Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

jueves, 21 de julio de 2011

Solo tú & yo * Capítulo 12

Adaptación



CAPÍTULO 12:

En el momento en que cruzo la calle me agacho detrás de un edificio, espío por la esquina, y espero que el Aston Martin rojo cereza de Emmett salga a la calle y se aleje. Luego espero un par de minutos más hasta estar convencida de que él realmente se fue y no va regresar pronto.


Necesito encontrar a Edward. Necesito saber qué es lo que le paso, por que desapareció sin decir nada. O sea, él espero (nosotros esperamos…) esta noche por cuatrocientos años, así que el hecho de que no este acá conmigo prueba que algo ha salido terriblemente mal.

Pero primero necesito un coche. Así que cierro los ojos e imagino lo primero que se me viene a la mente… un VW Bug azul cielo…

Recordando su figura de dibujito animado, redondeado, y con el techo negro que parecía tan glamoroso y aun así inconveniente cada vez que llovía. Imaginándolo tan claramente como si estuviese frente a mi… brillante, curvado y adorable. Sintiendo mis dedos agarrando el picaporte de la puerta, y sintiendo el suave cuero mientras me deslizo por el asiento, y cuando planto un único tulipán rojo justo en frente mío, abro los ojos y veo que mi coche esta completo.

Solo que no sé cómo ponerlo en marcha.

Me olvide de imaginarme la llave.

Pero como eso nunca pareció frenar a Edward, solo cierro los ojos nuevamente y enciendo el coche, recordando el ruido exacto que hacía el motor.

Y en el momento en que se enciende, me dirijo a Montage, el lugar donde supuestamente nos teníamos que encontrar.

El tráfico es denso a esta hora de la noche, pero eso no me detiene. Solo me concentro en los coches de alrededor, sabiendo cual va a ser el movimiento siguiente de los demás, y luego acomodando los míos a los de ellos. Me muevo rápido y sin problemas a los espacios vacíos, hasta que llego a la puerta de entrada, salto fuera del Bug, y corro por el lobby.

Parando solo cuando el vallet me llama a mis espaldas y dice:

-Hey! ¡Espera! ¿Qué hay de las llaves?

Hago una pausa, mi respiración agitada, dándome cuenta de que no solo me faltan las llaves si no que también los zapatos. Y aun así, sabiendo que no puedo hacer una manifestación justo delante de él, corro y atravieso la puerta gritando

-Déjalo encendido, me voy a tardar solo un segundo!

Llego hasta una fila frente al mostrador del frente, paso a las personas amontonadas con las maletas, y me cruzo frente a una pareja de mediana edad que era la siguiente, mientras los de la fila comienzan a protestar.

-Se ha registrado Edward Cullen ya?- Pregunto, ignorando las protestas de detrás, mientras mis dedos se curvan con la forma del borde del mostrador y yo lucho por controlar mis nervios.

-Lo siento, qué?- La encargada le lanza una mirada a la pareja de detrás de mí, una que dice:

-no se preocupen, terminare con esta malcriada pronto!

-Edward Cullen.- Le repito lentamente, con más paciencia de la que realmente tengo.

Ella me mira, sus labios apenas moviéndose cuando dice:

-Lo siento, esa información es confidencial,- tirando su cola de caballo por sobre el hombro en un movimiento final, que quiere decir

que termino conmigo, como un punto al final de una oración.

Entrecierro los ojos, concentrándome en su aura naranja sabiendo que significa que organización y auto-control son las virtudes que ella mas aprecia… algo de lo que yo mostré muy poco cuando me salte la fila hace unos momentos. Y sabiendo que tengo que agradarle si quiero obtener algo de información, resisto la tentación de actuar indignada, y en voz calmada le explico que yo soy la otra persona que se va a quedar en el cuarto.

Ella me mira, mira a la pareja detrás de mí luego dice:

-Lo siento, pero vas a tener que esperar tu turno como todo el mundo.

Y sé que tengo menos de diez segundos antes de que llame a seguridad.

-Lo sé- Bajo mi voz y me acerco mas a ella. -Y realmente lo siento, es solo que…

Me mira, sus dedos acercándose al teléfono, mientras yo miro si larga y estrecha nariz, labios finos sin adornar, y la hinchazón debajo de los ojos, y justo ahí, me doy cuenta de cómo puedo hacer para ganarla.

La han dejado plantada. La han dejado plantada recientemente y todavía llora por las noches por eso. Reviviendo lo que paso todos los días, todo el día… la escena persiguiéndola a donde quiera que vaya, cuando esta despierta y en sus sueños.

-Es solo que…-Hago una pausa, tratando de que parezca como si doliese demasiado decir las verdaderas palabras, cuando la verdad es que ni siquiera sé que las palabras exactas que voy a utilizar. Luego meneo la cabeza y hablo de nuevo, sabiendo que siempre es mejor que tenga algo de verdad para que la mentira parezca sincera. -Él no se presento cuando debería de haberlo hecho, y por eso…bueno… ni siquiera sé si el va a venir.

Trago con dificultad, asombrándome cuando noto que las lagrimas en mis ojos son verdaderas.

Pero cuando la miro nuevamente, viendo como su cara se suaviza… la mueca en su boca, los ojos entrecerrados, el gesto petulante de su barbilla… de pronto transformados por la compasión, solidaridad y unidad… se que funciono. Somos como hermanas ahora, miembros leales de una tribu puramente femenina, recientemente abandonada por los hombres.

Veo como ella anota algo en el ordenador, penetrando su energía para poder ver lo que ella ve… las letras de la pantalla aparecen frente a mí, mostrando nuestro cuarto, la suite 309, todavía vacía.

-Estoy segura que solo está llegando tarde- dice, aunque no lo cree. En su mente, todos los hombres son basura, de eso está convencida. -Pero si me muestras alguna identificación y me muestras quien eres yo podría…

Pero antes de que termine de hablar yo ya me fui, corriendo hacia afuera. No necesito una llave. No podría entrar jamás a esa habitación triste y vacía, esperando a mi novio que claramente no va a aparecer. Necesito seguir moviéndome, seguir buscando. Necesito ir a los únicos 2 otros lugares en los que él podría estar. Y mientras salto a mi auto y me dirijo a la playa… ruego encontrarlo.
 
----------------------------------------
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)