Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 7 de diciembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 46

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 46

-Bella estás lista? Necesitamos irnos pronto! No queremos que nos toque el tráfico!-

-Ya voy!- grito, aunque pienso que no. Solo sigo parada ahí, justo en el medio de mi cuarto mirando 
un pedazo de papel que había encontrado en el bolsillo delantero de mis jeans. Y a pesar de que 
esta escrito con mi letra, no tengo idea de cómo llegó ahí, mucho menos lo que significa. Leo: 

1. No regresar por la sudadera! 
2. No confiar en Tanya! 
3. No regresar por la sudadera sin importar nada. 
4. Edward 

Y por quinta vez que lo leo, sigo igual de confundida que al principio. Es decir, cuál sudadera? Y por 
qué se supone que no debo de regresar por ella? Sin mencionar, conozco incluso a alguna Tanya 
quién demonios es Edward, y porque hay un corazón en su nombre? 

Quiero decir, por qué escribí una cosa como esa? Cuándo la escribí? Y qué puede significar? 

Y cuando mi papá me llama otra vez, seguido del sonido de sus pasos al subir la escalera, dejo el 
papel de lado, observándolo aterrizar en el tocador antes de caer al piso, proponiéndome averiguarlo 
cuando regresemos. 

Como suponía, el fin de semana fue bueno para mí. Bueno para alejarme de la escuela y para 
alejarme de mis amigos (y novio). Bueno para pasar tiempo con mi familia de una forma que no 
hacemos tan seguido. De hecho, me siento mucho mejor ahora, eso mientras regresamos a la 
civilización, de regreso a donde mi celular alcanza señal, voy a mandarle un mensaje a Paul. No 
quiero dejar las cosas como las dejamos. Y verdaderamente creo que cualquier cosa extraña que 
experimentaba ahora es pasado. 

Tomo mi mochila y la coloco sobre mi hombro, lista para irme. Pero mientras miro alrededor del 
campo una última vez, no puedo quitarme el sentimiento de que he dejado algo. Incluso aunque sé 
que mi mochila esta lista y todo parece estar bien, continúo parada ahí, mi mamá llamándome una y 
otra vez, hasta que se rinde y finalmente manda a Jacob. 

-Hey- dice, jalando fuerte mi manga. -Vamos, todo mundo esta esperando.-

-En un minuto,- murmuro. -Solo tengo que...- 

-Tienes que?- sonríe. -Tienes que quedarte parada junto a las brasas por otra hora o dos? En serio 
Bella, cuál es tu problema?-

Solo me encojo, jugando con el broche de mi brazalete, sin tener idea de cuál es mi problema, pero 
sin poder quitarme el sentimiento de que algo está mal. Bueno, no exactamente mal, más bien como 
que perdido o sin hacer. Como algo que se supone que debería de estar haciendo y que no lo estoy 
haciendo. Y no puede decir que es. 

-En serio. Mamá quiere que nos apuremos, papá está preocupado porque no quiere agarrar el 
tráfico, incluso el perro quiere que te apures para que pueda sacar la cabeza por la ventana y 
disfrutar de la brisa. Oh, y yo quiero regresar a casa antes de que los buenos programas se acaben. 
Entonces, que dices nos vamos, bien?-

Pero como no me muevo, como no hago mucho, ella suspira y dice:

-Olvidaste algo? Es eso?- 

Evaluándome cuidadosamente antes de mirar sobre su hombro hacia nuestros padres. 

-Tal vez.- Sacudo mi cabeza. -No estoy segura.- 

-Tienes tu mochila?- 

Asiento. 

-Traes tu celular?- 

Golpeo sobre mi mochila. 

-Traes tu cerebro?- 

Me río, sabiendo que actúo raro y ridículamente y extraña como el diablo, pero después de los 
últimos días se pensará que debo de haberme acostumbrado.

-Tienes tu sudadera del campamento de porristas del lago Pinecone- sonríe. 

-Eso es!- digo, mi corazón latiendo muy rápido. -La deje en el lago! Dile a mamá y papá que 
regresaré por ella!-

Pero en cuanto me doy la vuelta, Jake tira de mi manga y me regresa. 

-Tranquila- sonríe -Papá la encontró y la dejó en el asiento trasero. De veras. Entonces ya nos podemos ir?- 

Recorro con la vista el campo una última vez, después sigo a Jake al carro. Me siento atrás mientras 
mi papá toma el camino y me celular suena. Y aunque acabo de sacarlo de la mochila y no he tenido 
tiempo de leer el mensaje, Jake ya está tratando de ver sobre mi hombro y leerlo. Obligándome a 
torcerme rápidamente, el perro se mueve, lanzándome una mirada que me hace saber de que no 
está contento. Pero incluso después de eso, Jake sigue intentado ver el mensaje. Entonces pongo 
mis ojos en blanco y hago lo de siempre, me quejo 

-Mamá!- 

Observando cómo cambia la página de su revista sin perderse nada, automáticamente diciendo, 

-Deténganse los dos.- 

-Pero ni siquiera viste!- digo. -No estaba haciendo nada! Jake no me deja en paz.- 

-Eso es porque te quiere,- dice mi papá, buscando mis ojos por el espejo retrovisor. -El te quiere 
mucho y quiere estar cerca de ti todo el tiempo, simplemente no se cansa de ti.- 

Palabras envían inmediatamente a Jacob hasta el otro lado del asiento, pegándose a la puerta y dice 

-Gag!- balanceando sus piernas tan lejos como puede, molestando al pobre del perro otra vez. 

Estremeciéndose dramáticamente, como si el pensamiento fuera demasiado desagradable de 
soportar, mientras mi papá encuentra mi mirada y ambos nos reímos. 

Abro mi celular, leyendo el mensaje de Paul que dice: 

Disculpa, estuve mal, llámame en la noche. E inmediatamente contesto con una sonrisa en mi cara, esperando que esta nueva emoción me permita enviar algo más. 

Y justo cuando me inclino en la ventana y empiezo a cerrar mis ojos Jacob se voltea hacia mí y dice, 

-No puedes regresar Bella. No puedes cambiar el pasado. Simplemente es así.- Le echo un vistazo 
sin tener idea de lo que habla. Pero en cuanto comienzo a preguntar, el mueve su cabeza y dice: 
-Es nuestro destino. No el tuyo. Alguna vez te detuviste a pensar que tal vez se suponía que debías 
de sobrevivir? Que tal vez, no solamente fue Edward quien te salvó?- 

Miro hacia el, mi boca totalmente abierta, tratando de darle sentido a sus palabras. Y cuando miro 
alrededor del auto preguntándome si mis padres también lo escucharon, y veo que todo se ha 
congelado. Las manos de mi papá sostienen fijamente el volante, sus ojos mirando hacia el frente sin 
pestañear, mientras que la página de la revista de mi mamá está atascada a la mitad del cambio, y la 
cola del perro se ha capturado a media asta. E incluso aunque veo por la ventana, me doy cuenta de que inclusive los pájaros están congelados a medio vuelo, mientras que los otros conductores se han pausado alrededor de nosotros. Y cuando veo hacia Jacob otra vez, su mirada intensa sobre la mía mientras se inclina hacia mí, está claro que somos las únicas dos que nos movemos. 

-Tienes que regresar,- dice, su voz en tono confidencial, firme. -Tienes que encontrar a Edward antes 
de que sea demasiado tarde.- 

-Demasiado tarde para qué?- lloro, me inclino hacia el, desesperada por entender,-Y quién diablos es Edward? Qué significa?- 

Pero antes de que pueda terminar, el ya está poniendo sus ojos en blanco y alejándome pensando 
que nada de esto pasó. 

-Vaya, ahora me acechas?- sacude su cabeza. -Quiero decir, en serio, Bella, hay límites! Porque 
independientemente de lo que él piensa,- señala a papá, -No tengo ningún interés en ti.- 

Pone sus ojos en blanco y se aparta, cantando sola con su iPod, su voz rasposa, desafinada, 
croando una canción de Kelly Clarckson en una versión que nunca se inventó. Ajena a mi mamá que 
sonríe golpeando ligeramente su rodilla, ajena a mi papá, quien me ve por el espejo retrovisor, 
nuestras sonrisas encontrándose al mismo tiempo, compartiendo una broma que solo nosotros dos 
comprendemos. 

Sostengo mi sonrisa, mientras un enorme camión nos embiste de frente y golpea de lado nuestro 
carro, haciendo que todo se vuelva negro.
·
·
·
Hola mis cosas bonitas! Como están?
Como ya saben el pasado nunca se puede cambiar, él siempre va ha estar allí, lo único que tenemos que hacer es mejor nuestro presente, y sin darnos cuentas tendremos delante de nosotros un futuro maravilloso :)
Me dejan sus pensamientos? Y recuerden darle a +1
Los amo!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Búscame también por Google+





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)