Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 4 de agosto de 2010

Amante de ensueño * Capítulo 12/1

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.
------------------

Llegaron a casa al mismo tiempo que la policía.

El joven y musculoso agente miró con suspicacia a Julián.

— ¿Quién es?

— Un amigo —le contestó Grace.

El policía alargó la mano hacia ella.

— De acuerdo, déme las llaves y déjenos echar un vistazo. El agente Reynolds se quedará con ustedes aquí fuera hasta que lo revisemos todo.

Grace le entregó obedientemente el juego de llaves.

Comenzó a mordisquearse las uñas mientras observaba cómo el policía entraba a su hogar.

Por favor, que Rodney Carmichael esté dentro todavía.

Pero no estaba. El policía salió poco después meneando la cabeza.

— ¡Joder! —exclamó Grace en voz baja.

El agente Reynolds la acompañó hasta la casa y Julián los siguió un poco rezagado.

— Necesitamos que entre y eche un vistazo para ver si falta algo.

— ¿Ha hecho algún estropicio? —preguntó ella.

— Sólo en los dormitorios.

Con el corazón en un puño, Grace entró en su casa y subió las escaleras para ir a su habitación.

Julián la siguió y observó cómo se mantenía rígida y distante. Tenía el rostro tan pálido que las pecas resultaban mucho más evidentes. Podría matar al tipo que le había hecho esto. Ninguna mujer debería pasar tanto miedo, especialmente en su propio hogar.

Cuando llegaron al piso superior, Julián vio que la puerta de la habitación del final del pasillo estaba entreabierta. Grace corrió hacia allí.

— ¡No! —jadeó.

Se apresuró a seguirla.

Julián comenzó a verlo todo rojo al contemplar el sufrimiento que reflejaba el rostro de Grace.
Podía sentir su dolor en el corazón como si fuese el suyo propio.

Las lágrimas se deslizaban por sus mejillas mientras observaba el desorden. El colchón estaba tirado en el suelo, las sábanas desgarradas, los cajones abiertos y su contenido esparcido, como si
Céfiro hubiera pasado por allí en mitad de un arranque de mal humor.

Julián le colocó las manos sobre los hombros para reconfortarla.

— ¿Cómo ha podido hacerle esto a su habitación? —preguntó Grace.

— ¿De quién es esta habitación? —preguntó el agente Reynolds—. Creía que vivía sola.

— Y lo hago. Ésta era la habitación de mis padres. Murieron hace tiempo —miró a uno y otro lado, incrédula. Una cosa era que fuese tras ella, pero ¿por qué había hecho esto?

Contempló la ropa esparcida por el suelo; ropa que le traía a la memoria tantos recuerdos maravillosos… Las camisas que su padre llevaba al trabajo; el jersey favorito de su madre y que ella siempre le pedía prestado; los pendientes que su padre había regalado a su madre en su último aniversario de boda. Todo estaba desparramado por la habitación, como si no tuviese valor alguno.

Pero para ella eran objetos muy valiosos. Era lo único que le quedaba de ellos. El dolor le desgarraba el corazón.

— ¿Cómo ha podido hacerlo? —preguntó, mientras la rabia se abría paso en su interior.

Julián la atrajo hacia sus brazos y la sostuvo con fuerza.

— No pasa nada, Grace —murmuró sobre su pelo.

Pero sí que pasaba. Grace dudaba poder superar aquello alguna vez. No podía dejar de pensar en las manos de ese animal tocando la ropa de su madre o desgarrando las sábanas. ¡Cómo se había atrevido!

Julián miró al agente de policía.

— No se preocupe —dijo el hombre—, encontraremos al tipo.

— ¿Y después qué? —preguntó Julián.

— Eso tendrá que decidirlo un tribunal.

Julián lo miró de arriba abajo y soltó un gruñido, asqueado. Tribunales. No entendía cómo un tribunal moderno podía permitir que un animal así estuviese suelto.

— Sé que todo esto es duro —comentó el agente—. Pero necesitamos que compruebe si se ha llevado algo, doctora Alexander.

Ella asintió.

A Julián le sorprendió el coraje que demostró al desprenderse de su abrazo y limpiarse las lágrimas. Comenzó a inspeccionar todo aquel desastre. Él se arrodilló a su lado; quería estar cerca por si lo necesitaba de nuevo.

Después de comprobarlo todo concienzudamente, Grace cruzó los brazos sobre el pecho y lanzó una rápida mirada al agente.

— No falta nada —le dijo, y salió de la habitación para ir a la suya.

Entró en ella con mucha aprensión. Un rápido vistazo le indicó que su dormitorio había sufrido los mismos daños que el de sus padres. Había registrado meticulosamente tanto la ropa de Julián como la suya. Toda la lencería estaba tirada por el suelo, había desgarrado las sábanas y el colchón estaba ladeado.

Ojalá Rodney hubiese encontrado la espada de Julián bajo la cama y hubiese cometido el error de tocarla. Eso sí que habría sido una justa recompensa.

Pero no la había visto. De hecho, el escudo aún seguía apoyado sobre la pared, junto a la cama, donde él lo dejó.

Grace se sentía casi violada al contemplar toda su ropa esparcida por la habitación; como si las manos de Rodney hubiesen tocado su cuerpo.

En ese momento, vio la puerta del vestidor ligeramente abierta. Estaba muerta de miedo mientras se acercaba para abrirla y mirar en el interior. Entonces se sintió como si el tipo le hubiese arrancado el corazón y lo hubiese aplastado.

— Mis libros —murmuró.

Julián cruzó la habitación para ver lo que Grace estaba mirando. Se quedó sin respiración al llegar junto a ella.

Todos los libros habían sido destrozados.

— Mis libros no —balbució, cayendo de rodillas.

Le temblaba la mano al pasarla sobre las hojas de los libros que su padre había escrito. Eran irremplazables. Jamás podría abrirlos de nuevo y escuchar su voz hablándole desde el pasado.
No podría abrir Belleza Negra y oír a su madre mientras se lo leía.

Todo había desaparecido.

Rodney Carmichael acababa de matar de nuevo a sus padres.

Grace se fijó entonces en lo que quedaba de su ejemplar de La Ilíada. Los ojos se le llenaron de lágrimas al recordar la expresión de Julián mientras pasaba sus páginas. Las horas que habían
pasado juntos mientras ella lo leía. Habían sido unos momentos muy especiales, mágicos; los dos tumbados frente al sofá, perdidos en la historia, como si hubiesen estado en un reino privado,
sólo de ellos dos. Su propio paraíso.

— Los ha destrozado todos —murmuró—. ¡Dios! Ha debido pasar horas aquí.

— Señora, sólo son…

Julián agarró al agente Reynolds por el brazo y lo sacó de la habitación.

— Para ella son mucho más que simples libros —le dijo entre dientes—. No se atreva a burlarse de su dolor.

— ¡Vaya! —exclamó el hombre avergonzado—. Lo siento.

Julián volvió junto a Grace.

Sollozaba incontrolablemente mientras pasaba las manos sobre las hojas sueltas.

— ¿Por qué lo ha hecho?

Él la levantó, la sacó del vestidor y la acostó en la cama. Ella no lo soltó. Se aferraba a él con tanta fuerza que a Julián le costaba trabajo respirar, y lloraba como si el corazón estuviese rompiéndosele a pedazos.

En ese momento, Julián quiso matar al hombre que le había hecho esto.

Sonó el teléfono.

Grace gritó y forcejeó para incorporarse.

— Shh —le dijo Julián, mientras le limpiaba las lágrimas y la sostenía, impidiendo que se moviera—. No pasa nada. Estoy aquí, contigo.

El agente Reynolds le pasó el teléfono.

— Conteste, por si es él.

Julián miró con furia al hombre. ¿Cómo podía ser tan insensible? ¿Cómo podía pedirle que hablara con ese perro rabioso?

— Hola, Selena —saludó Grace, y volvió a estallar en lágrimas mientras le contaba a su amiga lo que había sucedido.

La mente de Julián bullía al pensar en el hombre que había invadido la casa de Grace y la había herido tan profundamente. Lo que más le preocupaba era que el tipo sabía dónde golpear.
Conocía a Grace. Sabía lo que era importante para ella.

Y eso le hacía mucho más peligroso de lo que la policía sospechaba.

Ella colgó el teléfono.

— Siento mucho haber perdido el control —dijo, limpiándose las lágrimas—. Ha sido un día muy largo.

— Sí, señora, lo entendemos.

Julián observó cómo se recomponía; Grace tenía una fuerza de voluntad que muy pocos hombres poseían.

Acompañó al policía por el resto de la casa.

— No debe haber visto este libro —dijo uno de los agentes con el libro de Julián en la mano, ofreciéndoselo a ella.

Julián lo cogió de las manos de Grace. Al contrario que el agente, él no estaba tan seguro. Si el bastardo había intentado romperlo, se habría llevado una desagradable sorpresa.

No podía ser destruido. Él mismo había intentado hacerlo en incontables ocasiones a lo largo de los siglos. Pero ni siquiera el fuego hacía mella en él. El libro le hizo recordar las palabras de
Grace.

Él se iría en unos cuantos días y ella se quedaría sola, sin nadie que la protegiera. Y esa idea lo enfermaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)