicamente.

Era…

Extraño.

Humillante.

Casi embarazoso.

¿Sería un indicio de que la maldición se debilitaba?, ¿de que quizás pudiera liberarse?

No. En el fondo sabía que no era cierto, aun cuando su mente se esforzaba en aferrarse a la idea.Cuando los dioses griegos decretan un castigo, lo hacen con un estilo y con un ensañamiento que ni siquiera dos milenios pueden suavizar.

Hubo una época, mucho tiempo atrás, en la que había luchado contra la condena. Una época en la que había creído que podría liberarse. Pero después de dos mil años de encierro y tortura despiadada, había aprendido algo: resignación.

Se merecía este infierno personal y, como el soldado que una vez había sido, aceptaba el castigo.

Sentía un nudo en la garganta y tragó para intentar deshacerlo. Extendió los brazos a los lados y ofreció su cuerpo a Grace.

— Haz conmigo lo que desees. Sólo tienes que decirme cómo puedo complacerte.

— Entonces deseo que te marches.

Julián dejó caer los brazos.

— En eso no puedo complacerte.

Frustrada, Grace comenzó a caminar nerviosa de un lado a otro. Finalmente, sus hormonas habían regresado a la normalidad y, con la cabeza más despejada, se esforzó por encontrar una solución. Pero por mucho que la buscaba, no parecía haber ninguna.

Un dolor punzante se instaló en sus sienes.

¿Qué iba a hacer un mes —un mes entero— con él?

De nuevo, una visión de Julián tumbado sobre ella, con el pelo cayéndole a ambos lados del rostro, formando un dosel alrededor de sus cuerpos mientras se introducía totalmente en ella, la asaltó.

— Necesito algo… —a Julián le falló la voz.

Grace se dio la vuelta para mirarle, con el cuerpo aún suplicándole que cediera a sus deseos.Sería tan fácil rendirse ante él… Pero no podía cometer ese error. Se negaba a usar a Julián de ese modo. Como si…

No, no iba a pensar en eso. Se negaba a pensar en eso.

— ¿Qué? —preguntó ella.

— Comida —contestó Julián—. Si no vas a utilizarme de forma apropiada, ¿te importaría si como algo?

La expresión avergonzada y teñida de desagrado que adoptó su rostro le indicó a Grace que no le gustaba tener que pedir.

Entonces cayó en la cuenta de algo; si para ella esto resultaba extraño y difícil, ¿cómo demonios se sentiría él después de haber sido arrancado de donde quiera que estuviese, para ser arrojado a su vida como si fuese un guijarro lanzado con un tirachinas? Debía ser terrible.

— Por supuesto —le dijo mientras se ponía en movimiento para que él la siguiera—. La cocina está aquí —lo guió por el corto pasillo que llevaba a la parte trasera de la casa.

Abrió el frigorífico y se apartó para que él echara un vistazo.

— ¿Qué te apetece?

En lugar de meter la cabeza para buscar algo, se quedó a medio metro de distancia.

— ¿Ha quedado algo de pizza?

— ¿Pizza? —repitió Grace asombrada. ¿Cómo sabría él lo que era una pizza?

Julián se encogió de hombros.

— Me dio la impresión de que te gustaba mucho.

A Grace le ardieron las mejillas mientras recordaba el tonto jueguecito al que se dedicaron mientras comían. Selena había hecho otro comentario acerca de reemplazar el sexo con la comida, y ella había fingido un orgasmo al saborear el último trozo de pizza.

— ¿Nos escuchaste?

Con una expresión hermética, él contestó en voz baja.

— El esclavo sexual escucha todo lo que se dice en las proximidades del libro.

Si las mejillas le ardieran un poco más, acabarían explotando.

— No quedó nada —dijo rápidamente, desando meter la cabeza en el congelador para enfriársela—. Tengo un poco de pollo que me sobró de ayer, y también pasta.

— ¿Y vino?

Ella asintió con la cabeza.

— Está bien.

El tono despótico que utilizó Julián hizo estallar su furia. Era uno de esos tonillos usados por un típico Tarzán que en el fondo quería decir: Yo soy el macho, nena. Tráeme la comida. Y había conseguido que le hirviera la sangre.

— Mira, tío, no soy tu cocinera. Como te pases conmigo te daré de comer Alpo.

Él arqueó una ceja.

— ¿Alpo?

— Olvídalo —aún irritada, sacó el pollo y lo preparó para meterlo en el microondas.
Julián se sentó a la mesa con ese aura de arrogancia tan masculina que acababa con todas sus buenas intenciones. Deseando tener una lata de Alpo, Grace sirvió un poco de pasta en un cuenco.
— De todos modos, ¿cuánto tiempo has estado encerrado en ese libro? ¿Desde la Edad Media? —al menos su forma de actuar correspondía a la de la época.

Él permaneció sentado, tan quieto como una estatua. Nada de mostrar sus emociones. Si no lo hubiese conocido mejor, habría pensado que se trataba de un androide.

— La última vez que fui convocado fue en el año 1895.

— ¿En serio? —Grace se quedó con la boca abierta mientras metía el cuenco en el microondas—
¿En 1895? ¿Estás hablando en serio?

Él asintió con la cabeza.

— ¿En qué año te metieron en el libro?, la primera vez quiero decir.

La ira se adueñó de su rostro con tal intensidad que Grace se asustó.

— Según tu calendario, en el año 149 a.C.

Grace abrió los ojos de par en par.

— ¿En el año 149 antes de Cristo? ¡Jesús, María y José! Cuando te llamé Julián de Macedonia era cierto. Eres de Macedonia.

Él asintió con un gesto brusco.

Los pensamientos de Grace giraban como un torbellino mientras cerraba el microondas y lo ponía en marcha. Era imposible. ¡Tenía que ser imposible!

— ¿Cómo te metieron en el libro? A ver, según tengo entendido, los antiguos griegos no tenían libros, ¿verdad?

— Originalmente fui encerrado en un rollo de pergamino que más tarde fue encuadernado como medida de protección —dijo con un tono sombrío y el rostro impasible—. Y con respecto a qué fue lo que hice para que me castigaran: invadí Alexandria.

Grace frunció el ceño. Aquello no tenía ni pizca de sentido; como el resto de todo lo que estaba sucediendo.

— ¿Y por qué ibas a merecerte un castigo por invadir una ciudad?

— Alexandria no era una ciudad, era una sacerdotisa virgen del dios Príapo.
Grace se tensó ante el comentario, y ante la magnitud del castigo que implicaba «invadir» a una mujer. Encerrar al autor de la invasión para toda la eternidad era un poco excesivo.

— ¿Violaste a una mujer?

— No la violé —contestó mirándola con dureza—. Fue de mutuo consentimiento, te lo aseguro.

Vale, ése era un tema sensible para él. Se percibía claramente en su gélida conducta. No le gustaba hablar del pasado. Tendría que ser un poquito más sutil en su interrogatorio.

Julián escuchó el extraño timbre, y observó cómo Grace apretaba un resorte que abría la puerta de la caja negra donde había introducido su comida.

Ella sacó el humeante cuenco de comida y lo colocó ante él, junto con un tenedor plateado, un cuchillo, una servilleta de papel y una copa de vino. El cálido aroma se le subió a la cabeza e hizo que el estómago rugiera de necesidad.

Se suponía que debía estar perplejo por el modo tan rápido en que ella había cocinado, pero después de haber oído hablar de artefactos con nombres extraños como tren, cámara, automóvil, fonógrafo, cohete y ordenador, Julián dudaba que cualquier cosa pudiese tomarlo por sorpresa.

En realidad, no quedaba ningún sentimiento en él, aparte del deseo; hacía mucho que había desterrado todas sus emociones.

Su existencia no era más que una sucesión de fragmentos temporales a lo largo de los siglos. Su única razón de ser era la de obedecer los deseos sexuales de sus invocadoras.

Y, si algo había aprendido en los dos últimos milenios, era a disfrutar de los escasos placeres que podía obtener en cada invocación.

Con ese pensamiento, cogió una pequeña porción de comida y saboreó la deliciosa sensación de los tibios y cremosos tallarines sobre su lengua. Era una pura delicia.

Dejó que el aroma de las especias y del pollo invadiera su cabeza. Había pasado una eternidad desde la última vez que probó la comida. Una eternidad sufriendo un hambre atroz. Cerró los ojos y tragó. Acostumbrado como estaba a la privación en lugar de a los alimentos, su estómago se cerró ante el primer bocado. Julián apretó con fuerza el cuchillo y el tenedor mientras luchaba por alejar el terrible dolor.

Pero no dejó de comer. No lo haría mientras hubiese comida en el cuenco. Había esperado demasiado tiempo para poder aplacar su hambre y no estaba dispuesto a detenerse ahora.Después de unos cuantos bocados más, los retortijones disminuyeron y le permitieron disfrutar plenamente de la comida.

Una vez su estómago se calmó, tuvo que echar mano de todas sus fuerzas para comer como un humano y no zamparse la comida a puñados, tal era el hambre que le devoraba las entrañas.

En momentos como éste, le resultaba muy difícil recordar que aún era humano, y no una bestia desbocada y feroz que había sido liberada de su jaula.
Hacía siglos que había perdido la mayor parte de su condición humana. Y estaba decidido a conservar lo poco que le quedaba.

Grace se apoyó en la encimera y lo observó mientras comía. Lo hacía lentamente, de forma casi mecánica. No dejaba entrever si le gustaba la comida, pero aún así, continuaba comiendo.

Lo que realmente le sorprendió fueron los exquisitos modales europeos que demostraba. Ella nunca había sido capaz de comer de ese modo, y fue entonces cuando comenzó a preguntarse dónde habría aprendido a utilizar el cuchillo para mantener la pasta en el tenedor, y evitar que se cayera.

— ¿Había tenedores en al antigua Macedonia? —le preguntó.

Julián dejó de comer.

— ¿Disculpa?

— Me preguntaba cuándo se inventó el tenedor. ¿Ya lo utilizaban en…?

¡Estas desvariando! Le gritó su mente.

¿Y quién no lo haría en esta situación? Mira al tipo. ¿Cuántas veces crees que alguien ha actuado como un imbécil y ha acabado devolviendo la vida a una estatua griega? ¡Especialmente una estatua con ese cuerpo!

No muy a menudo.

— Creo que se inventó a mediados del sigo XV.

— ¿En serio? —preguntó ella—. ¿Tú estabas allí?

Con una expresión ilegible, alzó los ojos y a su vez le preguntó:

— ¿A qué te refieres, al momento en que inventaron el tenedor o al siglo XV?

— Al siglo XV, por supuesto. —Y pensándolo mejor, añadió:— No estabas allí cuando se inventó el tenedor, ¿verdad?

— No. —Julián se aclaró la garganta y se limpió la boca con la servilleta—. Fui convocado en cuatro ocasiones durante ese siglo. Dos veces en Italia, una en Francia y otra en Inglaterra.

— ¿De verdad? —Intentó imaginarse cómo debía ser el mundo en aquella época—. Apuesto a que has visto todo tipo de cosas a lo largo de los siglos.

— No tantas.

— ¡Oh, venga ya! En dos mil años…

— He visto mayormente dormitorios, camas y armarios.

Su tono seco hizo que Grace se detuviera y él continuó comiendo. Una imagen de Paul se le clavó el corazón. Ella sólo había conocido a un imbécil egoísta y despreocupado. Pero parecía que Julián tenía más experiencia en ese terreno.

— Cuéntame entonces, ¿qué haces mientras estás en el libro, te tumbas y esperas que alguien te convoque?

Él asintió.

— ¿Y qué haces para pasar el tiempo?

Julián se encogió de hombros y Grace cayó en la cuenta de que, en realidad, no demostraba poseer un gran número de expresiones.

Ni de palabras.

Se acercó a la mesa y se sentó en un taburete frente a él.

— A ver, de acuerdo con lo que me has dicho tenemos que estar juntos durante un mes, ¿qué tal si nos dedicamos a charlar para hacerlo más agradable?

Julián levantó la mirada, sorprendido. No podía recordar la última vez que alguien quiso conversar con él, excepto para darle ánimos o hacerle sugerencias que lo ayudaran a incrementar el placer que les proporcionaba. O para pedirle que volviera a la cama.

Había aprendido a una edad muy temprana que las mujeres sólo querían una cosa de él: esa parte de su cuerpo enterrada profundamente entre sus muslos.

Con esa idea en la mente, paseó lentamente la mirada por el cuerpo de Grace, deteniéndose en sus pechos, que se endurecieron bajo su prolongado escrutinio.

Indignada, Grace cruzó los brazos sobre el pecho y esperó a que él la mirara a los ojos. Julián casi soltó una carcajada. Casi.

— A ver —dijo él utilizando sus mismas palabras—. Hay cosas que hacer con la lengua mucho más placenteras que charlar: como pasártela por los pechos desnudos y por la garganta —bajó la mirada hacia el lugar donde, aproximadamente, quedaría su regazo a través de la mesa—. Sin mencionar otras partes que podría visitar.

Por un instante, Grace se quedó sin habla. Y después le encontró la gracia al asunto. Y un momento más tarde empezó a ponerse muy cachonda.Como terapeuta, había oído cosas mucho más sorprendentes que ésa, se recordó.

Sí, claro, pero no lo había dicho una persona con la que ella quería hacer otras cosas aparte de hablar.

— Tienes razón, hay otras muchas cosas que se pueden hacer con una lengua; como, por ejemplo, cortarla —le dijo, y se regodeó en la sorpresa que reflejaron sus ojos—. Pero soy una mujer a la que le gusta mucho hablar, y tú estás aquí para complacerme, ¿verdad?

Su cuerpo se tensó de forma muy sutil, como si se resistiera a aceptar su papel.

— Es cierto.

— Entonces, cuéntame lo que haces mientras estás en el libro.

Grace sintió como sus ojos la atravesaban con una intensidad tan abrasadora que la dejó intrigada, desconcertada y un poco asustada.

— Es como estar encerrado en un sarcófago —contestó él en voz baja—. Oigo voces, pero no puedo ver la luz ni ninguna otra cosa. No puedo moverme. Simplemente me limito a esperar y a escuchar.

Grace se horrorizó ante la simple idea. Recordaba el día, mucho tiempo atrás, en que se había quedado encerrada accidentalmente en el armario de las herramientas de su padre. La oscuridad era total y no había modo de salir. Aterrorizada, había sentido que se le oprimían los pulmones y que la cabeza empezaba a darle vueltas por el miedo. Chilló y pataleó contra la puerta hasta que tuvo las manos llenas de moratones.

Finalmente, su madre la escuchó y la ayudó a salir.

Desde entonces, Grace sentía una ligera claustrofobia debido a la experiencia. No podía imaginarse lo que sería pasar siglos enteros en un lugar así.

— Es horrible —balbució.

— Al final te llegas a acostumbrar. Con el tiempo.

— ¿De verdad? —no estaba muy segura, pero dudaba que fuese cierto.

Cuando su madre la sacó del armario, descubrió que sólo había estado encerrada media hora; pero a ella le había parecido una eternidad. ¿Qué se sentiría al pasar realmente una eternidad encerrado?

— ¿Has intentado escapar alguna vez?

La mirada que le dedicó lo decía todo.

— ¿Qué sucedió? —preguntó Grace.

— Obviamente, no tuve suerte.

Se sentía muy mal por él. Dos mil años encerrado en una cripta tenebrosa. Era un milagro que no se hubiera vuelto loco. Que fuera capaz de sentarse con ella y hablar.

No era de extrañar que le hubiese pedido comida. Privar a una persona de todos los placeres sensoriales era una tortura cruel y despiadada.

Y entonces supo que iba a ayudarlo. No sabía muy bien cómo hacerlo, pero tenía que haber algún modo de liberarlo.

— ¿Y si encontráramos el modo de sacarte de ahí?

— Te aseguro que no hay ninguno.

— Eres un tanto pesimista, ¿no?

La miró divertido.

— Estar atrapado durante dos mil años tiene ese efecto sobre las personas.

Grace lo observó mientras acababa la comida, con la mente en ebullición. Su parte más optimista se negaba a escuchar su fatalismo, exactamente igual que la terapeuta que había en ella se negaba a dejarlo marchar sin ayudarlo. Había jurado aliviar el sufrimiento de las personas, y ella se tomaba sus juramentos muy en serio.

Quien la sigue, la consigue.

Y aunque tuviese que atravesar océanos o cruzar el mismo infierno, ¡encontraría el modo de liberarlo!

Mientras tanto, decidió hacer algo que dudaba mucho que alguien hubiese hecho por él antes: iba a encargarse de que disfrutara de su libertad en Nueva Orleáns. Las otras mujeres lo habían mantenido encerrado en los confines de sus dormitorios o de sus vestidores, pero ella no estaba dispuesta a encadenar a nadie.

— Bien, entonces digamos que esta vez vas a ser tú el que disfrute, tío.Él alzó la mirada del cuenco con repentino interés.

— Voy a ser tu sirvienta — continuó Grace—. Haremos cualquier cosa que se te antoje. Y veremos todo lo que se te ocurra.

Mientras tomaba un sorbo de vino, curvó los labios en un gesto irónico.

— Quítate la camisa.

— ¿Cómo? —preguntó Grace.

Julián dejó a un lado la copa de vino y la atravesó con una lujuriosa y candente mirada.

— Has dicho que puedo ver lo que quiera y hacer lo que se me antoje. Bien, pues quiero ver tus pechos desnudos y después quiero pasar la lengua por…

— ¡Oye grandullón!, ¡relájate! —le dijo Grace con las mejillas ardiendo y el cuerpo abrasado por el deseo—. Creo que vamos a dejar claras unas cuantas reglas que tendrás que cumplir estés aquí.Número uno: nada de eso.

— ¿Y por qué no?
Sí, le exigió su cuerpo entre la súplica y el enfado. ¿Por qué no?

— Porque no soy ninguna gata callejera con el rabo alzado para que cualquier gato venga, me monte y se largue.

··················
Por culpa de esta historia, cada noche de luna llena digo tres veces Julian de Macedonia!! xDxD
y ustedes?
·················

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)