Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 23 de mayo de 2010

Amante de ensueñO * Capítulo 5/5

Pero, sobre todo, era un misterio; al menos para ella. Se moría por conocer unas cuantas cosas sobre él. Y, de una u otra forma, conseguiría averiguarlas durante el mes que tenían por delante.

Cuando llegaron a la Praline Factory, en el último piso, Grace compró dos Pralines de azúcar y nueces y una Coca Cola. Sin pensarlo dos veces, le ofreció un praline a Julián. Pero en lugar de cogerlo, él se inclinó y le dio un bocado mientras ella lo sostenía.

Paladeó el sabor azucarado de una forma que hizo que a Grace le subiera la temperatura; sus ojos azules no dejaron de mirarla mientras degustaba el dulce, como si deseara que fuese su cuerpo lo que saboreaba en aquel momento.

— Tenías razón —dijo con esa voz ronca que hacía que se le pusiese la piel de gallina—. Está delicioso.

— ¡Guau! —dijo la vendedora desde el otro lado del mostrador—. Ese acento no es de por aquí cerca. Usted debe venir de lejos.

— Sí —contestó Julián—. No soy de aquí.

— ¿Y de dónde es?

— De Macedonia.

— Eso no está en California, ¿verdad? —preguntó la chica—. Parece uno de esos surferos que se ven por la playa.

Julián frunció el ceño.

— ¿California?

— Es de Grecia —informó Selena a la chica.

— ¡Ah! —exclamó ella.

Julián arqueó una acusadora ceja.

— Macedonia no es…

— Colega —dijo Selena, con los labios manchados de praline—, por estos contornos puedes
sentirte afortunado si encuentras a alguien que conozca la diferencia.

Antes de que Grace pudiera responder a las bruscas palabras de Selena, Julián le colocó las manos en la cintura y la alzó hasta apoyarla sobre su pecho.

Se inclinó y atrapó su labio inferior con los dientes para, acto seguido, acariciarlo con la lengua. A
Grace comenzó a darle vueltas todo tras el tierno abrazo. Julián profundizó el beso un momento antes de soltarla y alejarse de ella.

— Tenías azúcar —le explicó con una traviesa sonrisa, que hizo que sus hoyuelos aparecieran en todo su esplendor.

Grace parpadeó, sorprendida ante lo rápido que su beso había despertado su pasión, y lo refrescante que parecía al mismo tiempo.

— Podías habérmelo dicho.

— Cierto, pero de este modo fue mucho más divertido.

Grace no pudo rebatir su argumento.

Con pasos rápidos, se alejó de él e intentó ignorar la sonrisa maliciosa de Selena.

— ¿Por qué me tienes tanto miedo? —le preguntó Julián inesperadamente, mientras se ponía a su lado.

— No te tengo miedo.

— ¿Ah, no? ¿Y entonces qué es lo que te asusta? Cada vez que me acerco a ti, te encoges de miedo.

— No me encojo —insistió Grace. Joder, ¿es que había eco?

Julián alargó el brazo y se lo pasó por la cintura. Ella se apartó con rapidez.

— Te has encogido —le dijo acusadoramente, mientras regresaban a la escalera mecánica.

Grace bajaba un escalón por delante de Julián, y él le pasó los brazos por los hombros y apoyó la barbilla sobre su cabeza. Su presencia la rodeaba por completo, la envolvía y hacía que se sintiera extrañamente mareada y protegida.

Miró fijamente la fuerza que desprendían esas manos morenas y grandes bajo las suyas. La forma en las venas se marcaban, resaltando su poder y su belleza. Al igual que el resto de su cuerpo, sus manos y sus brazos eran magníficos.

— Nunca has tenido un orgasmo, ¿verdad? —le susurró él al oído.

Grace se atragantó con el Praline.

— Éste no es lugar para hablar de eso.

— He acertado, ¿verdad? —le preguntó—. Por eso…

— No es eso —le interrumpió ella—; de hecho sí que he tenido algunos.

Vale, era una mentira. Pero él no tenía por qué averiguarlo.

— ¿Con un hombre?

— ¡Julián! —exclamó—. ¿Qué os pasa a Selena y a ti con ese afán de discutir sobre mi vida privada en público?

Él inclinó aún más la cabeza, acercándola tanto a su cuello que Grace podía sentir el roce de su aliento sobre la piel, y oler su cálido aroma a limpio.

— ¿Sabes, Grace? Puedo proporcionarte placeres tan intensos que no serías capaz de imaginarlos.

Un escalofrío le recorrió la espalda. Le creía.

Sería tan fácil dejar que le demostrara sus palabras…

Pero no podía. Estaría mal y, sin tener en cuenta lo que él dijese, acabaría remordiéndole la conciencia. Y en el fondo, sospechaba que a él también.

Se echó hacia atrás, lo justo para mirarlo a los ojos.

— ¿Se te ha ocurrido pensar que quizás no me interese tu propuesta?

Sus palabras le dejaron perplejo.

— ¿Y eso cómo es posible?

— Ya te lo he dicho. La próxima vez que comparta mi intimidad con un hombre, quiero que estén involucradas muchas más partes además de las obvias. Quiero tener su corazón.

Julián miró sus labios con ojos hambrientos.

— Te aseguro que no lo echarías de menos.

— Sí que lo haría.

Estremeciéndose como si lo hubiese abofeteado, Julián se irguió.

Grace sabía que acababa de tocar otro tema espinoso. Como quería descubrir más cosas sobre él, se dio la vuelta y lo miró a los ojos.

— ¿Por qué es tan importante para ti que yo acceda? ¿Te ocurrirá algo si no cumplo con mi parte?

Él rió amargamente.

— Como si las cosas pudiesen empeorar más.

— Entonces, ¿por qué no te dedicas a disfrutar el tiempo que pases conmigo sin pensar en… —y bajó la voz— el sexo?

Los ojos de Julián llamearon.

— ¿Disfrutar con qué? ¿Conociendo a personas cuyos rostros me perseguirán durante toda la eternidad? ¿Crees que me divierte mirar a mi alrededor sabiendo que en unos días me arrojarán de nuevo al agujero vacío y oscuro donde puedo oír, pero no puedo ver, saborear, sentir ni oler, dónde mi estómago se retuerce constantemente de hambre y la garganta me arde por la sed que no puedo satisfacer? Tú eres lo único que me está permitido disfrutar. ¿Y me negarías ese placer?

Los ojos de Grace se llenaron de lágrimas. No quería hacerle daño. No era su intención.

Pero Paul había utilizado un truco similar para ganarse su simpatía y llevársela a la cama; y eso le había destrozado el corazón.

Tras la muerte de sus padres, Paul le había asegurado que la cuidaría. Había estado junto a ella, consolándola y sosteniéndola. Y, cuando finalmente confío en él por completo y le entregó su cuerpo, él le hizo tanto daño y, de forma tan cruel, que aún sentía el alma desgarrada.

— Lo siento mucho, Julián. De verdad. Pero no puedo hacerlo —bajó de la escalera mecánica y se encaminó de vuelta a la calle peatonal.

— ¿Por qué? —le preguntó, mientras Selena y él le daban alcance.

¿Cómo podía explicárselo? Paul le hizo mucho daño aquella noche. No había tenido compasión alguna por sus sentimientos. Ella le pidió que se detuviera pero no lo hizo.

«Mira, se supone que la primera vez duele —le dijo Paul— ¡Joder!, deja de llorar; acabaré en un minuto y podrás marcharte.»

Para cuando Paul acabó, se sentía tan humillada y herida que se pasó días enteros llorando.

— ¿Grace? —la voz de Julián se introdujo entre el torbellino de sus pensamientos— ¿Qué te sucede?

Le costó mucho trabajo contener las lágrimas. Pero no lloraría; no en público. No así. No permitiría que nadie sintiera lástima por ella.

— No es nada —le contestó.

En busca de una bocanada de aire fresco, aunque fuese más ardiente y espeso que el vapor, se dirigió a la puerta lateral del Brewery que llevaba al Moonwalk. Julián y Selena la siguieron.

— Grace, ¿qué es lo que te hace llorar? —le preguntó Julián.

— Paul —susurró Selena.

Grace la miró furiosa, mientras se esforzaba por recuperar la calma. Con un suspiro entrecortado, miró a Julián.

— Me encantaría echarte los brazos al cuello y meterme en la cama contigo, pero no puedo. ¡No quiero que me utilicen de ese modo, y no quiero utilizarte! ¿Es que no lo entiendes?

Julián apartó la mirada con la mandíbula tensa. Grace miró hacia el lugar donde había fijado su atención y vio un grupo de seis rudos moteros que se acercaban hasta ellos. La vestimenta de cuero debía ser agobiante con aquella temperatura, pero ninguno de ellos parecía notarlo, puesto que no paraban de tomarse el pelo y reírse.

En ese momento, Grace se fijó en la mujer que les acompañaba. Su forma de andar, lenta y seductora, era el equivalente femenino al elegante y ágil deambular tan típico de Julián. La chica también poseía una extraña belleza, propia de cualquier actriz o modelo.

Alta y rubia, llevaba un escueto top de cuero y unos shorts cortísimos y ajustados que abrazaban una figura por la cual Grace sería capaz de asesinar.

La chica aminoraba el paso, quedando rezagada tras los hombres, mientras se deslizaba las gafas por el puente de la nariz para mirar fijamente a Julián.

Grace se encogió mentalmente.

¡Oh Señor!, esto podía ponerse muy feo. Ninguno de los desaliñados y duros moteros parecían pertenecer al tipo de hombre que tolera que su novia mire a otro tío. Y lo último que ella deseaba era una pelea en el Moonwalk.

Grace agarró a Julián de la mano y tiró de él en dirección contraria.

Pero se negó a moverse.

— ¡Venga, Julián! —le dijo nerviosa—. Tenemos que volver al centro comercial.

Aún así no se movió.

Miraba fijamente a los moteros, de forma tan furiosa que parecía querer asesinarlos. Y entonces, en un abrir y cerrar de ojos, se soltó de la mano de Grace y se acercó a ellos a zancadas, hasta que cogió a uno por la camisa.

Muda de asombro, Grace observó cómo Julián le daba al tipo un puñetazo en la mandíbula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)