Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 29 de julio de 2011

Solo tú & yo * Capítulo 13

Adaptación



CAPÍTULO 13:

Aparco cerca de la playa de la Push y me dirijo al océano, atravesando el camino oscuro, determinada a localizar la cueva secreta de Edward aun cuando estuve ahí solo una vez, que resulta ser la vez que estuvimos también cerca de… hacerlo. Y lo hubiésemos hecho… si no hubiese sido por mí.


Creo que tengo una larga historia poniendo los frenos en los momentos cruciales. Eso, o termino muriendo. Así que obviamente estaba esperando que esta noche fuese diferente.

Pero en el momento que mis pies tocan la arena y me dirijo al escondite, me siento triste de ver que está casi tal cual lo dejamos: Mantas y toallas dobladas en una esquina, las tablas de surf contra la pared, un traje de baño sobre una silla… pero no hay rastros de Edward.

Y con solo un lugar por registrar en la lista, cruzo los dedos y corro a mi coche. Asombrada por la manera en que mis miembros se mueven con tanta rapidez y gracia, mis pies apenas rozan la arena, cubriendo la distancia en tan poco tiempo, apenas empecé y ya estoy en mi coche, saliendo de donde estacione. Preguntándome hace cuanto que puedo hacer esto, y cuantas otras maravillosas habilidades tengo.

Cuando llego a la puerta, la guardia de turno quien está acostumbrada a verme y ya sabe que estoy en la lista de visitantes aceptados de forma permanente de Edward, solo sonríe y me deja entrar. Y mientras me dirijo arriba de la colina hacia la casa de él y aparco en la entrada, lo primero que noto es que las luces están apagadas.

Y me refiero a todas ellas. Incluyendo la que se encuentra arriba de la puerta que él siempre deja encendida.

Me quedo sentada en el auto, con el motor encendido mientras miro esas ventanas frías. Parte de mi quiere tirar abajo la puerta, subir las escaleras, y entrar a su “cuarto especial”… En el cual el guarda sus más valiosas posesiones… los portarretratos suyos pintados por Picasso, Van Gogh, y Velázquez, junto con pilas de tomos de primeras ediciones... reliquias invaluables de su largo pasado, todas puestas en una habitación sobre poblada y mal iluminada. Aun cuando no puedo verlo, se que no necesito entrar para saber que él no está ahí. El frío, desolado exterior, con sus paredes recubiertos en piedra, techos de dos aguas, y ventanas vacías, está completamente desprovista de su cálida y amorosa presencia.

Cierro los ojos, luchando por recordar las últimas palabras que él dijo… algo sobre ir a buscar el coche así podíamos hacer una aún más rápida escapada. Seguro que él dijo Nosotros… que NOSOTROS íbamos a hacer una rápida escapada así podíamos estar finalmente juntos… nuestra búsqueda de cuatrocientos años culminando en esta noche perfecta.

Quiero decir, él no podía estar buscando una forma rápida de escaparse de mí… ¿O si?

Tomo un largo respiro y salgo del coche, sabiendo que la única forma de obtener respuestas es seguir moviéndose. Las suelas de mis pies mojados y fríos patinando por el camino de entrada mientras yo busco la llave, recordando demasiado tarde que la deje en casa, sin pensar en que la podía necesitar esta noche de entre todas las noches.

Me paro frente a la puerta, memorizando su arco de entrada curvo, sus detalles osados, antes de cerrar los ojos y me imagino uno justo igual. Viendo la puerta imaginaria sin trabar, abriéndose, sin haber intentado esto nunca, pero sabiendo que es posible después de haber visto a Edward destrabar una puerta en el colegio… Una que había estado bien cerrada unos momentos antes.

Y cuando abro los ojos nuevamente, todo lo que logre manifestar es otra puerta enorme de madera.

Y sin saber como deshacerme de ella (ya que todo lo que hice hasta ahora es manifestar cosas que quería quedarme, me apoyo contra la pared y me dirijo hacia el fondo.

Hay una ventana en la cocina, la que está justo detrás de los grifos que el siempre deja destrabada.

Y después de deslizar mi dedo debajo de la ventana y deslizarla toda hacia arriba, gateo sobre la pileta de la cocina llena de botellas de vidrio antes de saltar al suelo, mis pies aterrizando sin ruido mientras me preocupo si la vergüenza por entrar sin permiso a una casa se aplica también a novias preocupadas.

Miro alrededor del cuarto, divisando la mesa de madera y las sillas, la cafetera de alta tecnología, juguera… toda una colección de los más modernos aparatos para la cocina que la plata puede comprar y Edward puede manifestar. Seleccionados con cuidado para dar la apariencia de una casa normal, como accesorios en una casa moderna y decente, perfectamente combinados.

Reviso su nevera, esperando ver la abundancia usual en botellas llenas de jugo rojo, solo para encontrar una pequeña porción de las mismas. Y cuando reviso las alacena, el lugar donde deja que las nuevas fermenten y se marinen o lo que sea que hagan en la oscuridad por tres días… me sorprende encontrarla con pocas botellas también.

Me quedo parada ahí, mirando las pocas botellas, mi estomago encogiéndose, mi corazón acelerado, sabiendo que algo está terriblemente mal con lo que veo. Edward es siempre tan obsesivo en dejar mucho zumo a mano… más aún ahora que es responsable de darme algunas a mi también… que nunca dejaría que las cosas lleguen a este punto.

Pero de nuevo, el está pasando por muchísimo últimamente, tomando hasta el punto que su consumición se ha doblado. Asíque es posible que no haya tenido tiempo de hacer nuevas.

Lo que suena bien en teoría, claro, pero no posible en absoluto.

Quiero decir, ¿a quien quiero engañar? Edward es totalmente organizado con estas cosas, casi rayando lo obsesivo. Él nunca dejaría que esto se le pase… ni siquiera por un día.

No a menos que algo este muy mal.

Y aun cuando no tengo prueba alguna, lo sé en mi interior que la manera en la que está actuando últimamente… las repentinas miradas en blanco que son imposibles de pasar desapercibidas sin importar cuán rápido se pasen, sin mencionar el sudor, los dolores de cabeza, la inhabilidad de manifestar objetos, o acceder a Summerland… bueno, cuando sumo todo eso, está claro que el está enfermo.

Solo que Edward no se enferma.

Y cuando se pinchó el dedo con la rosa hace un rato, vi como sangraba justo delante de mí.

Pero aún así, quizás debería empezar a llamar a los hospitales… solo para estar segura.

Excepto que Edward jamás iría a un hospital. Lo vería como una forma de debilidad, de derrota. Hay muchas más posibilidades de que gatee como un animal herido, escondiéndose en algún lugar donde pueda estar solo.

Sólo que él no tendría herida alguna porque se cura instantáneamente. Además, el nunca se alejaría sin antes decírmelo.

Pero de nuevo, yo también estaba convencida de que él nunca se hubiese ido sin mí, y miren como termino saliendo todo.

Reviso sus cajones, buscando las Páginas Amarillas… otro accesorio para parecer normal. Porque aún cuando es verdad que Edward nunca iría al hospital por sí mismo, si hubiese habido un accidente, o algún evento fuera de su control, entonces es posible que alguien más lo allá llevado al hospital sin su consentimiento.

Y mientras que eso contradice lo que Emmett (seguramente por maldad) dijo, de haber visto a Edward alejarse a toda marcha, eso no me frena de llamar a los hospitales de Orange County, preguntando si Edward Cullen ha sido admitido, y consiguiendo un no cada vez.

Cuando termino de llamar al último hospital, considero llamar a la policía pero decido no hacerlo rápidamente. O sea, ¿Qué les voy a decir? ¿Que mi novio de cientos de año, inmortal esta desaparecido?

Siempre puedo quedarme aquí, sabiendo que él va a volver eventualmente.

Subo las escaleras a su cuarto, y me conformo a mi misma pensando que aun cuando no puedo estar con él, al menos puedo estar con sus cosas. Y mientras me acomodo sobre su cama, miro las cosas que él mas aprecia, esperando seguir siendo una de ellas también.
 
-------------------------------
 
Comentarios??
 

2 comentarios:

  1. Me gusta muucho este fan fiic! esperare con ganitas el proxiimo caapi :) un besito enoormee!

    ResponderEliminar
  2. me encanta ,siguan asi...Besos...

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)