Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 48

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 48

Me detengo frente a la casa de Bree, y aparco mi coche descuidadamente, con las ruedas traseras 
sobre el cemento, las ruedas delanteras en la hierba, moviéndome hacia la puerta con tanta rapidez 
que apenas reconozco las escaleras. Pero tal como lo alcanzo, doy un paso atrás, algo se siente 
extraño, apagado, extraño en una forma que yo no puedo explicar. Como demasiado tranquilo, 
demasiado callado. 

A pesar de que la casa aparece justo como la dejé, maceteros a ambos lados de la puerta, la 
alfombra colocada de bienvenida, hay una estática en una forma que parece inquietante. Y mientras levanto mis nudillos para llamar, apenas la golpeó cuando se abre ante mí. 

Me dirijo a través de la sala y la cocina, llamando a Bree y notando cómo todo está como lo dejé, 
taza de té sobre el mostrador, las galletas en un plato, todo en su lugar usual. Pero cuando me 
asomo por el armario y veo que el antídoto y elixir no están, no estoy segura de qué pensar. Sin 
saber si eso significa que mi plan funcionó y que no era necesaria después de todo, o si es todo lo 
contrario, y que algo salió mal. 

Corro hacia la puerta de color índigo, al final de la sala, deseosas de ver si Edward está aún allí, pero 
estoy bloqueada por Emmett que está justo antes de ella. Con su amplia en la cara, mientras él dice: 

-Qué bueno tenerte de vuelta, Bella. Aunque le dije que así sería a Bree. Sabes lo que ellos dicen... 
¡no se puede volver a casa otra vez!- 

Yo noto en su pelo deliberadamente enredado como enmarca perfectamente el tatuaje Ouroboros 
sobre su cuello, sabiendo que a pesar de mis avances, a pesar de despertar a la escuela, sigue 
siendo el que manda aquí. 

-¿Dónde está Edward?- Mis ojos sobre su cara, mis entrañas retorciéndose. -Y ¿Qué has hecho con 
Bree?- 

-Ahora, ahora.- Él sonríe. -No te preocupes por eso. Edward está donde lo dejaste. Aunque no puedo 
dejar de preguntarme cómo Edward se sentiría si supiera. Apuesto él te menospreciaría también.-

Trago saliva, recordando las últimas palabras de Edward: tú me dejaste. Sabiendo que no me 
menospreciaría en absoluto, él sabía exactamente cuál es el camino que había elegido. 

-Y en cuanto a Bree-. Emmett sonríe. -Te alegrará saber que no he hecho nada con ella. Tú debes 
saber ahora que sólo tengo ojos para ti,- murmura, moviéndose tan rápido que apenas he tenido la 
posibilidad de parpadear cuando el ya está a unas pulgadas de mí. -Bree se marchó a su propia 
voluntad. Lo que nos permite nuestra privacidad. Y ahora esto es una cuestión de...- Él hace una 
pausa para echar un vistazo a su reloj. -Bueno... de segundos realmente, hasta que tú y yo podamos 
hacerlo oficial. Ya sabes, menos toda esa horrible culpa que hubieras sentido, nos hubiéramos 
juntado pronto, antes de que él hubiera tenido la oportunidad de pasar. No es que yo me hubiera 
sentido culpable, pero me parece que eres de ese tipo de chicas que les gusta pensar que son 
buenas, puras, bien intencionadas y toda esa basura, que, a decir verdad, realmente es un poco 
sentimental para mis gustos. Pero estoy seguro que encontraremos un modo de trabajar en eso.- 

Puedo sintonizar su debilidad, su kriptonita, su chakra más vulnerables. Ya que él bloquea la misma 
puerta por la que tengo que pasar, la puerta que conduce a Edward, no tengo ninguna otra opción 
 tengo que pasar por él. Aunque tengo que tener cuidado de cómo proceder. Porque cuando tengo que hacer un movimiento, tiene que ser rápida, inesperada, justo en el blanco. De lo contrario, estoy en una batalla que nunca podré ganar. 

Él levanta su mano a mi cara y acaricia mi mejilla, y le pego de tal manera que el crujido de sus 
huesos perfora el aire mientras sus dedos arrugados se bambolean y cuelgan ante mí. 

-Ay-. Él sonríe, moviendo la mano mientras flexiona sus dedos curándose instantáneamente. -Eres 
una luchadora, ¿no? Pero tú sabe que eso sólo me excita, ¿no?-Ruedo los ojos, sintiendo su aliento 
frío en mi mejilla, mientras él dice: -¿Por qué seguir luchando conmigo, Bella? ¿Por qué empujarme 
lejos cuando soy todo lo que queda?-

-¿Por qué haces esto?- Pregunto, mi estómago contrayéndose mientras sus ojos se oscurecen y 
estrechan, mostrando una falta total de luz y color. -¿Qué alguna vez Edward te hizo algo?- 

El inclina la cabeza hacia atrás, mirándome detenidamente cuando dice: 

-Es realmente simple, querida-. Su voz cambia de repente, dejando el británico y adoptando un tono en el que nunca lo he oído hablar antes. -Él mató a Tanya. Así que lo estoy matando. Y después de todo aún. Caso cerrado.- 

Y en el segundo que lo dice, sé exactamente cómo hacerlo caer y conseguir lo que está detrás de 
esa puerta. Porque junto con el quién y el cómo, he ahora el por qué. El difícil motivo que he 
necesitado todo este tiempo. Y ahora el único golpe sólido es al chakra del ombligo de Emmett, o el 
centro sacro como sea que se llame... el centro de los celos, la envidia y el deseo irracional de poseer. 

Un golpe sólido y Emmett es historia. 

Pero aún así, antes de que caiga, hay otra cosa más que hacer. Así que lo miro, mi mirada fija y 
firme, cuando digo:

-Pero Edward no mató a Tanya. Yo lo hice-. 

-Buen intento.- Se ríe. -Patético, un poco sentimental como dije, pero me temo que no va a funcionar. 
No puedes salvar a Edward de esa manera.- 

-Pero ¿Por qué no? Si tú estás muy interesado en la justicia, ojo por ojo y todo eso, entonces tú 
debes saber que yo soy la que lo hizo-. Yo asiento, mi voz adquirió una nueva urgencia y fuerza. -Yo 
soy la que mató a esa perra-. Viendo como se balancea, muy ligeramente, pero aún me basta para 
darme cuenta. -Ella siempre estaba dando vueltas, totalmente obsesionado con Edward. Tienes que 
haber sabido eso, ¿no? ¿Qué ella estaba totalmente obsesionada con él?- 

Hizo mueca de dolor. No confirmando ni negando, pero esa mueca de dolor es todo lo que 
necesitaba para seguir adelante, sabiendo que dado en el blanco. 

-Ella me quería fuera del camino para que ella pudiera tener a Edward para sí misma, y después de meses tratando de ignorarla y con la esperanza de que se fuera, fue lo suficientemente estúpida como para entrar en mi casa y tratar de confrontarme. Y... bien... cuando ella se negó a dar marcha atrás y se fue tras de mí en su lugar...Yo la maté.- Me encojo de hombros, transmitiendo la historia con mucha más calma de lo que yo sentía en ese momento, asegurándome de dejar de lado mi propia ineptitud, desorientación, y temores. 

-Y fue tan fácil-. Sonrío, sacudiendo mi cabeza como si volviendo a vivir el momento una vez más. -En serio. Tendrías que haber visto. Es como, si de momento ella estuviera de pie delante de mí todo su llameante pelo rojo y su piel blanca, y lo siguiente... ¡se había ido! Y, por cierto...Edward no se manifestó hasta que la acción fue realizada. Así que, como tú ves, si alguien es culpable, soy yo y no él. - 

Mi mirada está en él, mis puños listos para atacar, moviéndome a la derecha en su espacio cuando 
digo: 

-Entonces, ¿qué dices? ¿Todavía quieres salir conmigo? ¿O prefiere matarme? De cualquier 
manera, lo entenderé.- Pongo mi mano sobre su pecho y empujo con fuerza contra la puerta. Pensando en lo fácil que sería sólo para bajarlo a unos cuantos centímetros, un pinchazo realmente con fuerza, y terminar con todo esto. 

-¿Tú?- Él dice, la palabra más bien como una pregunta, una crisis de conciencia, que una acusación 
como él lo quiso decir. -¿Tú y no Edward?- 

Asiento con la cabeza, mi cuerpo tenso, listo para la lucha, sabiendo que nada me impide entrar en 
esa sala, y levantando el puño como él dice

-¡No es demasiado tarde! ¡Todavía podemos salvarlo!- 

Me congelo, mi puño en la mitad de camino, insegura si estoy siendo jugada. Viendo como el mueve la cabeza, visiblemente afectado, cuando dice: 

-Yo no sabía... Estaba seguro que era él... me dio todo. Me dio la vida... ¡esta vida! Y yo estaba seguro de que él..." 

El se mueve a mi alrededor y huye por el pasillo, llamando:

-¡Tú anda a verlo! ¡Voy a por el antídoto!-
·
·
·
Chan chan chan! Hola mis amores! y es que esto cada vez se pone más interesante... jojojo! será que Emmett al final no es tan malo? o solo es una farsa? Vosotros que pensáis?

Espero vuestros comentarios y recordar hacer +1!

Os quiero!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Búscame también por Google+



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)