Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

domingo, 16 de mayo de 2010

Amante de ensueño * capítulo 4/1

Julián alzó una ceja ante la cruda e inesperada analogía. Pero más que las palabras, lo que le sorprendió fue el tono amargo de su voz. Debieron utilizarla en el pasado. No era de extrañar que se asustase de él.

Una imagen de Penélope le pasó por la mente y sintió una punzada de dolor en el pecho, tan feroz que tuvo que recurrir a su firme entrenamiento militar para no tambalearse.

Tenía muchos pecados que expiar. Algunos habían sido tan grandes que dos mil años de cautiverio no eran más que el principio de su condena.

No es que fuese un bastardo de nacimiento; es que, tras una vida brutal, plagada de desesperación y traiciones, había acabado convirtiéndose en uno.

Cerró los ojos y se obligó a alejar esos pensamientos. Eso era, nunca mejor dicho, historia antigua y esto era el presente. Grace era el presente.

Y estaba en él por ella.

Ahora entendía lo que Selena quería decir cuando le habló sobre Grace. Por eso le convocaron.
Para mostrarle a Grace que el sexo podía ser divertido.

Nunca antes se había encontrado en una situación semejante.

Mientras la observaba, sus labios dibujaron una lenta sonrisa. Ésta sería la primera vez que tendría que perseguir a una mujer para que lo aceptara. Anteriormente, ninguna había rechazado su cuerpo.

Con la inteligencia de Grace y su testarudez, sabía que llevársela a la cama sería un reto comparable al de tender una emboscada al ejército romano.

Sí, iba a saborear cada momento.

Igual que acabaría saboreándola a ella. Cada dulce y pecoso centímetro de su cuerpo.

Grace tragó saliva ante la primera sonrisa genuina de Julián. La sonrisa suavizaba su expresión y lo hacía aún más devastador.

¿Qué demonios estaría pensando para sonreír así?

Por enésima vez, sintió que se le subían los colores al pensar en su crudo discursito. No lo había hecho a propósito; en realidad no le gustaba desnudar sus sentimientos ante nadie, especialmente ante un desconocido.

Pero había algo fascinante en este hombre. Algo que ella era percibía de forma perturbadora.
Quizás fuese el disimulado dolor que reflejaban de vez en cuando esos celestiales ojos azules, cuando lo pillaba con la guardia baja. O tal vez fuesen sus años como psicóloga, que le impedían tener un alma atormentada en su casa y no prestarle ayuda.

No lo sabía.

El reloj de pared del recibidor de la escalera, dio la una.

— ¡Dios mío! —dijo asombrada por la hora—. Tengo que levantarme a las seis de la mañana.

— ¿Te vas a la cama?, ¿a dormir?

Si el humor de Julián no hubiese sido tan huraño, el espanto que mostró su rostro habría hecho reír a Grace de buena gana.

— Tengo que irme.

Él frunció el ceño…

¿Dolorido?

— ¿Te ocurre algo? —preguntó ella.

Julián negó con la cabeza.

— Bueno, entonces voy a enseñarte el sitio donde vas a dormir y…

— No tengo sueño.

A Grace le sobresaltaron sus palabras.

— ¿Qué?

Julián la miró, incapaz de encontrar las palabras exactas para describirle lo que sentía. Llevaba atrapado tanto tiempo en el libro, que lo único que quería hacer era correr o saltar. Hacer algo para celebrar su repentina libertad de movimientos.

No quería irse a la cama. La idea de permanecer tumbado en la oscuridad un solo minuto más…

Se esforzó por volver a respirar.

— He estado descansando desde 1895 —le explicó—. No estoy muy seguro de los años que han transcurrido, pero por lo que veo, han debido ser unos cuantos.

— Estamos en el año 2002 —le informó Grace—. Has estado «durmiendo» durante ciento siete años. —No, se corrigió ella misma. No había estado durmiendo.

Él le había dicho que podía escuchar cualquier conversación que tuviera lugar cerca del libro; lo que significaba que había permanecido despierto durante su encierro. Aislado. Solo.

Ella era la primera persona con la que había hablado, o estado cerca, después de cien años.

Se le hizo un nudo en el estómago al pensar en lo que debía haber soportado. Aunque la prisión de su timidez nunca había sido tangible para ella, sabía lo que era escuchar a la gente y no ser parte de ellos. Permanecer como una simple espectadora.

— Me gustaría poder quedarme despierta —dijo, reprimiendo un bostezo—. De verdad; pero si no duermo lo suficiente, mi cerebro se convierte en gelatina y se queda sin batería.

— Te entiendo. Al menos entiendo lo esencial, aunque no sé que son la gelatina ni la batería.

Grace todavía percibía su desilusión.

— Puedes ver la televisión.

— ¿Televisión?

Cogió el cuenco vacío y lo limpió antes de regresar con Julián a la sala de estar. Encendió el televisor y lo enseñó a cambiar los canales con el mando a distancia.

— Increíble —susurró él mientras hacía zapping por primera vez.

— Sí, es algo muy útil.

Eso lo mantendría ocupado. Después de todo, los hombres sólo necesitaban tres cosas para ser felices: comida, sexo y un mando a distancia. Dos de tres deberían mantenerlo satisfecho un rato.

— Bueno —dijo mientras se dirigía a las escaleras—. Buenas noches.

Al pasar a su lado, Julián le tocó el brazo. Y, aunque su roce fue muy ligero, Grace sintió una descarga eléctrica.

Con el rostro inexpresivo, sus ojos dejaban ver todas las emociones que lo invadían. Grace percibió su sufrimiento y su necesidad; pero sobre todo, captó su soledad.

No quería quedarse solo.

Humedeciéndose los labios —se le habían secado de forma repentina—, dijo algo increíble.

— Tengo otro televisor en mi habitación. ¿Por qué no ves allí lo que quieras, mientras yo duermo?

Julián le dedicó una sonrisa tímida.

Fue tras ella mientras subían las escaleras, totalmente sorprendido por el hecho de que Grace lo hubiera comprendido sin palabras. Había tenido en cuenta su necesidad de compañía, sin preocuparse de sus propios temores.

Eso le hizo sentir algo extraño hacia ella. Una rara sensación en el estómago.

¿Ternura?

No estaba seguro.

Grace lo llevó hasta una enorme habitación presidida por una cama con dosel, situada en la pared opuesta a la puerta de entrada. Enfrente de la cama había una cómoda y, sobre ella, una ¿cómo lo había llamado Grace?, ¿televisión?

Observó cómo Julián paseaba por su dormitorio, mirando las fotografías que había en las paredes y sobre los muebles; fotografías de sus padres y de sus abuelos, de Selena y ella en la facultad, y una del perro que tuvo cuando era pequeña.

— ¿Vives sola? —le preguntó.

— Sí —dijo, acercándose a la mecedora que estaba junto a la cama. Su camisón estaba sobre el respaldo. Lo cogió y después miró a Julián y a la toalla verde que aún llevaba alrededor de sus esbeltas caderas. No podía dejar que se metiera en la cama con ella de aquella guisa.

Seguro que puedes.

No, no puedo.

¿Por favor?

¡Shh! Parte irracional de mí, cállate y déjame pensar.

Aún guardaba los pijamas de su padre en el dormitorio que había pertenecido a sus progenitores; allí estaban todas sus pertenencias y para Grace, era un lugar sagrado. Teniendo en cuenta la anchura de los hombros de Julián, estaba segura de que las camisas no le servirían, pero los pantalones tenían cinturas ajustables y, aunque le quedasen cortos, al menos no se le caerían.

— Espera aquí —le dijo—. No tardaré nada.

Después de verla marcharse como una exhalación, Julián se acercó a los ventanales y apartó las cortinas de encaje blanco. Observó las extrañas cajas metálicas —que debían ser automóviles— mientras pasaban por delante de la casa con aquel zumbido tan extraño que no cesaba un instante, semejante al ruido del mar. Las luces iluminaban las calles y todos los edificios; se parecían a las antorchas que había en su tierra natal.

Qué insólito era este mundo. Extrañamente parecido al suyo y, aun así, tan diferente.

Intentó asociar los objetos que veía con las palabras que había escuchado a lo largo de las décadas; palabras que no comprendía. Como televisión y bombilla.

Y por primera vez desde que era niño, sintió miedo. No le gustaban los cambios que percibía, la rapidez con la que las cosas habían evolucionado en el mundo.

¿Cómo sería todo la siguiente vez que lo convocaran?

¿Podrían las cosas cambiar mucho?

O lo que era más aterrador, ¿y si jamás volvían a invocarlo?

Tragó saliva ante aquella idea. ¿Y si acababa atrapado durante toda la eternidad? Solo y despierto. Alerta. Sintiendo la opresiva oscuridad en torno a él, dejándolo sin aire en los pulmones mientras su cuerpo se desgarraba de dolor.

¿Y si no volvía a caminar de nuevo como un hombre? ¿O a hablar con otro ser humano, o a tocar a otra persona?

Esta gente tenía cosas llamadas ordenadores. Había escuchado al dueño de la librería hablar sobre ellos con los clientes. Y unos cuantos le habían dicho que, probablemente, los ordenadores sustituirían un día a los libros.

¿Qué sería de él entonces?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)