Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 23 de agosto de 2010

Un amante de ensueño * capítulo 15/3

Esta novela no me pertenece, es de Sherrilyn Kenyon. Yo solo la publico para que disfruteis tanto como yo. Los capítulos, estan divididos en varias partes, para que sea mas fácil su lectura. Esta novela es de Rated M, contenido para adultos, y lemmon.

-------------------

Afrodita asintió y colocó la mano sobre la frente de Julián. Él echó la cabeza hacia atrás, como si acabara de ser alcanzado por un rayo. La diosa inclinó la cabeza y lo besó con ternura en los labios.


Al instante, Julián se relajó y su cuerpo se quedó inmóvil.

Los grilletes se abrieron y aún así no se movió. El corazón de Grace dejó de latir al darse cuenta de que Julián no respiraba. Aterrorizada, alargó una temblorosa mano para tocarlo.

Él inspiró con brusquedad.

Mientras Afrodita tendía la mano hacia Julián, Grace percibió en sus ojos la necesidad de sentir el amor de un hijo que ni siquiera sabía que estaba allí. Era la misma mirada anhelante que a menudo captaba en los ojos de Julián cuando él no era consciente de que lo estaba observando.

¿Cómo era posible que dos personas que se necesitaban tan desesperadamente no fuesen capaces de arreglar las cosas?

Afrodita desapareció en el mismo instante que Julián abrió los ojos.

Grace se acercó a él. Temblaba tanto que le castañeteaban los dientes. La fiebre había desaparecido y su piel estaba tan fría como el hielo.

Recogió el edredón del suelo y lo cubrió con él.

— ¿Qué ha pasado? —preguntó Julián con voz insegura.

— Tu madre te liberó.

Julián pareció enmudecer por la sorpresa.

— ¿Mi madre? ¿Ha estado aquí?

Grace asintió con la cabeza.

— Estaba preocupada por ti.

Julián no podía creer lo que estaba escuchando. ¿Sería cierto?

Pero, ¿por qué iba a ayudarlo su madre ahora si siempre le había vuelto la espalda cuando más la había necesitado? No tenía sentido.

Con el ceño fruncido, intentó bajarse de la cama.

— No, ni hablar —le dijo Grace con brusquedad—. Acabo de hacer que te pongas bien y no voy a…

— Necesito ir al baño urgentemente —la interrumpió él.

— ¡Ah!

Grace lo ayudó a bajar de la cama. Estaba tan débil que no se aguantaba en pie y ella lo sostuvo hasta atravesar el pasillo. Julián cerró los ojos e inhaló el dulce aroma de Grace. Temeroso de hacerle daño, intentó no apoyarse demasiado en ella.

Su corazón se enterneció al ver la forma en que ella lo cuidaba, al percibir la sensación de sus brazos envolviéndole la cintura mientras lo ayudaba a caminar.

Su Grace. ¿Cómo iba a soportar separarse de ella?

Una vez atendió sus necesidades, ella le preparó un baño caliente y lo ayudó a meterse en la bañera.

Julián la contempló mientras lo lavaba. Le parecía imposible que hubiese permanecido a su lado todo aquel tiempo. No recordaba casi nada de los últimos días, pero se acordaba del sonido de su voz atravesando la oscuridad para reconfortarlo.

La había oído pronunciar su nombre a gritos y, en ocasiones, estaba seguro de haber sentido su mano sobre la piel, anclándolo a la cordura.

Sus caricias habían sido su salvación.

Cerrando los ojos, disfrutó de la sensación de las manos de Grace deslizándose sobre su piel mientras lo lavaba. Le recorrían el pecho, los brazos y el abdomen. Y cuando rozaron accidentalmente su erección, no pudo evitar dar un respingo ante la intensidad con la que percibió la caricia.

Cómo la deseaba…

— Bésame —balbució Julián.

— ¿No será peligroso?

Él le sonrió.

— Si pudiese moverme ya estarías conmigo en la bañera. Te aseguro que en este momento estoy tan indefenso como un bebé.

Vacilante, ella se humedeció los labios y le acarició una mano; su roce fue suave y tierno. Lo miró fijamente a los labios como si pudiera devorarlo, y Julián sintió que el frío desaparecía al contemplar sus ojos.

Grace se inclinó y lo besó con ansia. Él gimió al sentir sus labios; anhelaba mucho más. Necesitaba sus caricias.

Para su sorpresa, obtuvo lo que deseaba.

Grace se apartó un instante de sus labios, lo suficiente para quitarse la ropa y quedarse desnuda ante él. Lentamente y con movimientos seductores, se metió en la bañera y se sentó a horcajadas sobre su cintura.

Julián volvió a gemir al sentir su vello púbico sobre el estómago. Grace lo besó de nuevo, tan ardientemente que él creyó que se abrasaba.

¡Maldición, ni siquiera podía abrazarla! No podía mover los brazos. Y necesitaba con desesperación rodearla con fuerza.

Ella debió percibir su frustración porque se incorporó con una sonrisa.

— Ahora me toca mimarte —susurró antes de enterrar los labios en su cuello.

Cerró los ojos mientras Grace dejaba un rastro de besos sobre su pecho. Cuando llegó al pezón todo comenzó a darle vueltas al sentir la lengua de Grace jugueteando y succionándolo. Nada había conseguido estremecerlo del modo que lo hacían sus caricias. No recordaba ninguna ocasión en la que alguien le hubiese hecho el amor a él.

Y ninguna mujer se había entregado de aquel modo. Ni le había dado tanto.

Contuvo la respiración en el momento que ella introdujo la mano entre sus cuerpos.

— Ojalá pudiese hacerte el amor —susurró Julián.

Ella alzó la cabeza para mirarlo a los ojos.

— Lo haces cada vez que me tocas.

Sin saber cómo, consiguió abrazarla, aunque los brazos no dejaban de temblarle, y la atrajo hacia su pecho para reclamar sus labios.

La escuchó quitar el tapón con el pie mientras profundizaba el beso aún más y atormentaba con leves caricias su miembro hinchado.

Julián sintió vértigo al notar la mano de ella sobre su verga. Ansiaba sus caricias; las anhelaba de un modo que no era capaz de definir.

Una vez la bañera se vació de agua, Grace abandonó sus labios para abrasarle la piel con diminutos besos, descendiendo por el pecho. Julián echó la cabeza hacia atrás y la apoyó en el borde mientras ella le pasaba la lengua por el estómago y la cadera.

Y entonces, para su sorpresa, se llevó su miembro a la boca. Él gruñó y le sujetó la cabeza con ambas manos, deleitándose en las sensaciones que provocaban la lengua y la boca de Grace, lamiendo y rodeando su miembro. Ninguna otra mujer había hecho eso antes. Se habían limitado a tomar lo que podían de él, sin ofrecerle jamás nada a cambio.

Hasta que Grace llegó.

Su boca arrasó con los resquicios de su sentido común y venció lo poco que quedaba de su resistencia. Le temblaba todo el cuerpo por la ternura que ella estaba demostrando.

— Lo siento —se disculpó Grace, alejándose de él—. Otra vez estás temblando de frío.

— No es por el frío —le contestó con voz ronca—. Es por ti.

La sonrisa de Grace le atravesó el corazón. Volvió a inclinarse y prosiguió con su implacable asalto.

Cuando terminó, Julián creyó haber sufrido una intensa sesión de tortura. No podría sentirse más satisfecho aunque hubiese llegado al clímax.

Grace lo ayudó a salir de la bañera. Aún le temblaban las piernas y tuvo que apoyarse en ella para llegar a la habitación.

Ella lo sostuvo hasta que estuvo acostado y, después, lo tapó con todas las mantas que encontró. Depositó un beso tierno sobre su frente y acomodó la ropa de la cama.

— ¿Tienes hambre?

Julián sólo fue capaz de asentir con la cabeza.

Ella se apartó de su lado el tiempo justo para calentar un tazón de sopa. Cuando regresó, él estaba profundamente dormido.

Dejó el tazón en la mesita de noche y se acostó junto a él. Lo abrazó y se quedó dormida.



Julián tardó tres días en recuperar toda su fuerza. Durante todo ese tiempo, Grace estuvo a su lado. Ayudándolo.

No acababa de comprender el motivo de la devoción que ella le profesaba. Y su fuerza. Era la mujer que había estado esperando toda su vida. Y con cada día que pasaba, era consciente de que el amor que sentía por ella crecía un poco más. La necesitaba a su lado.

— Tengo que decírselo —se dijo a sí mismo mientras se secaba con una toalla. No podía permitir que pasara un día más sin que ella supiese lo que significaba para él.

Dejó el cuarto de baño y atravesó el pasillo hasta llegar al dormitorio de Grace. Estaba hablando con Selena.

— Por supuesto que no le he contado lo que su madre me dijo. ¡Jesús!

Julián retrocedió un paso y se apoyó contra la pared mientras escuchaba a Grace.

— ¿Qué se supone que debo decirle? ¿«Por cierto, Julián, tu madre me ha amenazado»?

Él sintió que acababan de darle un golpe en el pecho y comenzó a verlo todo negro. Entró a la habitación.

— ¿Cuándo has hablado con mi madre? —inquirió.

Grace alzó la vista, sorprendida.

— Esto… Lanie, tengo que colgar. Adiós. —Dejó el auricular en su sitio.

— ¿Cuándo has hablado con ella? —insistió.

Grace encogió los hombros descuidadamente.

— El día que comenzaste a sentirte mal.

— ¿Qué te dijo?

Ella volvió a encoger los hombros, esta vez con timidez.

— No fue una verdadera amenaza, sólo me dijo que no te compartiría conmigo.

La ira lo atravesó. ¡Cómo se había atrevido! ¿Quién demonios se creía su madre que era como para exigir que Grace o él mismo la obedecieran?

Qué imbécil había sido al pensar que el corazón de Afrodita se había ablandado.

¿Cuándo iba a aprender?

— Julián —lo increpó Grace, poniéndose en pie y acercándose a él, al pie de la cama—, ella ha cambiado. Cuando vino a liberarte…

— No, Grace —la interrumpió—. La conozco mucho mejor que tú.

Y sabía de lo que su madre era capaz. Su crueldad hacía que las acciones de su padre pareciesen meras travesuras.

Con el corazón abatido, comprendió que jamás podría confesarle a Grace lo que sentía por ella.

Y lo que era aún peor, no podía quedarse con ella. Si algo había aprendido acerca de los dioses era que jamás lo dejarían vivir en paz.

¿Cuánto tiempo tardarían en hacer daño a Grace? ¿Cuánto tiempo le llevaría a Príapo ponerla en su contra? ¿O cuándo se vengaría su madre de ambos?

Tarde o temprano, le pasarían factura por ser feliz. No le cabía la menor duda. Y la simple idea de que Grace pudiese sufrir…

No. Jamás podría arriesgarse.





Los días pasaron volando mientras ellos permanecían tanto tiempo juntos como les resultaba posible.

Julián enseñó a Grace cultura clásica griega y algunas formas muy interesantes de disfrutar del Reddi-wip y la crema de chocolate. Grace le enseñó a desahuciar al contrario en el Monopoly y a leer en inglés.

Después de unas cuantas clases más de conducción, y de un nuevo embrague, Grace reconoció que Julián no tenía futuro al frente de un volante.

A Grace le parecía que apenas había pasado el tiempo y, sin embargo, el último día del plazo de Julián llegó tan rápido que la dejó aterrorizada.

La noche previa a ese fatídico día, hizo el más sorprendente de los descubrimientos: no podía vivir sin Julián.

Cada vez que pensaba en retomar su antigua vida, sin él, creía morir de dolor.

Pero finalmente comprendió que la decisión era de Julián, y sólo de él.

— Por favor, Julián —le susurró mientras él dormía a su lado—. No me abandones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)